Sociedad offshore: salida para impuestos en Honduras

porfirio loboSociedad offshore: salida para impuestos en Honduras

La situación de los impuestos en Honduras, para los empresarios, podría complicarse en 2012, a partir de la intervención directa del mandatario Porfirio Lobo, quien aseguró que “revisaría hasta los calcetines” a las corporaciones, a partir de que estas ganaron un pleito judicial contra una ley estatal que las obligaba a pagar más impuestos en Honduras.
Otras investigaciones gubernamentales plantearon la necesidad de Tegucigalpa de ampliar los impuestos en Honduras, para así evitar más exoneraciones fiscales que oscilaron, en 2011, entre los 12,000 y 16,000 millones de lempiras (moneda del país). El monto supuesto de lo que las empresas dejaron de tributar representó un 6% del Producto Interno Bruto.
En los resultados del estudio también se recomienda que las franquicias radicadas en el territorio paguen impuestos en Honduras. Estas noticias han preocupado a la comunidad empresarial que también tiene que regirse por el Código tributario, el cual contiene las normas que establecen la aplicación, percepción y fiscalización de los tributos o impuestos en Honduras, contribuciones y tasas vigentes en el país.
Entre los impuestos en Honduras que más gravan se encuentran: el Impuesto sobre Ventas; Impuesto sobre la Renta; Impuesto sobre volumen de Producción y el Impuesto al Activo Neto. Esta realidad ha provocado un aumento del interés, entre los empresarios, por conocer más sobre una sociedad offshore, como método efectivo y legal para pagar menos impuestos en Honduras.
Cada vez más empresarios hondureños consideran que el Estado no es equitativo en la redistribución del ingreso y no creen que las autoridades otorgan el mejor destino a los recursos obtenidos. Además, al recurrir a una sociedad offshore los empresarios pretenden obtener una mayor rentabilidad en la labor que realizan.
Durante mucho tiempo el término sociedad offshore ha sido estudiado, pero a pesar de esto persisten algunas interpretaciones erróneas. Una sociedad offshore sería aquella empresa registrada en un país que ofrece un sistema fiscal ventajoso, por lo general, un paraíso fiscal. Los especialistas aseguran que la sociedad offshore puede ser así dirigida desde Honduras.
Constituir una sociedad offshore es muy sencillo y existen firmas jurídicas especializadas, como la que dirige el prestigioso abogado Giovanni Caporaso (Caporaso & Partners) que permiten conformar una sociedad offshore en un brevísimo espacio de tiempo (menos de dos días) y el costo de apertura no sobrepasaría los 1500 USD.
Una sociedad offshore se incorpora en un paraíso fiscal seleccionado y toda la documentación y el proceso corren por cuenta de la firma jurídica de Giovanni Caporaso. Una vez recibidos los documentos necesarios para la constitución, entre ellos una copia del pasaporte del empresario hondureño y la justificación de domicilio, más el dinero, la firma jurídica Caporaso & Partners inscribe la sociedad (con el nombre elegido por el empresario) y nombra a un director nominado, para preservar el anonimato del verdadero director, que sería el empresario hondureño.
El anonimato es otra de las grandes ventajas de la sociedad offshore y la que asegura que los emprendedores puedan pagar menos impuestos en Honduras, porque a partir del secreto bancario con que operan las firmas jurídicas, nadie podría averiguar quién está detrás de una sociedad offshore.
Al conformar una sociedad offshore, el empresario hondureño recibe una cuenta bancaria offshore, también conocida como “servicio bancario internacional”, multidivisas, que permite enviar y recibir fondos entre las monedas más extendidas y sin gastos de cambio. La forma de pago de la cuenta offshore es idéntica y la persona podrá beneficiarse de una Tarjeta Visa, Mastercard o también American Express, así como también tendría la posibilidad de gestionar sus cuentas por Internet y de realizar sus operaciones bancarias con toda libertad.
Todos los especialistas afirman que la principal ventaja de una sociedad offshore es la exención de impuestos que reciben. Por ejemplo, una sociedad offshore, en un paraíso fiscal, no tendría que pagar tributos como el IVA, contribuciones sociales, impuesto de actividades económicas. Solo sería necesario pagar a la firma jurídica una cuota de registro al año que no excede a los 700 USD. Además, la administración de la sociedad offshore es económica y sencilla. En muchos países no se exige presentar cuentas anuales ni otros trámites, por lo que se puede llevar la contabilidad y actividades como se quiera.
Para formar una sociedad offshore el empresario hondureño no tendría que aportar un capital mínimo y a través de la sociedad offshore podría invertir de manera más sencilla, ya que este tipo de sociedades no están sometido a regulaciones de inversión. El desfavorable clima de impuestos en Honduras, combinado con un mayor conocimiento sobre la importancia de una sociedad offshore, ha provocado un crecimiento en el interés de la comunidad empresarial hondureña por adentrarse en el complejo, pero ventajoso mundo del offshore.
S
O
P
O
R
T
E