¿Por qué te proteges con una segunda ciudadanía?

Valora este artículo
(0 votos)
segunda ciudadania por inversion 4En un mundo en el que las crisis políticas y económicas estallan constantemente, donde las prohibiciones de viajes, en la “era de Donald Trump” cada vez son más fuertes, resulta muy oportuno obtener una segunda ciudadanía que facilite la protección de activos de la persona, así como su propia seguridad y garantice su libre movilidad por diferentes países.

Uno de los primeros elementos a tener en cuenta es que una segunda ciudadanía no significa que usted tenga que abandonar su ciudadanía actual, sino que cuenta con otra, que podrá utilizar cuando lo considere oportuno. Una de las primeras ventajas de la segunda ciudadanía es que los países que la ofrecen garantizan un pasaporte con el que no se necesita visa para entrar a un gran número de naciones. Esto es importantísimo, ya que si usted residiera en un país considerado “conflictivo” (y actualmente la lista de los “conflictivos” ha crecido), entonces es posible que le nieguen la entrada o hagan demasiadas preguntas para otorgarle un visado. Por el contrario, si usted mismo se presenta con el segundo pasaporte de, por ejemplo, Granada o San Cristóbal y Nieves, recibirá la exención de visas para más de 140 países.

Otro factor importante a considerar para entender el crecimiento del interés por obtener una segunda ciudadanía está vinculado con la seguridad, física y de su patrimonio. Como el segundo pasaporte le facilita los viajes, usted tendrá mayor libertad de movimientos y menos control; además, en algunos países el hecho de ser ciudadano, por ejemplo, de Estados Unidos, puede ser un problema; pero si usted declara (y demuestra con su pasaporte) que es ciudadano de Dominica, entonces de seguro afrontará menos problemas.

Además, con el segundo pasaporte puede abrir nuevas cuentas bancarias, crear sociedades offshore y esto le facilitará la ingeniería fiscal, para disminuir la carga de impuestos en su país. Podrá realizar compras y ventas sin que los ojos de un cónyuge celoso estén sobre usted.

Los programas de segunda ciudadanía son fuertes en el Caribe, especialmente en cuatro países: San Cristóbal y Nieves, Dominica, Antigua y Barbuda y Granada. Estos países subdesarrollados han encontrado en esos programas una solución inmediata para ingresar dinero en sus arcas. Son programas serios, con varios años de existencia y que tienen como punto en común que permiten la obtención del segundo pasaporte a través de dos vías: una donación al gobierno, no reembolsable o la inversión en bienes raíces. La segunda es una alternativa siempre un poco más cara; pero, al mismo tiempo, como usted podrá vender en el futuro esos bienes raíces adquiridos, entonces podría recuperar la inversión o, incluso, obtener ganancias monetarias.

Estos programas de ciudadanía por inversión permiten la inclusión de varias personas en la misma aplicación, por lo que están pensados para la familia. No son programas baratos, pero sí muy útiles, por las diferentes ventajas que ofrecen, la discreción con la que se lleva a cabo el proceso y la seriedad del mismo, ya que los países caribeños lógicamente aplican la debida diligencia para mantener seguros sus programas.
S
O
P
O
R
T
E