Abrir en Cuba un negocio por cuenta propia 14En la actualidad, el sector  económico no estatal cubano lo componen las cooperativas agropecuarias o  las autorizadas en la esfera de los servicios; Unidades Básicas  de Producción Cooperativa (UBPC); productores agropecuarios no socializados  y trabajadores por cuenta propia (TCP). En cada uno de estos sectores, la  dinámica de los precios asume características particulares, en especial a  las relativas con los TCP.
 
El precio deviene expresión monetaria del valor de la mercancía, y es una  importante categoría de las relaciones monetario-mercantiles. En ese  sentido, iguala las mercancías a una cantidad determinada de dinero, y esta  relación de cambio mercancía-dinero, expresa a su vez no solo la magnitud  del valor de esa mercancía, sino también las condiciones concretas de su  realización. Todavía hoy en Cuba es muy enrevesado el laberinto  socioeconómico que conduce al encuentro del punto de equilibrio entre las  necesidades sociales y las expectativas de los productores no estatales. De  ahí que en la actualización del modelo económico cubano, los precios deben  reflejar los hechos económicos con mayor objetividad, como única vía para  estimular la eficiencia e incrementar el estímulo al trabajador por cuenta  propia y satisfacer –de modo asequible a todos los bolsillos- las  necesidades de los clientes potenciales.
 
A la hora de fijar los precios de los productos o servicios, deben  considerarse las reacciones del cliente, el nivel de competencia y el  estado general de la economía de Cuba. Ahora bien, con frecuencia los  precios bajos inspiran desconfianza y se precisa estudiar a fondo el área  donde establecerá su negocio por cuenta propia. Los emprendimientos de los  TCP no existen en el vacío, por lo que los responsables de estos negocios  deben reconocer la función de otros TCP del mismo territorio, integrados  (conscientes o no) en un sistema competitivo, lo cual influye en los  precios. La decisión del trabajador por cuenta propia de competir de manera  gradual en precios, tomando en cuenta las diferencias –aunque sean  pequeñas- con otros negocios de perfil similar, es crucial para determinar  los precios de sus mercancías.
 
En Cuba tampoco se puede perder de vista al fijar los precios en los  negocios por cuenta propia, la disponibilidad de trabajadores a partir del  2011 por reducción de plantillas, la inflación en el precio de algunas  mercancías fundamentalmente alimenticias, las políticas gubernamentales y  las posibilidades reales de inversión, influyentes todas en la capacidad de  compra de los clientes y, por tanto, en los precios. Otro factor a tener en  cuenta con los márgenes de ganancias, aspecto sobre el cual la mayoría de  los TCP tienen nociones muy vagas.
 
Por tanto, si los precios son muy bajos y no cubren gastos, o elevados al  punto de no estimular al cliente, el negocio por cuenta propia fracasa. De  ahí que en los próximos capítulos analizaremos a fondo este tema. 
 

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida
Abrir en Cuba un negocio por cuenta propia 11Un aspecto fundamental al  momento de abrir en Cuba un negocio por cuenta propia es la selección de  local donde emprenderá ventas al menudeo, manufacturas o servicios. La  experiencia internacional de las llamadas microempresas –familiares o no-  indica que algunas de ellas, con condiciones aparentemente similares por el  tipo de mercancía o procedimientos y promoción, eran más rentables que  otras. Incluso los negocios mejor administrados no siempre sobresalían, y  la respuesta estaba en los locales.
 
En Cuba, la errónea selección de un local para el trabajo por cuenta propia  (TCP) ha dado al traste con la aspiración del trabajador por cuenta propia  de salir adelante. La estructura competitiva del barrio en los diferentes  negocios, su declinación económica, problemas de estacionamiento y muchos  otros factores, inclinaron la balanza del lado negativo.
 
El local para el TCP puede estar en un área comercial, como también dentro  o cerca de un área especialmente diseñada para ello, como ocurre en Cuba,  donde el Estado concentra en algunos puntos de la ciudad diferentes tipos  de TCP. Asimismo pueden encontrarse en una vía principal o secundaria,  próximos al acceso de una autopista, centros educacionales y otros, aunque  todos tienen sus propias características que deben ser analizadas por  separado.
 
Los centros comerciales que agrupan a trabajadores por cuenta propia pueden  resultar una buena elección, pues el cliente puede efectuar sus compras en  un lugar donde confluyen diferentes tipos de productos o servicios, con la  ventaja adicional de que el cliente, aunque concurra en busca de un  determinado producto, al encontrar una oferta variada en tan reducido  espacio, puede tomar decisiones de compras adicionales no previstas con  anterioridad. Ahora bien, el TCP deberá considerar si el espacio al que le  darán acceso se halla en un sitio favorable o está alejado de las vías  centrales de circulación del centro comercial, por lo que su negocio puede  pasar inadvertido.
 
Situar su negocio por cuenta propia en una vía principal es ideal para  cafeterías, reparación de zapatos, relojes, espejuelos y otros servicios  rápidos. Incluso investigaciones sugieren que el trabajador por cuenta  propia sitúe su negocio del lado de la calle que utiliza la gente para  regresar del trabajo a su hogar, pues está comprobado que la mayoría de las  compras se realizan de regreso del trabajo. Y algo que no debe obviar: de  qué lado de la calle está su negocio, del sol o de la sombra, pues si el  lado de regreso al hogar y el sombreado no coinciden –como sucede con  muchos negocios por cuenta propia en Cuba- se puede paliar esto con un  toldo o un techo. No olvidar que en Cuba hay casi 300 días-sol anuales. 
 

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida
Abrir en Cuba un negocio por cuenta propia 7Antes de abrir en Cuba un  negocio por cuenta propia no debe obviar lo siguiente: Conocer las  resoluciones de los diferentes organismos en relación con la seguridad  social específicas al tipo de actividad que pretende crear (Mitrans, INAC,  Minagri, MFP), así como los decretos-leyes sobre las normas y  procedimientos tributarios e impuestos sobre ingresos personales o las  ventas. Si fuera el caso, el trámite de licencia sanitaria del Minsap.  Figuran además las relacionadas con los pagos en moneda nacional (CUP) de  los documentos vigentes, como también los mecanismos y disposiciones en  cuanto a seguros que protejan el negocio por cuenta propia contra los  diferentes tipos de riesgos.
 
Otra de las premisas iniciales de los trabajadores por cuenta propia (TCP)  es determinar si quiere fundar o adquirir un negocio por cuenta propia  funcionando, colocando sobre la balanza ventajas y desventajas.
 
Investigue por qué el dueño desea vender el negocio, y compare el costo de  este con uno nuevo. Debe priorizas el tema inventario y demás documentos  legales, y ver si el local tiene buenas condiciones higiénicas y  estructurales. Se recomienda conversar con otros TCP del área para conocer  qué opinan en relación con el negocio que le ofrecen, y tal acción debe  extenderla a los proveedores que surtían dicho negocio por cuenta propia,  consultando de ser posible a cobradores, gestores y funcionarios del  Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS).
 
Los temas publicidad y precios son básicos tanto para un nuevo negocio por  cuenta propia o la adquisición de uno ya establecido. En el primer punto,  debe distribuir volantes y colocar carteles en áreas cercanas, y de ser  posible, contratar un especialista que desempeño esta labor. También debe  investigar lo que otros negocios por cuenta propia cobran por los productos  que venden, y sobre todo calcular cuánto debe cobrar por cada unidad  vendida, lo que arrojará si tiene o no beneficios.
 
Resulta clave antes de abrir en Cuba un negocio por cuenta propia seguir  estas recomendaciones: Conocer qué quieren los potenciales clientes, y  saber cómo lograr que tales clientes adquieran sus productos. Para ello  debe meditar en porqué la gente lo prefiere a usted y rechaza a otros TCP  vecinos. Asimismo debe tener un plan para controlar el inventario, como  paso para saber cuándo es el momento de hacer un nuevo pedido y en qué  cuantía. Y algo vital: si ha decidido trabajar solo o contratar a uno o más  TCP, y en este caso si sabe qué tipo de persona necesita, si recibirá un  salario fijo o de acuerdo con las ganancias, pero sobre todo si usted  conoce cómo evaluar su desempeño y las técnicas vigentes para reconocerlo y  estimularlo.
 

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida
Abrir en Cuba un negocio por cuenta propia 13Hay un viejo axioma que viene  como anillo al dedo al tema de abrir en Cuba un negocio por cuenta propia: “El control estatal sobre los trabajadores por cuenta propia (TCP) debe  asemejarse a como sostener una paloma en la mano: ni tan fuerte que la  ahogue, ni tan flojo que se escape”.

Un ejemplo de lo anterior. Los vendedores ambulantes no deben estacionarse  mucho tiempo en un solo lugar si no quieren ser multados. ¿Cuánto es mucho  tiempo? Sin duda es una arbitrariedad de la Ley que debe ser rectificada,  como también el otorgar licencias a diestra y siniestra, sin exigir  cumplimientos tales como la preparación específica del trabajador para  ejercerlo y la ubicación del local. En La Habana, y algunas otras capitales  de provincia, ya se advierte la saturación de los mismos servicios o de  mercancías, sin un previo estudio del volumen de la demanda.

Tal vez lo anterior responde a la apertura del TCP tras décadas donde  cualquier intento de ejercerlo era satanizado. En reiteradas ocasiones, el  presidente cubano Raúl Castro ha insistido en la necesidad “de que lo que  corresponde hacer al PCC y al Gobierno, en primer lugar, es facilitar su  gestión y no generar estigmas ni prejuicios hacia ellos, ni mucho menos  demonizarlos, y para eso es fundamental modificar la apreciación negativa  que existe en muchos de nosotros”.

Otra arista del trabajador por cuenta propia está dada en que muchos  actuaron precipitadamente, sin estar capacitados para ejercerlo. En tal sentido el  Estado cubano debe imitar la experiencia denominada “modelo nórdico” de  desarrollo, aplicada en Suecia, Finlandia o Alemania, donde antes de  desvincular al trabajador, primero lo preparan para reorientar con más  éxito su vida.

Pero no todo son abrojos en el desempeño del trabajador por cuenta propia.  Gracias a la instrucción no. 7 del Decreto-Ley 288 del Ministerio de  Finanzas y Planificación (MFP) que rige el TCP, las empresas estatales y  las sociedades mercantiles de capital totalmente cubano pueden contratar a  trabajadores por cuenta propia, al que se asignarán los mismos principios  que los valederos a cualquier otro sector, de acuerdo con las normas  establecidas.

La instrucción no. 7 (junto con el paquete de resoluciones del Banco  Central de Cuba dando una base legal a los contratos, o sea, las 99, 100 y  101), eliminó el antiguo límite de hasta 100 pesos moneda nacional (MN), y  dejó el monto del trabajo o servicio realizado al criterio de las partes,  aunque las entidades estatales no podrán exceder el tope establecido en el  presupuesto para cada actividad. Determinar esta cifra es clave y no debe  dejarse al arbitrio de las entidades reguladoras ni tampoco al buen juicio  de las empresas, sin que estas tengan un bien delimitado umbral de control. 

Lea otro artículo de nuestra serie: Abrir en Cuba un negocio por cuenta propia (1)

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

Abrir en Cuba un negocio por cuenta propia 17Durante más de 50 años, el modelo económico cubano se basó  en lo que algunos economistas nombraron “estadolatría”, o sea, que el  Estado devino responsable de la educación, la salud, la actividad laboral,  etc., de todos sus ciudadanos, generando un denso y complicado aparato  administrativo (mejor dicho, burocrático) que obstaculizaba cualquier cosa  que no estuviera “orientada”. No existía, pues, un equilibrio entre el  pensamiento y la acción, y sabido es que lo que no está bien pensado, muy  pocas veces puede ser bien ejecutado.

Así las cosas, las disposiciones jurídicas para ordenar el trabajo por  cuenta propia (TCP) desataron un flujo legislativo casi continuo, pues  algunas normas jurídicas una vez emitidas, eran sustituidas por otras en un  breve lapso, lo cual, por encima de todo, evidenció la voluntad del Estado  cubano para rectificar sus decisiones en el menor tiempo posible.

La enorme variedad de actividades –que ya se acercan a 200-, como por  ejemplo alquiler de viviendas, artesanos, transportistas, peluqueras y  barberos, paladares, vendedores ambulantes de viandas y frutas, y  “quemadores” de CD musicales o fílmicos, entre otras, implican figuras  laborales diversas aunque dirigidas todas a reducir el presupuesto estatal.  Todo esto conlleva implicaciones sociopolíticas, de gestión de conocimiento  y de desarrollo organizacional; o dicho en otras palabras: no pueden quedar  brechas a la improvisación y la superficialidad.

En tal sentido, todavía hoy persiste la arbitraria manipulación de los  precios, sobre todo entre los distribuidores de productos agropecuarios y  algunos artículos denominados de primera necesidad, así como otras formas  de trato abusivo expresado, por ejemplo, en una suerte de monopolio de  mecánicos de autos particulares y servicios electrodomésticos, que irrita  sobremanera a amplios sectores poblacionales.

Sin embargo, fuentes estatales cubanas confiables admiten que en los  próximos años más de un millón de personas deberán transitar hacia las  áreas de trabajo no estatal. De  ahí la imperiosa necesidad de avanzar hacia nuevas modalidades del TCP,  pues ya hoy algunas dan señales de saturación (alquiler de inmuebles,  gastronómicas o transportistas, fundamentalmente).

En la actualidad, en la capital cubana como en algunas provincias clave – Holguín, Cienfuegos, Villa Clara o Ciego de Ávila- algunos TCP manejan con  soltura conceptos de marketing, recursos humanos y análisis de mercado, y  se valen de Internet y Facebook para contactos internacionales que  contribuyan al desarrollo de sus negocios, asociados generalmente a  familiares residentes en el exterior, algo que resulta impensable en  cualquier entidad estatal.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

Lunes, 25 Diciembre 2017 19:58

Conozca el reglamento para invertir en Cuba

Reglamento para el proceso inversionista en Cuba 1Luego de aprobada en mayo de 2013 la Política para el Perfeccionamiento del Proceso Inversionista,  a partir del 23 de enero del 2015 -tras su publicación en la Gaceta Oficial  Extraordinaria No. 5 de la República de Cuba - entró en vigor el Decreto  No. 327, “Reglamento del proceso inversionista”, conjuntamente con una  serie de normativas jurídicas complementarias mediante las cuales se pone  fin a la dispersión legislativa existente en esta materia y se actualizan y  atemperan las diferentes normativas que guardan relación con dicho proceso.

El Decreto No. 327 abarca todas las inversiones que se ejecutan en el  territorio nacional por las entidades estatales, las sociedades mercantiles  de capital ciento por ciento cubano, las Empresas Mixtas, las Asociaciones  Económicas Internacionales (AEI) y las Empresas de capital totalmente  extranjero.

Entre lo novedoso del Decreto No. 327, “Reglamento del proceso  inversionista”, figuran las modalidades de inversión extranjera, pues hasta  el momento ellas se regían por la Ley de Inversión Extranjera y no  aplicaban la Resolución 91 “Indicaciones para el Proceso Inversionista”,  del 16 de marzo del 2006, del Ministerio de Economía y Planificación, la  cual tuvo como objetivo organizar las inversiones en el país. No obstante,  se han previsto excepciones como es el caso de las Zonas Especiales de  Desarrollo y en los derroteros de la Oficina del Historiador de La Habana.  De esta manera se regula que la marcha de las inversiones extranjeras en  Cuba concuerde con las restantes normas jurídicas del proceso  inversionista.

El Decreto No. 327 reafirma que el inversionista deviene sujeto principal  de toda inversión, al tiempo que se definen sus funciones y las del resto  de los sujetos que forman parte del proceso, o sea, proyectista,  suministrador, constructor, explotador y contratista; sin embargo, a  partir de ahora todos los inversionistas serán capacitados sistemáticamente  y además, acreditados con un título sin el cual no podrán ejercer sus  funciones.

El “Reglamento del proceso  inversionista”, también contempla la participación de todas las formas de  gestión -estatales o no-, y dentro de estas últimas, tanto a las personas  naturales como a las jurídicas, así como que todos los sujetos, salvo el  proyectista, pueden ser personas naturales. Asimismo, la decisión de  invertir se comenzará a descentralizar gradualmente a todos los niveles de  dirección, método ya adoptado desde el 2013 en el sistema empresarial. En  la actualidad el 85% de las inversiones se aprueba a nivel central; desde  este momento los directores de empresas podrán aprobar determinadas  inversiones sin necesidad de hacer consultas, sobre todo aquellas que  garanticen la reproducción simple de su actividad, el reequipamiento y el  sostenimiento de sus funciones.

El Decreto No. 327 precisa en qué momento deben obtenerse los diferentes  permisos, bajo qué circunstancias se piden, quién los otorga y qué tiempo  puede demorarse en responder un organismo al que se le haga algún tipo de  consulta, aspectos todos que no eran recogidos en documento legal alguno.  El Reglamento ordena las obligaciones en el proceso inversionista en temas  específicos que son de su rectoría tales como: localización, medio  ambiente, transferencia de tecnología, empleo de fuentes renovables y uso  eficiente de la energía, seguridad y orden interior, defensa,  comercialización, uso del espectro radio electrónico, transporte,  turismo, construcción, uso del suelo y sus recursos minerales, industria,  elaboración de alimentos, higiene y defensa civil.

Otro elemento novedoso es que Planificación Física va a centrar el proceso  de tramitación de los permisos para las inversiones constructivas y con  ello se crea el procedimiento de la Ventanilla Única, un mecanismo que  considera el silencio como aprobación, pues si al término de un plazo de  tiempo el organismo al que se le hace la consulta no responde, se asume que  está de acuerdo con la propuesta inversionista.

Entre los beneficios que el Decreto No. 327 aportará al proceso  inversionista en Cuba destaca que la licitación se aplicará a todas las  fases del proceso inversionista, es decir, habrá que licitarlo todo, con  formas estatales y no estatales, con diferentes entidades tanto nacionales  y extranjeras. El Decreto contempla licitar los proyectos, la construcción  y los suministros, con vistas a buscar las mejores ofertas en un ambiente  de transparencia y competitividad pero, ante todo, sobre una sólida base  contractual, sin la cual resulta imposible realizar un buen proceso  inversionista en Cuba.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

Lunes, 25 Diciembre 2017 19:52

¿Cómo invertir en Cuba?

logo invertir cubaEn la actualidad, no son pocos los que buscan opciones para  aprovechar el proceso de apertura en la Isla, pero muchos todavía temen que  el negocio no les funcione. Cuba sigue siendo un país complicado para  invertir, pero, con una correcta asesoría, es posible obtener ventajas de  la buena posición geográfica y el alto capital humano de esa nación.

 En la actualidad existen  3 posibilidades de invertir en Cuba. La primera variante es como persona  natural, pero es difícil, ya que legalmente es necesario tener una  residencia permanente en el país, la cual se obtiene a través de matrimonio  o de hijos. La fórmula que se puede utilizar para hacer la inversión  personal es mediante un ciudadano cubano o un residente extranjero  permanente que funja como fiduciario.

Además, resulta oportuno añadir que,  en esta fórmula para invertir en Cuba, otro sistema es participar  personalmente o con un prestanombre en una cooperativa no agropecuaria, que  es una modalidad muy parecida a la pequeña empresa privada. Las  cooperativas tienen personalidad jurídica y pueden importar y exportar  materiales y hacer inversiones un poco más grandes.

Para crear una  cooperativa es necesario tener, como mínimo, cinco socios y OPM Corporation  puede proveer los fiduciarios para esto. En las consultas que ofrece OPM  Corporation se explican todas las garantías legales de invertir a través de  cooperativas. En este momento, la aprobación de nuevas cooperativas está  detenida, porque se está implementando un nuevo proyecto de ley que permite  crear pequeñas y medianas empresas privadas en Cuba. No se sabe cuánto  tiempo puede demorar la reglamentación de nueva ley; pero lo aconsejable es  comenzar ya a realizar el trámite de conformación de la cooperativa, de  forma tal que cuando se produzca el desbloqueo de permisos esté totalmente  encaminada la solicitud. Otra opción es hacer contrato entre una empresa  extranjera y una cubana. Esto permite vender productos a una empresa o  hacer algún tipo de inversión desde el exterior con empresas cubanas. Es  importante resaltar que todas las empresas cubanas son estatales.

La  tercera variante para invertir en Cuba es crear una empresa mixta, por  ejemplo, para la construcción de hoteles, cadenas de tiendas, etc. En este  caso es necesario crear una empresa en el exterior (o ya tenerla creada),  realizar un contrato con una empresa cubana del sector y, con esto,  desarrollar la inversión con un plan de negocios bien detallado.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

Lunes, 25 Diciembre 2017 03:18

Consultoría sobre inversión en Cuba

consultoria opm cubaOPM Corporation tiene más de 10 años de  experiencia en asesoría a inversionistas en Cuba.  Ofrecemos varios  paquetes de consultoría que permiten comprender el complicado proceso de  inversión en Cuba, participación en ferias y consultorías iniciales para  evaluar si es factible invertir en Cuba a nivel personal o de empresa.

Consultoría de OPM Corporation sobre inversión en Cuba:

1. Consultoría  telefónica, al costo de 4 Euros por minuto. Aquí tiene opciones de 10  minutos, 20 minutos o 30 minutos. Esta es una consultoría inicial, en la  que rápidamente se establece si existen las bases para hacer una inversión  en Cuba y de allí seguir los pasos necesarios.

2. Consultoría jurídica y comercial en Cuba, al costo de 250 Euros. Esta es una reunión preliminar donde se dan las directivas para poder efectuar la inversión. Si en el primer paso el cliente decide que está interesado en  invertir en Cuba necesita por lo menos otra consulta de 250 Euros donde se  marcarán los pasos a seguir.

3. Consultoría para participación en ferias. Dicha consultoría incluye la acreditación en la feria deseada, con stand o sin stand (como expositor o como vendedor freelance). La acreditación con stand tiene un costo variable  según las exigencias del cliente y la sin stand (como expositor o como  vendedor freelance) que da la posibilidad de participar en rondas de  negocios dentro de la feria y tiene un valor de 1000 Euros.

4. Consultoría para empresas. Esta es muy útil para aquellas compañías que desean hacer una inversión o vender productos en Cuba, ya que reciben una consultoría inicial que incluye parte jurídica y parte comercial, por un  valor de 1500 Euros. Luego se establece un contrato de seguimiento, según  las necesidades de la empresa. La larga experiencia en el mercado cubano y  el profundo conocimiento y buenos contactos establecidos por OPM Corporation en Cuba la convierten en una consultora líder para los que  buscan aprovechar el momento e invertir en Cuba.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

Invertir en Cuba en la Zona Especial de Desarrollo Mariel2Invertir en Cuba  en la Zona Especial de Desarrollo Mariel ha despertado el interés de  empresarios de varios continentes, especialmente porque este mega puerto,  con la creación del Canal Interoceánico a través de Nicaragua, ganará en  preponderancia.

Invertir en Cuba se ha visto favorecido a partir de diferentes razones. Por  ejemplo, existe ahora un ambiente de negocios más favorable, a partir de la  aprobación de la Ley No. 118 de la Inversión Extranjera y sus normas  complementarias. A los incentivos fiscales ofrecidos para invertir en Cuba  se adicionan otras ventajas como un cuerpo legal seguro y transparente; la  estabilidad política, social y jurídica que históricamente ha tenido Cuba,  favorecida por su ubicación geográfica en el centro de un mercado en  expansión.

Además, Cuba ofrece elevados índices en educación, seguridad social y  salud, así como una mano de obra altamente calificada. En cuanto a la  infraestructura básica en el país, existen más de 20 aeropuertos, puertos  que admiten el atraco de barcos de gran calado y más del 95% del territorio  nacional está electrificado.

En 2014 entró en vigor la Ley 118 de la Inversión Extranjera. Esta  establece que las modalidades que pueden adoptar los negocios al invertir  en Cuba son: a) empresa mixta b) Contratos de asociación económica  internacional, comprende, entre otros: los contratos para la administración  hotelera, productiva o de servicios, los contratos para la prestación de  servicios profesionales, los contratos a riesgo para la exploración de  recursos naturales no renovables, para la construcción y la producción  agrícola y c) Empresas de capital totalmente extranjero. Para esta última,  al invertir en Cuba, el inversionista puede establecerse en el país como  persona natural actuando por sí mismo o persona jurídica constituyendo una  filial cubana de la entidad extranjera de la que es propietario o persona  jurídica estableciendo una sucursal de una entidad extranjera.

Entre las 3 modalidades, la empresa mixta es la que prevalece, con un 51 %  del total de los negocios. Los sectores más atractivos para el capital  extranjero han sido el turismo en primer lugar, seguido por la actividad  minera y de energía.

Atraer a empresarios a invertir en Cuba en la Zona Especial de Desarrollo  del Mariel ha sido uno de los objetivos prioritarios del gobierno de Raúl  Castro. Esta Zona se encuentra situada próxima al oeste de La Habana, a una  distancia de 45 kilómetros y tiene una extensión de 465,4 Km². La Zona se  localiza en el centro de la región del Caribe y las Américas, entre el  cruce de los ejes norte-sur/este-oeste del tráfico comercial marítimo de  mercancías. Es el centro de una circunferencia de 1000 millas de radio,  donde se localizan los principales puertos de la región.

La Zona Especial se diferencia de las Zonas Francas, que existieron en Cuba  a finales de los años noventa del siglo pasado. La Zona Especial es un  espacio dentro del territorio nacional que no está delimitado de la  demarcación aduanera, en el cual se aplican regímenes y políticas  especiales, con el objetivo de fomentar el desarrollo económico sostenible  a través de la atracción de inversión extranjera, la innovación tecnológica  y la concentración industrial, con vistas a incrementar las exportaciones,  la sustitución efectiva de importaciones y generar nuevas fuentes de  empleo. Al no estar en presencia de una zona franca para el procesamiento  de mercancías, no se disponen cuotas que exijan a los productores que se  establezcan en la Zona proporciones o límites obligatorios de las ventas  destinadas al mercado local y a la exportación.

Ya se encuentra en explotación una moderna terminal de contenedores de 702  metros de muelle, con capacidad y prestaciones para la operación de buques  Super- Post-Panamax, que cuenta con equipamiento moderno y alto nivel de  automatización para la manipulación, almacenaje, conexión y control de los  contenedores. Se cuenta con una nueva red vial que permite la interconexión  de la Zona con la Autopista Habana - Pinar del Río y la Carretera  Panamericana.

En la actualidad se trabaja en la construcción de vías férreas y en la  reparación y ampliación de otras existentes, lo que permitirá la  interconexión de la Zona con la red nacional de vías férreas para  garantizar el traslado de mercancías hacia cualquier punto del país, así  como el movimiento de la fuerza de trabajo desde La Habana. Existen las  condiciones para garantizar de forma estable el servicio de agua potable a  todas las inversiones que se vayan ejecutando en  la Zona.

El suministro de electricidad se garantiza a través de una red de  subestaciones modernas, contando con tres circuitos de entrada que  permitirán enfrentar contingencias que puedan producirse por razones  climatológicas o roturas imprevistas.

La visión general de la Zona es mostrar un nuevo rostro de Cuba ante el  mundo en temas inversionistas, constructivos, productivos, económicos y  sociales; en un ambiente armónico en el que se conjuguen la producción con  altas tecnologías, la sostenibilidad ambiental, la formación y superación  de la fuerza laboral; bajo un régimen especial con incentivos que  favorezcan estas intenciones.

En la etapa inicial de la Zona se desarrollará el sector A, el cual abarca  alrededor de 43 Km² (9% del total de la Zona) y se ubica en la margen oeste  de la bahía de Mariel. En el sector A se han desarrollado obras de  infraestructura portuaria, vial, ferroviaria, hidráulica, para el  suministro de electricidad y en materia de infocomunicaciones. Al invertir  en Cuba en la Zona, los inversionistas dispondrán de parcelas con el  terreno nivelado y los servicios básicos requeridos.

Las ventajas al invertir en Cuba, en la Zona Especial de Desarrollo del  Mariel son diversas. Por ejemplo:
  • Privilegiada ubicación geográfica.
  • Facilidades e instalaciones que garantizan la conexión nacional e internacional, entre las que se destacan: Moderna terminal de contenedores  equipada con tecnología de punta y condiciones que permiten la operación de  buques post –panamax, instalaciones aeroportuarias dentro de la Zona y en  sus cercanías, interconexión con todo el territorio nacional mediante  viales y vías férreas e infraestructura de comunicaciones.
  • Procedimiento de autorización ágil para establecerse en la Zona.
  • Acompañamiento permanente al inversionista desde la etapa previa y durante su establecimiento en la Zona.
  • Sistema de Ventanilla Única mediante el cual se tramitan todas las solicitudes, licencias, permisos y autorizaciones, simplificando  significativamente las diligencias y términos para su obtención por los  inversionistas.
  • Regímenes especiales e incentivos que benefician a los inversionistas. 
  • Posibilidad de contratar fuerza de trabajo calificada en disímiles especialidades.
  • Cercanía a las principales instituciones científicas y universidades del país.
Los empresarios que se interesen por invertir en Cuba en esta Zona deberán  presentar los siguientes documentos para solicitar su establecimiento como  Concesionario o Usuario de la Zona:
  1. Escrito firmado por la persona facultada, en el que se fundamentan los motivos por los que se interesa la solicitud para establecerse como  Concesionario o Usuario;
  2. Documentos constitutivos del solicitante, copia de los estados financieros del último período y aval bancario;
  3. Certificación del Registro Mercantil o registro público equivalente que acredite la vigencia de la inscripción del solicitante en estos,  expedido no más de seis meses anteriores a la fecha de presentación de la  solicitud;
  4. Poderes que acrediten la representación del solicitante en los casos que corresponda;
  5. Descripción del proyecto, incluyendo los objetivos, tecnología a utilizar, si procede, actividades a realizar, demandas de infraestructura,  recursos humanos y otros servicios previstos;
  6. Estudio de factibilidad técnica, financiera y económica del proyecto y mercado previsible;
  7. Solicitud de licencias, permisos y autorizaciones que se requieran; y
  8. Otros documentos que la Oficina considere necesarios.
Empresas a las que se les puede contratar personal cubano
No existen normas que establezcan la proporción de cubanos y extranjeros  que pueden trabajar en una empresa mixta o cualquiera de las modalidades de  inversión extranjera en la Zona. Las autoridades cubanas defienden la  práctica de que todos los cargos de especialistas y otras categorías, donde  sea posible, se cubran con nacionales, teniendo en cuenta la existencia de  un capital humano con alta calificación. Los cargos de gerencia o en  aquellas especialidades para las que no se disponga de personal nacional  calificado, se podrán cubrir con personal extranjero.

OPORTUNIDADES DE NEGOCIOS AL INVERTIR EN CUBA, EN LA ZONA ESPECIAL DE  DESARROLLO
Producción de Neumáticos Radiales:
Empresa mixta para el montaje de una planta con tecnología limpia y de  punta para la producción de 1,2 millones de neumáticos radiales, 56% para  autos ligeros y 44% para transporte pesado, para el mercado interno y la  exportación (400 mil unidades). Monto de la inversión: 223 millones de USD
Producción de envases de aluminio:
Empresa mixta que trabaje en el montaje de una planta con tecnología limpia  para sustituir importaciones de envases de aluminio para bebidas (cervezas,  refrescos, maltas, jugos y otros), en niveles que superen los 600 millones  de unidades anuales. Con un área estimada de 4500 m2. Monto de la  inversión: 40 millones de USD.
Producción de equipos de clima:
Empresa mixta para el montaje de una planta con tecnología limpia y de  punta, que permita la producción de equipos de climatización para sistemas  centralizados, equipos de climatización comerciales y domésticos y la  producción de partes, piezas y accesorios y el servicio de garantía y  post-venta, destinados a sustituir importaciones respaldados en nuevas  inversiones para el desarrollo del turismo y un considerable número de  equipos de climas instalados a reponer anualmente. Monto de la inversión: 15 millones de USD.
Producción de envases de vidrio para bebidas:
Empresa mixta para el montaje de una planta con tecnología limpia para  sustituir importaciones de envases de vidrio para bebidas (cervezas,  refrescos, rones), para medicamentos y para conservas de alimentos, en  niveles que superen 210 millones de unidades anuales, lo que permitirá  cubrir el 95 % del mercado nacional actual. La planta debe diseñarse con  una capacidad de fundición diaria de 220 ton/día en 2 hornos (uno para 120  ton/día de envases de vidrio ámbar y verde y otro de 100 ton/día para  vidrio blanco). Monto de la inversión: 70 millones de USD.
Producción de líneas diversas de vajillas de vidrio:
Empresa mixta para el montaje de una planta con tecnología limpia y de  punta, que permita la producción de diversos surtidos de vajillas de mesas,  vasos, copas, jarras para agua, destinados a la sustitución de  importaciones, donde el cliente principal es el sector del turismo hotelero  y extra hotelero. Monto de la inversión: 10 millones de USD.
Producción de calzado comercial:
Empresa mixta para el montaje de una planta con tecnología limpia y de  punta, para la producción de Calzado Comercial, en el orden de los 47  millones de pares de calzado anuales. Monto de la inversión: 20 millones de  USD.
Invertir en Cuba, en el sector agroalimentario, en la Zona Especial de  Desarrollo Mariel
Producción de vegetales frescos para su comercialización en la Zona y la  exportación, mediante el montaje de dos módulos de casas de cultivo tapado:
Empresa mixta para el montaje de dos módulos de casas de cultivo tapado  para la producción y comercialización de vegetales frescos con destino al  consumo interno y la exportación. Se prevé montar los módulos en dos  etapas: una inicial en la que se monte un módulo de 5 hectáreas durante el  primer año y de acuerdo con los resultados y la demanda, se montará el  segundo módulo. Monto de la inversión: 6 millones de USD.
Producción de cerdos para la comercialización, productos terminados,  animales genéticos y semen porcino:
Empresa mixta para la construcción y montaje de instalaciones con  tecnologías limpias y de avanzada, ambiente controlado, tratamiento de  residuales y paneles solares que sean eficientes en cuanto al uso de  recursos energéticos, para la producción primaria de cerdos, su sacrificio  y procesamiento industrial, con sistema de empacado al vacío, cámaras de  refrigeración y cámaras de congelación, así como el desarrollo genético, la  producción de semen y la producción de 67500 Tm de alimentos balanceados  para animales.
La pirámide productiva competitiva se basará en la genética de las razas  puras Yorkshire, Landrace, Duroc y CC21 y su multiplicación para obtener  hembras F1 Yorkland que garanticen la eficiencia de la producción comercial  de carne de cerdo en pie, destinada a la sustitución de importaciones y a  la exportación. La producción comercial tendrá 3000 reproductoras con el  objetivo de producir 7200 Tm de carne de cerdo en pie/año, los cerdos a  sacrificar tendrán peso vivo entre 100 – 120 Kg, que se transformarán en  cerdos en canal con una capacidad instalada de sacrificio de 300  cerdos/día, que considerando 270 días fábrica podrá sacrificar hasta 81000  cerdos por año. La planta procesadora tendrá una capacidad de 50 Tm/día.  Monto de la inversión: 190 millones de USD.
Desarrollo de la producción de configuras, caramelos, sorbetos, galletas  finas, dulces de soda con crema y cereales para desayuno:
Empresa mixta para el montaje de una planta con tecnología limpia,  eficiencia energética y altos estándares de calidad para la producción de  confituras (sorbetos, galletas dulces, de sal, de soda, rellenas,  caramelos, y cereales para desayuno, etc.) en diferentes formatos y  surtidos, con el objetivo de sustituir importaciones, destinadas al sector  del turismo, al mercado interno y a la exportación. Monto de la inversión:  15,3 millones de USD.
Invertir en Cuba, en la Zona Especial de Desarrollo Mariel en la industria  biotecnológica y la producción de medicamentos
Planta de producción de vacunas:
Asociación económica internacional para la construcción de una planta a  ciclo cerrado para la obtención de vacunas bacterianas provenientes de  microorganismos patógenos, vacunas entéricas, vacunas basadas en proteínas  de membrana externa, vacunas atenuadas y conjugadas. Esta planta estará  diseñada bajo regulaciones de Buenas Prácticas de Producción.
Entre las vacunas que se desarrollan se encuentra (cólera, vacunas de  meningococo, vacunas conjugadas de meningococo y variantes de salmonella,  entre otros). Este proyecto debe concebirse como un complejo de producción  de vacunas, con varias líneas de producción de ingredientes farmacéuticos y  productos terminados. Estas producciones darán como posibilidad salida de  productos líquidos y productos liofilizados. La producción está destinada  fundamentalmente a la exportación. Monto de la inversión: 65 millones de  USD.
Planta de producción de productos homeopáticos:
Asociación económica internacional para la construcción de un complejo de  producción de compuestos homeopáticos en presentaciones líquidas de las  diferentes líneas de producción de Vacunas Finlay S.A. (complejos  homeopáticos y nosodes). Las líneas cubrirán todas las ramas existentes  (PrevengHo, AliviHo, TratHo, EstimulHo), que se producirán industrialmente  para el consumo nacional y para la exportación. En adición se debe  construir una planta, que cuente con áreas de formulación, dinamo dilución,  llenado y envase final. También contará con almacenes de materias primas  iniciales, inflamables (alcohol) y productos terminados, así como con áreas  para servicios de generación de agua purificada y vapor puro. Monto de la  inversión: 15 millones de USD.
Planta de productos anticonceptivos:
Asociación económica internacional para el diseño y construcción de una  planta para la fabricación de tabletas anticonceptivas orales y hormonas y  sus ingredientes principales activos (hormonas y antihormonas),  clasificados hasta niveles de contención 5 (OEL5), incluyendo las  actividades “en proceso” y pruebas de control de la producción en curso. La  nueva planta cumplirá con los datos del proceso siguiente: a) Capacidad:  500.000.000 tabletas al año. b) Formas: 7 formas diferentes. La producción  está destinada fundamentalmente a la exportación. Monto de la inversión: 25  millones de USD.
Invertir en Cuba en Zona Especial de Desarrollo Mariel en el sector  energético
Instalación y operación de parques solares fotovoltaicos:
Empresa de capital totalmente extranjero para la instalación y operación de  parques solares fotovoltaicos con capacidades entre 5 y 15 MWp. La energía  entregada al Sistema Electroenergético Nacional será comprada en su  totalidad por la Unión Eléctrica mediante un Contrato de Compraventa de  energía. Monto de la inversión: En dependencia de la capacidad a instalar  (Entre 1,5 y 2,0 millones de USD por MW de potencia instalada)
Otros proyectos para invertir en Cuba
Producción de autos ligeros:
Empresa mixta para el montaje de una nueva planta para el ensamblaje y  producción de un nivel mínimo de 10 000 autos ligeros anualmente,  destinados al mercado nacional y las exportaciones, en asociación con  industrias en La Habana para la fabricación de partes, piezas y accesorios,  así como una red de servicios técnicos a nivel nacional.
Planta para la producción de biofármacos para el tratamiento del cáncer y  otras enfermedades crónicas:
Empresa mixta para la construcción de una nueva instalación Biotecnológica  Industrial para la producción de proteínas recombinantes para el  tratamiento del cáncer y otras enfermedades crónicas, desde el ingrediente  farmacéutico activo (capacidad de 10 Kg/año). Incluye almacenes, oficinas y  servicios tecnológicos. La producción está destinada fundamentalmente a la  exportación.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

invertir en cubaLa inversión extranjera se ha convertido en una prioridad  para el gobierno cubano, en un contexto en el que, en 2017, su economía  decreció en 1.6%. El Gobierno en La Habana ha asegurado que necesita al  menos 8 mil millones de dólares de capital foráneo, para comenzar a crecer.  Para atraer a los inversionistas, Raúl Castro lanzó, en 2014, entre sus  reformas, una nueva ley de inversión extranjera, con importantes incentivos  fiscales y la creación de la Zona Especial de Desarrollo de Mariel.

Cuba resulta atractiva  para los inversionistas, porque tiene estabilidad política y social, una  mano de obra muy calificada, una excelente posición geográfica e  interesantes recursos naturales.

Antes de invertir en Cuba es importante conocer al menos 10 detalles  importantes sobre cómo funcionan las cosas allí, porque, incluso con la  nueva ley de inversión extranjera (número 118), hay elementos muy  peculiares en el proceso inversionista.

1) Una de las principales dudas sobre invertir en Cuba está relacionada con  la seguridad del dinero invertido, sobre todo porque en el pasado han  existido problemas en este tema. En la nueva ley de inversión extranjera se  ofrecen garantías plenas a los inversionistas. Las inversiones extranjeras  en Cuba no pueden ser expropiadas, salvo por motivos de utilidad pública o  de interés social, de acuerdo con la Constitución del país, con los  tratados internacionales suscritos por Cuba y con la legislación vigente y,  siempre, con la debida indemnización por su valor comercial establecido de  mutuo acuerdo entre las partes.
Además, Cuba ha suscrito 62 acuerdos bilaterales para la Promoción y  Protección Recíproca de Inversiones (APPRI) y tiene firmados múltiples  convenios de doble imposición y evasión fiscal.

2) Otra de las dudas es si los inversionistas pueden adquirir una propiedad  en Cuba. En realidad, solo los extranjeros con residencia permanente (se  obtiene solo por matrimonio o hijos) en Cuba pueden tener una vivienda a su  nombre; aunque se puede negociar la compra de un inmueble a otros  extranjeros que tengan una vivienda de una inmobiliaria oficial cubana sin  categoría migratoria específica. Otra opción es realizar la compra de un  inmueble a una inmobiliaria oficial. Mediante este paso se obtiene el  derecho a la residencia inmobiliaria, una categoría especial concedida por  el gobierno de Cuba. Además, en los últimos dos años, varios emprendedores  extranjeros han encontrado diferentes modos de adquirir más de una vivienda  en Cuba por medio de prestanombres o testaferros.

3) En la nueva ley de inversiones se aclara que es posible invertir en Cuba  en todos los sectores, menos en la educación, salud, medios de comunicación  y en el Ejército. La Habana prioriza varios sectores, entre ellos el  agrícola y forestal, la industria alimentaria, el sector energético y  minero, la industria azucarera, la sideromecánica, la química y  electrónica, la sanitaria, la relacionada con la farmacéutica y  biotecnológica, la industria de envases, la construcción, el turismo y el  transporte. La Habana busca grandes inversiones, siempre millonarias, y  todavía mantiene cerrada la presencia extranjera en pequeños negocios.

4) Es posible invertir legalmente en Cuba en tres modalidades: la empresa  mixta, el contrato de asociación económica internacional y la empresa de  capital totalmente extranjero. Otra forma es hacer inversiones a nombre de  cubanos, prestanombres o testaferro. La empresa mixta es la compañía  mercantil cubana en la que participan como accionistas uno o más inversores  nacionales, y uno o más extranjeros; mientras, el contrato de asociación  económica internacional es el acuerdo entre inversores nacionales y  extranjeros sin constituir persona jurídica distinta a las partes. Por  último, la empresa de capital totalmente extranjero es aquella entidad  mercantil con capital extranjero en la que no existe ningún inversor  cubano. Este tipo de empresa se puede vender o transmitir tanto al Estado  como a un tercero.

5) Como lo aclara la Ley de inversión extranjera, para una persona natural,  cubana, le resulta imposible asociarse con capital foráneo, al menos de  manera legal; aunque, en la práctica, sobre todo en los pequeños negocios,  es evidente que el capital procedente del extranjero está detrás de la  creación de restaurantes, la reconstrucción de viviendas para alquiler y  otros emprendimientos surgidos dentro de las reformas de Raúl Castro.

6) Aquellos interesados en invertir en Cuba y que deseen abrir una oficina  en el país deben saber que, para lograr su objetivo, necesitarán cumplir  con varios requisitos.

7) Los inversionistas extranjeros pueden contratar personal cubano o  extranjero con residencia permanente en el país; aunque la Ley de inversión  también les permite traer al país a personal extranjero que vaya a ocupar  cargos de dirección.

8) Una de las grandes ventajas de la Ley para la inversión extranjera en  Cuba está en las rebajas fiscales. En el país se aplican ocho tasas: el  impuesto sobre utilidades -tipo general del 35 %-; el que tasa la fuerza de  trabajo; el impuesto sobre las ventas -5% en mayoristas y 10 % en  minoristas-; sobre los servicios -10 %-; el impuesto especial a productos y  servicios, el ambiental, el de contribución territorial y el impuesto  aduanero, que se fija en el Arancel de Aduanas.

9) Cuba le ha puesto un especial interés a la Zona Especial de Desarrollo  de Mariel, que tiene como objetivo el desarrollo de proyectos de alta  tecnología que contribuyan a incrementar las fuentes de empleo y las  exportaciones. Allí se aplica un régimen especial tributario que exonera el  pago durante diez años del impuesto por el uso de fuerza de trabajo y del  pago sobre utilidades. Además, se libera el pago impositivo aduanero por  medios para inversiones y del impuesto sobre las ventas y servicios en el  primer año de operaciones. Tampoco se paga la tasa de contribución  territorial para el desarrollo local.

Para invertir en Cuba en el Mariel los trámites son mucho más sencillos.  Como documentación solo hay que presentar: un escrito que fundamente los  motivos de interés del proyecto en esta zona, las escrituras de la sociedad  interesada, las últimas cuentas presentadas ante el Registro Mercantil, un  certificado del Registro que acredite la existencia de la sociedad, un  poder de representación del solicitante, un estudio completo de  factibilidad técnica, financiera y económica y una previsión de mercado,  aunque en la practica el proceso es bastante tedioso.

10) Una de las mayores preocupaciones de los empresarios al invertir en  Cuba es la repatriación del capital. En la Ley de inversión extranjera se  recoge que el Estado cubano garantiza la libre transferencia al exterior,  sin pago de tributos o de otro gravamen de los dividendos o de los  beneficios que obtenga el inversor por sus operaciones en el país.
Entre los consejos más útiles para invertir en Cuba resalta uno: no espere  llevar a cabo una negociación rápida. Cuba sigue tardando mucho en aceptar  un proyecto inversionista extranjero, pero, una vez superada las trabas  burocráticas, es posible establecer un buen negocio en el país y sacar  provecho de las ventajosas condiciones que allí existen.

OPM Corporation puede asistir los inversionistas extranjeros en todos los  procesos.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

S
O
P
O
R
T
E