Una sociedad offshore para disminuir impuestos en Trinidad y Tobago.

trinidad-y-tobago-impuestosUna sociedad offshore para disminuir impuestos en Trinidad y Tobago

Los impuestos en Trinidad y Tobago han centrado la atención de los expertos en inversiones, a partir del interés despertado por esta isla caribeña en empresarios de las más diversas partes del mundo. Los analistas consideran que los principales impuestos en Trinidad y Tobago son los de la renta personal, los de sociedades y los de las utilidades petroleras. Además, otros especialistas identifican como impuestos en Trinidad y Tobago los de la propiedad, el IVA, los impuestos sobre los servicios financieros, los impuestos sobre los no residentes, los impuestos de timbres, así como los impuestos sobre vehículos de motor, los de derechos de importación, junto a los de alcohol y tabaco. En la extensa lista de impuestos en Trinidad y Tobago también aparecen las tasas a las apuestas y el entretenimiento; el impuesto sobre las habitaciones de hotel y sobre las primas de seguros. Todas estas contribuciones sociales de los impuestos en Trinidad y Tobago están contenidas en el Acta del Parlamento, número 35, de 1971. La administración de los impuestos en Trinidad y Tobago corre a cargo de la División de impuestos internos, una dependencia del Ministerio de Finanzas, que es la organización que recauda todos los tributos, con la excepción de aquellos de carácter aduanero y los impuestos especiales, que son una responsabilidad de la División de Aduanas e Impuestos Especiales. Otras especificidades de los impuestos en Trinidad y Tobago es que los tributos sobre las apuestas y el entretenimiento los recoge el Ministerio de Comercio e Industria; mientras las contribuciones sociales son recaudadas por el Consejo nacional de seguridad social. No pocos analistas aseguran que, en la segunda década del siglo XXI, han crecido los impuestos en Trinidad y Tobago y este aumento de las cargas fiscales ha provocado que varios empresarios decidan, finalmente, formar una sociedad offshore, como un mecanismo legal y válido para disminuir el pago de los impuestos en Trinidad y Tobago. Un detalle interesante señalado por varios expertos es que una sociedad offshore podría funcionar perfectamente tanto para un artista o deportista, como para una multinacional, una compañía de seguro o un banco, porque la idea de todos es mejorar la rentabilidad con la optimización fiscal. La sociedad offshore ofrece múltiples ventajas, pero para saber aprovecharla al máximo es imprescindible recurrir a firmas jurídicas especializadas, como Caporaso & Partners, que dirige el experimentado abogado italiano, aunque radicado en Panamá, Giovanni Caporaso. Estas firmas tienen los contactos necesarios y los conocimientos suficientes para guiar a los empresarios en la rápida y segura conformación de una sociedad offshore. Una sociedad offshore no es cara, ya que con solo realizar un pago inicial de no más de 1800 USD y ofrecer una mínima documentación, como una copia del pasaporte del propietario y el nombre deseado para la sociedad offshore, Caporaso & Partners podría crear la sociedad offshore en un breve período de tiempo. Por lo general la sociedad offshore se crea en un país considerado un paraíso fiscal, que son aquellos que muestran un beneficioso sistema fiscal. Caporaso & Partners podría inscribir la sociedad offshore en diversas jurisdicciones, especialmente Panamá, que es una de las que más ventajas garantiza. Con una sociedad offshore el empresario trinitario disfrutaría de grandes ventajas. Su sociedad offshore no tendría impuestos sobre las sociedades; ni tampoco imposición sobre los beneficios; además, no hay declaración de herederos. Tampoco existe la obligación contable; ni se establece un capital mínimo de constitución. A esto se agrega que para la sociedad offshore no se aplica el IVA y el anonimato está absolutamente garantizado. El nombre del propietario real de la sociedad offshore no quedaría guardado en ningún registro público y solo la prestigiosa firma jurídica Caporaso & Partners y el banco donde se creará la cuenta bancaria offshore tendría conocimiento de quién es el verdadero propietario de una sociedad offshore. Como estas entidades se rigen por el secreto bancario, pues la identidad del empresario trinitario se mantendría siempre en el anonimato. El alza de los impuestos en Trinidad y Tobago no es un problema solo de esa nación caribeña. Las estadísticas indican que la mayoría de los países de Latinoamérica y el Caribe han optado por aumentar las presiones fiscales sobre las empresas y ciudadanos. Ante esta realidad, se comprende mejor el auge que ha tenido la sociedad offshore, ya que cada vez más personas comprenden que con una mejor planificación fiscal—y esto lo ofrece una sociedad offshore—sería posible disfrutar más de las ganancias obtenidas con las más diversas actividades económicas.

S
O
P
O
R
T
E