e residencia europeaEstonia es considerado uno de los países más abiertos a los negocios con criptomonedas. La Unidad de Inteligencia Financiera de esa nación báltica ofrece dos tipos de licencia para las sociedades registradas en Estonia que desean realizar negocios con criptomonedas: una para los proveedores que negocian criptomonedas contra el cambio Fiat y otra para los que operan servicios de billetera electrónica con criptodivisas.

Las autoridades de Estonia, con el objetivo de incentivar la inversión extranjera, ofrecen un programa de residencia virtual, al que pueden aplicar ciudadanos de cualquier nacionalidad. Una vez obtenida la e-residencia, es posible comenzar con el registro de la sociedad en Estonia. El tipo de sociedad más empleado en ese país es la Privada Limitada, en la que los socios no tienen responsabilidad personal sobre las deudas en las que pueda incurrir esa sociedad. Todos los documentos de formación de la sociedad registrada en Estonia deben ser firmados ante un notario y en presencia de la Junta de Directores de la sociedad. Esta Junta puede consistir en uno o más miembros, que deben ser personas naturales.

Cuando la sociedad de Estonia quede finalmente registrada, es necesario enviar toda la documentación al Registro de Actividades Económicas que se encarga de procesar la solicitud de licencia para trabajar con criptomonedas.

Nuestro bufete jurídico puede apoyarlo en obtener los documentos apostillados necesarios para recibir una licencia de negocios con criptomonedas. Entre dichos documentos aparecen: el certificado de antecedentes penales, para los accionistas, miembros de la Junta directiva, dueños o beneficiarios, administrativos y personal clave de la sociedad; los currículos vitae de cada una de estas personas, una descripción de la planificación estratégica de la sociedad y las reglas de procedimiento contra el Lavado de Dinero.
Además, nuestro bufete ofrece asesoría para la e-residencia, formación de la sociedad y aplicación para la licencia en estos puntos:

- Revisión del plan de negocios, que incluya el espectro de actividades a realizar por la sociedad y los medios necesarios para conducir los negocios
- Especificidades sobre las fuentes del capital invertido
- Otros documentos legales para los miembros de la sociedad, como copias apostilladas de pasaportes, recibos de servicios (electricidad, gas, Internet, etc.).
 Las autoridades estonias aseveran que la aplicación para obtener una licencia es un proceso complejo y ellas no garantizan que todas las solicitudes sean aceptadas, por lo que el consejo de expertos en esta área resulta esencial. El tiempo de respuesta ante cada solicitud puede extenderse hasta 30 días.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

Publicado en Sociedades offshore
acciones portadorEl Gobierno de Liberia decidió introducir un cambio importante en las sociedades offshore que se registren en ese país africano: no se aceptará más la emisión de acciones al portador. Esta enmienda a la Ley de incorporación de negocios se adopta, según el Ejecutivo, para cumplir con los estándares internacionales y eliminar los riesgos de evasión ilegal, flujo ilícito de capital, lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

Las sociedades offshore previamente registradas en Liberia que habían recibido la autorización de utilizar acciones al portador tendrán hasta el 31 de diciembre de este año para convertir dichas acciones al portador a acciones registradas a un titular; otra opción con la que cuentan estas sociedades es mantener las acciones al portador, pero mediante la firma de un acuerdo de custodia, con un custodio aprobado por las autoridades liberianas. Este acuerdo incluirá la presentación del nombre y los detalles de contacto de quien lleve las acciones al portador y del titular beneficiario; aunque toda esa información seguirá siendo confidencial.

Si alguna sociedad offshore ya registrada en Liberia no había emitido acciones al portador y prefiere mantener la autoridad de emitir este tipo de acciones, entonces debe informar a las autoridades.

Si las sociedades offshore liberianas no cumplieran con ninguno de los tres pasos previamente descritos, a partir del 31 de diciembre de este año, todas las acciones al portador serán deshabilitadas y la sociedad puede recibir una alta multa, así como enfrentará una posible revocación o cancelación de sus documentos de incorporación.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

Publicado en Sociedades offshore
cuantos son los paraisos fiscales¿Cuántos paraísos fiscales existen en el mundo? Esa pregunta ha entrado a debate una vez más, tras el nuevo robo de información privada que ha sido presentado por la prensa como los “Papeles del Paraíso”. De acuerdo con la organización Oxfam, una ferviente crítica de estas jurisdicciones, la cifra llega hasta 73, en la que aparecen países europeos como Holanda, Irlanda y Luxemburgo; mientras, otros consideran que el número de paraísos fiscales es mucho menor y se ubican en el Caribe y en islas bajo el control británico, aunque con autonomía. A pesar de la creciente presión internacional, las jurisdicciones de bajos impuestos siguen siendo atractivas para personas físicas y empresas, que recurren a ellas porque así reducen, de manera legal, su carga fiscal y, además, por el secreto bancario, mercantil y profesional que continúa en vigor en esos países.
 
Una de las figuras más utilizadas en las jurisdicciones de bajos impuestos son las sociedades offshore, estructuras legales formadas por no residentes y que, al no ejercer actividades económicas en el país donde fueron formadas, no tienen la obligación de pagar impuestos. Estas sociedades ofrecen diferentes ventajas, no solo las favorables políticas fiscales, sino también que se pueden constituir en muy poco tiempo, a un precio relativamente bajo y los nombres de los titulares de dicha sociedad offshore quedan protegidos por las leyes del secreto bancario y mercantil. Incluso, en ocasiones ni siquiera el beneficiario principal de la sociedad offshore aparece como director.
 
¿Qué distingue a los paraísos fiscales? Existen una serie de características que comparten las jurisdicciones de bajos impuestos, entre ellas el respeto total al secreto bancario; no suelen firmar convenios de intercambio de información tributaria con otros países; no establecen normas rígidas de control sobre el movimiento de capitales, aunque sí se hacen procesos de debida diligencia para evitar convertirse en centros de blanqueo de capitales; además, cuentan con políticas fiscales muy amigables con inversores extranjeros y los bajos o nulos impuestos se aplican para aquellos que no realicen actividades económicas en el país.
 
Las personas físicas y las empresas utilizan procedimientos de ingeniería fiscal, totalmente legales, que involucran a los llamados “paraísos fiscales”. Por ejemplo, crean varias sociedades offshore y trasladan hacia ellas los ingresos generados en otras partes. De esta manera, no tienen que pagar impuestos por esos beneficios.
 
Uno de los lugares más utilizados en el mundo para formar sociedades offshore es el estado de Delaware, ubicado curiosamente en el país que más presión impositiva coloca sobre ciudadanos y empresas: Estados Unidos. Delaware resulta muy atractivo porque tiene establecida una exención de impuestos para sociedades limitadas que pertenezcan a extranjeros no residentes y la única condición es que, como sucede en otras jurisdicciones offshore, no se efectúen actividades económicas dentro de ese estado. Además,  las filiales de los holdings empresariales están exentas de impuestos y esto ha incidido en que varias de las principales corporaciones multinacionales hayan establecido su sede central en Delaware. Este dato es concluyente: el 58% de las empresas ubicadas en el Top 500 del mundo tienen su sede allí.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida
Publicado en Paraísos fiscales
paradise papersEl Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) vuelve a atacar a los paraísos fiscales. Si dos años atrás esta organización publicó información robada al bufete panameño Mossack Fonseca en el escándalo llamado “Panamá Papers”, ahora el modus operandi parece ser el mismo: extraer hasta 1,4 Terabytes de datos de dos firmas jurídicas, Appleby, en islas Bermudas y Asiaciti Trust, en Singapur, publicar decenas de reportes en diferentes medios de comunicación y culpar a los paraísos fiscales de los problemas económicos mundiales. Al nuevo escándalo lo llaman “Paradise Papers”. En el primer robo quedó demostrada la presencia de dinero de Estados Unidos y podría suceder exactamente lo mismo ahora.

La supuesta investigación afecta a los registros mercantiles de 19 jurisdicciones: Antigua y Barbuda, Aruba, Bahamas, Barbados, Bermudas, Islas Caimán, Dominica, Granada, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, Isla de San Vicente y Trinidad y Tobago; Islas Cook, Islas Marshall, Samoa y Vanuatu; Malta, Líbano y Labuán, territorio federal de Malasia.
Los que no demoraron en responder a la “investigación” fueron varios de los países de la Unión Europea, que son los que más carga fiscal imponen a sus ciudadanos. Los ministros de Finanzas de la Unión exigieron la elaboración de una lista negra de paraísos fiscales, una medida que  forma parte de una campaña contra la evasión de impuestos.
Los “Paradise Papers” han involucrado a varias personalidades famosas, del mundo del espectáculo y de la política. La cantante Shakira está domiciliada en las Bahamas y la “investigación” presenta esto casi como un crimen y parece que es un problema que ella gestione 31.6 millones de euros en Malta y Luxemburgo, un dinero obtenido por los derechos de autor de sus canciones. Además, el líder de la banda U2, Bono, apareció en la “investigación” por tener participación en una empresa de Malta que habría comprado un centro comercial en Lituania.

Mientras, el Príncipe Carlos, heredero de la corona británica, compró acciones en una sociedad offshore que supuestamente se beneficiaría de un cambio de políticas climáticas por las cuales el príncipe hacía campaña. Otro implicado es el tetracampeón de la Fórmula 1, Lewis Hamilton, al que lo “acusan” de utilizar una sociedad offshore de Isla de Man para ahorrar hasta 4 millones de Euros en la compra de un jet privado valorado en 18 millones de euros.

Grandes multinacionales también se han visto involucradas. Ahora critican a Apple por utilizar al territorio británico de Jersey, de la misma forma que lo señalaban antes por emplear a Irlanda, que tuvo, hasta 2014, cuando fue cercado por las presiones internacionales, una política fiscal muy amigable con las empresas.

Lo que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación no acaba de entender es que el hecho de que persona o empresa tenga dinero en un país de bajos impuestos mediante una sociedad offshore no es un delito, siempre y cuando el capital no provenga de actividades ilícitas y la persona no cometa un fraude fiscal. Quizás en lugar de continuar robando información privada, el Consorcio debería centrarse en revelar qué hacen los países que más impuestos colocan a sus ciudadanos con ese dinero. La corrupción y no el uso de los paraísos fiscales es la verdadera causa de la gran mayoría de los problemas económicos existentes en la actualidad.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida


Publicado en Paraísos fiscales
BancaCentraleEuropeaUno de los grandes dolores de cabeza de los gobiernos europeos es que consideran que sus ciudadanos utilizan, cada vez con más frecuencia, las jurisdicciones offshore para así pagar menos impuestos. De acuerdo con los políticos, estas estrategias fiscales causan daños a la economía de los países que son los de más alta carga fiscal en el mundo; sin embargo, en sus andanadas de críticas parecen olvidar los casos de corrupción, la elevación del gasto militar, la privatización de los servicios públicos como causantes reales de los problemas económicos. Ahora, los gobiernos de la Unión Europea tienen otra preocupación y es que han comprobado que sus principales bancos prefieren ir al “exilio”, o sea, hacia otras jurisdicciones que sean más amigables en temas de impuestos. Antes, los dividendos de los bancos iban hacia supuestos “paraísos fiscales” en el Caribe, como Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas y Bermudas; pero, en la actualidad, los bancos más importantes del llamado “Viejo Continente” también trabajan, con mucha fuerza, en dos países europeos: Irlanda y Luxemburgo, porque ambos han incorporado políticas fiscales que resultan favorables para las grandes empresas.

Las cifras, aportadas por diferentes estudios, entre ellos uno muy crítico de Oxfam, son concluyentes: hoy los 20 principales bancos europeos obtienen el 26% de sus beneficios en sociedades offshore incorporadas en jurisdicciones de bajos impuestos. Estos bancos, al ser empresas multinacionales, aprovechan los marcos legales de esos países para mover hacia allí los dividendos obtenidos en diferentes partes del mundo y, como en esas jurisdicciones el pago de impuestos por ingresos obtenidos fuera de ese país es muy bajo, pues entonces crece la rentabilidad de los bancos. No hay nada ilegal en esto.

Al utilizar sociedades offshore en jurisdicciones de bajos impuestos, los 20 bancos más importantes de Europa lograron dividendos valorados en 25.000 millones de euros. Su partida hacia el exilio es tan evidente que, tan solo en 2015, los bancos europeos obtuvieron al menos 628 millones de euros en beneficios en países de bajos impuestos en los que ni siquiera tenían un empleado. Las bajas cargas fiscales han funcionado como incentivos que han utilizado, por ejemplo, Irlanda y Luxemburgo para atraer a grandes empresas. Un claro ejemplo es el de Barclays, considerado el quinto banco más grande de Europa, que reportó 557 millones de euros en beneficios en Luxemburgo, el año pasado, y por ellos pagó un impuesto efectivo de solo el 0,2%.

Esta realidad contrasta con lo que sucede en Europa, donde no pocos bancos han reportado pérdidas económicas, a partir de los altísimos impuestos que fijan los gobiernos, como le sucedió al Deutsche Bank, que tuvo pérdidas en Alemania; sin embargo, generó beneficios de 1897 millones de euros en jurisdicciones offshore.

Otro detalle interesante y que muestra el éxodo de los bancos y su predilección por jurisdicciones de bajos impuestos es que el 59% de las filiales en Estados Unidos de bancos en la Unión Europea han establecido su domicilio legal en Delaware, que es el Estado con políticas fiscales más favorables.

Antes no pocos acusaban a los bancos de ocultar información fiscal, para así evadir impuestos; sin embargo, desde 2013 está en vigor una directiva de la Unión Europea, conocida como CBCR (por sus siglas, country-by-country) que establece que los grandes bancos que actúan en la Unión deben publicar toda la información (país por país) relacionada con sus actividades financieras, incluidas sus obligaciones fiscales. De esta forma, aunque persisten las críticas hacia los bancos, este sector dio un paso al frente, en pos de la transparencia y mostró dónde pagaban más y menos impuestos. No es casualidad que exista una diferencia abismal entre los impuestos que pagan en países europeos (con la excepción de Irlanda y Luxemburgo) y los que pagan en otras jurisdicciones, fuera de Europa, con políticas fiscales más inteligentes y que buscan atraer a grandes empresas, como los bancos.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

doble cara de los bancos europeosLos principales bancos europeos cada vez trabajan más en las jurisdicciones con políticas fiscales más abiertas, como un mecanismo legal para pagar menos impuestos. Las cifras son concluyentes: los 20 bancos europeos con mayores dividendos obtienen el 26% de sus beneficios anuales, valorados en 25 mil millones de euros aproximadamente, en estas jurisdicciones.

Esta realidad se da en un contexto en el que desde la Unión Europea ya se exige que los bancos hagan públicos los beneficios e impuestos que obtienen y pagan en cada jurisdicción, por tanto, en un ejercicio de transparencia, que no es seguido por otros sectores económicos, los bancos europeos muestran exactamente cómo funcionan. Muchos los critican, pero los directivos aseguran que ellos actúan en el marco de la legalidad y el uso que hacen de las sociedades offshore en jurisdicciones de bajos impuestos, que la prensa sensacionalista suele llamar “paraísos fiscales”, es perfectamente legal.

Los bancos, al igual que las grandes transnacionales, deportistas, artistas y políticos lo que hacen es trasladar sus beneficios desde países donde existen tasas impositivas extraordinariamente altas y que es donde tienen sus mayores volúmenes de negocios hacia otros países, con políticas fiscales mucho más amigables.

Durante mucho tiempo Suiza fue el sitio preferido de los bancos europeos. Ese país siempre ha mantenido su posición neutral y se hizo famoso mundialmente por el estricto apego al secreto bancario. Esto ya no es así, pues Suiza se plegó a las demandas de los gobiernos que más altos impuestos sitúan a empresas y ciudadanos y adoptó una serie de medidas para compartir información confidencial de todos sus clientes. Solo en 2015, los 20 principales bancos de la Unión Europea reconocieron pérdidas en Suiza estimadas en 248 millones de euros. Por tanto, ese país perdió la confianza de no pocos bancos que optaron por trabajar con dos países con políticas fiscales más ventajosas, como Luxemburgo e Irlanda, además de mantener el trabajo con las sociedades offshore formadas en jurisdicciones del Caribe, sobre todo Islas Caimán.

Las cifras indican que los 20 principales bancos de la Unión Europea lograron el 8,4% de sus beneficios totales en Luxemburgo e Irlanda. Por ejemplo, en el Gran Ducado de Luxemburgo los bancos obtuvieron 4.900 millones de euros de dividendos en 2015. Allí, los bancos no prestan servicios a clientes locales, porque las leyes son claras en este aspecto, sino que trabajan con grandes empresas multinacionales que colocan sus dividendos en cuentas en esos bancos en Luxemburgo y así minimizan sus costos fiscales. Entre las ventajas fiscales que ofrece el Gran Ducado aparecen: un impuesto muy bajo (en ocasiones hasta cero) sobre royalties o intereses, un trato preferencial a la tributación de los beneficios derivados de la propiedad intelectual y un gran número de instrumentos de inversión (empresas y fondos) que pueden emplearse para diseñar la estructura fiscal de las empresas. Además, en el Gran Ducado los bancos llegan a acuerdos privados con las autoridades tributarias para reducir los tipos nominales efectivos en el impuesto de sociedades).

Estas ventajas han incidido en que Luxemburgo maneje el 12% del mercado de servicios financieros offshore en el mundo y hoy sea considerado el principal centro de banca privada y gestión de activos en la Eurozona y el segundo en el mundo para fondos de inversión. Mientras que, en Irlanda, con una facturación de 3.000 millones de euros en 2015, los bancos lograron una rentabilidad de más de 2.300 millones de euros. La razón por la cual los bancos optan por mover sus beneficios a Irlanda es porque allí el impuesto de sociedades nominal, aunque por ley está en 12,5%, en realidad la gran mayoría de los bancos paga apenas el 6%.

Irlanda, además, ofrece otros incentivos fiscales a la investigación y el desarrollo, la propiedad intelectual y los bienes intangibles, además de un tratamiento ventajoso para las empresas gestoras de carteras. Este país europeo tiene un marco legal muy abierto, que promueve la formación de empresas de propósito especial, que permiten a los bancos hacer negocios potencialmente muy lucrativos, de manera segura. De acuerdo con la Sección 110 de la ley tributaria de Irlanda, muchas de estas empresas pagan poco o ningún impuesto.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

Lunes, 31 Julio 2017 06:00

Las ventajas de una visa Schengen

Visa SchengenViajar por gran parte de Europa es hoy un proceso muy sencillo, gracias a la visa Schengen. Con una visa de este tipo existe la posibilidad de ingresar a 30 países diferentes y, para cruzar de uno a otro, solo se aplican controles muy limitados y, en ocasiones, ningún chequeo.

Schengen y la Unión Europea son dos acuerdos diferentes; no obstante, la gran mayoría de las naciones de Schengen también son miembros de la UE. Al tener una visa Schengen podría viajar únicamente a países de Schengen y no importaría si estas naciones son o no miembros de la UE. Los países que aplican en su totalidad el acuerdo de Schengen constituyen un territorio denominado espacio Schengen que abarca a los Estados miembros de la Unión, excepto algunos de ellos, y a determinados terceros países (Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein).  

Lea además: Preguntas frecuentes sobre pasaportes y residencias

Un primer paso imprescindible para solicitar una visa de este tipo es conocer el máximo período de tiempo de estancia que ofrece el país que desea visitar. Para eso lo ideal es contactar a la Embajada o Consulado de esa nación. Por ejemplo, algunas naciones reciben muchas más aplicaciones para visas Schengen, como Francia o Bélgica, por tanto, las embajadas se tardan un tanto más en procesar las aplicaciones, por lo que, incluso, algunas personas optan por cancelar su aplicación.
Sociedades offshore en SeychellesCrear una sociedad offshore de Islas Seychelles no es complicado, ya que esa jurisdicción cuenta con una legislación moderna y flexible, que facilita la formación de este tipo de sociedades.

En Seychelles se aplica la “Special License Company” (CSL), un tipo de empresa considerada residente y organizada bajo el “Companies Act 1972”, el cual regula a todas las sociedades offshore de Islas Seychelles. No obstante, mediante el más reciente “Special License Act 2003”, se reconocen a la CSL determinados beneficios fiscales y legales y esto hace que, en algunos casos, sea más atractiva que la IBC. La “Special License Company” (CSL) es fiscalmente atractiva, porque fija el impuesto de sociedades solo en un 1,5%.

Solicite ahora una sociedad offshore de Seychelles

En esa jurisdicción, la constitución de bancos offshore se rige por la regulación del “Financial institutions act 2004”, y se otorgan licencias solo a través de compañías domésticas constituidas bajo el “Companies Act 1972”, incluyendo las que tengan forma de Special License Company (CSL). El responsable de las sociedades offshore de Seychelles es el Seychelles International Business Authority (SIBA).
Publicado en Sociedades offshore
Nevis from St Kitts smallUna de las jurisdicciones más utilizadas en la actualidad para incorporar sociedades offshore es Nevis, una isla del Caribe que conforma junto a San Kitts una federación. En Nevis se respeta el secreto bancario, gracias a leyes promulgadas por el gobierno que garantizan la privacidad y protección de activos offshore de inversionistas locales y extranjeros. Los bancos de Nevis aceptan cualquier moneda, desde Euros hasta dólares y libras esterlinas. En Nevis no existen controles de cambios ni tratados de intercambio de información fiscal con otros países incluyendo Estados Unidos y miembros de la Unión Europea.

Solicite ahora una sociedad offshore

Otro punto a favor es que las sociedades offshore de Nevis no están incluidas en ninguna lista negra y esto las convierte en instrumentos muy útiles para todos los que necesitan una sociedad offshore; además, como tienen la extensión LLC pueden ser empleadas como nombres dobles, junto a sociedades offshore de Delaware o de otros estados que no apliquen impuestos estatales.

Las sociedades offshore registradas en Nevis no tienen que pagar impuestos de la renta, seguros sociales, ganancia de capital, de retención, sello de aduana de importación y exportación; las acciones de las sociedades offshore de Nevis son al portador, no hay un capital mínimo autorizado y los oficiales, directores y miembros de la sociedad offshore no aparecen identificados en el registro.
Publicado en Sociedades offshore
chase cuentas bancariasLas sociedades offshore de Delaware resultan de prestigio y muy atractivas, por las diferentes facilidades que ofrece ese Estado norteamericano, que tiene leyes corporativas modernas y flexibles que permiten no pagar impuestos para las sociedades que no ejerzan su negocio en EE.UU.Incorporar una sociedad offshore en Delaware ofrece otras ventajas, entre las que sobresalen que se pueden ejercer varios tipos de negocios con una única sociedad; requieren de un solo director; no es obligatorio realizar reuniones para los accionistas de la sociedad y los documentos de esa sociedad tampoco tienen que mantenerse en Delaware.Uno de los principales obstáculos de las sociedades offshore de Delaware es que no todos los bancos aceptan abrir cuentas corporativas para ese tipo de sociedades; casi todos los bancos offshore huyen de las sociedades americanas por las obligaciones a reportar al fisco americano todas las transaccione, pero existen fórmulas para lograr, finalmente, abrir una cuenta bancaria corporativa en Estados Unidos para una sociedad de Delaware.La opción más recurrida es acudir a cualquier banco de EE.UU. y solicitar la apertura de la cuenta para su sociedad offshore de Delaware.

La explicación que debe ofrecerse a ese banquero es  que, como usted es titular de una sociedad offshore de Delaware, necesita una cuenta corporativa allí. Para demostrar esto deberá presentar los documentos de incorporación de la sociedad de Delaware, un comprobante de dirección suya en Estados Unidos y un número telefónico estadounidense (
pregúntenos cómo hacer
).

Ahora bien, hay que tener en cuenta varios detalles. El primero tiene que ver con la selección del Estado. Resulta recomendable trabajar con bancos en Nueva York, Florida y, por supuesto, directamente en Delaware, en una sucursal de cualquier banco, para justificar el porque se requiere abrirlo en un estado diferente de Delaware es posible declarar que por razones logísticas Usted viaja más a este estado, declare que viaja por lo menos 2 veces al año y que no se queda en Estados Unidos más de 30 días al ano (esto por razones de impuestos). El Estado menos favorable para la apertura de este tipo de cuentas es California, por una razón de mucho peso: los bancos allí solo abrirán cuentas corporativas para aquellas sociedades que tengan negocios en California.Una vez seleccionado el Estado, la sugerencia es analizar los diferentes bancos que trabajan allí, estudiar los requerimientos para la apertura de cuentas y elegir el que solicite menos cosas.

No debería sorprenderse si un banco tal vez no tan conocido sea el que con mayor facilidad acceda a abrir la cuenta corporativa de su sociedad offshore de Delaware. En ese viaje a Estados Unidos, para intentar abrir la cuenta corporativa, es imprescindible llevar consigo varios documentos que, de seguro, cualquier banco le solicitará. Entre ellos aparecen desde los documentos originales de incorporación de la sociedad, una número EIN del IRS o Tax ID estadounidense, su pasaporte, así como una factura a nombre suyo, de teléfono, gas, Internet, etc. con dirección de Estados Unidos.
S
O
P
O
R
T
E