robo datosTodos estamos acostumbrados a convivir con las redes sociales para comunicarnos con amigos, familiares y, a menudo, con clientes a través de estas redes (nosotros por ejemplo no aceptamos el utilizo de Facebook, Skype y otros). Pero las redes sociales son la principal fuente de información para un hacker experimentado. ¿Te has dado cuenta, por ejemplo, que cuando vas a tu cuenta de Facebook, te sugieren amigos de tus amigos a los que tal vez conozcas? A través de estas redes sociales, por ejemplo, un hacker puede localizar a los clientes de una empresa, dirigir sus correos electrónicos y enviar mensajes desacreditatorios para infundir temor en las personas sobre la seguridad de sus datos. 

Otro sistema empleado por los hackers para robar información es el phishing, un tipo de estafa en Internet mediante el cual una persona malintencionada trata de engañar a la víctima persuadiéndole a proporcionar información personal, datos financieros o códigos de acceso, usualmente con páginas falsas o correos electrónicos. A veces envían virus o programas para capturar informaciones por medio de invitos linkados, como “ve la foto que sacamos juntos el otro día” o cosas similares que estimulan la curiosidad (recuerden al dicho: por la curiosidad el ratón se cayó en la hoya).  Recuerde que las instituciones financieras nunca pedirán su contraseña ni a través de un correo, ni en redes sociales o en un mensaje SMS. Cuando visite una página en la que tenga que introducir sus datos personales o financieros asegúrese de que la dirección sea correcta y que la página tenga en la barra de dirección HTTPS, que es un protocolo para una comunicación segura a través de la red.
Publicado en Sociedades offshore
hackers informaticosEl phishing es una actividad ilegal que explota una técnica de ingeniería social, especialmente peligrosa si se utiliza a través de las redes sociales.

El término phishing, (información recopilada de Wikipedia), es una variación de la palabra inglesa fishing o sea, pesca, probablemente influenciado por phreaking y alude al uso de técnicas cada vez más sofisticadas para "pescar" datos financieros y contraseñas de usuarios, con las cuales buscan perpetrar estafas o dañar la imagen de una empresa. Es importante señalar que, a menudo, a pesar de que los datos han sido robados de las redes sociales y los efectos son limitados, el cliente entra en pánico y la inseguridad le lleva a pensar, equivocadamente, que la empresa está bajo ataque y ya no es segura. ¡Ese es el propósito de los ataques corporativos!

Con el phishing el estafador o hacker recibe dinero de un competidor para realizar envíos masivos de correos electrónicos que imitan la imagen corporativa en el nombre y a veces en el estilo, del legítimo propietario de un sitio web o también envían mensajes difamatorios en apariencia y contenido.

Tales mensajes fraudulentos a menudo solicitan información confidencial como su número de tarjeta de crédito o contraseña para acceder a un servicio en particular. En su mayor parte, estas estafas se perpetran mediante el correo electrónico, pero también hay casos similares que explotan otros medios, tales como mensajes SMS. El phishing es una amenaza actual y el riesgo es aún mayor en las redes sociales como Facebook, Twitter y Google+. Los hackers pueden llegar a crear un clon del sitio y pedirle al usuario que introduzca su información personal (por esto cuando se cede a cierto tipo de sitios es importante comprobar bien la dirección). Los hackers suelen aprovechar el hecho de que estos sitios se utilizan en casa, en el trabajo y en lugares públicos para obtener información personal o de negocios.
Publicado en Sociedades offshore
robo datosPor varias razones, generalmente siempre económicas. El hacker es un experto en sistemas informáticos y de seguridad que puede, en algunos casos, penetrar en las redes para obtener informaciones.

Normalmente existen dos tipos de hackers: los que realizan ataques por su cuenta y los que atacan en nombre de clientes (privados o gubernamentales). Los que realizan los ataques por su cuenta lo hacen, en general, para introducir páginas falsas de bancos o instituciones financieras, con el objetivo de robar contraseñas.

Los hackers corporativos, por el contrario, son auténticos desinformadores tecnológicos que buscan perjudicar la imagen de una empresa en particular, generalmente por cuenta de los competidores deshonestos.


Todas las grandes empresas han sufrido, en un momento determinado, ataques informáticos. Las empresas defienden sus áreas confidenciales, mediante dispositivos de token y códigos operativos.
Publicado en Sociedades offshore
S
O
P
O
R
T
E