Reino Unido impondrá nuevo impuesto a sociedades offshore

REINO UNIDOReino Unido impondrá nuevo impuesto a sociedades offshore

El gobierno del Reino Unido introducirá próximamente un impuesto anual a todos los bienes raíces que estén valorados en más de 3,2 millones de dólares y cuyo propietario sea una sociedad offshore.
A partir de abril de 2013 el Tesoro del Reino Unido comenzará a recoger el impuesto, el cual será mucho más fuerte para las sociedades offshore que sean titulares de una casa valorada en más de 20 millones de libras esterlinas, porque la tasa sería de 140 mil libras anuales.
Este impuesto marcará un cambio drástico en la relación de las sociedades offshore con las autoridades fiscales británicas. Históricamente las personas optaban por utilizar a una sociedad offshore para comprar una residencia en el Reino Unido, pues así disminuían la carga fiscal en ganancias de capital, impuesto a los ingresos y la renta.
La idea del gobierno británico parece ser evitar lo que llaman “evasión fiscal en propiedades residenciales de alto valor”. Las tasas del nuevo impuesto dependerán del reporte de evaluación profesional que se envíe con el impuesto de retorno anual. Cada propiedad tendrá que ser revaluada cada cinco años.
Las tasas anuales se incrementarán en relación directa con el valor de la propiedad. Comenzará en las 15 mil libras esterlinas para las casas valoradas entre 2 y 5 millones de libras; mientras que el máximo a pagar será de 140 mil libras.
Los expertos consideran que el impuesto es solo para las propiedades residenciales de las sociedades offshore, mientras que las propiedades comerciales continuarán sin recibir este impuesto o el de la ganancia de capital. Además, el límite de evaluación de 2 millones de libras esterlinas se aplica solo a propiedades individuales y no a los portafolios.
El pago de un cargo anual significa que la sociedad offshore ya no será más eficiente de costo, sino que esto dependerá de las circunstancias del beneficiario. Por ejemplo, si el beneficiario fuera anciano, el hecho de retener su propiedad dentro de una sociedad offshore que mantenga su estatus fuera del impuesto británico por herencia será mucho más efectivo en cuanto al costo.
La medida coloca al Reino Unido en la misma línea de otros países que imponen, en la actualidad, impuestos a las ganancias de capital por ganancias de no residentes. La legislación también pretende que los ciudadanos no residentes no tengan una mayor ventaja fiscal que los residentes británicos.
S
O
P
O
R
T
E