Abrir en Cuba un negocio por cuenta propia 11Un aspecto fundamental al  momento de abrir en Cuba un negocio por cuenta propia es la selección de  local donde emprenderá ventas al menudeo, manufacturas o servicios. La  experiencia internacional de las llamadas microempresas –familiares o no-  indica que algunas de ellas, con condiciones aparentemente similares por el  tipo de mercancía o procedimientos y promoción, eran más rentables que  otras. Incluso los negocios mejor administrados no siempre sobresalían, y  la respuesta estaba en los locales.
 
En Cuba, la errónea selección de un local para el trabajo por cuenta propia  (TCP) ha dado al traste con la aspiración del trabajador por cuenta propia  de salir adelante. La estructura competitiva del barrio en los diferentes  negocios, su declinación económica, problemas de estacionamiento y muchos  otros factores, inclinaron la balanza del lado negativo.
 
El local para el TCP puede estar en un área comercial, como también dentro  o cerca de un área especialmente diseñada para ello, como ocurre en Cuba,  donde el Estado concentra en algunos puntos de la ciudad diferentes tipos  de TCP. Asimismo pueden encontrarse en una vía principal o secundaria,  próximos al acceso de una autopista, centros educacionales y otros, aunque  todos tienen sus propias características que deben ser analizadas por  separado.
 
Los centros comerciales que agrupan a trabajadores por cuenta propia pueden  resultar una buena elección, pues el cliente puede efectuar sus compras en  un lugar donde confluyen diferentes tipos de productos o servicios, con la  ventaja adicional de que el cliente, aunque concurra en busca de un  determinado producto, al encontrar una oferta variada en tan reducido  espacio, puede tomar decisiones de compras adicionales no previstas con  anterioridad. Ahora bien, el TCP deberá considerar si el espacio al que le  darán acceso se halla en un sitio favorable o está alejado de las vías  centrales de circulación del centro comercial, por lo que su negocio puede  pasar inadvertido.
 
Situar su negocio por cuenta propia en una vía principal es ideal para  cafeterías, reparación de zapatos, relojes, espejuelos y otros servicios  rápidos. Incluso investigaciones sugieren que el trabajador por cuenta  propia sitúe su negocio del lado de la calle que utiliza la gente para  regresar del trabajo a su hogar, pues está comprobado que la mayoría de las  compras se realizan de regreso del trabajo. Y algo que no debe obviar: de  qué lado de la calle está su negocio, del sol o de la sombra, pues si el  lado de regreso al hogar y el sombreado no coinciden –como sucede con  muchos negocios por cuenta propia en Cuba- se puede paliar esto con un  toldo o un techo. No olvidar que en Cuba hay casi 300 días-sol anuales. 
 

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida
Abrir en Cuba un negocio por cuenta propia 13Hay un viejo axioma que viene  como anillo al dedo al tema de abrir en Cuba un negocio por cuenta propia: “El control estatal sobre los trabajadores por cuenta propia (TCP) debe  asemejarse a como sostener una paloma en la mano: ni tan fuerte que la  ahogue, ni tan flojo que se escape”.

Un ejemplo de lo anterior. Los vendedores ambulantes no deben estacionarse  mucho tiempo en un solo lugar si no quieren ser multados. ¿Cuánto es mucho  tiempo? Sin duda es una arbitrariedad de la Ley que debe ser rectificada,  como también el otorgar licencias a diestra y siniestra, sin exigir  cumplimientos tales como la preparación específica del trabajador para  ejercerlo y la ubicación del local. En La Habana, y algunas otras capitales  de provincia, ya se advierte la saturación de los mismos servicios o de  mercancías, sin un previo estudio del volumen de la demanda.

Tal vez lo anterior responde a la apertura del TCP tras décadas donde  cualquier intento de ejercerlo era satanizado. En reiteradas ocasiones, el  presidente cubano Raúl Castro ha insistido en la necesidad “de que lo que  corresponde hacer al PCC y al Gobierno, en primer lugar, es facilitar su  gestión y no generar estigmas ni prejuicios hacia ellos, ni mucho menos  demonizarlos, y para eso es fundamental modificar la apreciación negativa  que existe en muchos de nosotros”.

Otra arista del trabajador por cuenta propia está dada en que muchos  actuaron precipitadamente, sin estar capacitados para ejercerlo. En tal sentido el  Estado cubano debe imitar la experiencia denominada “modelo nórdico” de  desarrollo, aplicada en Suecia, Finlandia o Alemania, donde antes de  desvincular al trabajador, primero lo preparan para reorientar con más  éxito su vida.

Pero no todo son abrojos en el desempeño del trabajador por cuenta propia.  Gracias a la instrucción no. 7 del Decreto-Ley 288 del Ministerio de  Finanzas y Planificación (MFP) que rige el TCP, las empresas estatales y  las sociedades mercantiles de capital totalmente cubano pueden contratar a  trabajadores por cuenta propia, al que se asignarán los mismos principios  que los valederos a cualquier otro sector, de acuerdo con las normas  establecidas.

La instrucción no. 7 (junto con el paquete de resoluciones del Banco  Central de Cuba dando una base legal a los contratos, o sea, las 99, 100 y  101), eliminó el antiguo límite de hasta 100 pesos moneda nacional (MN), y  dejó el monto del trabajo o servicio realizado al criterio de las partes,  aunque las entidades estatales no podrán exceder el tope establecido en el  presupuesto para cada actividad. Determinar esta cifra es clave y no debe  dejarse al arbitrio de las entidades reguladoras ni tampoco al buen juicio  de las empresas, sin que estas tengan un bien delimitado umbral de control. 

Lea otro artículo de nuestra serie: Abrir en Cuba un negocio por cuenta propia (1)

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

S
O
P
O
R
T
E