Invertir en República Democrática del Congo

congoMúltiples actividades ofrecen hoy en República Democrática del Congo (RD del Congo) oportunidades de negocio para la inversión extranjera directa (IED) en los servicios orientados a las empresas o los particulares, la consultoría especializada, la agricultura (sector prioritario para el Gobierno), los productos alimenticios que tienen una mayor demanda, las telecomunicaciones (especialmente telefonía móvil e Internet), el sector de la construcción y el inmobiliario.

Lea además: Conozca los principales bancos offshore del mundo

Invertir en RD del Congo cobra fuerza hoy porque el país tiene un régimen abierto al comercio internacional y mantiene una balanza comercial positiva, a pesar de la reducción del precio de los combustibles. El 90% de sus exportaciones están relacionadas con el petróleo, mientras que las importaciones están más diversificadas.

Los datos más frescos de la IED en RD del Congo son de 2010, cuado esta ascendió a casi 3.000 millones de dólares, principalmente en proyectos relacionados con el petróleo y la madera. Entre los inversores destacan Estados Unidos, Francia y China.

El Centre des Formalités des Entreprises ofrece el servicio de Ventanilla Única y tiene como objetivo facilitar los trámites con la administración y acelerar el proceso de la inversión extranjera directa. Para invertir en RD del Congo el inversionista debe tener en cuenta que los impuestos más relevantes son el de sociedades, que es del 36%, y el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), cuyo tipo es del 18%.

Un antecedente. Durante el verano boreal de 2007 autoridades del Congo viajaron a Beiging con el propósito de firmar un convenio comercial mediante el cual China erogaría 6.300 millones de euros de inversiones, de los cuales 4.200 millones destinados al desarrollo de las infraestructuras y 2.100 a la reactivación de la extracción del cobre. Incluía además presupuesto para el proyecto hidroeléctrico Inga (Inga 1, Inga 2, Inga 3 y Gran Inga), ubicado a 255 kilómetros al suroeste de Kinshasa, sobre las Cataratas de Inga, las mayores del mundo en volumen de agua, donde el río Congo cae 96 metros a lo largo de 14 kilómetros de rápidos, con un caudal de 42.476 m³/s.
La política comercial del gobierno favorece la creación de un entorno social y económico que promueve el comercio internacional, aunque los elevados derechos de aduana (18,5% de media) y el sector financiero poco desarrollado son barreras al comercio importantes.

Invertir en RD del Congo en la industria del turismo es viable hoy pues está prácticamente sin explotar, y ofrece a la inversión extranjera directa la creación de agencias y operadores de turismo, la construcción de hoteles y restaurantes, excursiones turísticas, parques y reservas, desarrollo y operación de sitios, organización de cruceros, alquiler de coches y transporte, escoltas y viajeros de guías, entre otros.

La RD del Congo es propicia para el turismo ecológico debido a la gran diversidad de su fauna y bosques. Grandes ríos atraviesan el país, como el río Congo, que en su entorno cuenta con una vasta riqueza animal y botánica: elefantes, chimpancés, monos, gorilas, leones, búfalos, hipopótamos, antílopes, varias y raras especies de aves, peces y plantas, flores y árboles. El ecoturismo se combina aquí con el turismo cultural y de ocio: cruceros por el río, la pesca, lugares de playa y ocio, golf, excursiones y camping.