Eludir impuestos en Venezuela con una sociedad offshore

venezuelaEn 2012 habrá elecciones presidenciales en Venezuela. El socialista Hugo Chávez buscará mantenerse otro ciclo más en el Palacio de Miraflores; mientras la comunidad empresarial continúa preocupada por los impuestos en Venezuela y cada vez está más atenta a posibles alternativas que les permitan mejorar su planificación fiscal.
De acuerdo con el artículo 1 de la Ley de Impuesto sobre la renta (ISLR) “toda persona natural o jurídica, residente o domiciliada en Venezuela, pagará impuestos sobre sus rentas de cualquier origen, sea que la causa o la fuente de ingresos esté situada dentro del país o fuera de él”. Esto es lo que establece la ley y los empresarios venezolanos, desde el que posee un pequeño negocio hasta los que administran las mayores corporaciones, han visto un notable incremento en sus tributos fiscales. Ante esta realidad, no pocos han decidido buscar una solución más completa que les posibilite, de forma legal, pagar menos impuestos en Venezuela.
Los expertos, entre ellos el reconocido abogado Giovanni Caporaso, de la firma Caporaso & Partners, recomiendan formar una sociedad offshore, en un paraíso fiscal como el mejor camino para disminuir los impuestos en Venezuela.
La sociedad offshore está acogida a regulaciones legales y fiscales muy favorables. La más conocida de todas es la que ofrece amplias ventajas fiscales. Por ejemplo, salvo el pago de una pequeña cuota de registro anual (que no suele superar los 600 USD) la sociedad offshore está exenta del pago de impuestos sobre sociedades y también de otros tributos habituales como el impuesto sobre el valor añadido (IVA), el impuesto sobre actividades económicas o el pago de contribuciones sociales.
Además, una sociedad offshore se utiliza para eludir el pago de los impuestos sobre personas físicas. Entre las cargas más importantes que se evitan están el impuesto de sucesiones, el impuesto de transmisiones, el impuesto sobre el patrimonio, el impuesto sobre la renta de las personas físicas o, en ocasiones, incluso los impuestos sobre vehículos.
Junto a los beneficios fiscales, una sociedad offshore también resulta atractiva por otros elementos. Por ejemplo, formar una sociedad offshore, con un firma especializada, como Caporaso & Partners, de Giovanni Caporaso, es un proceso rápido y no tan costoso. En la mayoría de los paraísos fiscales una sociedad offshore puede constituirse en menos de 48 horas y con un mínimo de documentación. Por lo general resulta suficiente una copia del pasaporte y un comprobante de domicilio; mientras el costo de constitución de la sociedad offshore no supera los 2000 dólares.
Otro beneficio muy apreciable de la sociedad offshore es que la administración es sencilla. La exención de impuestos conlleva a que esa sociedad offshore no tenga que realizar trámites de liquidación de impuestos. Además, en casi todos los paraísos fiscales no se exige la presentación de cuentas anuales, por lo que es posible evitar los engorrosos procesos de contabilidad y auditoría. De esta manera, la sociedad offshore lleva su propia contabilidad y registra sus actividades de la forma que estime más conveniente.
La firma Caporaso & Partners, de Giovanni Caporaso, garantiza una estricta confidencialidad en la formación de una sociedad offshore. En los paraísos fiscales los datos personales de accionistas y propietarios de una sociedad offshore no aparecen en ningún registro público. A esto se agrega que en una sociedad offshore es posible utilizar a representantes como el director fiduciario o el accionista fiduciario y también existen las acciones al portador. Mediante estos mecanismos se obtiene un nivel mayor de protección de la privacidad.
Los empresarios que buscaban eludir el pago de impuestos en Venezuela también han valorado como positivo, dentro de una sociedad offshore, la libertad de inversión que sienten con ella. En varias naciones existen regulaciones financieras rígidas destinadas a la protección de los inversores, que buscan dificultar o impedir la participación en determinados negocios, valores o fondos de inversión. Como una sociedad offshore no está sometida a este tipo de regulaciones, pues los empresarios venezolanos que apostaron por crear una sociedad offshore se han abierto un mundo de nuevas oportunidades de inversión globales, a las que, de otra manera, no tendrían acceso.
El resultado de la elección presidencial, prevista para el 7 de octubre, será seguido muy de cerca por la comunidad empresarial venezolana. En esa nación existen muchos temores ante las fuertes cargas fiscales lanzadas por el presidente Chávez, por lo que se ha multiplicado el interés por recurrir a una sociedad offshore, como un mecanismo legal para eludir el pago de impuestos en Venezuela.

S
O
P
O
R
T
E