paraiso fiscales0Un primer paso a la hora de abrir una cuenta bancaria offshore es revisar en el sitio oficial del banco seleccionado que este no tenga ninguna licencia estadounidense o europea. Esa investigación por Internet también servirá para determinar si ese banco ha sido colocado como un “blanco” por parte de determinadas autoridades fiscales.

Si en su investigación encontrara que el banco offshore inicialmente seleccionado ha recibido varias críticas, entonces lo mejor es olvidar ese y buscar otro, ya que si se mantiene con el primero corre el riesgo de ver expuesta toda su información bancaria.

Otro elemento valioso que usted debe conocer es que al abrir una cuenta bancaria offshore y también “onshore”, o sea, en un banco de su país, tiene la opción de hacerlo con su nombre y apellidos, pero también puede abrirla a nombre de una sociedad anónima. En los dos casos el banco sabrá quién es el beneficiario final, a no ser que usted decida emplear un “prestanombre”, una opción arriesgada, ya que esa persona tendría control sobre su dinero.

La gran diferencia entre abrir una cuenta bancaria offshore con su nombre y abrirla con una sociedad offshore es que, en el primer caso, su nombre aparecerá en cada transacción que se realice, mientras que al tener una cuenta bancaria offshore con una sociedad offshore, las transacciones aparecerán con el nombre de la sociedad y así protege más su identidad.

Por lo general abrir una cuenta bancaria offshore tarda entre 30 días y hasta 66 meses, en dependencia del banco. Una opción que le permite ganar tiempo en su investigación sobre los bancos offshore que existen en el mundo es acceder al mejor Directorio de Bancos Offshore disponible en Internet, donde tiene a su disposición una amplia lista de bancos, con sus características y direcciones electrónicas.
Jueves, 27 Julio 2017 06:00

Las cuentas bancarias anónimas en 2017

tipos de cuentas bancarias offshore¿Existen cuentas bancarias totalmente anónimas en 2017? Un rotundo no, pero sí existen varias jurisdicciones con bajos impuestos que tienen leyes muy estrictas para proteger el secreto bancario. No obstante, es importante aclarar que si alguno de los bancos de esas jurisdicciones recibiera una orden judicial, por un presunto mal empleo de las cuentas bancarias, entonces esa institución de seguro entregará los datos personales del cliente.

Por lo general las personas que buscan cuentas bancarias anónimas recurren a los bancos privados. En realidad, muchos de los grandes bancos aseguran dirigir bancos offshore que ofrecen servicios de banca privada; pero estas llamadas unidades offshore son bancos onshore, así que allí tampoco se aplicaría por completo el secreto bancario.

Otra opción que atrae a muchos es buscar una cuenta numerada, en un banco de Suiza. En otras palabras: una cuenta que solo sea un número y no aparezca el nombre de la persona. Esta variante tampoco es tan efectiva en la actualidad, porque Suiza ha perdido gran parte de las ventajas que antes tenía, porque ha firmado múltiples acuerdos de intercambio de información con los países que más impuestos cobran en el mundo.

Existe un tercer camino hacia una cuenta bancaria anónima y es ir directamente a un banco offshore, registrado en un paraíso fiscal. Estos bancos suelen garantizar una mayor privacidad que las llamadas “unidades offshore” de los grandes bancos.  Por último, está la opción más recomendable: emplear, por ejemplo, a las billeteras electrónicas offshore, entre las que sobresale PAYOPM. Esta billetera electrónica no es un banco, sin embargo, sí facilita recibir y enviar transferencias bancarias con anonimato; además, también es posible enviar remesas a familiares y amigos y solicitar tarjetas de crédito Visa y MasterCard.
S
O
P
O
R
T
E