No todos los paraísos fiscales son iguales /1

impuestos-680x413El informe anual publicado en enero último por la ONG Global Financial Integrity (GFI) calcula que 6,5 billones de dólares del mundo en desarrollo se perdieron en el agujero negro de los flujos financieros ilícitos entre 2000 y 2008 -modo velado de referirse a los centros financieros offshore en los paraísos fiscales-, donde según el estudio, América Latina se encuentra representada en la lista de 10 países emergentes con mayor fuga de capitales liderada por China.

Lea además: Preguntas frecuentes sobre los paraísos fiscales

"Esto incluye desde la distorsión de precios del comercio internacional hasta la evasión fiscal y el dinero de la corrupción", aseveró el economista jefe de Global Financial Integrity, Dev Kar, coautor del informe citado junto a Karly Curcio. En dicho lapso se duplicó el flujo ilegal de capitales latinoamericano, con un promedio anual de 105.000 millones de dólares.

La mayoría de esta fuga de capitales corrió por cuenta de entes económicos legítimos: multimillonarios, multinacionales o entidades financieras. De acuerdo con el Global Financial Integrity(GFI), hoy los 10 países con más flujos financieros ilícitos son: China, 2,18 billones de dólares; Rusia, 427.000 millones; México, 416.000 millones; Arabia Saudita, 302.000 millones; Malasia, 291.000 millones; Emiratos Árabes Unidos, 276.000 millones; Kuwait, 242.000 millones; Venezuela, 157.000 millones, Qatar, 138.000 millones, y Nigeria, 130.000 millones de dólares.

El tercer país en el ranking de la Global Financial Integrity (GFI) es México y su mayor fuente de fuga de capitales es la distorsión de precios de las grandes corporaciones. Pero el ranking de las 10 naciones deja una cosa en claro: la inmensa mayoría -incluyendo a los dos países latinoamericanos- son productores de petróleo.
El economista argentino Jorge Gaggero, representante de América del Sur para Tax Justice International (Justicia Fiscal Internacional, ONG que lucha por la justicia y transparencia fiscal), considera que los datos muestran que se trata de un fenómeno estructural.
"Lo que muestran los datos es que se trata de una tendencia creciente, pero que no varía con la expansión o contracción de una economía: es de carácter estructural. Hay una ingeniería financiera internacional muy aceitada a través de la opacidad y el secreto bancario que brindan los centros financieros offshore (paraísos fiscales)".

Agrega Gaggero que a este flujo de fondos ilegítimos habría que agregar el llamado "hot money" (dinero caliente), monto especulativo que entra y sale provocando inestabilidad financiera.

Sin embargo, el economista omite una verdad irrefutable: el flujo de dinero hacia los paraísos fiscales se debe, por una parte, a la corrupción de ciertos países que quieren cubrir el desmesurado gasto publico con altos impuestos, así como a la inseguridad monetaria y física. De acuerdo con el tono de su discurso, todo indica que Jorge Gaggero es un portavoz más de la campaña de descrédito orquestada por algunos gobiernos hacia los centros financieros offshore para hacerlos ver como “nidos de lavado de dinero, narcodólares y cuentas manejadas por terroristas”.

El Global Financial Integrity (GFI) vuelve a la carga al referir que, entre los años 2000 y 2009, en América Latina el denominado “flujo ilegal” o dinero tramitado en paraísos fiscales anualmente se comportó así: México, 46.000 millones de dólares; Venezuela, 17.000 millones; Argentina, 10.000 millones; Chile, 8.000 millones y Costa Rica, 4.400 millones de dólares. Y cabe preguntar a los analistas del Global Financial Integrity: ¿por qué asociar el “flujo ilegal” de dinero a los paraísos fiscales? ¿Acaso no es más honesto nombrar con pelos y señales cuáles paraísos fiscales se prestan al sucio juego del “hot money” criticado por Jorge Gaggero? 

1 | 2
S
O
P
O
R
T
E