¿Por qué los paraísos fiscales siguen atrayendo a pesar de la mala publicidad?

Valora este artículo
(0 votos)
cuantos son los paraisos fiscales¿Cuántos paraísos fiscales existen en el mundo? Esa pregunta ha entrado a debate una vez más, tras el nuevo robo de información privada que ha sido presentado por la prensa como los “Papeles del Paraíso”. De acuerdo con la organización Oxfam, una ferviente crítica de estas jurisdicciones, la cifra llega hasta 73, en la que aparecen países europeos como Holanda, Irlanda y Luxemburgo; mientras, otros consideran que el número de paraísos fiscales es mucho menor y se ubican en el Caribe y en islas bajo el control británico, aunque con autonomía. A pesar de la creciente presión internacional, las jurisdicciones de bajos impuestos siguen siendo atractivas para personas físicas y empresas, que recurren a ellas porque así reducen, de manera legal, su carga fiscal y, además, por el secreto bancario, mercantil y profesional que continúa en vigor en esos países.
 
Una de las figuras más utilizadas en las jurisdicciones de bajos impuestos son las sociedades offshore, estructuras legales formadas por no residentes y que, al no ejercer actividades económicas en el país donde fueron formadas, no tienen la obligación de pagar impuestos. Estas sociedades ofrecen diferentes ventajas, no solo las favorables políticas fiscales, sino también que se pueden constituir en muy poco tiempo, a un precio relativamente bajo y los nombres de los titulares de dicha sociedad offshore quedan protegidos por las leyes del secreto bancario y mercantil. Incluso, en ocasiones ni siquiera el beneficiario principal de la sociedad offshore aparece como director.
 
¿Qué distingue a los paraísos fiscales? Existen una serie de características que comparten las jurisdicciones de bajos impuestos, entre ellas el respeto total al secreto bancario; no suelen firmar convenios de intercambio de información tributaria con otros países; no establecen normas rígidas de control sobre el movimiento de capitales, aunque sí se hacen procesos de debida diligencia para evitar convertirse en centros de blanqueo de capitales; además, cuentan con políticas fiscales muy amigables con inversores extranjeros y los bajos o nulos impuestos se aplican para aquellos que no realicen actividades económicas en el país.
 
Las personas físicas y las empresas utilizan procedimientos de ingeniería fiscal, totalmente legales, que involucran a los llamados “paraísos fiscales”. Por ejemplo, crean varias sociedades offshore y trasladan hacia ellas los ingresos generados en otras partes. De esta manera, no tienen que pagar impuestos por esos beneficios.
 
Uno de los lugares más utilizados en el mundo para formar sociedades offshore es el estado de Delaware, ubicado curiosamente en el país que más presión impositiva coloca sobre ciudadanos y empresas: Estados Unidos. Delaware resulta muy atractivo porque tiene establecida una exención de impuestos para sociedades limitadas que pertenezcan a extranjeros no residentes y la única condición es que, como sucede en otras jurisdicciones offshore, no se efectúen actividades económicas dentro de ese estado. Además,  las filiales de los holdings empresariales están exentas de impuestos y esto ha incidido en que varias de las principales corporaciones multinacionales hayan establecido su sede central en Delaware. Este dato es concluyente: el 58% de las empresas ubicadas en el Top 500 del mundo tienen su sede allí.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida
S
O
P
O
R
T
E