segundo pasaporte legal 21En un contexto donde los gobiernos han aumentado la vigilancia y los impuestos y algunos países miran con malos ojos la entrada en sus fronteras de ciudadanos de determinadas naciones, resulta lógico que los programas de ciudadanía económica sea cada vez más empleados en el mundo. Las personas entienden que les resulta un buen negocio hacer alguna donación a un gobierno o comprar bienes raíces, en ocasiones a un mayor precio que el ordinario, a cambio de obtener un segundo pasaporte con el cual pueden viajar libremente, sin necesidad de pedir visado en la gran mayoría de los países del mundo o pueden abrir nuevas cuentas bancarias o aumentar su seguridad financiera y personal.

Existen varios caminos para obtener un segundo pasaporte: puede ser por herencia familiar, por la residencia, que lleva a la naturalización y está la vía de la ciudadanía por inversión económica que es, por mucho, la forma más rápida de obtener ese segundo pasaporte. No es la más barata, pero sí la más efectiva.

Por lo general los programas de residencia en Europa le exigen a la persona esperar hasta cinco años antes de aplicar a la ciudadanía por naturalización. Esta ruta no es tan costosa, pero sí demorada; mientras, a través de un programa de ciudadanía, con una inversión de entre 150.000 Euros y hasta tres millones de Euros es posible recibir el segundo pasaporte en medio año.

Los programas de ciudadanía económica con más credibilidad suelen concentrarse en países del Caribe y algunos de Europa. En el llamado “Viejo Continente”, uno de los programas con más historia es el de Chipre, aunque exige una inversión que oscila entre 500.000 Euros hasta 2 millones; mientras, Malta ofrece un programa de ciudadanía ciertamente muy rápido, pero incluso es más caro que el de Chipre.

En realidad, los segundos pasaportes más baratos del mercado y con programas de prestigio se ubican en el Caribe. Dominica, Antigua y Barbuda, San Kitts y Nieves y Granada tienen programas sólidos, que contemplan básicamente dos opciones: un donativo gubernamental o la compra de bienes raíces en esos países. El monto del donativo suele ser menor que la compra, pero con la segunda opción cabe la posibilidad de luego vender dichos bienes raíces y recuperar parte de la inversión. En todos los casos, los tiempos de espera para recibir el segundo pasaporte nunca llegan a un año. Cada país aplica el proceso de debida diligencia para garantizar que su programa no sea empleado por delincuentes ni estafadores.

Después del paso de varios huracanes por el Caribe, varias de estas islas quedaron muy dañadas económicamente, por lo que, como vía expedita para obtener dinero fresco, lanzaron promociones de sus programas de ciudadanía económica, hasta marzo de 2018. En estos momentos, tanto Dominica como Antigua y Barbuda ofrecen descuentos de hasta el 50% del precio original de sus programas.

Otros países de Centroamérica y Sudamérica ofrecen programas de ciudadanía económica, como Uruguay, Brasil, Nicaragua, Paraguay, Panamá y Colombia. En el caso de los programas de ciudadanía económica por inversión en bienes raíces sobresalen en Europa las opciones de Portugal, Letonia, España y Grecia.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

ventaja segundo pasaporte legalEn este mundo globalizado resulta cada vez más normal que las personas tengan doble ciudadanía. Algunos la obtienen por sus lazos familiares que los vinculan con dos países, mientras otros han optado por acogerse a los programas de ciudadanía por inversión, para así recibir un segundo pasaporte que les facilite no solo el movimiento entre diferentes jurisdicciones, sino también una mayor seguridad personal y de sus bienes.

Los programas de ciudadanía por inversión despiertan un interés global, porque estas iniciativas han demostrado ser totalmente legítimas, seguras y confiables. Los países del Caribe son los principales impulsores de estos programas que ofrecen la ciudadanía a cambio de importantes donativos monetarios a entidades gubernamentales o mediante la compra de bienes raíces en esos países. Los programas de ciudadanía por inversión más reconocidos en el mundo los ofrecen los gobiernos de Dominica, Antigua y Barbuda, San Cristóbal y Nieves y Granada. Entre los cuatro existen muchas similitudes, aunque también diferencias, sobre todo en el monto a donar o el valor mínimo de la inversión inmobiliaria.

Estos programas no son baratos, pero sí confiables. Los gobiernos caribeños hacen fuertes investigaciones para impedir, a toda costa, que se infiltren en los programas terroristas, narcotraficantes y otros delincuentes, ya que esto podría poner en peligro la continuidad del programa. Por tanto, se aplica la debida diligencia y es imprescindible presentar referencias bancarias y antecedentes penales. Una vez completada toda la documentación, el proceso de emisión del pasaporte tarda, por lo general, entre 5 y 9 meses.

¿Para qué sirve un segundo pasaporte? Sus usos son diversos. Si usted es ciudadano de un país “conflictivo”, para que el no existen muchas entradas libres de visa, entonces con el segundo pasaporte queda resuelto el problema de la movilidad internacional, ya que estos garantizan viajes exentos de visado a más de 140 países. Además, con un segundo pasaporte podría pasar desapercibido en un país que no tenga precisamente buenas relaciones con el suyo de origen. De esta forma, un estadounidense, con un segundo pasaporte, pasearía sin ningún nerviosismo por las calles de La Habana Vieja.

Ahora bien, cuando la persona recibe su segundo pasaporte, ¿cuál utiliza en cada caso? La respuesta a esa pregunta es rotunda: depende. Una de las grandes ventajas de los pasaportes emitidos en los programas de ciudadanía por inversión es, como analizamos, que con ellos no es necesario solicitar visa para, como promedio, 140 países. Por ejemplo, con un pasaporte de Dominica no sería necesario solicitar visa para entrar al espacio europeo Schengen. Entonces, si usted es un ciudadano paraguayo y desea viajar a Francia, sale de su país con el pasaporte paraguayo, pero cuando llega a inmigración, en el aeropuerto Charles de Gaulles, de París, presenta su pasaporte de Dominica y entra sin ningún problema al espacio Schengen. Luego, para salir, presenta nuevamente el pasaporte de Dominica, pero al entrar a Paraguay muestra el de ese país. Aquí el principal consejo es que debe salir del país con el mismo pasaporte con el que entró anteriormente.

Con ese segundo pasaporte también puede solicitar la apertura de nuevas cuentas bancarias y la creación de sociedades offshore. Esto puede funcionar muy bien como estrategia de ingeniería fiscal, perfectamente legítima y que le permitirá disminuir la carga tributaria en su país de residencia.

paises exentos visa reducido

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

segunda ciudadania legalEn este mundo globalizado resulta cada vez más normal que las personas tengan doble ciudadanía. Algunos la obtienen por sus lazos familiares que los vinculan con dos países, mientras otros han optado por acogerse a los programas de ciudadanía por inversión, para así recibir un segundo pasaporte que les facilite no solo el movimiento entre diferentes jurisdicciones, sino también una mayor seguridad personal y de sus bienes.

Los programas de ciudadanía por inversión despiertan un interés global, porque estas iniciativas han demostrado ser totalmente legítimas, seguras y confiables. Los países del Caribe son los principales impulsores de estos programas que ofrecen la ciudadanía a cambio de importantes donativos monetarios a entidades gubernamentales o mediante la compra de bienes raíces en esos países. Los programas de ciudadanía por inversión más reconocidos en el mundo los ofrecen los gobiernos de Dominica, Antigua y Barbuda, San Cristóbal y Nieves y Granada. Entre los cuatro existen muchas similitudes, aunque también diferencias, sobre todo en el monto a donar o el valor mínimo de la inversión inmobiliaria.

Estos programas no son baratos, pero sí confiables. Los gobiernos caribeños hacen fuertes investigaciones para impedir, a toda costa, que se infiltren en los programas terroristas, narcotraficantes y otros delincuentes, ya que esto podría poner en peligro la continuidad del programa. Por tanto, se aplica la debida diligencia y es imprescindible presentar referencias bancarias y antecedentes penales. Una vez completada toda la documentación, el proceso de emisión del pasaporte tarda, por lo general, entre 5 y 9 meses.

¿Para qué sirve un segundo pasaporte? Sus usos son diversos. Si usted es ciudadano de un país “conflictivo”, para que el no existen muchas entradas libres de visa, entonces con el segundo pasaporte queda resuelto el problema de la movilidad internacional, ya que estos garantizan viajes exentos de visado a más de 140 países. Además, con un segundo pasaporte podría pasar desapercibido en un país que no tenga precisamente buenas relaciones con el suyo de origen. De esta forma, un estadounidense, con un segundo pasaporte, pasearía sin ningún nerviosismo por las calles de La Habana Vieja. También para uso bancario un segundo pasaporte es muy útil: para no declarar la cuenta a un determinado país o para abrir una cuenta con menos trabas.

Ahora bien, cuando la persona recibe su segundo pasaporte, ¿cuál utiliza en cada caso? La respuesta a esa pregunta es rotunda: depende. Una de las grandes ventajas de los pasaportes emitidos en los programas de ciudadanía por inversión es, como analizamos, que con ellos no es necesario solicitar visa para, como promedio, 140 países. Por ejemplo, con un pasaporte de Dominica no sería necesario solicitar visa para entrar al espacio europeo Schengen. Entonces, si usted es un ciudadano paraguayo y desea viajar a Francia, sale de su país con el pasaporte paraguayo, pero cuando llega a inmigración, en el aeropuerto Charles de Gaulles, de París, presenta su pasaporte de Dominica y entra sin ningún problema al espacio Schengen. Luego, para salir, presenta nuevamente el pasaporte de Dominica, pero al entrar a Paraguay muestra el de ese país. Aquí el principal consejo es que debe salir del país con el mismo pasaporte con el que entró anteriormente.

Con ese segundo pasaporte también puede solicitar la apertura de nuevas cuentas bancarias y la creación de sociedades offshore. Esto puede funcionar muy bien como estrategia de ingeniería fiscal, perfectamente legítima y que le permitirá disminuir la carga tributaria en su país de residencia.

visa español2

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida


segunda ciudadania por inversion 5El mundo cada vez está más convulso. No es una posición catastrofista, es un simple análisis de las noticias que llegan diariamente, sobre todo procedentes de Washington, donde los tambores de la guerra vuelven a sonar y se multiplican los vetos de viaje, por el hecho de ser ciudadano de un determinado “país conflictivo”.

En este contexto, resulta lógico que las personas busquen alternativas para sentirse más seguras, viajar con mayor libertad y administrar de manera más inteligente sus activos y, con ello, disminuir las elevadas cargas tributarias. Una de las opciones más buscadas en la actualidad es obtener una segundad ciudadanía, de un país neutral.

¿Quién ofrece una segunda ciudadanía? Una búsqueda en Internet revelará varios resultados. Tenga cuidado, ya que muchos son estafas, porque prometen un pasaporte rápido y barato. Esto, en realidad, no ocurre. La manera más segura y expedita para obtener una segunda ciudadanía es aplicar a un programa de inversión, en un país caribeño. Existen cuatro programas que llevan años de funcionamiento, cuentan con total reconocimiento internacional y son avalados por sus respectivos gobiernos: el de Antigua y Barbuda, el de San Cristóbal y Nieves, el de Dominica y el de Granada.

Estos programas ofrecen a los interesados dos opciones para obtener la ciudadanía y pasaporte: un donativo a una institución gubernamental o una inversión en bienes raíces. Ninguna de las dos opciones es barata, ya que el donativo no baja de los 100 mil dólares (por persona), mientras que la compra de bienes raíces oscila entre 200 mil y 400 mil dólares. La propiedad (o propiedades) adquiridas no podrán venderse en un plazo que oscila entre 3 y 5 años.

Con estos programas los países caribeños, que no cuentan con grandes recursos naturales, buscan ingresar fondos para su gestión. Los gobiernos son muy cuidadosos con estos programas, así que exigen una amplia documentación, que va desde la presentación de sólidos estados financieros, hasta reportes de salud y se aplica un proceso de debida diligencia. Estos son pasos imprescindibles para impedir que se infiltren delincuentes y así mantener la credibilidad de los programas.

Todos los programas que ofrecen la segunda ciudadanía permiten la inclusión en la aplicación del cónyuge y de hijos dependientes. Todo el proceso, desde la debida diligencia y los pagos, hasta la emisión del pasaporte tarda entre 5 y 9 meses.

Con cualquiera de los pasaportes de los programas de ciudadanía por inversión será posible viajar, sin necesidad de visa, a más de 140 países, entre ellos todos los del espacio europeo Schengen; además, con el segundo pasaporte la persona aumenta su seguridad, ya que puede moverse tranquilamente en regiones donde el hecho de proceder de un determinado país puede ocasionarle problemas. A esto se añade que, con una correcta estrategia de ingeniería fiscal, podrá reducir los pagos de impuestos que realiza en su país de residencia.

Como hemos analizado, los programas de ciudadanía por inversión son seguros, confiables y ofrecen diversas ventajas, pero no son baratos ni tampoco otorgan el pasaporte en un rápido plazo de tiempo.
segunda ciudadania por inversion 4En un mundo en el que las crisis políticas y económicas estallan constantemente, donde las prohibiciones de viajes, en la “era de Donald Trump” cada vez son más fuertes, resulta muy oportuno obtener una segunda ciudadanía que facilite la protección de activos de la persona, así como su propia seguridad y garantice su libre movilidad por diferentes países.

Uno de los primeros elementos a tener en cuenta es que una segunda ciudadanía no significa que usted tenga que abandonar su ciudadanía actual, sino que cuenta con otra, que podrá utilizar cuando lo considere oportuno. Una de las primeras ventajas de la segunda ciudadanía es que los países que la ofrecen garantizan un pasaporte con el que no se necesita visa para entrar a un gran número de naciones. Esto es importantísimo, ya que si usted residiera en un país considerado “conflictivo” (y actualmente la lista de los “conflictivos” ha crecido), entonces es posible que le nieguen la entrada o hagan demasiadas preguntas para otorgarle un visado. Por el contrario, si usted mismo se presenta con el segundo pasaporte de, por ejemplo, Granada o San Cristóbal y Nieves, recibirá la exención de visas para más de 140 países.

Otro factor importante a considerar para entender el crecimiento del interés por obtener una segunda ciudadanía está vinculado con la seguridad, física y de su patrimonio. Como el segundo pasaporte le facilita los viajes, usted tendrá mayor libertad de movimientos y menos control; además, en algunos países el hecho de ser ciudadano, por ejemplo, de Estados Unidos, puede ser un problema; pero si usted declara (y demuestra con su pasaporte) que es ciudadano de Dominica, entonces de seguro afrontará menos problemas.

Además, con el segundo pasaporte puede abrir nuevas cuentas bancarias, crear sociedades offshore y esto le facilitará la ingeniería fiscal, para disminuir la carga de impuestos en su país. Podrá realizar compras y ventas sin que los ojos de un cónyuge celoso estén sobre usted.

Los programas de segunda ciudadanía son fuertes en el Caribe, especialmente en cuatro países: San Cristóbal y Nieves, Dominica, Antigua y Barbuda y Granada. Estos países subdesarrollados han encontrado en esos programas una solución inmediata para ingresar dinero en sus arcas. Son programas serios, con varios años de existencia y que tienen como punto en común que permiten la obtención del segundo pasaporte a través de dos vías: una donación al gobierno, no reembolsable o la inversión en bienes raíces. La segunda es una alternativa siempre un poco más cara; pero, al mismo tiempo, como usted podrá vender en el futuro esos bienes raíces adquiridos, entonces podría recuperar la inversión o, incluso, obtener ganancias monetarias.

Estos programas de ciudadanía por inversión permiten la inclusión de varias personas en la misma aplicación, por lo que están pensados para la familia. No son programas baratos, pero sí muy útiles, por las diferentes ventajas que ofrecen, la discreción con la que se lleva a cabo el proceso y la seriedad del mismo, ya que los países caribeños lógicamente aplican la debida diligencia para mantener seguros sus programas.
segunda ciudadania por inversion 3La ciudadanía por inversión es un programa muy serio, confidencial y seguro, implementado por varios países caribeños que ofrecen su ciudadanía y un pasaporte, a cambio de donativos directos al gobierno o mediante la compra de bienes raíces en esa nación.

Estos programas tienen varios años de existencia y, aunque no son baratos, sí han demostrado ser muy efectivos, ya que ofrecen un segundo pasaporte  que garantiza mayor libertad de viajes, porque exime de visado a la gran mayoría de los países, así como permiten mayores facilidades para realizar negocios y una mejor planificación fiscal internacional.

Los programas de ciudadanía por inversión son totalmente legales, y reconocidos internacionalmente. Cada aplicación es revisada minuciosamente y se le aplica el proceso de debida diligencia, para evitar cualquier estafa. En el Caribe existen cuatro programas muy exitosos: el de Granada, Dominica, San Cristóbal y Nieves y Antigua y Barbuda.

Estos programas tienen, como punto en común, que las personas interesadas en obtener una segunda ciudadanía pueden utilizar dos opciones: un donativo a una institución gubernamental o una inversión en bienes raíces. Ninguna de las dos opciones es barata, por lo que hay que invertir, como mínimo, 100 mil dólares, aunque esa cifra lógicamente crecerá si en la aplicación se incluyen miembros de la familia.

El donativo al gobierno no es reembolsable, mientras, la inversión en bienes raíces en el país debe mantenerse por un plazo que varía entre 3 y 5 años. Luego de ese período, el inversor puede vender, si lo desea, por supuesto, esa propiedad y recuperar el dinero invertido o, incluso, obtener ganancias con la venta.

Para aplicar a un programa de ciudadanía por inversión es necesario presentar una amplia documentación. Puede parecer un fastidio, pero es un elemento que ilustra la seriedad del programa. Ningún país quiere que un terrorista o alguien asociado al narcotráfico o el lavado de dinero entre en el programa y haga que este pierda credibilidad. Por tanto, usted tiene que estar listo para presentar desde sus antecedentes penales, estados financieros hasta cumplir con las pruebas de debida diligencia.

Todos los programas de ciudadanía por inversión ofrecen la opción de incluir en la aplicación al cónyuge y a hijos dependientes. El tiempo de espera desde que se presenta hasta que se recibe el pasaporte varía de país en país, aunque por lo general oscila entre 5 y 9 meses.

Estos programas son muy llamativos en la actualidad, porque los pasaportes de los países caribeños que otorgan la ciudadanía facilitan los viajes, ya que con ellos no hay que solicitar visa en más de 140 naciones del mundo; además, con el segundo pasaporte es posible abrir nuevas cuentas bancarias y sociedades offshore, por lo que es posible gestionar de una manera más inteligente las cargas tributarias en su país de residencia. Ninguno de los programas de ciudadanía por inversión obliga a la persona a abandonar su anterior ciudadanía.
Dominica 300Dominica es una pequeña isla volcánica, en las Antillas Menores, de apenas 73 mil habitantes, que recibe cada año, como promedio, a 50 mil turistas. La capital del país es Roseau y allí se habla inglés y francés. La agricultura es el principal renglón económico de una nación que, desde 1993, comenzó a implementar su Programa de Ciudadanía por Inversión.

Cada vez son más las personas que buscan obtener un pasaporte de Dominica, mediante este programa, porque entienden que con ese documento tienen mayor libertad de viajes, ya que no necesitan visado para entrar a 135 países, incluyendo Reino Unido y los miembros de la Mancomunidad Británica. El tema tributario es otro atractivo del pasaporte de Dominica, ya que en esa jurisdicción no se aplican impuestos sobre los ingresos, herencia o patrimonio.

Cualquier persona puede aplicar a este programa, aunque el Gobierno aclara que no existe una garantía total de que todos los aplicantes obtengan la ciudadanía.

Opciones
El Programa de Ciudadanía por Inversión de Dominica contempla dos opciones: la entrega de un donativo directamente al Gobierno y la realización de una inversión inmobiliaria.
Para recibir el pasaporte de Dominica a través de la primera opción el inversor debe realizar un donativo al Gobierno de 100 mil dólares. La otra opción es la ejecución de una inversión inmobiliaria, de al menos 200 mil dólares. Los bienes raíces incluidos en la operación no se podrán vender en un plazo de al menos 3 años.

Costos
A través de un donativo al Gobierno (un inversionista)
Donativo a Fondo Gubernamental: US$ 100 000
Honorario por Debida diligencia: US$ 7 500
Honorario por procesamiento gubernamental: US$ 3 000
Certificado de naturalización: US$ 750
Emisión de pasaporte: US$ 100
Honorario de Caporaso&Partners: US$ 30 000
Total a pagar: US$ 141350

A través de un donativo al Gobierno (un inversionista más su cónyuge)
Donativo a Fondo Gubernamental: US$ 175 000
Honorario por Debida diligencia inversionista: US$ 7 500
Honorario por Debida diligencia al cónyuge: US$ 7 500
Honorario por procesamiento gubernamental: US$ 3 000
Certificado de naturalización del inversionista: US$ 750
Certificado de naturalización del cónyuge: US$ 750
Emisión de pasaporte del inversionista: US$ 100
Emisión de pasaporte del cónyuge: US$ 100
Honorario de Caporaso&Partners: US$ 30 000
Total a pagar: US$ 224700

A través de un donativo al Gobierno (un inversionista más su cónyuge y dos menores de 12 años)
Donativo a Fondo Gubernamental: US$ 200 000
Honorario por Debida diligencia inversionista: US$ 7 500
Honorario por Debida diligencia al cónyuge: US$ 7 500
Honorario por procesamiento gubernamental: US$ 3 000
Certificado de naturalización del inversionista: US$ 750
Certificado de naturalización del cónyuge: US$ 750
Certificado de naturalización del primer menor: US$ 750
Certificado de naturalización del segundo menor: US$ 750
Emisión de pasaporte del inversionista: US$ 100
Emisión de pasaporte del cónyuge: US$ 100
Emisión de pasaporte del primer menor: US$ 100
Emisión de pasaporte del segundo menor: US$ 100
Honorario de Caporaso&Partners: US$ 40 000
Total a pagar: US$ 261400

Mediante una inversión inmobiliaria (un inversionista)
Compra de bienes raíces: US$ 200 000
Honorario por debida diligencia: US$ 7 500
Honorario de procesamiento: US$ 3 000
Honorario gubernamental: US$ 50 000
Certificado de naturalización: US$ 750
Emisión de pasaporte: US$ 100
Honorario de Caporaso&Partners: US$ 30 000
Total a pagar: US$ 291350

Mediante una inversión inmobiliaria (un inversionista y su cónyuge)
Compra de bienes raíces: US$ 200 000
Honorario por debida diligencia al inversionista: US$ 7 500
Honorario por debida diligencia al cónyuge: US$ 7 500
Honorario de procesamiento: US$ 3 000
Honorario gubernamental por inversor: US$ 50 000
Honorario gubernamental por cónyuge: US$ 25 000
Certificado de naturalización del inversor: US$ 750
Certificado de naturalización del cónyuge: US$ 750
Emisión de pasaporte del inversor: US$ 100
Emisión de pasaporte del cónyuge: US$ 100
Honorario de Caporaso&Partners: US$ 30 000
Total a pagar: US$ 324700

Mediante una inversión inmobiliaria (un inversionista, su cónyuge y dos menores de 12 años)
Compra de bienes raíces: US$ 200 000
Honorario por debida diligencia al inversionista: US$ 7 500
Honorario por debida diligencia al cónyuge: US$ 7 500
Honorario de procesamiento: US$ 3 000
Honorario gubernamental por inversor: US$ 50 000
Honorario gubernamental por cónyuge: US$ 25 000
Honorario gubernamental por el primer menor: US$ 20 000
Honorario gubernamental por el segundo menor: US$ 20 000
Certificado de naturalización del inversor: US$ 750
Certificado de naturalización del cónyuge: US$ 750
Certificado de naturalización del primer menor: US$ 750
Certificado de naturalización del segundo menor: US$ 750
Emisión de pasaporte del inversor: US$ 100
Emisión de pasaporte del cónyuge: US$ 100
Emisión de pasaporte del primer menor: US$ 100
Emisión de pasaporte del segundo menor: US$ 100
Honorario de Caporaso&Partners: US$ 40 000
Total a pagar: US$ 376400
Sábado, 05 Agosto 2017 18:01

¿Por qué obtener una segunda ciudadanía?

segunda ciudadania legal
Si alguna vez alguien se consideró afortunado y orgulloso por tener una ciudadanía europea o estadounidense hoy cualesquiera de estas dos ciudadanías constituyen una pesadilla por razones políticas o económicas.

Europa y Estados Unidos han desarrollado políticas imperialistas y belicistas, ante las cuales algunos países y grupos étnicos han comenzado a responder con actos terroristas que también involucran a ciudadanos desprevenidos. Además, estos dos bloques, que están altamente endeudados, son los que imponen más altos impuestos a sus ciudadanos.

Hoy día, viajar a ciertos países con un pasaporte europeo o estadounidense puede ser un verdadero peligro. Abrir una cuenta bancaria en el extranjero con uno de estos pasaportes también puede convertirse en una pesadilla. ¿Y qué decir de los ciudadanos estadounidenses que no pueden viajar libremente a Cuba y a otros países que no son aceptables para su gobierno? ¿O los ciudadanos italianos con hijos menores que deben pedir permiso del otro padre con el fin de obtener un pasaporte?

Por todas estas razones, para los que tienen una ciudadanía europea o estadounidense puede ser muy ventajoso obtener legalmente una segunda ciudadanía y, con ella, un segundo pasaporte legal.  Algunos países ofrecen esta oportunidad, a costos relativamente razonables y sin necesidad de invertir mucho tiempo para completar el proceso.

Obviamente, no todo el mundo tiene el dinero para hacer esta inversión, pero también para los que no son ricos existe la oportunidad de obtener una segunda ciudadanía legalmente, aunque en este caso demoraría más tiempo, pero con precios asequibles para cualquier empresario o profesional. Incluso una simple residencia en el extranjero, en el país de su preferencia, ofrece varias ventajas fiscales y bancarias.
S
O
P
O
R
T
E