Certezas y algunas dudas sobre las cuentas bancarias anónimas

cuenta-bancariaEn un escenario global en el que aumentan constantemente los impuestos y los gobiernos se inmiscuyen cada vez más en las vidas privadas resulta comprensible que el interés de las personas por abrir cuentas bancarias anónimas haya aumentado en apenas un lustro. La idea de los que apuestan por las cuentas bancarias anónimas es fácil de entender: quieren disminuir sus cargas fiscales, así como aumentar la protección a sus bienes y su privacidad.
 
Lea además: ¿Cómo abrir una cuenta bancaria offshore?
 
¿Qué características tienen las cuentas bancarias anónimas? Los expertos reconocen que suelen estar a nombre de una sociedad offshore, registrada en un paraíso fiscal, ofrecen acceso online y el banco emite una tarjeta de débito o tarjeta prepago Visa o MasterCard. Existen varios tipos de cuentas bancarias anónimas; aunque un elemento que resaltan los especialistas es que, realmente, no hay cuentas bancarias anónimas totalmente.
El anonimato viene dado porque algunas leyes en jurisdicciones offshore protegen la información personal del titular; pero en caso de que las cuentas bancarias anónimas se estén utilizando con fines ilegales, el banco offshore, ante la presentación de una orden judicial, revelará toda la información del titular de las cuentas bancarias anónimas.
 
Una de las opciones para abrir cuentas bancarias anónimas es recurrir a la banca privada. Los grandes bancos aseguran contar con “bancos offshore” que ofrecen servicios de banca privada; sin embargo, los analistas consideran que estos supuestos bancos offshore son, en realidad, “unidades offshore” de bancos onshore, por tanto, no existe tal “aumento de privacidad” con ellos.
 
Otra de las modalidades de las cuentas bancarias anónimas es utilizar un banco suizo. Ese país fue considerado uno de los paraísos fiscales originales. Durante un largo período de tiempo las cuentas numeradas suizas —identificadas con un número, no con un nombre— garantizaban altos estándares de seguridad; pero a un costo elevadísimo, ya que mantener cuentas bancarias anónimas en el país helvético era una operación demasiado cara.
 
Sin embargo, ahora Suiza ya no parece un sitio tan seguro, porque en la actualidad allí se congelan las cuentas bancarias anónimas de personas extranjeras ante la más mínima demanda de un gobierno foráneo. Además, Suiza ha seguido recolectando impuestos de sus cuentas extranjeras y paga dichos impuestos a países foráneos. Como los bancos suizos han optado por operar en naciones de altas cargas fiscales, como Estados Unidos y el Reino Unido, pues entonces estos bancos reciben fortísimas presiones de Washington y Londres.
 
Un tercer camino para trabajar con cuentas bancarias anónimas es emplear un banco offshore, registrado en un paraíso fiscal. Estos bancos pueden ofrecer una mayor privacidad que las  “unidades offshore” de los grandes bancos internacionales.
 
No obstante, desde la aprobación de la Ley Patriota en Estados Unidos, tras los atentados terroristas contra las Torres Gemelas, en 2001, ha crecido la presión sobre los bancos offshore, porque no pocos gobiernos consideran que estas entidades realizan operaciones criminales. Además, las tarjetas emitidas por estos bancos offshore son de baja calidad, porque como los bancos pueden estar incluidos en diversas listas negras financieras, entonces de poco sirven estas tarjetas. Entonces, tener cuentas bancarias anónimas en estos bancos puede ser una operación riesgosa, ya que los fondos del cliente corren peligro de quedar “contaminados”, al ser asociados con actividades criminales.
Un cuarto camino para las cuentas bancarias anónimas es abrirlas mediante una sociedad offshore. Algunos creen, erróneamente, que al registrar una sociedad offshore podrán operar de manera anónima, al esconder su registro corporativo en un paraíso fiscal. Sin embargo, la realidad es muy diferente. Casi todos los bancos demandan ahora información personal del “beneficiario”, por tanto, esto evita cualquier tipo de estrategia fiscal para evadir impuestos mediante el empleo de una sociedad offshore.
¿Qué hacer entonces con las cuentas bancarias anónimas? Existen mecanismos para obtener las ventajas de las cuentas bancarias anónimas, sin necesidad de tener precisamente cuentas bancarias anónimas. La reconocida empresa PayOPM.com ofrece esta alternativa. Esta entidad no es un banco; pero sí permite recibir y enviar transferencias bancarias, realizar pagos, enviar remesas a familiares y amigos. PayOPM.com es capaz de reunir en sus servicios las mejores cualidades de las cuentas bancarias anónimas, sin los riesgos que estas contienen.

1 | 2 | 3 | 4 | 5