cuentas bancarias offshore durmientes¿Qué sucede con los llamados “fondos durmientes” que llevan mucho tiempo en los bancos sin ser tocados? Ya sabemos que las relaciones bancarias por lo general son de largo plazo y no es extraño que, en ocasiones, los bancos pierdan contacto con sus clientes; además, también es frecuente que las personas se muden a otro país o cierre una empresa, que son situaciones que pueden incidir en que se olvide actualizar al banco con informaciones relevantes vinculadas con los cambios en una cuenta. Hoy en día dejar una cuenta durmiente por más de 6 meses puede significar el congelamiento de la misma y la imposibilidad de acceder a los fondos.

Todo esto es común; sin embargo, las regulaciones cada vez son más estrictas y, por ejemplo, en Panamá si durante cinco años no se reclaman esos “fondos durmientes”, entonces terminan en manos del Estado y así también es en España donde las cuentas, depósitos o valores guardados en entidades financieras que no hayan sufrido ningún movimiento en 20 años se consideran abandonados y se convierten en propiedad del Estado, según el artículo 18 de la Ley del Patrimonio de las Administraciones Públicas. Ello ha permitido ingresar al Estado español unos 7 millones de euros al año. Ante esto ha cobrado más interés, en todo el mundo, la contratación de bufetes jurídicos especializados, como Caporaso & Partners, con amplia experiencia en estos casos y que se encargan de investigar y reclamar rápidamente estos fondos y herencias.

Por lo general todos los bancos del mundo asumen que pueden perder el contacto con sus clientes y por eso cada institución establece las medidas a adoptar en dichos casos y también los pasos que deben seguir los clientes y sus herederos para acceder a los activos guardados en el banco.

Entre las medidas que suelen adoptar los bancos de las principales jurisdicciones offshore para lidiar con los “fondos durmientes” aparecen: proteger dichos fondos del acceso ilegítimo a través de medidas organizativas y administrar esos activos en beneficio del legítimo reclamante; ingresar toda la información de los activos afectados en una base de datos centralizada, a la que podrán acceder muy pocas personas. En el caso de Suiza, por ejemplo, las relaciones entre cliente y banco se consideran inactivas tras 50 años y 60 años después del último contacto se publican los datos en un sitio web, para aquellas cantidades de dinero que sobrepasen los 500 Francos suizos y también para las cajas de seguridad, de las que lógicamente se desconoce el valor de lo que contienen.

En Suiza, en ese sitio web se publica el apellido, nombre, fecha de nacimiento y la nacionalidad del cliente, así como el último lugar de residencia o domicilio conocido. Algo similar se aplica a las empresas u otras personas jurídicas (naturalmente, sin nombre y fecha de nacimiento). Gracias a esto, las personas que no tienen información concreta sobre la existencia de una cuenta bancaria suiza inactiva, pueden verificar su existencia.

cuentas durmientes medium

El procesamiento de la reclamación por parte del banco puede tener como resultado el restablecimiento del contacto con el cliente. Si sucediera esto, los activos ya no se considerarán inactivos, y la persona autorizada podrá disponer de ellos. Ahora, pasado un año desde la publicación en el sitio web de esta información, sin que haya una respuesta, entonces los activos guardados pasan a ser propiedad del gobierno federal.

No todas las jurisdicciones son tan abiertas ante estos casos como Suiza. Por eso hoy es tendencia que las personas que saben que tienen derecho a posibles “fondos durmientes”, en lugar de contactar directamente al banco, acuden a bufetes como Caporaso & Partnes porque saben que así tienen más opciones de acceder a esos fondos, ya que los abogados especializados conocen las intríngulis de estos casos. Sucede también que la persona tiene conocimiento de la existencia de esos fondos, pero no sabe exactamente en cuál banco están guardados y, ante esto, es más factible contratar al bufete especializado.

Un detalle importante es que los bancos no son abiertos a compartir información que conlleve a extraer activos de sus bóvedas, por lo que solicitarán una serie de documentos antes de ofrecer cualquier dato y para agilizar estos trámites también ayuda contar con el apoyo de un bufete especializado.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

empleados bancos offshore 300Hoy es una realidad que los empleados de bancos ubicados en jurisdicciones de bajos impuestos son mucho más rentables que los que laboran en bancos locales. No se trata de que unos sea mejores y trabajen más que otros, sino que como los bancos offshore tienen una menor carga fiscal, a partir de facilidades que brindan determinados países, y tampoco realizan demasiadas actividades en esas jurisdicciones, entonces los bancos pueden tener nóminas más pequeñas pero con un margen de dividendos muchísimo mayor.

En la Unión Europea rige desde hace dos años una directiva que obliga a los bancos que tengan sede en cualquier país de esa zona a hacer públicos los bene­ficios e impuestos que obtienen y pagan en cada jurisdicción. A partir de esos datos entregados conocemos que, en 2015, los 20 principales bancos europeos reportaron un 26% de sus beneficios en países de bajos impuestos, mal llamados por la prensa como “paraísos fiscales”, pero solo tuvieron en esas jurisdicciones el 7% de sus empleados y pagaron solo el 14% de sus impuestos allí.

Sucede que los bancos, al igual que todas las grandes empresas, trasladan hacia esos países donde existen tipos de impuestos de sociedades muy bajos o nulos, sus dividendos y de esta forma, criticada por muchos, pero perfectamente legal, reducen su carga fiscal. Las características de los supuestos “paraísos fiscales” indican que los impuestos bajos o, incluso, cero solo aplican para las actividades realizadas fuera de ese país. Por tanto, los bancos no necesitan tener muchos empleados en los “paraísos fiscales” ya que, básicamente, no realizan actividades allí.

Las cifras ilustran esa tendencia: los principales bancos europeos obtuvieron, en 2015, 628 millones de euros de beneficios en países donde no tenían ningún empleado. La prensa sensacionalista ha tratado de presentar a los “paraísos fiscales” como islas del Caribe, pero, en realidad, el país donde más productivo fueron los empleados de un banco está situado en el centro de Europa: Luxemburgo. Allí, los 42 empleados de Barclays generaron 557 millones de euros de beneficios, lo que representó una productividad de 13,2 millones por empleado, 348 veces superior a la media del banco por empleado, que fue de 38 000 euros.

Otros datos, manejados por la organización Oxfam, muestran que mientras un empleado a tiempo completo de un banco genera, como promedio, un beneficio de 45 000 euros, los de los bancos ubicados en “paraísos fiscales” generan, también como promedio, 171 000 euros anuales. Según esa información, un empleado del banco italiano Intesa Sanpaolo ubicado en un “paraíso  fiscal” resulta ser 20 veces más productivo que un empleado medio del banco.

Las estrategias fiscales empleadas por los bancos europeos más importantes han dado resultado: la rentabilidad conjunta de esos bancos fue del 19%, en otras palabras, por cada 100 euros facturados, lograron 19 de beneficio; sin embargo, en los “paraísos fiscales” esos beneficios crecieron hasta el 42%, es decir, de cada 100 euros facturados obtuvieron 42 de dividendos. La razón de esta enorme diferencia está en los impuestos que pagan los bancos. Por eso no es casual que los grandes bancos prefieran mover sus dividendos hacia países más amigables, en temas fiscales, como Luxemburgo, Suiza e Irlanda. En 2015,  Barclays declaró beneficios totales de 5000 millones de euros, de los cuales aproximadamente 900 millones de euros correspondieron a esos tres países, donde el banco apenas pagó  11 millones de euros en impuestos, con un tipo fiscal efectivo cercano a cero. Mientras en todo el mundo, en total, Barclays tiene más de 130 000 empleados, en esos tres países la cifra solo es de 500. Por tanto, Luxemburgo, Irlanda y Suiza, que aplican bajos impuestos, supusieron el 18% de los beneficios de Barclays a nivel global, pero solo el 0,4% de su mano de obra.
productividad empleados bancos offshore1Los grandes bancos, como empresas multinacionales, siguen estrategias totalmente legales que les permiten mover los beneficios hacia los “paraísos fiscales” y, de esta forma, reducen el pago de impuestos. Esta es la verdadera razón por la cual los trabajadores de bancos offshore son mucho más rentables que los de los bancos locales.
BancaCentraleEuropeaUno de los grandes dolores de cabeza de los gobiernos europeos es que consideran que sus ciudadanos utilizan, cada vez con más frecuencia, las jurisdicciones offshore para así pagar menos impuestos. De acuerdo con los políticos, estas estrategias fiscales causan daños a la economía de los países que son los de más alta carga fiscal en el mundo; sin embargo, en sus andanadas de críticas parecen olvidar los casos de corrupción, la elevación del gasto militar, la privatización de los servicios públicos como causantes reales de los problemas económicos. Ahora, los gobiernos de la Unión Europea tienen otra preocupación y es que han comprobado que sus principales bancos prefieren ir al “exilio”, o sea, hacia otras jurisdicciones que sean más amigables en temas de impuestos. Antes, los dividendos de los bancos iban hacia supuestos “paraísos fiscales” en el Caribe, como Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas y Bermudas; pero, en la actualidad, los bancos más importantes del llamado “Viejo Continente” también trabajan, con mucha fuerza, en dos países europeos: Irlanda y Luxemburgo, porque ambos han incorporado políticas fiscales que resultan favorables para las grandes empresas.

Las cifras, aportadas por diferentes estudios, entre ellos uno muy crítico de Oxfam, son concluyentes: hoy los 20 principales bancos europeos obtienen el 26% de sus beneficios en sociedades offshore incorporadas en jurisdicciones de bajos impuestos. Estos bancos, al ser empresas multinacionales, aprovechan los marcos legales de esos países para mover hacia allí los dividendos obtenidos en diferentes partes del mundo y, como en esas jurisdicciones el pago de impuestos por ingresos obtenidos fuera de ese país es muy bajo, pues entonces crece la rentabilidad de los bancos. No hay nada ilegal en esto.

Al utilizar sociedades offshore en jurisdicciones de bajos impuestos, los 20 bancos más importantes de Europa lograron dividendos valorados en 25.000 millones de euros. Su partida hacia el exilio es tan evidente que, tan solo en 2015, los bancos europeos obtuvieron al menos 628 millones de euros en beneficios en países de bajos impuestos en los que ni siquiera tenían un empleado. Las bajas cargas fiscales han funcionado como incentivos que han utilizado, por ejemplo, Irlanda y Luxemburgo para atraer a grandes empresas. Un claro ejemplo es el de Barclays, considerado el quinto banco más grande de Europa, que reportó 557 millones de euros en beneficios en Luxemburgo, el año pasado, y por ellos pagó un impuesto efectivo de solo el 0,2%.

Esta realidad contrasta con lo que sucede en Europa, donde no pocos bancos han reportado pérdidas económicas, a partir de los altísimos impuestos que fijan los gobiernos, como le sucedió al Deutsche Bank, que tuvo pérdidas en Alemania; sin embargo, generó beneficios de 1897 millones de euros en jurisdicciones offshore.

Otro detalle interesante y que muestra el éxodo de los bancos y su predilección por jurisdicciones de bajos impuestos es que el 59% de las filiales en Estados Unidos de bancos en la Unión Europea han establecido su domicilio legal en Delaware, que es el Estado con políticas fiscales más favorables.

Antes no pocos acusaban a los bancos de ocultar información fiscal, para así evadir impuestos; sin embargo, desde 2013 está en vigor una directiva de la Unión Europea, conocida como CBCR (por sus siglas, country-by-country) que establece que los grandes bancos que actúan en la Unión deben publicar toda la información (país por país) relacionada con sus actividades financieras, incluidas sus obligaciones fiscales. De esta forma, aunque persisten las críticas hacia los bancos, este sector dio un paso al frente, en pos de la transparencia y mostró dónde pagaban más y menos impuestos. No es casualidad que exista una diferencia abismal entre los impuestos que pagan en países europeos (con la excepción de Irlanda y Luxemburgo) y los que pagan en otras jurisdicciones, fuera de Europa, con políticas fiscales más inteligentes y que buscan atraer a grandes empresas, como los bancos.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

licencias bancos offshoreTodos aquellos que buscan formar un banco offshore o necesitan aplicar para una licencia bancaria offshore suelen hacerse, inicialmente, la misma pregunta, ¿cuáles son las mejores jurisdicciones para esto? Aquí les proponemos cinco países que resaltan por encima del resto.

Por lo general todas las jurisdicciones son muy cautelosas a la hora de otorgar las licencias bancarias offshore y antes de dar el visto bueno se realizan profundas investigaciones, para evitar cualquier fraude que pueda dañar la imagen de países que suelen apoyarse en la industria bancaria offshore para subsistir económicamente. Además, en un contexto donde el mundo offshore está cada vez más perseguido resulta lógico que las jurisdicciones extremen las medidas de seguridad, por lo que siempre es recomendable aplicar a la licencia con el apoyo de una firma de abogados, con experiencia en el sector y que ayudará a presentar el mejor plan de negocios, así como podrá apoyar en la conformación de una junta de directores con años de experiencia.

Los países que incluimos en este listado tienen credibilidad internacional y permiten obtener la licencia bancaria y una cuenta corresponsal ofrecida por una institución financiera respetada internacionalmente.

Islas Caimán
Este es uno de los centros financieros offshore más importantes del mundo. Allí están registradas más de 70.000 sociedades offshore y en esa jurisdicción trabajan más de 350 bancos y casi 800 compañías de seguro. Los activos guardados en la pequeña isla están valorados en más de un trillón de dólares.
La licencia bancaria offshore que ofrece Islas Caimán no es de las más baratas del mercado, pero sí de las más respetadas. El costo de la licencia varía entre los $160.000 y $600.000 USD para una licencia de Clase A y a esto habría que añadir diferentes honorarios legales que alcanzarían los $500.000 USD. El proceso de verificación tarda casi un año.

Dominica
La pequeña isla del Caribe, extremadamente golpeada por los huracanes Irma y María que arrasaron en 2017, es uno de los líderes globales en la industria bancaria offshore y ofrece uno de los programas de ciudadanía por inversión más sólidos en el mundo.
Dominica necesita atraer capital y esto influye en que el proceso de otorgamiento de licencia bancaria offshore sea menos complicado, con menos requerimientos de capital ($1.000.000 USD, la cifra más baja entre las jurisdicciones con más legitimidad) y, además, los bancos de Dominica suelen encontrar sin mayores dificultades socios bancarios corresponsales.

Panamá
Panamá cuenta con uno de los mejores sistemas bancarios del mundo. Esta jurisdicción tiene una licencia internacional y una licencia plena; aunque es importa aclarar que Panamá no emitirá una licencia internacional sin que antes la empresa no tenga una licencia plena obtenida en el país donde reside. Un ejemplo: si la empresa tiene una licencia de España, puede obtener una licencia bancaria subsidiaria en Panamá.
Para abrir un banco en Panamá es necesario operar con una licencia plena, la cual demanda, como mínimo, un capital inicial de 24 millones de dólares, aunque supuestamente la ley establezca solo 10 millones por la licencia general y  3 millones por la licencia internacional; sin embargo, los gastos aumentarán muchísimo cuando comiencen las negociaciones con el Banco Central de Panamá.
Panamá, a diferencia de otras jurisdicciones, ofrece diferentes licencias de servicios financieros. Otra opción muy utilizada es crear una Unión Crediticia en Panamá, un tipo de cooperativa de préstamos y ahorros donde cada depositante se convierte en accionista. Estas cooperativas tienen licencia como instituciones co-financieras. En la actualidad existen centenares de este tipo de cooperativas en Panamá. Hoy es posible establecer una de estas cooperativas con un capital entre 1 y 3 millones de dólares. Estas instituciones son reguladas por el Instituto Panameño Autónomo Cooperativo.

Belice
Las leyes bancarias en Belice establecen que es necesario tener 1 millón de dólares como capital para obtener una licencia internacional; mientras que, para recibir una licencia plena hay que trabajar con un capital de, al menos, 3 millones de dólares.
El proceso de debida diligencia tarda como mínimo un año en Belice e, incluso, algunas licencias bancarias offshore han demorado hasta 18 meses.

Puerto Rico
Este Estado Libre Asociado, que no atraviesa hace tiempo por buenos momentos económicos, ofrece una de las mejores licencias bancarias, por los bajos costos, en comparación con otras jurisdicciones, así como por la celeridad en el proceso de otorgamiento de la licencia bancaria.
En Puerto Rico el capital requerido para la licencia es de $550.000 USD, de ellos, $250.000 USD van como capital pagado de empresa y los otros $300.000 USD se colocan depósito en un banco local. Además, otro elemento importante es que los honorarios anuales de mantenimiento de una licencia bancaria offshore en Puerto Rico son de solo $5.000 USD, mientras, por ejemplo, en Islas Caimán dichos honorarios alcanzan la elevada cifra de $85.000 USD.
En Puerto Rico no hay que preocuparse por el polémico FATCA y es común que los ciudadanos estadounidenses utilicen a Puerto Rico como una jurisdicción offshore, para evitar problemas con el IRS, aunque, al mismo tiempo, lógicamente los bancos en Puerto Rico están bajo supervisión general de Estados Unidos.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

licencias banco puerto ricoUna Entidad Financiera Internacional, licenciada en Puerto Rico por la Ley 273, está considerada una de las estructuras de servicios financieros más poderosas en la banca internacional contemporánea.

Estas Entidades pueden ofrecer todo tipo de banca internacional, manejo de inversiones y servicios financieros desde Puerto Rico para clientes fuera de Puerto Rico.
Para aplicar a una licencia de Entidad Financiera Internacional de Puerto Rico es necesario cumplir una serie de requisitos, entre ellos la necesidad de emplear al menos a cuatro puertorriqueños, establecer en la isla una oficina, entregar un plan de negocios muy bien estructurado al regulador bancario, así como negociar cuidadosamente los términos de la licencia.

Una vez obtenida la licencia de Entidad Financiera Internacional disfrutará de hasta 20 años sin tener que pagar impuestos en Puerto Rico por las ganancias obtenida con su Entidad fuera de esa isla. Solo deberá pagar un 4% de tasa de impuesto en todas las ganancias corporativas obtenidas con su negocio.
Una Entidad Financiera Internacional en Puerto Rico debe ser capitalizada con un mínimo de $550.000 USD. De ellos, $300.000 se colocan como depósito, en un banco local; mientras, el balance de $250.000 es su capital corporativo mínimo. El total de acciones autorizadas de su Entidad Financiera Internacional en Puerto Rico debe ser de $5 millones (pero de esta cifra solo $250.000 se paga).

Los bancos internacionales son los que más han aprovechado las ventajas de las licencias de Entidades Financieras Internacionales en Puerto Rico. Todos los bancos licenciados en Puerto Rico pueden realizar diferentes tipos de banca internacional, inversiones, negocios de administración de dinero, además, pueden operar como bancos privados, administradores de fondos, administradores de activos, entre otros.

No obstante, la licencia de Entidades no está limitada únicamente a los bancos internacionales, sino que también pueden aplicar a ella compañías aseguradoras, operadores de fondos hedge, comerciantes de moneda, asesores de inversiones, entre otros.

Al tener la licencia de Entidad Financiera Internacional en Puerto Rico es posible:
- Aceptar depósitos, incluidos depósitos demanda y depósitos interbancarios.
- Colocar depósitos con bancos fuera de Puerto Rico y con otras Entidades Financieras Internacionales
- Emitir, confirmar, negociar o refinanciar cartas de crédito ofrecidas tanto por el cliente como por el beneficiario
- Involucrarse en cualquier transacción bancaria permitida por la Ley 273 en la moneda de cualquier país o en oro o plata y participar en negocios de cambio de monedas extranjeras
Es importante señalar que las Entidades Financieras Internacionales tienen prohibido realizar negocios con personas o empresas de Puerto Rico; aunque la Ley 273 contempla que cualquier Entidad Financiera Internacional puede efectuar negocios con el Banco de Desarrollo de Puerto Rico.

Costos para incorporar y licenciar un banco internacional en Puerto Rico, bajo la Ley 273:
- Plan de negocios: 15.500 Euros – Opcional. Si usted ya tuviera un plan de negocios, esto no sería necesario; aunque sí es imprescindible presentar la aplicación con un plan de negocios.
- Documentación para el cumplimiento interno: $8.800 EUR

Costos preliminares de la licencia:
- Costos de formación para una corporación bancaria en Puerto Rico: $ 5.959 EUR
- Negociaciones de la licencia: $23.500 EUR
- Búsqueda de empleados y de espacio de oficina: $6.500 EUR
- Honorarios legales: $35.000 EUR
- Honorarios gubernamentales: $5.300 EUR
- Honorarios de debida diligencia: $3.000 EUR por cada director y cualquier accionista que posea más del 10%.   
El proceso de aplicación tarda entre 90 y 120 días después de entregar toda la documentación a la agencia que ofrece la licencia.
Una vez aprobado, recibirá una licencia preliminar. Con ella tiene autorización para incorporar y comenzar la preparación del negocio. En este momento es necesario alquilar un espacio de oficina, contratar a empleados, preparar su infraestructura tecnológica, depositar el capital pagado de 250.000 EUR en su compañía y el fondo de 300.000 EUR en un banco local.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

san vicenteSan Vicente y las Granadinas es un país caribeño, totalmente independiente, donde se respeta el secreto bancario y no se aplican los tratados de intercambio de datos fiscales, por lo que se ha convertido en una de las jurisdicciones preferidas para abrir una cuenta bancaria offshore.

En ese país trabajan decenas de bancos offshore, de los más prestigiosos del mundo, así que abrir una cuenta bancaria offshore en San Vicente y las Granadinas no es un proceso complicado  y la persona interesada no tiene ni siquiera que viajar hacia allí, sino que puede completar la apertura mediante la ayuda de expertos.

Lea además: Consulte los mejores bancos offshore de San Vicente y las Granadinas

Hay varios detalles muy llamativos a tener en cuenta a la hora de abrir una cuenta bancaria offshore en San Vicente y las Granadinas. Por ejemplo, los bancos exigen un depósito mínimo y todos garantizan que las cuentas tengan Internet banking y que estén asociadas con tarjetas de créditos emitidas por MasterCard y Visa.

La documentación necesaria no es extensa. Entre la información imprescindible a presentar aparece, en primer lugar, junto al formulario de solicitud de apertura, una copia notariada del pasaporte o del documento de identidad del titular, así como los originales de una factura (Internet, gas, electricidad, etc.), que no tenga más de tres meses de antigüedad y en la que aparezca el nombre del titular de la cuenta, con su dirección personal.

Para completar el proceso de abrir una cuenta bancaria offshore en San Vicente y las Granadinas, es necesario que la persona presente al menos dos referencias bancarias, que provengan de bancos diferentes; aunque estas referencias pueden ser sustituidas por el estado de cuenta de los últimos 6 meses.
cuentas banca offshore¿Dónde no abrir una cuenta bancaria offshore? Esa pregunta tiene diferentes respuestas y empezamos por un primer consejo: evitar, a toda costa, cualquier banco que tenga una sucursal en Estados Unidos o la Comunidad Europea, ya que no existe una gran diferencia en términos de privacidad y secreto bancario entre un banco doméstico estadounidense o europeo y su sucursal en el extranjero.

Todos los bancos offshore cooperan con las autoridades fiscales de Estados Unidos y Europa; sin embargo, estas autoridades la tendrán muy difícil para tratar de rastrear las cuentas abiertas en un banco offshore. También es oportuno explicar que algunos bancos offshore tienen oficinas en Estados Unidos y Europa; pero esto no significa que sean sucursales, por tanto, no hay ningún problema con estos bancos.

Lea además: Conozca los principales bancos offshore del mundo en este directorio

Otro detalle a prestar atención es que antes de seleccionar un banco offshore es importante investigar un poco sobre él y revisar en el sitio oficial que no tenga ninguna licencia estadounidense o europea. Esa investigación por Internet también servirá para determinar si ese banco ha sido colocado como un “blanco” por parte de determinadas autoridades fiscales. Si así fuera, olvídelo y busque otro.
paraiso fiscales0Un primer paso a la hora de abrir una cuenta bancaria offshore es revisar en el sitio oficial del banco seleccionado que este no tenga ninguna licencia estadounidense o europea. Esa investigación por Internet también servirá para determinar si ese banco ha sido colocado como un “blanco” por parte de determinadas autoridades fiscales.

Si en su investigación encontrara que el banco offshore inicialmente seleccionado ha recibido varias críticas, entonces lo mejor es olvidar ese y buscar otro, ya que si se mantiene con el primero corre el riesgo de ver expuesta toda su información bancaria.

Otro elemento valioso que usted debe conocer es que al abrir una cuenta bancaria offshore y también “onshore”, o sea, en un banco de su país, tiene la opción de hacerlo con su nombre y apellidos, pero también puede abrirla a nombre de una sociedad anónima. En los dos casos el banco sabrá quién es el beneficiario final, a no ser que usted decida emplear un “prestanombre”, una opción arriesgada, ya que esa persona tendría control sobre su dinero.

La gran diferencia entre abrir una cuenta bancaria offshore con su nombre y abrirla con una sociedad offshore es que, en el primer caso, su nombre aparecerá en cada transacción que se realice, mientras que al tener una cuenta bancaria offshore con una sociedad offshore, las transacciones aparecerán con el nombre de la sociedad y así protege más su identidad.

Por lo general abrir una cuenta bancaria offshore tarda entre 30 días y hasta 66 meses, en dependencia del banco. Una opción que le permite ganar tiempo en su investigación sobre los bancos offshore que existen en el mundo es acceder al mejor Directorio de Bancos Offshore disponible en Internet, donde tiene a su disposición una amplia lista de bancos, con sus características y direcciones electrónicas.

banco offshore0Para identificar al mejor banco offshore hay que responder estas tres preguntas: ¿dónde está situado ese banco? ¿Qué capital dispone usted para depositar? ¿A qué actividad económica se dedica?

La elección del banco offshore también dependerá de dónde resida usted. Si es ciudadano de Estados Unidos le será difícil abrir una cuenta bancaria offshore, por el temor que tienen estas instituciones, entonces una opción es recurrir a bancos offshore de jurisdicciones del Caribe. Si es europeo, no es recomendable abrir una cuenta en un banco de ese continente, porque los gobiernos de la Zona Europea suelen colaborar entre sí, entonces comparten información bancaria y su capital podría ser revisado.

Consulte el mayor directorio de bancos offshore del mundo

Usted debe decidir si está dispuesto a viajar hasta el lugar donde está ubicado el banco offshore. Los bancos exigen tratar la apertura de cuentas bancarias directamente con el cliente. Incluso los bancos menos complicados para abrir una cuenta exigen verle el rostro al cliente.  

Otro elemento importante en el momento de seleccionar el banco offshore es la cantidad de dinero que usted tiene para depositar. Los bancos offshore suelen exigir mayores sumas que los bancos “onshore” para abrir una cuenta. Las cifras comienzan en los 10 mil dólares y algunos bancos privados offshore piden hasta 10 millones de dólares, como depósito mínimo.

Una de las jurisdicciones con mejores bancos offshore es Seychelles. Allí el secreto bancario está muy bien resguardado y las políticas de privacidad impiden revelar la identidad de dueños de sociedades offshore y corporaciones.

Jueves, 27 Julio 2017 06:00

Las cuentas bancarias anónimas en 2017

tipos de cuentas bancarias offshore¿Existen cuentas bancarias totalmente anónimas en 2017? Un rotundo no, pero sí existen varias jurisdicciones con bajos impuestos que tienen leyes muy estrictas para proteger el secreto bancario. No obstante, es importante aclarar que si alguno de los bancos de esas jurisdicciones recibiera una orden judicial, por un presunto mal empleo de las cuentas bancarias, entonces esa institución de seguro entregará los datos personales del cliente.

Por lo general las personas que buscan cuentas bancarias anónimas recurren a los bancos privados. En realidad, muchos de los grandes bancos aseguran dirigir bancos offshore que ofrecen servicios de banca privada; pero estas llamadas unidades offshore son bancos onshore, así que allí tampoco se aplicaría por completo el secreto bancario.

Otra opción que atrae a muchos es buscar una cuenta numerada, en un banco de Suiza. En otras palabras: una cuenta que solo sea un número y no aparezca el nombre de la persona. Esta variante tampoco es tan efectiva en la actualidad, porque Suiza ha perdido gran parte de las ventajas que antes tenía, porque ha firmado múltiples acuerdos de intercambio de información con los países que más impuestos cobran en el mundo.

Existe un tercer camino hacia una cuenta bancaria anónima y es ir directamente a un banco offshore, registrado en un paraíso fiscal. Estos bancos suelen garantizar una mayor privacidad que las llamadas “unidades offshore” de los grandes bancos.  Por último, está la opción más recomendable: emplear, por ejemplo, a las billeteras electrónicas offshore, entre las que sobresale PAYOPM. Esta billetera electrónica no es un banco, sin embargo, sí facilita recibir y enviar transferencias bancarias con anonimato; además, también es posible enviar remesas a familiares y amigos y solicitar tarjetas de crédito Visa y MasterCard.
S
O
P
O
R
T
E