Sociedades offshore de Panamá


offshoreSociedades offshore de Panamá

El término “offshore” no se utiliza en las leyes panameñas, ya que los impuestos solo se aplican a “bases territoriales”, es decir, únicamente los ingresos obtenidos en Panamá reciben impuestos, por tanto, una entidad que realice sus actividades fuera del territorio de ese país no está obligada a pagar impuestos. Existen en Panamá más de 120 mil entidades corporativas, la mayoría de las cuales son “offshore”.
La Sociedad Anónima es la forma societaria más utilizada en Panamá y es la opción más usual a la hora de realizar una operación offshore. Las Sociedades se forman en Panamá amparadas en la Ley 32, de 1927 y el Código Comercial (Decreto Ley No. 5, de 1997, artículo 5).
Una sociedad se forma por dos suscriptores como mínimo (o nominados, en caso de ausencia de los suscriptores foráneos) que ejecutan los Artículos de Incorporación ante un notario y luego los registran en la Oficina del Registro Público de Panamá. Todos los negocios comerciales e industriales deben tener una Orden de Operación, para así poder ejecutar el negocio. Una vez que se haya incorporado la sociedad, solo se necesita a un accionista. Las acciones pueden ser de varias clases, pueden tener valor par o no, pueden estar registradas o ser acciones al portador. No existe un capital mínimo, ni tampoco obligaciones de pagar, excepto con las acciones de valor no par y las acciones al portador, las que deben estar completamente pagadas cuando se emitan.
En la actualidad se tiende a aplican regulaciones muy estrictas a los portadores de acciones al portador: el agente registrado puede mantener en custodia el certificado de acción al portador y emitir a su vez un certificado para ser depositado en los bancos que lo requieran. En las sociedades panameñas deben existir al menos tres directores y sus nombres aparecen en el Registro Público de Panamá; además, los cambios de director también deben registrarse. Cada sociedad de Panamá debe tener un agente residente que sea panameño (abogado). Además de esto no es necesario cumplir más requerimientos, a menos que se desee cambiar el Estatuto o que la sociedad de Panamá se fusione o disuelva.
La Ley 2, de 2011, introdujo nuevos requerimientos para tener un mayor conocimiento sobre los clientes. A partir de esto, todos los agentes registrados que operan en Panamá deben mantener información sobre sus clientes, con el objetivo de que puedan ofrecer información válida si las autoridades solicitaran datos sobre el cliente. Estas nuevas leyes también contemplan la identificación y locación de los poseedores de acciones al portador.
La ley panameña también permite la formación de este tipo de sociedades:
Sociedad extranjera: una sociedad extranjera puede registrarse en Panamá al depositar en la Oficina del Registro Público los siguientes documentos:
- Una copia en español, firmada por un notario, de los Artículos de Asociación
- Una declaración de la Junta autorizando el Registro Público de Panamá
- Copia de los estados financieros más recientes
- Un certificado de un Cónsul panameño que confirme que la sociedad está organizada de acuerdo con las leyes de su lugar de incorporación
- Notificación de la localización del capital para la operación panameña
Sociedad general o limitada: una Sociedad general se permite bajo el Código de Comercio. Las partes tienen responsabilidad ilimitada.
Sociedad civil: el Código Comercial y la Ley 24, de 1966 también gobiernan sobre la Sociedad civil, la cual tiene personalidad legal, aunque la responsabilidad de los socios es ilimitada. Este tipo de sociedad es a menudo seleccionada por profesionales como abogados y contadores.
Fundaciones: La Ley de Fundaciones Privadas, de 1995, rige sobre las fundaciones privadas en Panamá. La Fundación es una entidad autónoma legal, sin miembros o accionistas. Por lo general se utiliza para la protección de activos y actividades no comerciales permitidas.
Fideicomisos: La ley panameña fue actualizada con la Ley 1 de 1984. Los fideicomisos panameños deben estar expresados por escrito, por lo que no pueden ser constructivos. Los fideicomisos pueden establecerse como revocables, pues de otra forma serían irrevocables. El que la establece, los encargados y beneficiarios no necesitan ser nacionales panameños o residir en Panamá. Un abogado panameño debe actuar como agente para el fideicomiso. El fideicomiso puede establecerse con respecto a una existente o futura propiedad; propiedades adicionales pueden ser incluidas, después de su instalación, tanto por el que la establece como por una tercera parte. A diferencia de las fundaciones, los fideicomisos no están protegidos por provisiones específicas contra las leyes extranjeras sobre la herencia, jueces o acreedores.
Las licencias para operar al exterior solo son necesarias para instituciones financieras. Las sociedades no tienen que revelar al propietario que se beneficia, mientras los Fideicomisos y Fundaciones tampoco tienen que revelar los nombres de sus beneficiarios; pero las sociedades limitadas sí tienen la obligación de declarar los nombres de sus miembros.
Solicite ahora una sociedad offshore de Panamá
 
S
O
P
O
R
T
E