standard reportUna gran Red de intercambio de información tributaria, compuesta por 3200 tratados firmados por más 120 países, comenzará a funcionar plenamente a partir de septiembre, con el objetivo de aumentar la presión sobre el mundo offshore.
 
Esta Red surge como resultado del reporte estándar común, un acuerdo entre las diferentes autoridades tributarias nacionales para notificar a sus homólogas sobre cuentas bancarias offshore e inversiones realizadas por los ciudadanos de otras nacionalidades. La Organización para la Cooperación económica y el desarrollo (OECD) es la encargada de manejar el reporte estándar común y también es la que publica la lista de todos los países participantes en la Red, así como los acuerdos existentes entre las naciones.
 
El argumento utilizado por la OECD para la creación de la Red es que como el mundo se ha globalizado y las actividades fuera de fronteras se convierten en una norma, las administraciones tributarias deben trabajar de conjunto, para asegurar que los contribuyentes paguen la cantidad exacta de impuestos, en la jurisdicción correcta. “Un aspecto clave para preparar a las administraciones tributarias en el siglo XXI es equiparlas con las herramientas legales, administrativas y de nuevas tecnologías para verificar el cumplimiento de los contribuyentes”, explicó la OECD.
 
Los principales impulsores de esta Red han sido los países de mayor imposición fiscal, como, por ejemplo, el Reino Unido que espera recaudar otros 3,2 mil millones de libras esterlinas procedentes de 50 mil contribuyentes británicos que utilizan esquemas offshore, a partir de la información que reciba de los países donde los británicos realizaron inversiones. En la actualidad, el Reino Unido ha firmado 64 acuerdos de intercambio de datos fiscales. Mediante la red, cualquier autoridad tributaria miembro de la red recibirá información de las cuentas bancarias e inversiones realizadas por sus ciudadanos en bancos de Abu Dabi o Dubái, por solo citar dos ejemplos.
 
La autoridad fiscal británica (HMRC, por sus siglas en inglés) ha abierto, en el último año, casi 900 investigaciones a residentes británicos que cuentan con activos en países de baja tributación, algunos de ellos todavía reconocidos como paraísos fiscales. Esta significativa cantidad de expedientes analizados representa un 20% más que en años anteriores y es parte de la ofensiva de la HMRC para reducir lo que ellos consideran “evasión fiscal”. No obstante, el gobierno de Theresa May pretende que el número de investigaciones por evasión continúe aumentando. De acuerdo con expertos, este crecimiento en las investigaciones se debe, en gran medida, a que el Reino Unido se unió al Reporte estándar común.
 
Este es otro motivo para buscar de inmediato la residencia fiscal en Panamá, donde es posible pagar cero impuestos.
S
O
P
O
R
T
E