Ahora es el momento de invertir en Noruega

Noruega-invertirNoruega es un país con altas tasas de desarrollo y cuenta con una economía mixta, diferenciándose de otras con un sistema similar mediante a que el país mantiene una elevada participación del sector estatal en la economía, controlando sus áreas estratégicas. 
 
Aunque sensible a los ciclos económicos mundiales, la economía noruega ha mostrado un sólido crecimiento desde el inicio de la era industrial. Uno de sus principales motores económicos ha sido tradicionalmente la exportación, pues el país es rico en recursos naturales y entre sus principales actividades destacan la exploración y producción de petróleo y gas, la pesca y la construcción de presas para el aprovechamiento del potencial hidroeléctrico. El sector agrícola y la industria pesada han tendido paulatinamente a disminuir en favor del sector servicios y la industria petrolera.
 
Consulte el mayor directorio de bancos offshore en el mundo

Esta nación nórdica no hace el menor esfuerzo de captación de capital extranjero, y no tiene ningún organismo de apoyo a esta inversión. Para entender esta postura debe tenerse en cuenta lo siguiente: Noruega se disputa con Luxemburgo el primer puesto mundial en renta por habitante; es el tercer exportador mundial de petróleo y gas; tiene una población que apenas rebasa los cinco millones de habitantes; su tasa de desempleo es de las más bajas de mundo (3%); y su balanza de pagos goza de una salud envidiable, por lo que no necesita de mayor aporte de capital externo.

A ello se añade que, por otra parte, Noruega también se disputa el primer puesto mundial en carestía de vida (en el informe anual del banco suizo UBS, Oslo se sitúa en el primer puesto de las ciudades más caras del mundo), siendo por tanto un país muy poco competitivo en su escasa industria manufacturera, por lo que se comprende que haya muy poca inversión extranjera directa fuera de los sectores en los que el país tiene una posición estratégica, como el petroquímico.

De hecho, pese a que Noruega forma parte del Espacio Económico Europeo (EEE), lo que facilitaría mucho la inversión, hay sectores que disponen de una legislación especial respecto a la participación extranjera en empresas noruegas y que dificultan la inversión exterior: industria pesquera, finanzas, seguros, transporte de mercancías y pasajeros y explotación de plataformas petrolíferas.
A pesar de todo, sí hay inversión extranjera en el país, sobre todo en sectores relacionados con la explotación de sus recursos petrolíferos. Toda la inversión extranjera es tratada de idéntica manera a cualquier inversión doméstica y, en algunos sectores, es limitada o condicionada.

En cuanto a bienes de consumo, el grupo INDITEX cuenta con tres tiendas de la cadena Zara -la primera abierta en 2006- y cuatro de Massimo Dutti. Así mismo, existen otros ocho establecimientos de la cadena de ropa Mango, siete tiendas de complementos para el hogar de la cadena KA Internacional y varias tiendas de la marca noruega de papelería Allkopi (pero de capital 100% de Service Point SA).

En otros sectores más industriales, destaca una oficina de ventas de Acerinox, una pequeña planta de lo que era la Unión Española de Explosivos, ahora Maxacorp SAU; una filial de Tecsidel, otra de Top30, dos filiales de la empresa española de laminación CELSA y un taller de limpieza de coches por la empresa lstobal S.A.
En la actualidad, Noruega es la 48ª economía más grande del mundo en términos de PIB, con un crecimiento económico del 0,8% en 2013 y previsión de crecimiento del 2,2% en 2014 y 2015. El análisis de las importaciones de mercancías por países permite destacar como principales proveedores de Noruega a Suecia, Alemania y China.

Noruega no forma parte de la Unión Europea, pero sí del EEE, que entró en vigor en 1994 y regula las relaciones comerciales con España y la UE. Dicho acuerdo permite a Noruega beneficiarse de la legislación sobre el mercado interior europeo salvo en lo relativo a agricultura y pesca. El consumidor noruego se caracteriza por ser muy exigente, y está dispuesto a pagar un precio un poco más elevado por los productos a cambio de mayor calidad.

Tres cuartas partes de la población total de Noruega se concentran en el sur del país. Esto hace que la mayoría de las sedes y los almacenes de los importadores y distribuidores se concentren en la región de Oslo, complementando la red de distribución los subagentes en otras ciudades importantes del país.

En cuanto a la clasificación riesgo-país de COFACE, Noruega se encuentra en el nivel A1. El comercio exterior noruego por productos es: Exportaciones: Combustibles, pescados, máquinas. Principales clientes: Reino Unido, Países Bajos, Alemania. Importaciones: Máquinas, vehículos, material eléctrico. Principales proveedores: Suecia, Alemania, China.
En el entorno empresarial, Noruega es uno de los países más estables y democráticos del mundo y suele encabezar la clasificación del Human Development Report elaborado por la ONU. Si bien no pertenece a la Unión Europea, a través del Espacio Económico Europeo (EEE), participa en el Mercado Único en todos los sectores, excepto en el agrícola. En cuanto a legislación laboral, aplica la misma normativa que la UE. Es el tercer exportador del mundo de petróleo, después de Arabia Saudita y Rusia, como también de marisco, metales ligeros, sector naval y equipamientos y servicios marítimos.

La mayoría de la gran industria se concentra en determinadas áreas: los astilleros y el petróleo en las ciudades de la costa oeste, la pesca en el norte y los servicios en Oslo. Al sur de la capital se encuentra Grenland Port, el mayor puerto de mercancías del país.

La preocupación por el medioambiente es muy elevada –es uno de los pocos países del mundo que cumple todos los requisitos del Acuerdo de Kyoto- y cualquier propuesta de negocios tiene que ser muy respetuosa con el medioambiente.

Al cierre del 2014, un grupo de economistas noruego preparó el estimado de algunos datos general del país (en millones de dólares): PIB: 292,2 billones; Crecimiento real del PIB: 1,7%; PIB per cápita: 56.400; PIB por sectores: Agricultura: 1,2%; Industria: 42,3%; Servicios: 56,5%. Población ocupada por sectores (últimos reportes del 2013): Agricultura y pesca, 2,2%; Industria, 20,2% y Servicios, 77,6%. Tasa de paro (2014) 3,6%.

Asimismo, usted debe conocer lo siguiente: Población (2014) 5.147.792 habitantes. Capital Oslo. Otras ciudades importantes son Bergen, Trondheim y Stavanger. Crecimiento poblacional (2014) en %. Pirámide de edad (2014) 0-14: 18,2%; 15-64: 65,6%; >65: 16,1%. Distribución por sexos: Hombres, 50,3%; Mujeres, 49,7%.
En su perfil geográfico, Noruega presenta los siguientes datos: Superficie total: 323.802 Km.²; Tierra: 304.282 Km.²; Agua: 19.520 Km.²; Fronteras, 2.542 Km.; Costas, 25.148 Km.; Uso de la tierra: Arable, 2,52%: Cosechas permanentes, 0,01%: Otros: 97,46%.
 
Por qué invertir en Noruega
Noruega ocupa el décimo lugar en el mundo entre los países pesqueros en términos de cantidades producidas, con 2,3 millones de toneladas de pescados y mariscos anuales, y el segundo mayor exportador mundial de pescado y productos de la pesca en términos de valor, solo por detrás de China. Actualmente, el pescado es la partida más importante de las exportaciones tras el petróleo/gas y los minerales, y desde el 2012 hasta hoy –mediados del 2014- promedia el 5% del valor total de las exportaciones. El sector marítimo es la industria noruega más competitiva en el ámbito internacional. Este país es propietario de casi el 10% de la flota mercante mundial y realiza el 15% del total mundial de actividades relacionadas con la prospección petrolífera. En el campo del seguro marítimo internacional, las compañías noruegas copan el 30% del mercado y se clasifica el 15% de los barcos en activo. Por tanto, para el inversionista extranjero esta rama de la economía puede resultar de interés en las diferentes formas de hacer negocios que brinda el país.

El sector de la energía (hidrocarburos, hidrocarburos refinados y electricidad) representa hoy el 28,6% del Producto Interno Bruto (PIB) de Noruega, pues deviene gran productor de energía primaria (gas, petróleo, etc.); incluso produce alrededor de 10 veces más energía de la que consume. Además, debido a su orografía, posee gran cantidad de saltos de agua, de los que obtienen la mayor parte de su energía eléctrica.

Por tal motivo, la casi totalidad de los hidrocarburos se exporta, y por ello, la energía es una importantísima fuente de ingresos para el país, otro nicho que puede ser explorado por el inversionista extranjero. En cambio, la industria minera y de extracción es del tipo regional, aunque fuertemente representada a lo largo de sus más de 25.000 kilómetros de costas.

El sector manufacturero es relativamente reducido y está concentrado en las ramas vinculadas a la producción de equipos utilizados en la extracción y elaboración de recursos naturales. Debido al volumen relativamente pequeño del mercado nacional, la mayoría de las ramas productivas del sector manufacturero están orientadas a la exportación, sobre todo los constructores de barcos, plataformas petroleras y otras máquinas y material de transporte. Sin embargo, Noruega carece de una infraestructura turística desarrollada, y hay que decir que los precios en esta esfera son muy elevados. En este sentido, el inversionista extranjero tiene ante si un amplio espectro para emprender negocios de índole diversa, como por ejemplo de construcción hotelera, insumos y servicios que tiendan a desarrollar esta industria.

Por último, la contribución del sector agropecuario al PIB es modesta. Casi toda la producción agropecuaria de Noruega se consume en el país, y por lo general se importan productos que se producen en el país cuando la producción nacional no satisface la demanda interna.

Ahora bien, al momento de desarrollar una estrategia de negociación en el país, el inversionista extranjero debe saber que en Noruega no es difícil concertar una cita de negocios. Se puede acceder directamente a los responsables del negocio de su interés sin tener que acudir a intermediarios o agentes. En ocasiones, pueden pedir ofertas por anticipado para conocer si su propuesta es competitiva. Las citas deben concertarse con bastante anticipación –tres o cuatro semanas- ya que los ejecutivos noruegos son muy organizados y les gusta la planificación.

Las reuniones se desarrollan de forma rápida y precisa, cuestión muy apreciada por cualquier inversionista. Son transparentes en sus planteamientos y esperan que su contraparte también lo sea. No tienen dificultad para decir “no” cuando la propuesta no despierta su interés.

En Noruega el trato es formal, aunque en menor medida que en Suecia, Finlandia o Alemania. No obstante, para el inversionista extranjero es preferible mantener una actitud reservada, incluso de cierta timidez y, sobre todo, evitar comportamientos emotivos o bromas.

Al hacer la presentación de su producto o servicio, el inversionista extranjero debe realizarla de forma clara, precisa y breve, haciendo énfasis en las principales ventajas del negocio (no más de tres) y en los beneficios económicos del acuerdo. Algo que debe recordar en este instante es que el argumento de producto o servicio “nuevo o innovador” no tiene tanta importancia como en otras naciones. Es preferible centrarse en la historia de la empresa, los países en los que está presente o los clientes con que cuenta.

Tampoco es conveniente comparar la oferta que se presenta con sus productos ya que son extremadamente nacionalistas, en el sentido de que piensan que lo suyo es lo mejor. Empero, son muy respetuosos en los turnos de intervención. Por otra parte no les gustan lo monólogos, sino que prefieren que las dos partes intervengan de modo equilibrado, y la forma de negociar es cooperativa, con la finalidad de satisfacer las necesidades de ambas partes. Las tácticas de presión son contraproducentes.
Ante todo, para el inversionista extranjero le resulta esencial generar confianza. Quizá sea aconsejable mencionar algunos puntos débiles de la propuesta en aras de demostrar honestidad. A los empresarios noruegos no les gusta el regateo e, incluso, tal modo de actuar puede provocar desconfianza. Recuerde siempre que la primera oferta tiene que estar muy próxima a la que se quiere acordar.

Aunque en el trato personal son amistosos y simpáticos, muchos noruegos tienen un estilo de comunicación reservado que puede interpretarse como falta de interés, sin que realmente sea así. Pero algo muy importante: las decisiones están descentralizadas y los altos directivos delegan en los cuadros medios. A pesar de ello, son lentos en tomar decisiones pues tratan de minimizar los riesgos. Además, los contratos son muy detallados y esperan que se cumplan a rajatabla. Por el contrario, los aspectos que no figuran en ellos no se tienen en cuenta.

En otro orden de cosas, a la hora de invertir en Noruega el inversionista extranjero debe tener en cuenta lo que a continuación sigue. La actividad industrial y comercial se centra en la costa oeste y en la zona sur del país, y las zonas comerciales más importantes son Oslo y su entorno, la región de Akershus, así como Bergen y su entorno. El mercado noruego es muy competitivo y exigente en cuanto a calidad, seguridad y protección del consumidor. Es un mercado de dimensiones limitadas, pero desarrollado, solvente y con un alto estándar de vida.

Conforme a la legislación vigente, no es necesario designar agente importador o distribuidor local. Sin embargo, la figura del distribuidor local que tenga resuelta la infraestructura del transporte y abastecimiento del producto a todo el país es especialmente importante. Se debe evitar en lo posible asignar el mercado noruego a agentes que cubran toda Escandinavia desde otro país.

En el caso de los bienes de equipo, el intermediario natural es el agente comisionista, mientras que el de los bienes de consumo y finales es preferible escoger el importador cuya clientela esté formada por detallistas.

Los compradores se comportan prudentemente, lentos en sus decisiones, muy centradas en obtener garantías de calidad y buena relación calidad-precio. Esta lentitud se ve recompensada por la seriedad y la fidelidad de las relaciones que se establecen. Para ello hay que cumplir ciertos requisitos: los principales son la rapidez de respuesta del proveedor, el adecuarse a los pedidos que demanda el mercado y el estricto cumplimiento de lo acordado en cuanto a producto y plazos. La puntualidad en las citas debe ser rigurosamente observada.

En el mercado de agroalimentarios, la distribución está muy concentrada en empresas entrelazadas desde la importación hasta la distribución final. Este sistema tiene la ventaja de que una vez ganada la entrada a través de uno de los oligopolistas se tiene acceso a buena parte del mercado. La distribución alimentaria se estructura en cuatro grandes cadenas de supermercados de ámbito escandinavo, en los que la penetración debe hacerse a través de importadores/distribuidores locales.

Existe un monopolio estatal (Vinmonopolet) de venta al consumidor final de vinos y otras bebidas alcohólicas de más de 4,7º. La exportación de vinos y otras bebidas alcohólicas a Noruega ha de seguir unos cauces muy específicos al tratarse de un sector especialmente reglamentado.

Por último, el inversionista extranjero que aspire a hacer negocios en Noruega debe conocer, y sobre todo poner en práctica las siguientes normas protocolares. Por ejemplo, un apretón de manos fuerte y breve es la forma de saludo habitual, tanto para hombres como para mujeres. También se da la mano en la despedida. En un entorno de negocios hay que prescindir de los besos, aunque ya se conozca a las personas que se saludan. Respetan mucho el espacio personal: cuando se habla con ellos, hay que mantenerse a una distancia de un brazo. En caso contrario puede causarse malestar y tensión.

Las expresiones típicas de saludo son: God dag (buen día) y God morgen (buenos días); de forma más informal se dice Hei o Hallo (hola), tanto para saludarse como para despedirse. “Gracias” se dice Takk y la respuesta es Ingen arsak (de nada). Se aprecia mucho que el visitante extranjero diga algo en noruego ya que se considera como un signo de respeto. Apenas se utilizan los títulos. Lo habitual es dirigirse a la otra persona por el apellido y si ya se le conoce, por el nombre.

La privacidad es una característica esencial en la sociedad noruega: conviene evitar preguntas acerca de la familia, el lugar de vacaciones o el sueldo que se tiene. Tampoco es aconsejable referirse a ellos como “nórdicos” ya que precisamente lo que les gusta es que se aprecien sus diferencias con respecto a suecos y finlandeses.
Temas de conversación favorables son la naturaleza (los fiordos), los deportes (fútbol y esquí, sobre todo) y el elevado nivel de cobertura social.

A pesar de la igualdad de sexos, los hombres muestran deferencia en el trato con las mujeres: abren las puertas a su paso, se levantan cuando entran en una habitación o les acercan la silla en los buenos restaurantes. No hay cultura de almuerzos de negocios. Si se realiza, se tratará de una comida ligera (sobre las 12:00 pm), en la que se continúa negociando. Para celebrar un acuerdo se puede hacer una cena (sobre las 20:00 pm). Normalmente invita el que la propone. Se acepta que una mujer extranjera invite a un hombre noruego a cenar y que sea ella la que pague la cuenta. Para agradecer la invitación a comer o cenar se utiliza la expresión Tak for maten (gracias por la comida).

La comida más típica en reuniones de negocios son los Koldtbord (un buffet de platos fríos y calientes) que se sirve en todas las épocas del año. En los restaurantes abundan los platos de pescado y las verduras. En las cenas es habitual brindar con la palabra Skäl (¡A su salud!). Normalmente, el anfitrión varón brinda en honor del huésped varón y después la anfitriona brinda de honor del huésped mujer. Hay que contestar diciendo igualmente Skäl y Takk (gracias). La bebida más popular es el Aquavit (agua de la vida). Esta hecha de licor de patatas, envejecido en barricas durante 3-5 años.

No existe tradición de regalos entre empresas. Por otra parte hay que tener cuidado con regalos de cierto valor ya que podrían considerarse como soborno. Si se quiere hacer un regalo lo mejor es alcohol: vino de calidad, whisky o brandy.

Existe una delimitación muy clara entre el trabajo y el tiempo libre. No deben proponerse citas de negocios fuera del horario laboral (de 8:00 a 17:00) o los fines de semana.
 
Sistema societario
El inversionista extranjero que pretende hacer negocios en Noruega está en la obligación de conocer las diferentes formas en que puede hacerlo. Por ejemplo, existe la figura de Sociedad de Responsabilidad Limitada (Aksjeselskap, AS), donde el número de socios o accionistas es ilimitado y se precisa contar con un capital mínimo o máximo de 100.000 NOK (coronas noruegas). Aquí la responsabilidad de los socios está limitada a la cantidad aportada al capital.

Figura también la Sociedad Pública de Responsabilidad Limitada (Allmenne aksjeselskap, ASA), donde tampoco hay limitación para el número de asociados o accionistas y se exige como capital mínimo o máximo 1.000.000 NOK. Aquí la responsabilidad de los socios también está limitada a la cifra aportada al capital.

Otra figura es la Sociedad Colectiva con Responsabilidad Compartida (Ansvarslig selskap med delt ansvar, DA), donde se precisa como mínimo 2 socios o accionistas, y no se requiere un capital mínimo o máximo. En esta figura la responsabilidad de los socios es ilimitada, pero cada propietario es responsable sobre las deudas correspondientes a su parte de la empresa.

En el caso de una Sociedad Colectiva (Ansvarslig selskap, ANS), también el mínimo de asociados es 2, su responsabilidad es ilimitada y no se precisa capital mínimo o máximo. En relación con una Propiedad Exclusiva (Enkeltmannsforetak), solo se admite 1 persona como socio o accionista, su grado de responsabilidad es ilimitado y tampoco existe el capital mínimo. El inversionista extranjero que desee hacer negocios en Noruega puede dirigirse a la Confederación de Empresas e Industria o bien a la Federación de Empresas Comerciales y de Servicios. También puede dirigirse al Centro de Registros de Empresa (Brønnøysund), órgano que mantiene un estado financiero abierto para todas las sociedades establecidas en Noruega.

En Noruega, una de las principales leyes son la de Quiebras y la de Recuperación de los Acreedores, ambas reguladoras de la insolvencia. Si el patrimonio de una empresa es inferior al 50% del capital social o parece menor de lo requerido, el Consejo de Administración procede de inmediato.

El proceso de quiebra podrá iniciarse si el deudor o un acreedor no garantizado lo reclama. El solicitante debe demostrar que el deudor es insolvente (por incapacidad de pagar sus deudas a tiempo) y que no tiene fondos suficientes, o sea, que las responsabilidades de los deudores son mayores que los activos. Durante un procedimiento de bancarrota, todos los bienes del deudor a los que tienen acceso los acreedores deben ser embargados o liquidados para su distribución entre los acreedores. El deudor pierde el control sobre sus bienes en el momento en que se aplica la solicitud del proceso de quiebra. Seguidamente se procede a la publicación y registro de la medida en el registro público.

Ahora bien, el procedimiento de reorganización de las deudas solamente puede ser iniciado con el consentimiento del deudor, y este debe demostrar su insolvencia y que tiene pocas posibilidades de llegar a un acuerdo con sus acreedores. Si se concede una demanda para el procedimiento de reorganización de deudas, se mantendrá como una solicitud de quiebra durante tres meses si no es apoyada por al menos 3 acreedores no garantizado, quienes tienen que representar al menos el 40% de las reclamaciones.

Otros aspectos a contemplar por el inversionista extranjero que aspire a hacer negocios en Noruega e conocer estos datos relativos a la primera mitad del 2014; Fuerza Laboral: +2.707.000; Salud y Trabajo Social: 19,9%; Inmobiliarias y servicios empresariales: 11,5%; Actividades manufactureras: 11,3%; Educación: 8,7%; Construcción: 7,3%; Transporte y almacenamiento: 6,2%; Hoteles y restaurantes 2,7%; Agricultura, caza y silvicultura: 2,2%; Explotación de minas y canteras 1,7%; y Electricidad, gas y agua: 0,7%.

En Noruega, la jornada laboral aprobada es de 35,5 horas a la semana para trabajadores por turnos y de 37,5 horas para el resto. Este régimen incluye una pausa para el almuerzo de media hora y es extensivo a quienes laboran en el mercado de trabajo informal. Las horas extras por año, semana y día están reguladas de modo muy estricto: el máximo son 10 horas por semana y 25 horas en un lapso de cuatro semanas. Las horas extras anuales para un empleado no pueden sobrepasar las 200 horas y la duración máxima de una jornada laboral es de 13 horas. En algunos casos excepcionales, y previa autorización de las autoridades, se puede realizar un mayor número de horas extraordinarias de trabajo.

La regulación en el trabajo nocturno va de las 21:00 horas hasta las 06:00 horas, y solo se autoriza para desempeñar algunas actividades concretas que no pueden ser realizadas durante el día. En Noruega el día de la semana para descanso es el domingo, y dedicarlo al trabajo solo se autoriza mediante un permiso especial o previo acuerdo con las autoridades sindicales.

Por su lado, la edad oficial para la jubilación es de 67 años, pero la prejubilación está autorizada a partir de los 62 años, aunque los trabajadores pueden seguir laborando hasta los 70 años de edad. En relación con la edad laboral mínima, es de 15 años.
Otro detalle que debe conocer el inversionista extranjero es que en Noruega el salario medio bruto mensual para hombres es de 40.800 NOK y el de mujeres 34.800 NOK. El pago de horas extras asciende al 40% de lo devengado, pero en la práctica y previo acuerdo con el empresario, puede ascender al 50%.
Asimismo, todos los residentes en Noruega están amparados por la Ley de Seguridad Social, que cubre subsidios por desempleo, asistencia sanitaria, bajas por enfermedad después de 16 días, baja por maternidad, la asistencia durante la enfermedad de un niño y las pensiones. La Seguridad Social se financia con las contribuciones de empresarios, trabajadores y del gobierno.
Ahora bien, las contribuciones erogadas por el empleador varían entre 0 y 41%, de acuerdo con la región. Las contribuciones pagadas por los empleados son de 7,8%.
En cuanto a la protección de la Propiedad Industrial, Noruega cumple con lo acordado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI, www.wipo.int), del Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT), del Protocolo del Arreglo de Madrid relativo al Registro Internacional de Marcas y de otros tratados administrados por la OMPI.
Asimismo, en Noruega existen diversos organismos encargados de la normalización, la homologación y la certificación. La más importante es Standard Norge que se ocupa de todas las estandarizaciones excepto aquellas que tienen que ver con las telecomunicaciones y con dispositivos electrotécnicos. Es miembro de CEN e ISO. The Norwegian Electrotechnical Committee (NEK) es responsable de la estandarización en el campo de la electrotécnica, y The Norwegian Post and Telecommunication Authority es responsable de la estandarización en el campo de las comunicaciones.
La nación nórdica es miembro de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) junto con Islandia, Liechtenstein y Suiza. Las relaciones de Noruega con la UE se instrumentan en el Tratado del Espacio Económico Europeo (EEE), por el que los países de la EFTA, excepto Suiza, acceden en condiciones de práctica igualdad al mercado único.
Tras la firma del Acuerdo de constitución de la Organización Mundial del Comercio (OMC), las antiguas formas de protección de la agricultura han sido sustituidas por elevados derechos de aduana. Los productos pesqueros también se comercializan libremente, aunque los derechos de pesca están restringidos en aguas noruegas. La distribución de bebidas alcohólicas está sujeta a monopolio estatal.
El sistema arancelario noruego está basado en el Sistema Armonizado de
Designación y Codificación de Mercancías firmado el 14 de junio de 1983 en
Bruselas, así como en sus protocolos derivados, que ha instituido la comúnmente conocida como Nomenclatura HS. Noruega no cuenta con foreign
trade zones y no está previsto el establecimiento de ninguna en un futuro.
Sistema bancario
Una economía estable y alto nivel de vida caracterizan a Noruega, un Estado monárquico de libre mercado que ofrece grandes posibilidades de negocios, gracias a su estabilidad económica y política permanente. Aunque no pertenece a la Eurozona, tiene alguna relación con la Unión Europea, y es por tanto un destino importante para emprender negocios en Europa por las condiciones favorables que ofrece.
La moneda de curso en el país, es la corona noruega (NOK), establecida en 1875 y cuya emisión está a cargo del Banco de Noruega, que además se encarga de la autorización y supervisión de la red de bancos en el país, autorizados para realizar operaciones de préstamos, hipotecas, cambio de divisas, cuentas bancarias, financiamientos e inversiones en el país.
Al mismo tiempo el Banco de Noruega, además de fiscalizar las entidades allí radicadas, autoriza y supervisa las entidades financieras y el ente encargado del fondo de inversión más grande del mundo: el Fondo Soberano de Inversión de Noruega.
Por demás, las prestaciones de los bancos noruegos siguen las más modernas pautas de la banca internacional, con servicios en la moneda local y las principales monedas extranjeras, y una efectiva banca virtual que permite hacerse de todas las operaciones tan fácilmente desde cualquier lugar vía Internet.
En el sistema bancario noruego participan diferentes tipos de instituciones financieras, desde grandes bancos que ofrecen todo tipo de servicios hasta pequeñas cajas de ahorro locales. El Banco Central (Norges Bank) se fundó en 1816 y deviene entidad ejecutiva y reguladora de la política monetaria, de crédito y de cambio en el país, amén de encargarse de la emisión de billetes y monedas y supervisar los mercados monetarios. También asesora al Gobierno sobre la puesta en marcha de la política monetaria.
Los bancos comerciales tienen fuertes lazos con la industria y el comercio mientras que las cajas gozan de una larga tradición en Noruega y cubren las necesidades de las comunidades locales.
En el sistema bancario de Noruega participan diferentes tipos de instituciones financieras, desde grandes bancos que ofrecen todo tipo de servicios hasta pequeñas cajas de ahorro locales.
Los bancos comerciales tienen fuertes lazos con la industria y el comercio mientras que las cajas poseen una larga tradición y cubren las necesidades de las comunidades locales. En Noruega existen tres bancos principales: DnB Nor, Nordea y Fokus Bank. Además de estos es relevante por su presencia regional el Sparebanken, que agrupa a las Cajas de Ahorros.
Asimismo, otros bancos de importancia en Noruega son: Ing Direct; Bbva; Caixa; La Caixa; Bø Sparebank; Eksportfinance; Deutsche Bank; Hsbc; Bancomer; Skandia; Banco De Noruega; Danske Bank As; Kron; Open Bank; Barclays; Banco Central De Noruega; Hsh Nordbank; Nova Bank Of Scotland; Stanford Bank; Norsk; Abn Amro Bank; Postbanken; Alps Resource; Kommunalbanken Norway; Norbank; Central; Nordlandsbank; Den Norske Creditbank; Westerjunior; Focus Band; Dennorske Creditbank; y Puss Bank.
El horario de trabajo de estos bancos en invierno, lunes a viernes, es de 09:00 a 15:30 horas; algunos bancos, los jueves hasta las 17:00 horas. En verano, lunes a viernes de 09:00 a 15:00 horas.
Por otro lado, en 1819 se crea la Bolsa de Oslo, donde en principio se intercambiaba divisa y se subastaban bienes. Actualmente la Bolsa de Oslo forma parte de ‘Norex’, nombre de la alianza entre las diferentes bolsas de los países nórdicos, del que son miembros las bolsas de Copenhague, Islandia, Oslo y los integrantes de OMX Nordic Exchanges, a la que pertenecen las bolsas de Estocolmo, Helsinki, Tallin, Riga y Vilnius. El objetivo de la alianza es aprovechar las sinergias, sobretodo en cuanto a economías de escala se refiere. Se intenta también ofrecer a los inversores extranjeros y a las empresas un mercado financiero nórdico capaz de brindar un rango amplio e interesante de oportunidades de inversión. Además, varios de los grandes bancos de inversión globales son miembros, lo que favorece el acceso independientemente de la localización geográfica.
Ahora bien, estas bolsas funcionan bajo un mismo sistema, aunque el coste de desarrollar y mantener un sistema que conecte de manera eficiente a los participantes constituye un precio muy alto. Éste ha sido también un motivo importante de la fusión de las bolsas nórdicas. Otra ventaja es el marco regulatorio común. Los criterios de cotización han sido armonizados y un broker autorizado para actuar en uno de los mercados lo estará para actuar en los demás.
Desde el 1 de junio de 1990 se permiten todas las transacciones excepto aquellas específicamente prohibidas, y desde el 1 de enero de 1995, Noruega está sometida a la legislación UE sobre inversiones extranjeras. Por tanto no se exige permiso expreso para las inversiones extranjeras directas en Noruega por residentes extranjeros ni para las de residentes noruegos en el extranjero; no obstante se deben notificar todas las transacciones entre residentes y no residentes al Banco de Noruega y se deberán efectuar a través de los intermediarios financieros autorizados.
Tampoco figuran restricciones para las inversiones en cartera ni para el control de cambios en los préstamos, captados en el exterior por empresas o filiales noruegas o foráneas. Está totalmente liberalizada la repatriación de capitales, préstamos, intereses, rentas, beneficios o cualquier otro pago por servicios. Sin embargo, la compra o venta de activos financieros extranjeros por residentes se hará necesariamente a través de intermediarios financieros noruegos, mientras se mantienen restricciones para los residentes de contratar seguros de vida en el extranjero y a los ayuntamientos de tomar préstamos en moneda extranjera.
También desde el 1 de julio de 1990, la mayoría de los registros sobre el control de cambios están abolidos. Los dividendos, beneficios, intereses sobre préstamos, bonos, hipotecas y la repatriación de capitales son libres y completamente transferibles de acuerdo con las normas del Banco Central noruego.
Las transferencias de dinero deben ser comunicadas al Banco Central de Noruega solo cuando superen las 25.000 NOK (unos 3.300 euros), a menos que se realicen a través de uno de los bancos autorizados para llevar cabo este tipo de operaciones. En este caso, será el banco el encargado de notificar la operación.
En Noruega no hay controles de cambio relacionados con dividendos o con beneficios de filiales. Excepto por la garantía del banco central de que se podrá hacer efectivo el cambio para la transferencia de capitales, Noruega no ofrece garantías adicionales a los inversores extranjeros acerca de la inconvertibilidad. Dada la estabilidad del sistema legal, político y monetario del país, es muy difícil que esta ausencia de garantías pueda crear algún problema a los inversores.
Sistema impositivo
El modelo escandinavo de bienestar es un término utilizado para describir la forma que Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia e Islandia han escogido para financiar y organizar sus sistemas de seguridad social, servicios de salud y educación. Sin embargo, el llamado “modelo nórdico” se refiere específicamente al modelo económico de Suecia, Noruega y Dinamarca.
El modelo de estado del bienestar nórdico se caracteriza por un fuerte gasto social para ofrecer una alta protección social a sus ciudadanos, a cambio de una carga tributaria elevada. De hecho, los países escandinavos se han caracterizado desde hace décadas por tener mayor presión fiscal. Según Eurostast, la carga fiscal en 2013, expresada en % sobre el PIB fue la siguiente: Noruega 56%, Suecia 52% y Finlandia 54%. La media de la presión fiscal de los 27 países que integran la UE fue 45% en el mismo periodo.
En estas naciones, la carga tributaria se caracteriza por un fuerte tipo impositivo para las rentas del trabajo, un fuerte gravamen del consumo y una carga relativamente baja sobre la empresa para que actúen como fuente de inversión y riqueza.
La procedencia de estos ingresos por la vía de los impuestos es la siguiente: Suecia: IVA, tipo general 25%, reducido 12% (alimentos y hostelería), superreducido 6% (cultura y transporte personas); Renta: tipo máximo 55% para rentas >66.000€. Tipo mínimo 30% para rentas<46.000€; Sociedades: 22%, impuesto solidaridad 5,5%.
Noruega: IVA, tipo general 25%, reducido 15% (alimentos y hostelería), superreducido 8% (cultura, transporte de personas); Renta: Tipo máximo 40% para rentas >102.000€. Tipo mínimo 28% para rentas<62.000€; Sociedades: 28%.
Finlandia: IVA, tipo general 23%, reducido 13% (alimentos y hostelería), superreducido 9% (prensa, cultura, transporte de personas); Renta: Exento hasta 15.000€. Tipo máximo 53.5%; Sociedades: 26%.
La carga fiscal que soportan estos países no ha variado significativamente en las últimas décadas. En el pasado el modelo de referencia del estado del bienestar de los países nórdicos y que respondía a un modelo de estado benefactor, cabeceó durante la crisis de los años 90, como ocurre en estos momentos en otros estados europeos. Fue entonces cuando, con Suecia a la cabeza, se emprendió una pionera reconstrucción del estado del bienestar, que cuenta con tres conceptos diferenciadores: Un concepto de alta responsabilidad pública para con el bienestar de su pueblo, que se traduce en que la administración no gestiona sino que es responsable; un concepto de amplia libertad del ciudadano para la elección, suprimiendo la asignación administrativa; pluralismo y competencia en la prestación de los servicios públicos y la supresión de los monopolios en la gestión pública, en aras de mejorar su competitividad notablemente.
Este modelo tiene por pilares sociales la cultura y la educación. Desde el punto de vista de la cultura social, el ciudadano acepta unos elevados tipos impositivos a cambio de exigir un alto grado de compromiso y transparencia por parte del Estado. Es decir, es un modelo basado en la confianza entre los ciudadanos y sus dirigentes políticos.
La educación es el otro pilar sobre el que se sustenta el modelo de bienestar nórdico, lo que le ha llevado a copar los primeros puestos del informe PISA. Son sistemas de enseñanza gratuitos hasta el doctorado. La alta formación de los ciudadanos, permite unos niveles de competitividad muy elevados. Esta alta competitividad contribuye a generar más riqueza, que a su vez permite mantener un elevado grado de bienestar social engranado perfectamente al sistema.
Este buen funcionamiento hace que el esfuerzo fiscal que soporta la sociedad escandinava no difiera de la de otros países de su entorno. Por esfuerzo fiscal se entiende la relación entre la carga fiscal y la renta per cápita. Uno de los parámetros más utilizados para medir el esfuerzo fiscal es el índice de Frank. Este índice resulta de la división de la carga fiscal por la renta per cápita. A finales del 2013 el índice de Frank de Noruega se situó en 0.08, el de Suecia en 0.11 y el de Finlandia en 0.13. Como referencia la media de la UE fue de 0.17. Este parámetro es un claro indicador de la competitividad de estas sociedades.
A esta competitividad del modelo contribuye el derecho del ciudadano para elegir y el de la empresa para ofertar un servicio, siempre bajo el paraguas de un Estado que asume la responsabilidad de la prestación del servicio. A modo de ejemplo se tiene que parte de lo que cotizan los trabajadores para la cobertura de desempleo lo hacen a través de entidades privadas. De ese modo, aseguran una cantidad mensual de subsidio a cambio de una prima. El Estado, que recauda la otra parte, garantiza una prestación mínima durante el tiempo establecido para cobrar el subsidio.
En el campo de las pensiones, y como ejemplo de responsabilidad estatal, todo trabajador al llegar a los 65 años, si decide retirarse lo hace de la siguiente forma: El estado suma lo que ha contribuido y en función de la expectativa de vida del momento lo reparte en pagos iguales. De esta forma garantiza la continuidad del sistema. La revalorización de la pensión se realiza en la medida en que se revaloricen los salarios de la población en activo.
El sistema fiscal de Noruega se basa en el principio de que todo el mundo paga impuestos con arreglo a sus medios y servicios que reciben de acuerdo con sus necesidades.
Los impuestos directos comprenden retención fiscal sobre los ingresos del empleo o actividad económica, o sea, el impuesto sobre la renta denominado innetektsskatt. También hay un impuesto sobre el patrimonio, el formuesskatt, relativo a cuestiones de propiedad, tales como una casa, depósitos bancarios, u otros activos.
Entre tanto, los impuestos indirectos son utilizados como instrumentos para reducir el uso de productos que son peligrosos para la salud o el medio ambiente. Otro impuesto indirecto es sobre el valor añadido (IVA), que se paga al adquirir bienes y servicios. El IVA para Noruega es del 25% y como no está en la UE, muchas de las tiendas operan un sistema de devolución de compras del IVA para los no residentes. Esto le permite recibir reembolsos del IVA sobre los bienes adquiridos, por lo general en el aeropuerto al salir de Noruega.
En el caso de las empresas dentro de Noruega, estas deben inscribirse en el Registro Central de Coordinación de Entidades Jurídicas. La oficina de impuestos local determina la cantidad de cuenta del impuesto que debe pagar y los inversionistas extranjeros deben contactar a la Oficina Central-Asuntos Exteriores de Impuestos.
La información es recogida por la declaración de impuestos recibidos en marzo/ abril del año siguiente al año de ingresos. La documentación deberá ser presentada el 31 de marzo, o puede hacerse en línea hasta el 31 de Mayo. Los inversionistas extranjeros recibirán una declaración de impuestos de la Oficina de Asuntos Exteriores de impuestos en febrero.
Una vez que la Agencia Tributaria haya procesado la declaración de impuestos le será enviada una notificación de liquidación tributaria. Compruebe el aviso de liquidación del impuesto con la información que usted proporcionó en su declaración con vistas a comprobar los resultados. Si usted advierte que es incorrecta, puede apelar la evaluación. El anuncio de liquidación de impuestos llega en octubre.
Para los empleados, los impuestos no se gravan sobre la base de sus tarjetas de deducción fiscal. La retenciones de impuestos deben ser pagadas al tesorero municipal o, si se trata de un empresario extranjero, al Consejo de Asuntos Exteriores de Impuestos. Si usted comienza a trabajar sin una tarjeta de impuestos, su empleador está obligado a deducir el 50% de impuestos. A finales de año un certificado de pago y deducción de impuestos deben ser llenados por cada empleado. El certificado indica la cantidad de salario y otras remuneraciones recibidos por el trabajador y el importe de deducción de impuestos.
Las declaraciones de impuestos de las empresas extranjeras se presentan teniendo como tope el 31 de marzo del año siguiente al año de ingresos. Una vez que la declaración de impuestos haya sido procesada, recibirá una notificación de su liquidación, con información acerca de los ingresos fiscales en los que se ha calculado la cantidad de impuestos que su empleador ha deducido y si ha pagado demasiado o pocos impuestos. Si usted piensa que la solución es incorrecta, puede apelar la evaluación. Para los empleadores de Noruega, a la liquidación de impuestos debería llegar en junio. Si su empleador es extranjero, recibirá el anuncio de liquidación de impuestos cada mes de octubre.
Por otro lado, si usted va a residir en Noruega menos de dos años, también puede ser elegible para una deducción estándar del 10% con un nivel máximo de 40.000 NOK, medida que entró en vigor a partir del 2010. Para las empresas y personas que no son residentes en Noruega, pero que realizan actividades gravadas, hay una oficina especial de referencia, la Oficina Central de Asuntos Exteriores de Impuestos (Sentralskattekontoret utenlandssaker).
Finalmente, el mercado noruego es reducido y por lo tanto operan pocas compañías de seguros, tanto para seguros de vida y de las restantes figuras. Las inversiones extranjeras en empresas de seguros noruegas han aumentado luego de entrar en vigor el Acuerdo de Espacio Económico Europeo (EEE). Desde el 1 de enero de 1995 no existe ningún tipo de limitación en cuanto al porcentaje de acciones de una compañía de seguros que pueden estar en manos de extranjeros. Noruega forma parte del Convenio de París para la
Mercado inmobiliario
El Fondo Noruego de Pensiones es el instrumento creado por el Gobierno del país nórdico para asegurar que las generaciones futuras se beneficien de los ingresos del petróleo. Con el fin de maximizar el valor de las inversiones y minimizar los riesgos, el NBIM, la gestora del fondo, asumió en 2010 el mandato del Banco de Noruega para diversificar la cartera, centrada en Bolsa y en renta fija, con vistas a ingresar en el sector inmobiliario.
En Noruega, el mercado inmobiliario tiene por objetivos invertir a largo plazo de la mano de socios conocedores del mercado, para contar con una cartera de elevada rentabilidad. El NBIM, que canaliza sus operaciones a través de una sociedad en Luxemburgo, se centra primero en países desarrollados y especialmente en oficinas y locales, pero también ha invertido en logística.
La primera inversión se anunció en noviembre de 2010: el NBIM compró por 425 millones de libras esterlinas el 25% de la cartera de propiedades de la firma The Crown Estate en la comercial zona de Regent Street, en Londres, con más de 75 tiendas entre ellas una Apple Store.
Actualmente, tiene el 50% de varios edificios en París (incluida la zona de Campos Elíseos) en alianza con Axa y Generali; inmuebles en Fráncfort, Munich y Berlín (en el área comercial de Kufurstendamm, con tiendas como Mango) junto a Axa; un centro comercial en Sheffield (Reino Unido), con British Land, y adquirió un complejo de oficinas a Credit Suisse en Zurich, que con 173.000 metros ² es el mayor edificio en el mundo del banco suizo, que se mantiene como inquilino. Además, en diciembre del 2012 se asoció con Prologis, al comprarle el 50% de una cartera de 195 áreas logísticas en 11 países europeos por 1.200 millones de euros.
Las compras se han acelerado en los últimos meses, especialmente en Estados Unidos, donde en el 2013 adquirió junto a Tiaa-Creef cinco edificios de oficinas en Boston, Washington DC y Nueva York. Gracias a su alianza con Boston Properties, es propietaria desde septiembre del 2014 del 45% de la Torre de Times Square en Nueva York (el inmueble se valoró en 1.520 millones de dólares).
Desde entonces el NBIM ha hecho tres operaciones más: la compra del 45% a Prologis de zonas logísticas en ocho Estados estadounidenses. Y, con MetLife, ha adquirido un centro financiero en Boston y edificios de oficinas en Washington DC y San Francisco, lo que supone su primera inversión en la Costa Este.
Ahora bien, en 2014 el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que sobre la base de precios sobrevalorados en hasta un 40% y una creciente deuda de los hogares, Noruega mostraba una de las mayores burbujas inmobiliarias del mundo. Sin embargo, el organismo admitió que los fundamentos del país nórdico siguen siendo fuertes, pues creció un 3% y la tasa de paro se mantuvo en el entorno del 3%... No obstante, el escenario central está sujeto a riesgos clave, señala el FMI.
Lo anterior se originó a partir del 2012, con el boom inmobiliario noruego que activó las preocupaciones ante un probable sobrecalentamiento de los precios de la vivienda (un incremento del 6% ese año) y la deuda de los hogares rondando el 200% de la renta disponible. El informe del FMI coloca a la nación escandinava solo por detrás de Canadá en términos del tamaño de su burbuja inmobiliaria.
Entre tanto, el Gobierno se ha propuesto triplicar la ponderación de riesgo de las hipotecas, aunque bancos como el DNB han advertido que esto llevaría a costes más altos de préstamo. La Autoridad de Servicios Financieros también ha rebajado el límite para que las entidades concedan solo préstamos por un máximo del 85% de la vivienda.
Vale recordar que los precios de la vivienda en Noruega crecieron un 71% desde 2005, según datos del Instituto de Estadísticas, a tenor con el aumento de la riqueza petrolera del país, que impulsó el crecimiento económico y los salarios.
Costo de la vida en Noruega
Actualmente es uno de los países más ricos del mundo, según el rango de su PIB que lo sitúa en un tercer lugar en el globo. Cuenta con una economía próspera y rica, combinando una actividad de mercado libre con intervención estatal dando como lugar a que su población viva en un estado de bienestar, con bajos niveles de desigualdad y de corrupción.
Aunque el salario medio bruto anual en Noruega es atractivo, o sea, de 489.600 NOK para los hombres y de 390.500 NOK para las mujeres, vale reconocer que Oslo, por ejemplo, es una de las ciudades con mayor costo de vida del mundo, así como en otras ciudades importantes del territorio. Sin embargo, según las cifras presentadas por la OCDE, el costo de vida es soportable por los salarios pagados. A su favor, la capital noruega tiene la menor tasa de desempleo en el país, y por lo tanto el lugar más difícil para encontrar trabajo. Muchas empresas, especialmente en el campo de las TI, exigen el dominio del noruego para emplear a las personas.
Los empleos con más demanda en Noruega van dirigidos a profesionales de la salud y la educación, ingenieros, informáticos, construcción de nivel avanzado, cocineros, pasteleros y profesionales de nivel medio industrial.
El dominio del noruego u otro idioma escandinavo es importante aunque en muchos casos, especialmente cuando el candidato está muy cualificado profesionalmente, basta con un buen conocimiento del inglés, idioma que maneja más del 90% de la población. En la actualidad, los precios aproximados de algunos artículos y servicios básicos en Noruega son los siguientes: Restaurantes: Plato principal en un restaurante económico (chino o pizzería): 100-150 NOK; en un restaurante de más nivel: 220-300 NOK.
Una botella de cerveza en un bar: 80-120 NOK; un vaso de cerveza en un bar/pub (puede variar entre 0.4 y 0.5 litros): 60-80 NOK; una botella de vino en un restaurante: 300 NOK.
Alojamiento: Plaza de camping para una noche: 200-300 NOK; Hytte (cabaña de madera) para una noche: 600-1000 NOK (en función del número de camas y equipamientos); habitación para dos en un hotel económico: 1.000 NOK; habitación para dos en un hotel de gama media: 1.500 NOK; habitación para dos en un hotel de lujo: a partir de 2,600 + NOK.
Transporte: Billete de metro y autobús: 25-30 NOK; billete de tren: desde 249 NOK; Litro de gasolina (sin plomo) 13-15 NOK; Gasóleo: 13-15 NOK; G.P.L. Autogas: 5 NOK; Alquiler de un coche para una semana: 2800-6000 NOK (en función de la época del año y el lugar).
Entretenimientos: Entrada de cines: una media de 130 NOK; entrada a un espectáculo/concierto: a partir de 300 NOK; entrada a un museo: gratis-100 NOK (entradas familiares disponibles); entrada a una exposición de arte: gratis- 100 NOK (entradas familiares disponibles).
Comestibles: 1 litro de leche: 13-15 NOK; una barra de pan: 18-27 NOK; perro caliente en un quiosco: 20-30 NOK; periódico: 25-30 NOK; sello (postal a Europa): 13 NOK; una botella de vino tinto (en el Vinmonopolet): Desde 80 NOK.
En Noruega siempre es buena idea llevar dinero en efectivo en la moneda de curso legal (NOK). Encontrará cajeros automáticos en pueblos y ciudades, y en la mayoría de zonas rurales habrá al menos un lugar donde podrá retirar dinero, como por ejemplo quioscos o gasolineras. Si desea retirar dinero en alguna oficina bancaria tenga en cuenta que los horarios de apertura en Noruega son de 09.00 a 15.30 o 16.00 de lunes a viernes con un horario más extendido los jueves (generalmente hasta las 17.00 o las 17.30). Los bancos cierran los sábados, domingos y festivos.
El uso de tarjetas de crédito está muy extendido en Noruega, y son aceptadas en casi todas partes, incluso para pequeñas cantidades como para aparcar o pagar el peaje. Eurocard, MasterCard, VISA, American Express y Diners Club son los más comunes. Sin embargo, debes saber que algunas tiendas de alimentación y supermercados no aceptan tarjetas de crédito extranjeras pero si de débito. Pregúntalo antes de empezar la compra en caso de duda.
Información general del Reino de Noruega
Noruega, es un Estado soberano de Europa septentrional, cuya forma de gobierno es la monarquía democrática parlamentaria. Su territorio está organizado en 19 provincias o fylker con capital en Oslo. Junto con Suecia y Finlandia, forma la península escandinava. El país noruego y el sueco, en unión con Dinamarca, conforman Escandinavia, siendo Noruega la parte más occidental de dicha región. Las islas de Svalbard y Jan Mayen son también parte de su territorio nacional. Su territorio tiene fronteras al norte con el mar de Barents, al nordeste con Rusia y Finlandia, al este con Suecia, al sur con el estrecho de Skagerrak y al oeste con el océano Atlántico. En la larga extensión de su costa atlántica, Noruega presenta numerosos fiordos, valles de origen glaciar devenidos iconos del país.
Los primeros pobladores de Noruega fueron cazadores y recolectores que llegaron allí poco después de la Edad de Hielo. El país es famoso por su Edad Vikinga, un período que se cree iniciado con el saqueo del monasterio de Lindisfarne de Inglaterra, por los piratas nórdicos en el 793 AD. Los vikingos eran grandes navegantes y guerreros que conquistaron muchas tierras. El líder vikingo Harald Hårfagre unificó Noruega alrededor del año 900 y el Rey Olav convirtió al pueblo al cristianismo un siglo más tarde. La Edad Vikinga terminó en el 1066 con la desaparición del rey noruego Harald Hardråda.
Oslo surgió como un centro de poder en el siglo XIII y continuó fomentando la época dorada hasta mediados del siglo XIV cuando la peste bubónica asoló la ciudad. En diversos momentos de la historia, Noruega formó parte de Dinamarca y Suecia. El creciente nacionalismo llevó a Noruega de la secesión pacífica de Suecia en 1905. Noruega se mantuvo neutral durante las guerras mundiales, pero fue ocupada por los nazis en 1940, quienes arramblaron a través de las ciudades y aldeas para sofocar la resistencia. La familia real regresó al poder al finalizar la guerra.
En 1960 Noruega se incorporó a la Asociación Europea de Libre Comercio y durante las dos siguientes décadas, instituyó reformas que la convirtieron en la mayor democracia social igualitaria de Europa occidental en lograr uno de los más altos estándares de vida del mundo.
Noruega es una monarquía constitucional hereditaria, en la que las relaciones entre el Rey y el Gobierno, entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, así como entre las Autoridades y los derechos de los ciudadanos se encuentran reguladas por una de las más antiguas constituciones de Europa (1814) y por una larga tradición democrática. Noruega es un Reino libre, independiente, indivisible, inajenable. El Rey ejerce su poder a través del Consejo de Estado (Statsräd) o Gobierno, compuesto por un primer ministro y no menos de siete miembros, cuya edad no puede ser inferior a los 30 años. El Rey representa la unidad de la nación.
El país está dividido en cinco grandes regiones: Nord-Norge, Trøndelag, Vestlandet, Sørlandet y Øslandet. A su vez, dentro de estas regiones encontramos las provincias o condados, un total de 19, llamados landsdeler.
Desde la Segunda Guerra Mundial, Noruega ha experimentado un rápido crecimiento económico y es en la actualidad uno de los países más ricos del mundo, según el rango de su producto interno bruto (PIB) que lo pone en un tercer lugar, con un sistema escandinavo de provisión de bienestar social considerado como un Socialismo del siglo XXI. Además, Noruega es el tercer exportador de petróleo del mundo después de Rusia y Arabia Saudita y su industria del crudo aporta una cuarta parte a su PIB. Debido a la configuración orográfica de Noruega, los ríos son cortos, pero tienen un gran caudal a causa de las grandes superficies heladas de sus montañas que en verano se deshielan. En Noruega los lagos ocupan unos 7.600 Km.2, que equivaldrían aproximadamente al 2% de la superficie total.
Entre los valores turísticos destacan en Oslo el Palacio Real, el parque de Vigeland, el Ayuntamiento, el museo de naves vikingas, los mercados de las zonas del puerto, las sobrecogedoras pinturas de Edvard Munch, y los cercanos trampolines de esquí de Holmenkollen, donde se celebraron los Juegos Olímpicos de Invierno de 1952. El Bryggen, en la ciudad de Bergen, es Patrimonio de la Humanidad. Otra ciudad de importancia turística es Trondheim, donde destacan la imponente catedral de Nidaros y las casitas a orillas del río Nidelva. Pero sin duda, si algo del país es famoso en todo el mundo son los fiordos noruegos, impresionantes formaciones naturales esculpidas durante cientos de miles de años por los glaciares en las últimas glaciaciones y que ofrecen al visitante un espectacular paisaje lleno de montañas, glaciares, lagos, ríos, arboledas, cascadas..., que crean uno de los paisajes más sobrecogedores del mundo.
Son especialmente conocidos los fiordos de Flam, Alesund, Stavanger, Hellesylt, Geiranger, Vik,Trondheim, Andalsnes y Molde (Romsdalsfjord) y Oslo (Vikenfjord). Se pueden explorar los fiordos noruegos a bordo de alguno de los cruceros que transportan cada año a miles de pasajeros de todo el mundo que vienen hasta Noruega para admirar la belleza de estos monumentos naturales.
La red ferroviaria de Noruega se compone de 4.114 kilómetros de líneas de ancho internacional, de los cuales 242 kilómetros es de doble vía y 64 kilómetros al ferrocarril de alta velocidad (210 km/h) mientras que el 62% está electrificado. Los ferrocarriles transportan alrededor de 24.783.000 toneladas de carga. Toda la red es propiedad de la Administración Nacional de Ferrocarriles noruega, mientras que todos los trenes de pasajeros en vuelos interiores. La NSB opera trenes de larga distancia, incluyendo los nocturnos, servicios regionales y cuatro sistemas de trenes de cercanías, alrededor de Oslo, Trondheim, Bergen y Stavanger.
En Noruega hay aproximadamente 92.945 kilómetros de red de carreteras de, de los cuales 72.033 kilómetros están pavimentados y 664 kilómetros son de la autopista. Las rutas nacionales más importantes son parte del régimen de Ruta europea. De los 98 aeropuertos con que cuenta el país, 51 son públicos y 46 son operados por la compañía estatal Avinor. Siete aeropuertos acogen a más de un millón de pasajeros. La puerta central por vía aérea a Noruega es el Aeropuerto de Oslo, Gardermoen, situado a unos 50 kilómetros al norte de la capital, con enlaces hacia los países europeos y muchos otros destinos intercontinentales. Gardermoen es el centro para los dos las principales aerolíneas noruegas, Scandinavian Airlines System y Norwegian Air Shuttle, y de los aviones regionales del oeste de Noruega, la empresa Widerøe.
Alrededor del 77% de la población pertenece a la Iglesia evangélica luterana de Noruega, aunque muchos no son miembros practicantes. El Estado apoya a la Iglesia y el rey nombra a los clérigos. Sin embargo, está garantizada la libertad religiosa completa y existen grupos protestantes y católicos que representan al 4% de la población.
Finalmente, conozca otras informaciones de interés. En principio, todos los ciudadanos extranjeros necesitan visado para ingresar a Noruega o a los países miembros del acuerdo de Schengen. No obstante, existen algunas excepciones. No se requieren vacunas para ingresar en Noruega.
Usted no necesita visa para ingresar en calidad de visitante en Noruega u otro país miembro del Acuerdo de Schengen. Por visitante se entiende que el motivo del viaje es turismo, negocios o visita familiar. Los 90 días de exención de visa no son extensibles. La única manera de poder permanecer en Noruega por más de 90 días es teniendo un permiso de residencia temporaria, sea por trabajo, estudios o reunificación familiar. Es responsabilidad del visitante asegurarse de no infringir este requisito. Hacerlo podría tener como consecuencia una prohibición de entrada de al menos dos años en Noruega y todos los países de la zona Schengen.
Al ingresar en Noruega o en cualquier otro país del espacio Schengen, las autoridades de migraciones le pueden pedir todos los requisitos siguientes o solamente algunos. Normalmente le solicitan un Pasaporte válido por 90 días desde el último día de la estadía planificada y con, por lo menos, una hoja en blanco.
Todos los pasaportes que se presenten para ingresar en la espacio Schengen deben contener en su parte inferior la zona de lectura mecanizada (Machine Readable Zone); pasaje de regreso dentro de los 90 días a su país de origen o de continuación del viaje hacia otro país fuera del territorio Schengen para el cual ya tenga visa (o esté exento, por su nacionalidad) o permiso de ingreso; seguro de viajero (cobertura de gastos médicos) internacional; documentación que pruebe que el solicitante cuenta con sus propios fondos para solventar el viaje (el equivalente a 500 NOK por cada día de estadía en Noruega), tarjetas de crédito, cheques de viajero, etc.; invitación por escrito de la persona/organización que va a visitar en Noruega, Suecia, Dinamarca o Islandia. La carta de invitación deberá estar redactada en inglés por si hubiera que presentarla en un país en donde no se hablen los idiomas escandinavos.
INVERTIR EN NORUEGA
La economía en Noruega
Noruega es un país con altas tasas de desarrollo y cuenta con una economía mixta, diferenciándose de otras con un sistema similar mediante a que el país mantiene una elevada participación del sector estatal en la economía, controlando sus áreas estratégicas.
Aunque sensible a los ciclos económicos mundiales, la economía noruega ha mostrado un sólido crecimiento desde el inicio de la era industrial. Uno de sus principales motores económicos ha sido tradicionalmente la exportación, pues el país es rico en recursos naturales y entre sus principales actividades destacan la exploración y producción de petróleo y gas, la pesca y la construcción de presas para el aprovechamiento del potencial hidroeléctrico. El sector agrícola y la industria pesada han tendido paulatinamente a disminuir en favor del sector servicios y la industria petrolera.
Esta nación nórdica no hace el menor esfuerzo de captación de capital extranjero, y no tiene ningún organismo de apoyo a esta inversión. Para entender esta postura debe tenerse en cuenta lo siguiente: Noruega se disputa con Luxemburgo el primer puesto mundial en renta por habitante; es el tercer exportador mundial de petróleo y gas; tiene una población que apenas rebasa los cinco millones de habitantes; su tasa de desempleo es de las más bajas de mundo (3%); y su balanza de pagos goza de una salud envidiable, por lo que no necesita de mayor aporte de capital externo.
A ello se añade que, por otra parte, Noruega también se disputa el primer puesto mundial en carestía de vida (en el informe anual del banco suizo UBS, Oslo se sitúa en el primer puesto de las ciudades más caras del mundo), siendo por tanto un país muy poco competitivo en su escasa industria manufacturera, por lo que se comprende que haya muy poca inversión extranjera directa fuera de los sectores en los que el país tiene una posición estratégica, como el petroquímico.
De hecho, pese a que Noruega forma parte del Espacio Económico Europeo (EEE), lo que facilitaría mucho la inversión, hay sectores que disponen de una legislación especial respecto a la participación extranjera en empresas noruegas y que dificultan la inversión exterior: industria pesquera, finanzas, seguros, transporte de mercancías y pasajeros y explotación de plataformas petrolíferas.
A pesar de todo, sí hay inversión extranjera en el país, sobre todo en sectores relacionados con la explotación de sus recursos petrolíferos. Toda la inversión extranjera es tratada de idéntica manera a cualquier inversión doméstica y, en algunos sectores, es limitada o condicionada.
En cuanto a bienes de consumo, el grupo INDITEX cuenta con tres tiendas de la cadena Zara -la primera abierta en 2006- y cuatro de Massimo Dutti. Así mismo, existen otros ocho establecimientos de la cadena de ropa Mango, siete tiendas de complementos para el hogar de la cadena KA Internacional y varias tiendas de la marca noruega de papelería Allkopi (pero de capital 100% de Service Point SA).
En otros sectores más industriales, destaca una oficina de ventas de Acerinox, una pequeña planta de lo que era la Unión Española de Explosivos, ahora Maxacorp SAU; una filial de Tecsidel, otra de Top30, dos filiales de la empresa española de laminación CELSA y un taller de limpieza de coches por la empresa lstobal S.A.
En la actualidad, Noruega es la 48ª economía más grande del mundo en términos de PIB, con un crecimiento económico del 0,8% en 2013 y previsión de crecimiento del 2,2% en 2014 y 2015. El análisis de las importaciones de mercancías por países permite destacar como principales proveedores de Noruega a Suecia, Alemania y China.
Noruega no forma parte de la Unión Europea, pero sí del EEE, que entró en vigor en 1994 y regula las relaciones comerciales con España y la UE. Dicho acuerdo permite a Noruega beneficiarse de la legislación sobre el mercado interior europeo salvo en lo relativo a agricultura y pesca. El consumidor noruego se caracteriza por ser muy exigente, y está dispuesto a pagar un precio un poco más elevado por los productos a cambio de mayor calidad.
Tres cuartas partes de la población total de Noruega se concentran en el sur del país. Esto hace que la mayoría de las sedes y los almacenes de los importadores y distribuidores se concentren en la región de Oslo, complementando la red de distribución los subagentes en otras ciudades importantes del país.
En cuanto a la clasificación riesgo-país de COFACE, Noruega se encuentra en el nivel A1. El comercio exterior noruego por productos es: Exportaciones: Combustibles, pescados, máquinas. Principales clientes: Reino Unido, Países Bajos, Alemania. Importaciones: Máquinas, vehículos, material eléctrico. Principales proveedores: Suecia, Alemania, China.
En el entorno empresarial, Noruega es uno de los países más estables y democráticos del mundo y suele encabezar la clasificación del Human Development Report elaborado por la ONU. Si bien no pertenece a la Unión Europea, a través del Espacio Económico Europeo (EEE), participa en el Mercado Único en todos los sectores, excepto en el agrícola. En cuanto a legislación laboral, aplica la misma normativa que la UE. Es el tercer exportador del mundo de petróleo, después de Arabia Saudita y Rusia, como también de marisco, metales ligeros, sector naval y equipamientos y servicios marítimos.
La mayoría de la gran industria se concentra en determinadas áreas: los astilleros y el petróleo en las ciudades de la costa oeste, la pesca en el norte y los servicios en Oslo. Al sur de la capital se encuentra Grenland Port, el mayor puerto de mercancías del país.
La preocupación por el medioambiente es muy elevada –es uno de los pocos países del mundo que cumple todos los requisitos del Acuerdo de Kyoto- y cualquier propuesta de negocios tiene que ser muy respetuosa con el medioambiente.
Al cierre del 2014, un grupo de economistas noruego preparó el estimado de algunos datos general del país (en millones de dólares): PIB: 292,2 billones; Crecimiento real del PIB: 1,7%; PIB per cápita: 56.400; PIB por sectores: Agricultura: 1,2%; Industria: 42,3%; Servicios: 56,5%. Población ocupada por sectores (últimos reportes del 2013): Agricultura y pesca, 2,2%; Industria, 20,2% y Servicios, 77,6%. Tasa de paro (2014) 3,6%.
Asimismo, usted debe conocer lo siguiente: Población (2014) 5.147.792 habitantes. Capital Oslo. Otras ciudades importantes son Bergen, Trondheim y Stavanger. Crecimiento poblacional (2014) en %. Pirámide de edad (2014) 0-14: 18,2%; 15-64: 65,6%; >65: 16,1%. Distribución por sexos: Hombres, 50,3%; Mujeres, 49,7%.
En su perfil geográfico, Noruega presenta los siguientes datos: Superficie total: 323.802 Km.²; Tierra: 304.282 Km.²; Agua: 19.520 Km.²; Fronteras, 2.542 Km.; Costas, 25.148 Km.; Uso de la tierra: Arable, 2,52%: Cosechas permanentes, 0,01%: Otros: 97,46%.
Por qué invertir en Noruega
Noruega ocupa el décimo lugar en el mundo entre los países pesqueros en términos de cantidades producidas, con 2,3 millones de toneladas de pescados y mariscos anuales, y el segundo mayor exportador mundial de pescado y productos de la pesca en términos de valor, solo por detrás de China. Actualmente, el pescado es la partida más importante de las exportaciones tras el petróleo/gas y los minerales, y desde el 2012 hasta hoy –mediados del 2014- promedia el 5% del valor total de las exportaciones. El sector marítimo es la industria noruega más competitiva en el ámbito internacional. Este país es propietario de casi el 10% de la flota mercante mundial y realiza el 15% del total mundial de actividades relacionadas con la prospección petrolífera. En el campo del seguro marítimo internacional, las compañías noruegas copan el 30% del mercado y se clasifica el 15% de los barcos en activo. Por tanto, para el inversionista extranjero esta rama de la economía puede resultar de interés en las diferentes formas de hacer negocios que brinda el país.
El sector de la energía (hidrocarburos, hidrocarburos refinados y electricidad) representa hoy el 28,6% del Producto Interno Bruto (PIB) de Noruega, pues deviene gran productor de energía primaria (gas, petróleo, etc.); incluso produce alrededor de 10 veces más energía de la que consume. Además, debido a su orografía, posee gran cantidad de saltos de agua, de los que obtienen la mayor parte de su energía eléctrica.
Por tal motivo, la casi totalidad de los hidrocarburos se exporta, y por ello, la energía es una importantísima fuente de ingresos para el país, otro nicho que puede ser explorado por el inversionista extranjero. En cambio, la industria minera y de extracción es del tipo regional, aunque fuertemente representada a lo largo de sus más de 25.000 kilómetros de costas.
El sector manufacturero es relativamente reducido y está concentrado en las ramas vinculadas a la producción de equipos utilizados en la extracción y elaboración de recursos naturales. Debido al volumen relativamente pequeño del mercado nacional, la mayoría de las ramas productivas del sector manufacturero están orientadas a la exportación, sobre todo los constructores de barcos, plataformas petroleras y otras máquinas y material de transporte. Sin embargo, Noruega carece de una infraestructura turística desarrollada, y hay que decir que los precios en esta esfera son muy elevados. En este sentido, el inversionista extranjero tiene ante si un amplio espectro para emprender negocios de índole diversa, como por ejemplo de construcción hotelera, insumos y servicios que tiendan a desarrollar esta industria.
Por último, la contribución del sector agropecuario al PIB es modesta. Casi toda la producción agropecuaria de Noruega se consume en el país, y por lo general se importan productos que se producen en el país cuando la producción nacional no satisface la demanda interna.
Ahora bien, al momento de desarrollar una estrategia de negociación en el país, el inversionista extranjero debe saber que en Noruega no es difícil concertar una cita de negocios. Se puede acceder directamente a los responsables del negocio de su interés sin tener que acudir a intermediarios o agentes. En ocasiones, pueden pedir ofertas por anticipado para conocer si su propuesta es competitiva. Las citas deben concertarse con bastante anticipación –tres o cuatro semanas- ya que los ejecutivos noruegos son muy organizados y les gusta la planificación.
Las reuniones se desarrollan de forma rápida y precisa, cuestión muy apreciada por cualquier inversionista. Son transparentes en sus planteamientos y esperan que su contraparte también lo sea. No tienen dificultad para decir “no” cuando la propuesta no despierta su interés.
En Noruega el trato es formal, aunque en menor medida que en Suecia, Finlandia o Alemania. No obstante, para el inversionista extranjero es preferible mantener una actitud reservada, incluso de cierta timidez y, sobre todo, evitar comportamientos emotivos o bromas.
Al hacer la presentación de su producto o servicio, el inversionista extranjero debe realizarla de forma clara, precisa y breve, haciendo énfasis en las principales ventajas del negocio (no más de tres) y en los beneficios económicos del acuerdo. Algo que debe recordar en este instante es que el argumento de producto o servicio “nuevo o innovador” no tiene tanta importancia como en otras naciones. Es preferible centrarse en la historia de la empresa, los países en los que está presente o los clientes con que cuenta.
Tampoco es conveniente comparar la oferta que se presenta con sus productos ya que son extremadamente nacionalistas, en el sentido de que piensan que lo suyo es lo mejor. Empero, son muy respetuosos en los turnos de intervención. Por otra parte no les gustan lo monólogos, sino que prefieren que las dos partes intervengan de modo equilibrado, y la forma de negociar es cooperativa, con la finalidad de satisfacer las necesidades de ambas partes. Las tácticas de presión son contraproducentes.
Ante todo, para el inversionista extranjero le resulta esencial generar confianza. Quizá sea aconsejable mencionar algunos puntos débiles de la propuesta en aras de demostrar honestidad. A los empresarios noruegos no les gusta el regateo e, incluso, tal modo de actuar puede provocar desconfianza. Recuerde siempre que la primera oferta tiene que estar muy próxima a la que se quiere acordar.
Aunque en el trato personal son amistosos y simpáticos, muchos noruegos tienen un estilo de comunicación reservado que puede interpretarse como falta de interés, sin que realmente sea así. Pero algo muy importante: las decisiones están descentralizadas y los altos directivos delegan en los cuadros medios. A pesar de ello, son lentos en tomar decisiones pues tratan de minimizar los riesgos. Además, los contratos son muy detallados y esperan que se cumplan a rajatabla. Por el contrario, los aspectos que no figuran en ellos no se tienen en cuenta.
En otro orden de cosas, a la hora de invertir en Noruega el inversionista extranjero debe tener en cuenta lo que a continuación sigue. La actividad industrial y comercial se centra en la costa oeste y en la zona sur del país, y las zonas comerciales más importantes son Oslo y su entorno, la región de Akershus, así como Bergen y su entorno. El mercado noruego es muy competitivo y exigente en cuanto a calidad, seguridad y protección del consumidor. Es un mercado de dimensiones limitadas, pero desarrollado, solvente y con un alto estándar de vida.
Conforme a la legislación vigente, no es necesario designar agente importador o distribuidor local. Sin embargo, la figura del distribuidor local que tenga resuelta la infraestructura del transporte y abastecimiento del producto a todo el país es especialmente importante. Se debe evitar en lo posible asignar el mercado noruego a agentes que cubran toda Escandinavia desde otro país.
En el caso de los bienes de equipo, el intermediario natural es el agente comisionista, mientras que el de los bienes de consumo y finales es preferible escoger el importador cuya clientela esté formada por detallistas.
Los compradores se comportan prudentemente, lentos en sus decisiones, muy centradas en obtener garantías de calidad y buena relación calidad-precio. Esta lentitud se ve recompensada por la seriedad y la fidelidad de las relaciones que se establecen. Para ello hay que cumplir ciertos requisitos: los principales son la rapidez de respuesta del proveedor, el adecuarse a los pedidos que demanda el mercado y el estricto cumplimiento de lo acordado en cuanto a producto y plazos. La puntualidad en las citas debe ser rigurosamente observada.
En el mercado de agroalimentarios, la distribución está muy concentrada en empresas entrelazadas desde la importación hasta la distribución final. Este sistema tiene la ventaja de que una vez ganada la entrada a través de uno de los oligopolistas se tiene acceso a buena parte del mercado. La distribución alimentaria se estructura en cuatro grandes cadenas de supermercados de ámbito escandinavo, en los que la penetración debe hacerse a través de importadores/distribuidores locales.
Existe un monopolio estatal (Vinmonopolet) de venta al consumidor final de vinos y otras bebidas alcohólicas de más de 4,7º. La exportación de vinos y otras bebidas alcohólicas a Noruega ha de seguir unos cauces muy específicos al tratarse de un sector especialmente reglamentado.
Por último, el inversionista extranjero que aspire a hacer negocios en Noruega debe conocer, y sobre todo poner en práctica las siguientes normas protocolares. Por ejemplo, un apretón de manos fuerte y breve es la forma de saludo habitual, tanto para hombres como para mujeres. También se da la mano en la despedida. En un entorno de negocios hay que prescindir de los besos, aunque ya se conozca a las personas que se saludan. Respetan mucho el espacio personal: cuando se habla con ellos, hay que mantenerse a una distancia de un brazo. En caso contrario puede causarse malestar y tensión.
Las expresiones típicas de saludo son: God dag (buen día) y God morgen (buenos días); de forma más informal se dice Hei o Hallo (hola), tanto para saludarse como para despedirse. “Gracias” se dice Takk y la respuesta es Ingen arsak (de nada). Se aprecia mucho que el visitante extranjero diga algo en noruego ya que se considera como un signo de respeto. Apenas se utilizan los títulos. Lo habitual es dirigirse a la otra persona por el apellido y si ya se le conoce, por el nombre.
La privacidad es una característica esencial en la sociedad noruega: conviene evitar preguntas acerca de la familia, el lugar de vacaciones o el sueldo que se tiene. Tampoco es aconsejable referirse a ellos como “nórdicos” ya que precisamente lo que les gusta es que se aprecien sus diferencias con respecto a suecos y finlandeses.
Temas de conversación favorables son la naturaleza (los fiordos), los deportes (fútbol y esquí, sobre todo) y el elevado nivel de cobertura social.
A pesar de la igualdad de sexos, los hombres muestran deferencia en el trato con las mujeres: abren las puertas a su paso, se levantan cuando entran en una habitación o les acercan la silla en los buenos restaurantes. No hay cultura de almuerzos de negocios. Si se realiza, se tratará de una comida ligera (sobre las 12:00 pm), en la que se continúa negociando. Para celebrar un acuerdo se puede hacer una cena (sobre las 20:00 pm). Normalmente invita el que la propone. Se acepta que una mujer extranjera invite a un hombre noruego a cenar y que sea ella la que pague la cuenta. Para agradecer la invitación a comer o cenar se utiliza la expresión Tak for maten (gracias por la comida).
La comida más típica en reuniones de negocios son los Koldtbord (un buffet de platos fríos y calientes) que se sirve en todas las épocas del año. En los restaurantes abundan los platos de pescado y las verduras. En las cenas es habitual brindar con la palabra Skäl (¡A su salud!). Normalmente, el anfitrión varón brinda en honor del huésped varón y después la anfitriona brinda de honor del huésped mujer. Hay que contestar diciendo igualmente Skäl y Takk (gracias). La bebida más popular es el Aquavit (agua de la vida). Esta hecha de licor de patatas, envejecido en barricas durante 3-5 años.
No existe tradición de regalos entre empresas. Por otra parte hay que tener cuidado con regalos de cierto valor ya que podrían considerarse como soborno. Si se quiere hacer un regalo lo mejor es alcohol: vino de calidad, whisky o brandy.
Existe una delimitación muy clara entre el trabajo y el tiempo libre. No deben proponerse citas de negocios fuera del horario laboral (de 8:00 a 17:00) o los fines de semana.
Sistema societario
El inversionista extranjero que pretende hacer negocios en Noruega está en la obligación de conocer las diferentes formas en que puede hacerlo. Por ejemplo, existe la figura de Sociedad de Responsabilidad Limitada (Aksjeselskap, AS), donde el número de socios o accionistas es ilimitado y se precisa contar con un capital mínimo o máximo de 100.000 NOK (coronas noruegas). Aquí la responsabilidad de los socios está limitada a la cantidad aportada al capital.
Figura también la Sociedad Pública de Responsabilidad Limitada (Allmenne aksjeselskap, ASA), donde tampoco hay limitación para el número de asociados o accionistas y se exige como capital mínimo o máximo 1.000.000 NOK. Aquí la responsabilidad de los socios también está limitada a la cifra aportada al capital.
Otra figura es la Sociedad Colectiva con Responsabilidad Compartida (Ansvarslig selskap med delt ansvar, DA), donde se precisa como mínimo 2 socios o accionistas, y no se requiere un capital mínimo o máximo. En esta figura la responsabilidad de los socios es ilimitada, pero cada propietario es responsable sobre las deudas correspondientes a su parte de la empresa.
En el caso de una Sociedad Colectiva (Ansvarslig selskap, ANS), también el mínimo de asociados es 2, su responsabilidad es ilimitada y no se precisa capital mínimo o máximo. En relación con una Propiedad Exclusiva (Enkeltmannsforetak), solo se admite 1 persona como socio o accionista, su grado de responsabilidad es ilimitado y tampoco existe el capital mínimo. El inversionista extranjero que desee hacer negocios en Noruega puede dirigirse a la Confederación de Empresas e Industria o bien a la Federación de Empresas Comerciales y de Servicios. También puede dirigirse al Centro de Registros de Empresa (Brønnøysund), órgano que mantiene un estado financiero abierto para todas las sociedades establecidas en Noruega.
En Noruega, una de las principales leyes son la de Quiebras y la de Recuperación de los Acreedores, ambas reguladoras de la insolvencia. Si el patrimonio de una empresa es inferior al 50% del capital social o parece menor de lo requerido, el Consejo de Administración procede de inmediato.
El proceso de quiebra podrá iniciarse si el deudor o un acreedor no garantizado lo reclama. El solicitante debe demostrar que el deudor es insolvente (por incapacidad de pagar sus deudas a tiempo) y que no tiene fondos suficientes, o sea, que las responsabilidades de los deudores son mayores que los activos. Durante un procedimiento de bancarrota, todos los bienes del deudor a los que tienen acceso los acreedores deben ser embargados o liquidados para su distribución entre los acreedores. El deudor pierde el control sobre sus bienes en el momento en que se aplica la solicitud del proceso de quiebra. Seguidamente se procede a la publicación y registro de la medida en el registro público
Ahora bien, el procedimiento de reorganización de las deudas solamente puede ser iniciado con el consentimiento del deudor, y este debe demostrar su insolvencia y que tiene pocas posibilidades de llegar a un acuerdo con sus acreedores. Si se concede una demanda para el procedimiento de reorganización de deudas, se mantendrá como una solicitud de quiebra durante tres meses si no es apoyada por al menos 3 acreedores no garantizado, quienes tienen que representar al menos el 40% de las reclamaciones.
Otros aspectos a contemplar por el inversionista extranjero que aspire a hacer negocios en Noruega e conocer estos datos relativos a la primera mitad del 2014; Fuerza Laboral: +2.707.000; Salud y Trabajo Social: 19,9%; Inmobiliarias y servicios empresariales: 11,5%; Actividades manufactureras: 11,3%; Educación: 8,7%; Construcción: 7,3%; Transporte y almacenamiento: 6,2%; Hoteles y restaurantes 2,7%; Agricultura, caza y silvicultura: 2,2%; Explotación de minas y canteras 1,7%; y Electricidad, gas y agua: 0,7%.
En Noruega, la jornada laboral aprobada es de 35,5 horas a la semana para trabajadores por turnos y de 37,5 horas para el resto. Este régimen incluye una pausa para el almuerzo de media hora y es extensivo a quienes laboran en el mercado de trabajo informal. Las horas extras por año, semana y día están reguladas de modo muy estricto: el máximo son 10 horas por semana y 25 horas en un lapso de cuatro semanas. Las horas extras anuales para un empleado no pueden sobrepasar las 200 horas y la duración máxima de una jornada laboral es de 13 horas. En algunos casos excepcionales, y previa autorización de las autoridades, se puede realizar un mayor número de horas extraordinarias de trabajo.
La regulación en el trabajo nocturno va de las 21:00 horas hasta las 06:00 horas, y solo se autoriza para desempeñar algunas actividades concretas que no pueden ser realizadas durante el día. En Noruega el día de la semana para descanso es el domingo, y dedicarlo al trabajo solo se autoriza mediante un permiso especial o previo acuerdo con las autoridades sindicales.
Por su lado, la edad oficial para la jubilación es de 67 años, pero la prejubilación está autorizada a partir de los 62 años, aunque los trabajadores pueden seguir laborando hasta los 70 años de edad. En relación con la edad laboral mínima, es de 15 años.
Otro detalle que debe conocer el inversionista extranjero es que en Noruega el salario medio bruto mensual para hombres es de 40.800 NOK y el de mujeres 34.800 NOK. El pago de horas extras asciende al 40% de lo devengado, pero en la práctica y previo acuerdo con el empresario, puede ascender al 50%.
Asimismo, todos los residentes en Noruega están amparados por la Ley de Seguridad Social, que cubre subsidios por desempleo, asistencia sanitaria, bajas por enfermedad después de 16 días, baja por maternidad, la asistencia durante la enfermedad de un niño y las pensiones. La Seguridad Social se financia con las contribuciones de empresarios, trabajadores y del gobierno.
Ahora bien, las contribuciones erogadas por el empleador varían entre 0 y 41%, de acuerdo con la región. Las contribuciones pagadas por los empleados son de 7,8%.
En cuanto a la protección de la Propiedad Industrial, Noruega cumple con lo acordado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI, www.wipo.int), del Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT), del Protocolo del Arreglo de Madrid relativo al Registro Internacional de Marcas y de otros tratados administrados por la OMPI.
Asimismo, en Noruega existen diversos organismos encargados de la normalización, la homologación y la certificación. La más importante es Standard Norge que se ocupa de todas las estandarizaciones excepto aquellas que tienen que ver con las telecomunicaciones y con dispositivos electrotécnicos. Es miembro de CEN e ISO. The Norwegian Electrotechnical Committee (NEK) es responsable de la estandarización en el campo de la electrotécnica, y The Norwegian Post and Telecommunication Authority es responsable de la estandarización en el campo de las comunicaciones.
La nación nórdica es miembro de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) junto con Islandia, Liechtenstein y Suiza. Las relaciones de Noruega con la UE se instrumentan en el Tratado del Espacio Económico Europeo (EEE), por el que los países de la EFTA, excepto Suiza, acceden en condiciones de práctica igualdad al mercado único.
Tras la firma del Acuerdo de constitución de la Organización Mundial del Comercio (OMC), las antiguas formas de protección de la agricultura han sido sustituidas por elevados derechos de aduana. Los productos pesqueros también se comercializan libremente, aunque los derechos de pesca están restringidos en aguas noruegas. La distribución de bebidas alcohólicas está sujeta a monopolio estatal.
El sistema arancelario noruego está basado en el Sistema Armonizado de
Designación y Codificación de Mercancías firmado el 14 de junio de 1983 en
Bruselas, así como en sus protocolos derivados, que ha instituido la comúnmente conocida como Nomenclatura HS. Noruega no cuenta con foreign
trade zones y no está previsto el establecimiento de ninguna en un futuro.
Sistema bancario
Una economía estable y alto nivel de vida caracterizan a Noruega, un Estado monárquico de libre mercado que ofrece grandes posibilidades de negocios, gracias a su estabilidad económica y política permanente. Aunque no pertenece a la Eurozona, tiene alguna relación con la Unión Europea, y es por tanto un destino importante para emprender negocios en Europa por las condiciones favorables que ofrece.
La moneda de curso en el país, es la corona noruega (NOK), establecida en 1875 y cuya emisión está a cargo del Banco de Noruega, que además se encarga de la autorización y supervisión de la red de bancos en el país, autorizados para realizar operaciones de préstamos, hipotecas, cambio de divisas, cuentas bancarias, financiamientos e inversiones en el país.
Al mismo tiempo el Banco de Noruega, además de fiscalizar las entidades allí radicadas, autoriza y supervisa las entidades financieras y el ente encargado del fondo de inversión más grande del mundo: el Fondo Soberano de Inversión de Noruega.
Por demás, las prestaciones de los bancos noruegos siguen las más modernas pautas de la banca internacional, con servicios en la moneda local y las principales monedas extranjeras, y una efectiva banca virtual que permite hacerse de todas las operaciones tan fácilmente desde cualquier lugar vía Internet.
En el sistema bancario noruego participan diferentes tipos de instituciones financieras, desde grandes bancos que ofrecen todo tipo de servicios hasta pequeñas cajas de ahorro locales. El Banco Central (Norges Bank) se fundó en 1816 y deviene entidad ejecutiva y reguladora de la política monetaria, de crédito y de cambio en el país, amén de encargarse de la emisión de billetes y monedas y supervisar los mercados monetarios. También asesora al Gobierno sobre la puesta en marcha de la política monetaria.
Los bancos comerciales tienen fuertes lazos con la industria y el comercio mientras que las cajas gozan de una larga tradición en Noruega y cubren las necesidades de las comunidades locales.
En el sistema bancario de Noruega participan diferentes tipos de instituciones financieras, desde grandes bancos que ofrecen todo tipo de servicios hasta pequeñas cajas de ahorro locales.
Los bancos comerciales tienen fuertes lazos con la industria y el comercio mientras que las cajas poseen una larga tradición y cubren las necesidades de las comunidades locales. En Noruega existen tres bancos principales: DnB Nor, Nordea y Fokus Bank. Además de estos es relevante por su presencia regional el Sparebanken, que agrupa a las Cajas de Ahorros.
Asimismo, otros bancos de importancia en Noruega son: Ing Direct; Bbva; Caixa; La Caixa; Bø Sparebank; Eksportfinance; Deutsche Bank; Hsbc; Bancomer; Skandia; Banco De Noruega; Danske Bank As; Kron; Open Bank; Barclays; Banco Central De Noruega; Hsh Nordbank; Nova Bank Of Scotland; Stanford Bank; Norsk; Abn Amro Bank; Postbanken; Alps Resource; Kommunalbanken Norway; Norbank; Central; Nordlandsbank; Den Norske Creditbank; Westerjunior; Focus Band; Dennorske Creditbank; y Puss Bank.
El horario de trabajo de estos bancos en invierno, lunes a viernes, es de 09:00 a 15:30 horas; algunos bancos, los jueves hasta las 17:00 horas. En verano, lunes a viernes de 09:00 a 15:00 horas.
Por otro lado, en 1819 se crea la Bolsa de Oslo, donde en principio se intercambiaba divisa y se subastaban bienes. Actualmente la Bolsa de Oslo forma parte de ‘Norex’, nombre de la alianza entre las diferentes bolsas de los países nórdicos, del que son miembros las bolsas de Copenhague, Islandia, Oslo y los integrantes de OMX Nordic Exchanges, a la que pertenecen las bolsas de Estocolmo, Helsinki, Tallin, Riga y Vilnius. El objetivo de la alianza es aprovechar las sinergias, sobretodo en cuanto a economías de escala se refiere. Se intenta también ofrecer a los inversores extranjeros y a las empresas un mercado financiero nórdico capaz de brindar un rango amplio e interesante de oportunidades de inversión. Además, varios de los grandes bancos de inversión globales son miembros, lo que favorece el acceso independientemente de la localización geográfica.
Ahora bien, estas bolsas funcionan bajo un mismo sistema, aunque el coste de desarrollar y mantener un sistema que conecte de manera eficiente a los participantes constituye un precio muy alto. Éste ha sido también un motivo importante de la fusión de las bolsas nórdicas. Otra ventaja es el marco regulatorio común. Los criterios de cotización han sido armonizados y un broker autorizado para actuar en uno de los mercados lo estará para actuar en los demás.
Desde el 1 de junio de 1990 se permiten todas las transacciones excepto aquellas específicamente prohibidas, y desde el 1 de enero de 1995, Noruega está sometida a la legislación UE sobre inversiones extranjeras. Por tanto no se exige permiso expreso para las inversiones extranjeras directas en Noruega por residentes extranjeros ni para las de residentes noruegos en el extranjero; no obstante se deben notificar todas las transacciones entre residentes y no residentes al Banco de Noruega y se deberán efectuar a través de los intermediarios financieros autorizados.
Tampoco figuran restricciones para las inversiones en cartera ni para el control de cambios en los préstamos, captados en el exterior por empresas o filiales noruegas o foráneas. Está totalmente liberalizada la repatriación de capitales, préstamos, intereses, rentas, beneficios o cualquier otro pago por servicios. Sin embargo, la compra o venta de activos financieros extranjeros por residentes se hará necesariamente a través de intermediarios financieros noruegos, mientras se mantienen restricciones para los residentes de contratar seguros de vida en el extranjero y a los ayuntamientos de tomar préstamos en moneda extranjera.
También desde el 1 de julio de 1990, la mayoría de los registros sobre el control de cambios están abolidos. Los dividendos, beneficios, intereses sobre préstamos, bonos, hipotecas y la repatriación de capitales son libres y completamente transferibles de acuerdo con las normas del Banco Central noruego.
Las transferencias de dinero deben ser comunicadas al Banco Central de Noruega solo cuando superen las 25.000 NOK (unos 3.300 euros), a menos que se realicen a través de uno de los bancos autorizados para llevar cabo este tipo de operaciones. En este caso, será el banco el encargado de notificar la operación.
En Noruega no hay controles de cambio relacionados con dividendos o con beneficios de filiales. Excepto por la garantía del banco central de que se podrá hacer efectivo el cambio para la transferencia de capitales, Noruega no ofrece garantías adicionales a los inversores extranjeros acerca de la inconvertibilidad. Dada la estabilidad del sistema legal, político y monetario del país, es muy difícil que esta ausencia de garantías pueda crear algún problema a los inversores.
Sistema impositivo
El modelo escandinavo de bienestar es un término utilizado para describir la forma que Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia e Islandia han escogido para financiar y organizar sus sistemas de seguridad social, servicios de salud y educación. Sin embargo, el llamado “modelo nórdico” se refiere específicamente al modelo económico de Suecia, Noruega y Dinamarca.
El modelo de estado del bienestar nórdico se caracteriza por un fuerte gasto social para ofrecer una alta protección social a sus ciudadanos, a cambio de una carga tributaria elevada. De hecho, los países escandinavos se han caracterizado desde hace décadas por tener mayor presión fiscal. Según Eurostast, la carga fiscal en 2013, expresada en % sobre el PIB fue la siguiente: Noruega 56%, Suecia 52% y Finlandia 54%. La media de la presión fiscal de los 27 países que integran la UE fue 45% en el mismo periodo.
En estas naciones, la carga tributaria se caracteriza por un fuerte tipo impositivo para las rentas del trabajo, un fuerte gravamen del consumo y una carga relativamente baja sobre la empresa para que actúen como fuente de inversión y riqueza.
La procedencia de estos ingresos por la vía de los impuestos es la siguiente: Suecia: IVA, tipo general 25%, reducido 12% (alimentos y hostelería), superreducido 6% (cultura y transporte personas); Renta: tipo máximo 55% para rentas >66.000€. Tipo mínimo 30% para rentas<46.000€; Sociedades: 22%, impuesto solidaridad 5,5%.
Noruega: IVA, tipo general 25%, reducido 15% (alimentos y hostelería), superreducido 8% (cultura, transporte de personas); Renta: Tipo máximo 40% para rentas >102.000€. Tipo mínimo 28% para rentas<62.000€; Sociedades: 28%.
Finlandia: IVA, tipo general 23%, reducido 13% (alimentos y hostelería), superreducido 9% (prensa, cultura, transporte de personas); Renta: Exento hasta 15.000€. Tipo máximo 53.5%; Sociedades: 26%.
La carga fiscal que soportan estos países no ha variado significativamente en las últimas décadas. En el pasado el modelo de referencia del estado del bienestar de los países nórdicos y que respondía a un modelo de estado benefactor, cabeceó durante la crisis de los años 90, como ocurre en estos momentos en otros estados europeos. Fue entonces cuando, con Suecia a la cabeza, se emprendió una pionera reconstrucción del estado del bienestar, que cuenta con tres conceptos diferenciadores: Un concepto de alta responsabilidad pública para con el bienestar de su pueblo, que se traduce en que la administración no gestiona sino que es responsable; un concepto de amplia libertad del ciudadano para la elección, suprimiendo la asignación administrativa; pluralismo y competencia en la prestación de los servicios públicos y la supresión de los monopolios en la gestión pública, en aras de mejorar su competitividad notablemente.
Este modelo tiene por pilares sociales la cultura y la educación. Desde el punto de vista de la cultura social, el ciudadano acepta unos elevados tipos impositivos a cambio de exigir un alto grado de compromiso y transparencia por parte del Estado. Es decir, es un modelo basado en la confianza entre los ciudadanos y sus dirigentes políticos.
La educación es el otro pilar sobre el que se sustenta el modelo de bienestar nórdico, lo que le ha llevado a copar los primeros puestos del informe PISA. Son sistemas de enseñanza gratuitos hasta el doctorado. La alta formación de los ciudadanos, permite unos niveles de competitividad muy elevados. Esta alta competitividad contribuye a generar más riqueza, que a su vez permite mantener un elevado grado de bienestar social engranado perfectamente al sistema.
Este buen funcionamiento hace que el esfuerzo fiscal que soporta la sociedad escandinava no difiera de la de otros países de su entorno. Por esfuerzo fiscal se entiende la relación entre la carga fiscal y la renta per cápita. Uno de los parámetros más utilizados para medir el esfuerzo fiscal es el índice de Frank. Este índice resulta de la división de la carga fiscal por la renta per cápita. A finales del 2013 el índice de Frank de Noruega se situó en 0.08, el de Suecia en 0.11 y el de Finlandia en 0.13. Como referencia la media de la UE fue de 0.17. Este parámetro es un claro indicador de la competitividad de estas sociedades.
A esta competitividad del modelo contribuye el derecho del ciudadano para elegir y el de la empresa para ofertar un servicio, siempre bajo el paraguas de un Estado que asume la responsabilidad de la prestación del servicio. A modo de ejemplo se tiene que parte de lo que cotizan los trabajadores para la cobertura de desempleo lo hacen a través de entidades privadas. De ese modo, aseguran una cantidad mensual de subsidio a cambio de una prima. El Estado, que recauda la otra parte, garantiza una prestación mínima durante el tiempo establecido para cobrar el subsidio.
En el campo de las pensiones, y como ejemplo de responsabilidad estatal, todo trabajador al llegar a los 65 años, si decide retirarse lo hace de la siguiente forma: El estado suma lo que ha contribuido y en función de la expectativa de vida del momento lo reparte en pagos iguales. De esta forma garantiza la continuidad del sistema. La revalorización de la pensión se realiza en la medida en que se revaloricen los salarios de la población en activo.
El sistema fiscal de Noruega se basa en el principio de que todo el mundo paga impuestos con arreglo a sus medios y servicios que reciben de acuerdo con sus necesidades.
Los impuestos directos comprenden retención fiscal sobre los ingresos del empleo o actividad económica, o sea, el impuesto sobre la renta denominado innetektsskatt. También hay un impuesto sobre el patrimonio, el formuesskatt, relativo a cuestiones de propiedad, tales como una casa, depósitos bancarios, u otros activos.
Entre tanto, los impuestos indirectos son utilizados como instrumentos para reducir el uso de productos que son peligrosos para la salud o el medio ambiente. Otro impuesto indirecto es sobre el valor añadido (IVA), que se paga al adquirir bienes y servicios. El IVA para Noruega es del 25% y como no está en la UE, muchas de las tiendas operan un sistema de devolución de compras del IVA para los no residentes. Esto le permite recibir reembolsos del IVA sobre los bienes adquiridos, por lo general en el aeropuerto al salir de Noruega.
En el caso de las empresas dentro de Noruega, estas deben inscribirse en el Registro Central de Coordinación de Entidades Jurídicas. La oficina de impuestos local determina la cantidad de cuenta del impuesto que debe pagar y los inversionistas extranjeros deben contactar a la Oficina Central-Asuntos Exteriores de Impuestos.
La información es recogida por la declaración de impuestos recibidos en marzo/ abril del año siguiente al año de ingresos. La documentación deberá ser presentada el 31 de marzo, o puede hacerse en línea hasta el 31 de Mayo. Los inversionistas extranjeros recibirán una declaración de impuestos de la Oficina de Asuntos Exteriores de impuestos en febrero.
Una vez que la Agencia Tributaria haya procesado la declaración de impuestos le será enviada una notificación de liquidación tributaria. Compruebe el aviso de liquidación del impuesto con la información que usted proporcionó en su declaración con vistas a comprobar los resultados. Si usted advierte que es incorrecta, puede apelar la evaluación. El anuncio de liquidación de impuestos llega en octubre.
Para los empleados, los impuestos no se gravan sobre la base de sus tarjetas de deducción fiscal. La retenciones de impuestos deben ser pagadas al tesorero municipal o, si se trata de un empresario extranjero, al Consejo de Asuntos Exteriores de Impuestos. Si usted comienza a trabajar sin una tarjeta de impuestos, su empleador está obligado a deducir el 50% de impuestos. A finales de año un certificado de pago y deducción de impuestos deben ser llenados por cada empleado. El certificado indica la cantidad de salario y otras remuneraciones recibidos por el trabajador y el importe de deducción de impuestos.
Las declaraciones de impuestos de las empresas extranjeras se presentan teniendo como tope el 31 de marzo del año siguiente al año de ingresos. Una vez que la declaración de impuestos haya sido procesada, recibirá una notificación de su liquidación, con información acerca de los ingresos fiscales en los que se ha calculado la cantidad de impuestos que su empleador ha deducido y si ha pagado demasiado o pocos impuestos. Si usted piensa que la solución es incorrecta, puede apelar la evaluación. Para los empleadores de Noruega, a la liquidación de impuestos debería llegar en junio. Si su empleador es extranjero, recibirá el anuncio de liquidación de impuestos cada mes de octubre.
Por otro lado, si usted va a residir en Noruega menos de dos años, también puede ser elegible para una deducción estándar del 10% con un nivel máximo de 40.000 NOK, medida que entró en vigor a partir del 2010. Para las empresas y personas que no son residentes en Noruega, pero que realizan actividades gravadas, hay una oficina especial de referencia, la Oficina Central de Asuntos Exteriores de Impuestos (Sentralskattekontoret utenlandssaker).
Finalmente, el mercado noruego es reducido y por lo tanto operan pocas compañías de seguros, tanto para seguros de vida y de las restantes figuras. Las inversiones extranjeras en empresas de seguros noruegas han aumentado luego de entrar en vigor el Acuerdo de Espacio Económico Europeo (EEE). Desde el 1 de enero de 1995 no existe ningún tipo de limitación en cuanto al porcentaje de acciones de una compañía de seguros que pueden estar en manos de extranjeros. Noruega forma parte del Convenio de París para la
Mercado inmobiliario
El Fondo Noruego de Pensiones es el instrumento creado por el Gobierno del país nórdico para asegurar que las generaciones futuras se beneficien de los ingresos del petróleo. Con el fin de maximizar el valor de las inversiones y minimizar los riesgos, el NBIM, la gestora del fondo, asumió en 2010 el mandato del Banco de Noruega para diversificar la cartera, centrada en Bolsa y en renta fija, con vistas a ingresar en el sector inmobiliario.
En Noruega, el mercado inmobiliario tiene por objetivos invertir a largo plazo de la mano de socios conocedores del mercado, para contar con una cartera de elevada rentabilidad. El NBIM, que canaliza sus operaciones a través de una sociedad en Luxemburgo, se centra primero en países desarrollados y especialmente en oficinas y locales, pero también ha invertido en logística.
La primera inversión se anunció en noviembre de 2010: el NBIM compró por 425 millones de libras esterlinas el 25% de la cartera de propiedades de la firma The Crown Estate en la comercial zona de Regent Street, en Londres, con más de 75 tiendas entre ellas una Apple Store.
Actualmente, tiene el 50% de varios edificios en París (incluida la zona de Campos Elíseos) en alianza con Axa y Generali; inmuebles en Fráncfort, Munich y Berlín (en el área comercial de Kufurstendamm, con tiendas como Mango) junto a Axa; un centro comercial en Sheffield (Reino Unido), con British Land, y adquirió un complejo de oficinas a Credit Suisse en Zurich, que con 173.000 metros ² es el mayor edificio en el mundo del banco suizo, que se mantiene como inquilino. Además, en diciembre del 2012 se asoció con Prologis, al comprarle el 50% de una cartera de 195 áreas logísticas en 11 países europeos por 1.200 millones de euros.
Las compras se han acelerado en los últimos meses, especialmente en Estados Unidos, donde en el 2013 adquirió junto a Tiaa-Creef cinco edificios de oficinas en Boston, Washington DC y Nueva York. Gracias a su alianza con Boston Properties, es propietaria desde septiembre del 2014 del 45% de la Torre de Times Square en Nueva York (el inmueble se valoró en 1.520 millones de dólares).
Desde entonces el NBIM ha hecho tres operaciones más: la compra del 45% a Prologis de zonas logísticas en ocho Estados estadounidenses. Y, con MetLife, ha adquirido un centro financiero en Boston y edificios de oficinas en Washington DC y San Francisco, lo que supone su primera inversión en la Costa Este.
Ahora bien, en 2014 el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que sobre la base de precios sobrevalorados en hasta un 40% y una creciente deuda de los hogares, Noruega mostraba una de las mayores burbujas inmobiliarias del mundo. Sin embargo, el organismo admitió que los fundamentos del país nórdico siguen siendo fuertes, pues creció un 3% y la tasa de paro se mantuvo en el entorno del 3%... No obstante, el escenario central está sujeto a riesgos clave, señala el FMI.
Lo anterior se originó a partir del 2012, con el boom inmobiliario noruego que activó las preocupaciones ante un probable sobrecalentamiento de los precios de la vivienda (un incremento del 6% ese año) y la deuda de los hogares rondando el 200% de la renta disponible. El informe del FMI coloca a la nación escandinava solo por detrás de Canadá en términos del tamaño de su burbuja inmobiliaria.
Entre tanto, el Gobierno se ha propuesto triplicar la ponderación de riesgo de las hipotecas, aunque bancos como el DNB han advertido que esto llevaría a costes más altos de préstamo. La Autoridad de Servicios Financieros también ha rebajado el límite para que las entidades concedan solo préstamos por un máximo del 85% de la vivienda.
Vale recordar que los precios de la vivienda en Noruega crecieron un 71% desde 2005, según datos del Instituto de Estadísticas, a tenor con el aumento de la riqueza petrolera del país, que impulsó el crecimiento económico y los salarios.
Costo de la vida en Noruega
Actualmente es uno de los países más ricos del mundo, según el rango de su PIB que lo sitúa en un tercer lugar en el globo. Cuenta con una economía próspera y rica, combinando una actividad de mercado libre con intervención estatal dando como lugar a que su población viva en un estado de bienestar, con bajos niveles de desigualdad y de corrupción.
Aunque el salario medio bruto anual en Noruega es atractivo, o sea, de 489.600 NOK para los hombres y de 390.500 NOK para las mujeres, vale reconocer que Oslo, por ejemplo, es una de las ciudades con mayor costo de vida del mundo, así como en otras ciudades importantes del territorio. Sin embargo, según las cifras presentadas por la OCDE, el costo de vida es soportable por los salarios pagados. A su favor, la capital noruega tiene la menor tasa de desempleo en el país, y por lo tanto el lugar más difícil para encontrar trabajo. Muchas empresas, especialmente en el campo de las TI, exigen el dominio del noruego para emplear a las personas.
Los empleos con más demanda en Noruega van dirigidos a profesionales de la salud y la educación, ingenieros, informáticos, construcción de nivel avanzado, cocineros, pasteleros y profesionales de nivel medio industrial.
El dominio del noruego u otro idioma escandinavo es importante aunque en muchos casos, especialmente cuando el candidato está muy cualificado profesionalmente, basta con un buen conocimiento del inglés, idioma que maneja más del 90% de la población. En la actualidad, los precios aproximados de algunos artículos y servicios básicos en Noruega son los siguientes: Restaurantes: Plato principal en un restaurante económico (chino o pizzería): 100-150 NOK; en un restaurante de más nivel: 220-300 NOK.
Una botella de cerveza en un bar: 80-120 NOK; un vaso de cerveza en un bar/pub (puede variar entre 0.4 y 0.5 litros): 60-80 NOK; una botella de vino en un restaurante: 300 NOK.
Alojamiento: Plaza de camping para una noche: 200-300 NOK; Hytte (cabaña de madera) para una noche: 600-1000 NOK (en función del número de camas y equipamientos); habitación para dos en un hotel económico: 1.000 NOK; habitación para dos en un hotel de gama media: 1.500 NOK; habitación para dos en un hotel de lujo: a partir de 2,600 + NOK.
Transporte: Billete de metro y autobús: 25-30 NOK; billete de tren: desde 249 NOK; Litro de gasolina (sin plomo) 13-15 NOK; Gasóleo: 13-15 NOK; G.P.L. Autogas: 5 NOK; Alquiler de un coche para una semana: 2800-6000 NOK (en función de la época del año y el lugar).
Entretenimientos: Entrada de cines: una media de 130 NOK; entrada a un espectáculo/concierto: a partir de 300 NOK; entrada a un museo: gratis-100 NOK (entradas familiares disponibles); entrada a una exposición de arte: gratis- 100 NOK (entradas familiares disponibles).
Comestibles: 1 litro de leche: 13-15 NOK; una barra de pan: 18-27 NOK; perro caliente en un quiosco: 20-30 NOK; periódico: 25-30 NOK; sello (postal a Europa): 13 NOK; una botella de vino tinto (en el Vinmonopolet): Desde 80 NOK.
En Noruega siempre es buena idea llevar dinero en efectivo en la moneda de curso legal (NOK). Encontrará cajeros automáticos en pueblos y ciudades, y en la mayoría de zonas rurales habrá al menos un lugar donde podrá retirar dinero, como por ejemplo quioscos o gasolineras. Si desea retirar dinero en alguna oficina bancaria tenga en cuenta que los horarios de apertura en Noruega son de 09.00 a 15.30 o 16.00 de lunes a viernes con un horario más extendido los jueves (generalmente hasta las 17.00 o las 17.30). Los bancos cierran los sábados, domingos y festivos.
El uso de tarjetas de crédito está muy extendido en Noruega, y son aceptadas en casi todas partes, incluso para pequeñas cantidades como para aparcar o pagar el peaje. Eurocard, MasterCard, VISA, American Express y Diners Club son los más comunes. Sin embargo, debes saber que algunas tiendas de alimentación y supermercados no aceptan tarjetas de crédito extranjeras pero si de débito. Pregúntalo antes de empezar la compra en caso de duda.
Información general del Reino de Noruega
Noruega, es un Estado soberano de Europa septentrional, cuya forma de gobierno es la monarquía democrática parlamentaria. Su territorio está organizado en 19 provincias o fylker con capital en Oslo. Junto con Suecia y Finlandia, forma la península escandinava. El país noruego y el sueco, en unión con Dinamarca, conforman Escandinavia, siendo Noruega la parte más occidental de dicha región. Las islas de Svalbard y Jan Mayen son también parte de su territorio nacional. Su territorio tiene fronteras al norte con el mar de Barents, al nordeste con Rusia y Finlandia, al este con Suecia, al sur con el estrecho de Skagerrak y al oeste con el océano Atlántico. En la larga extensión de su costa atlántica, Noruega presenta numerosos fiordos, valles de origen glaciar devenidos iconos del país.
Los primeros pobladores de Noruega fueron cazadores y recolectores que llegaron allí poco después de la Edad de Hielo. El país es famoso por su Edad Vikinga, un período que se cree iniciado con el saqueo del monasterio de Lindisfarne de Inglaterra, por los piratas nórdicos en el 793 AD. Los vikingos eran grandes navegantes y guerreros que conquistaron muchas tierras. El líder vikingo Harald Hårfagre unificó Noruega alrededor del año 900 y el Rey Olav convirtió al pueblo al cristianismo un siglo más tarde. La Edad Vikinga terminó en el 1066 con la desaparición del rey noruego Harald Hardråda.
Oslo surgió como un centro de poder en el siglo XIII y continuó fomentando la época dorada hasta mediados del siglo XIV cuando la peste bubónica asoló la ciudad. En diversos momentos de la historia, Noruega formó parte de Dinamarca y Suecia. El creciente nacionalismo llevó a Noruega de la secesión pacífica de Suecia en 1905. Noruega se mantuvo neutral durante las guerras mundiales, pero fue ocupada por los nazis en 1940, quienes arramblaron a través de las ciudades y aldeas para sofocar la resistencia. La familia real regresó al poder al finalizar la guerra.
En 1960 Noruega se incorporó a la Asociación Europea de Libre Comercio y durante las dos siguientes décadas, instituyó reformas que la convirtieron en la mayor democracia social igualitaria de Europa occidental en lograr uno de los más altos estándares de vida del mundo.
Noruega es una monarquía constitucional hereditaria, en la que las relaciones entre el Rey y el Gobierno, entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, así como entre las Autoridades y los derechos de los ciudadanos se encuentran reguladas por una de las más antiguas constituciones de Europa (1814) y por una larga tradición democrática. Noruega es un Reino libre, independiente, indivisible, inajenable. El Rey ejerce su poder a través del Consejo de Estado (Statsräd) o Gobierno, compuesto por un primer ministro y no menos de siete miembros, cuya edad no puede ser inferior a los 30 años. El Rey representa la unidad de la nación.
El país está dividido en cinco grandes regiones: Nord-Norge, Trøndelag, Vestlandet, Sørlandet y Øslandet. A su vez, dentro de estas regiones encontramos las provincias o condados, un total de 19, llamados landsdeler.
Desde la Segunda Guerra Mundial, Noruega ha experimentado un rápido crecimiento económico y es en la actualidad uno de los países más ricos del mundo, según el rango de su producto interno bruto (PIB) que lo pone en un tercer lugar, con un sistema escandinavo de provisión de bienestar social considerado como un Socialismo del siglo XXI. Además, Noruega es el tercer exportador de petróleo del mundo después de Rusia y Arabia Saudita y su industria del crudo aporta una cuarta parte a su PIB. Debido a la configuración orográfica de Noruega, los ríos son cortos, pero tienen un gran caudal a causa de las grandes superficies heladas de sus montañas que en verano se deshielan. En Noruega los lagos ocupan unos 7.600 Km.2, que equivaldrían aproximadamente al 2% de la superficie total.
Entre los valores turísticos destacan en Oslo el Palacio Real, el parque de Vigeland, el Ayuntamiento, el museo de naves vikingas, los mercados de las zonas del puerto, las sobrecogedoras pinturas de Edvard Munch, y los cercanos trampolines de esquí de Holmenkollen, donde se celebraron los Juegos Olímpicos de Invierno de 1952. El Bryggen, en la ciudad de Bergen, es Patrimonio de la Humanidad. Otra ciudad de importancia turística es Trondheim, donde destacan la imponente catedral de Nidaros y las casitas a orillas del río Nidelva. Pero sin duda, si algo del país es famoso en todo el mundo son los fiordos noruegos, impresionantes formaciones naturales esculpidas durante cientos de miles de años por los glaciares en las últimas glaciaciones y que ofrecen al visitante un espectacular paisaje lleno de montañas, glaciares, lagos, ríos, arboledas, cascadas..., que crean uno de los paisajes más sobrecogedores del mundo.
Son especialmente conocidos los fiordos de Flam, Alesund, Stavanger, Hellesylt, Geiranger, Vik,Trondheim, Andalsnes y Molde (Romsdalsfjord) y Oslo (Vikenfjord). Se pueden explorar los fiordos noruegos a bordo de alguno de los cruceros que transportan cada año a miles de pasajeros de todo el mundo que vienen hasta Noruega para admirar la belleza de estos monumentos naturales.
La red ferroviaria de Noruega se compone de 4.114 kilómetros de líneas de ancho internacional, de los cuales 242 kilómetros es de doble vía y 64 kilómetros al ferrocarril de alta velocidad (210 km/h) mientras que el 62% está electrificado. Los ferrocarriles transportan alrededor de 24.783.000 toneladas de carga. Toda la red es propiedad de la Administración Nacional de Ferrocarriles noruega, mientras que todos los trenes de pasajeros en vuelos interiores. La NSB opera trenes de larga distancia, incluyendo los nocturnos, servicios regionales y cuatro sistemas de trenes de cercanías, alrededor de Oslo, Trondheim, Bergen y Stavanger.
En Noruega hay aproximadamente 92.945 kilómetros de red de carreteras de, de los cuales 72.033 kilómetros están pavimentados y 664 kilómetros son de la autopista. Las rutas nacionales más importantes son parte del régimen de Ruta europea. De los 98 aeropuertos con que cuenta el país, 51 son públicos y 46 son operados por la compañía estatal Avinor. Siete aeropuertos acogen a más de un millón de pasajeros. La puerta central por vía aérea a Noruega es el Aeropuerto de Oslo, Gardermoen, situado a unos 50 kilómetros al norte de la capital, con enlaces hacia los países europeos y muchos otros destinos intercontinentales. Gardermoen es el centro para los dos las principales aerolíneas noruegas, Scandinavian Airlines System y Norwegian Air Shuttle, y de los aviones regionales del oeste de Noruega, la empresa Widerøe.
Alrededor del 77% de la población pertenece a la Iglesia evangélica luterana de Noruega, aunque muchos no son miembros practicantes. El Estado apoya a la Iglesia y el rey nombra a los clérigos. Sin embargo, está garantizada la libertad religiosa completa y existen grupos protestantes y católicos que representan al 4% de la población.
Finalmente, conozca otras informaciones de interés. En principio, todos los ciudadanos extranjeros necesitan visado para ingresar a Noruega o a los países miembros del acuerdo de Schengen. No obstante, existen algunas excepciones. No se requieren vacunas para ingresar en Noruega.
Usted no necesita visa para ingresar en calidad de visitante en Noruega u otro país miembro del Acuerdo de Schengen. Por visitante se entiende que el motivo del viaje es turismo, negocios o visita familiar. Los 90 días de exención de visa no son extensibles. La única manera de poder permanecer en Noruega por más de 90 días es teniendo un permiso de residencia temporaria, sea por trabajo, estudios o reunificación familiar. Es responsabilidad del visitante asegurarse de no infringir este requisito. Hacerlo podría tener como consecuencia una prohibición de entrada de al menos dos años en Noruega y todos los países de la zona Schengen.
Al ingresar en Noruega o en cualquier otro país del espacio Schengen, las autoridades de migraciones le pueden pedir todos los requisitos siguientes o solamente algunos. Normalmente le solicitan un Pasaporte válido por 90 días desde el último día de la estadía planificada y con, por lo menos, una hoja en blanco.
Todos los pasaportes que se presenten para ingresar en la espacio Schengen deben contener en su parte inferior la zona de lectura mecanizada (Machine Readable Zone); pasaje de regreso dentro de los 90 días a su país de origen o de continuación del viaje hacia otro país fuera del territorio Schengen para el cual ya tenga visa (o esté exento, por su nacionalidad) o permiso de ingreso; seguro de viajero (cobertura de gastos médicos) internacional; documentación que pruebe que el solicitante cuenta con sus propios fondos para solventar el viaje (el equivalente a 500 NOK por cada día de estadía en Noruega), tarjetas de crédito, cheques de viajero, etc.; invitación por escrito de la persona/organización que va a visitar en Noruega, Suecia, Dinamarca o Islandia. La carta de invitación deberá estar redactada en inglés por si hubiera que presentarla en un país en donde no se hablen los idiomas escandinavos.