¿Qué es un Paraíso Fiscal?

Estas son jurisdicciones de muy baja carga tributaria, con regímenes fiscales muy amigables para los que deciden colocar su dinero en los bancos allí. Para los pensionados y los que manejan grandes fortunas, los paraísos fiscales resultan lugares muy atractivos, porque les permiten realizar operaciones legales que inciden en una menor carga tributaria. Pero el mapa de los paraísos fiscales, producto a la presión, está cambiando y cada vez son más las jurisdicciones que se unen a los tratados de Intercambio de Información (o sea, comparten datos financieros de las personas). Entre los que han firmado tratados encontramos la siempre neutral Suiza, Islas Caimán, Ecuador, Bermudas, Isla de Man, Jersey, Gibraltar, Mauricio, Filipinas, e incluso Barbados, Chile, Dominica, India, Niue, Seychelles, Uruguay, Trinidad y Tobago. En Europa, las jurisdicciones también han recibido fortísimas presiones, así, por ejemplo, Liechtenstein, Ciudad del Vaticano, San Marino y Principado de Mónaco han claudicado y, con ello, han dejado de ser atractivos para los que recurrían a estas jurisdicciones para ahorrar dinero en impuestos. El problema no termina allí, sino que para 2018 otros países anunciaron que se unirán a la Norma: Andorra, Arabia Saudita, Australia, Bahamas, Belice, Brasil, Brunei, Canadá, China, Costa Rica, Dar es Salaam, Granada, Emiratos Árabes Unidos, Hong Kong, Indonesia, Israel, Japón, Islas Marshall, Macao, Malasia, Mónaco, Nueva Zelandia, Qatar, Rusia, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Samoa, Singapur, San Martín, Turquía.
S
O
P
O
R
T
E