Salida de Panamá de lista gris del GAFI impulsará economía del país

paraisos fiscales OECDLa esperada salida de Panamá de la lista gris del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), en la que fue incluida en junio de 2014, tendrá un impacto positivo inmediato sobre la economía del Istmo, especialmente en la inversión extranjera, el turismo y los empleos.
En la lista del GAFI aparecen aquellas jurisdicciones que no hacen lo suficiente para combatir el lavado de dinero. Las consecuencias de estar incluido allí son nefastas, porque los inversionistas temen colocar su dinero en ese país y las autoridades financieras presionan para evitar negocios con dicha jurisdicción. A pesar de esta situación, la economía panameña creció en 2015; pero podrá hacerlo mucho más este año.
“Este es un triunfo de todos los panameños, de un país que trabajó en conjunto, sector público y privado, y logró los consensos necesarios para salvaguardar los mejores intereses de nuestra Nación. Esto permitió la aprobación y aplicación de una nueva regulación que coloca a Panamá a la vanguardia en materia de la lucha contra el blanqueo de capitales”, destacó el ministro De la Guardia.
La decisión fue saludada por empresarios, instituciones como la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá y por importantes políticos. Según el presidente panameño Juan Carlos Varela, esa había sido “una gran victoria”.  El mandatario añadió que se habían corregido uno a uno los errores del pasado.
A mediados de enero una misión técnica del GAFI visitó Panamá y sostuvo reuniones con la Unidad de Análisis Financiero (UAF), Superintendencia de Bancos, Superintendencia de Seguros, Superintendencia de Valores, Instituto Panameño de Cooperativas (Ipacoop) y la Intendencia de Supervisión y Regulación de Sujetos No Financieros, Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia. De esta forma la comisión pudo evaluar los avances que había tenido el país. Los resultados de esa visita fueron claves para entender el paso de sacar a Panamá de la lista gris.
En la reunión plenaria del GAFI se aclaró que Panamá había instaurado un marco legal y regulatorio con el que cumplía el compromiso del plan de acción en relación a las deficiencias estratégicas que el GAFI había identificado en junio de 2014.
A partir de ahora, Panamá no estará más sujeta al proceso de monitoreo continuo global al cumplimiento en materia de prevención de lavado de dinero y combate al financiamiento al terrorismo.
No obstante, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá también expresó que, aunque la medida era muy positiva, era imprescindible continuar el trabajo conjunto entre el sector público y privado para alcanzar, entre otros objetivos, reestablecer a mediano plazo las 20 corresponsalías bancarias que perdió Panamá tras la inclusión en la lista gris.
S
O
P
O
R
T
E