¿Qué es la optimización fiscal internacional?

asfiscalPara que las grandes empresas del mundo incrementen anualmente sus ganancias, se ven obligadas a optimizar su modus operandi en evitación de contravenir las regulaciones impuestas por la legislación fiscal internacional, que naturalmente también perfecciona día a día su modus operandi, y lograr una baja tributación.  
 
Lea además: ¿Cómo funcionan las sociedades offshore?
Aunque su actuar se desarrolla a través de muchas variaciones, siempre insisten en dos modus operandi específicos de ejecución: uno estático, mediante la creación de filiales extranjeras en los Estados de baja tributación, y el otro dinámico, consistente en una suerte de manipulación de los precios de transferencia en las transacciones entre empresas extranjeras y nacionales.
 
Desde este punto de vista, destacan con especial interés los activos tangibles e intangibles, en particular la propiedad intelectual y los procedimientos operativos para optimizar impuestos sin violar la legislación fiscal. De hecho, la ubicación de los activos intangibles y propiedad intelectual en cualquier parte del mundo es válida para mover las ganancias en las jurisdicciones fiscales más favorables, con la consiguiente reducción o baja tributación de la carga fiscal global del Grupo. Este modo de funcionar es típico de las empresas con elevado contenido tecnológico, lo cual implica en sí mismo un producto inmaterial. Sin embargo, no se limita solo a ello.
 
Existen numerosos casos en los que un grupo de empresas han transformado estrategias simples de negocios estandarizados en activos intangibles y propiedad intelectual. Hay que destacar que las estrategias de planificación fiscal de grupos multinacionales se realizan mediante un análisis riguroso de las diferencias normativas para lograr la optimización fiscal internacional entre diferentes regímenes jurídicos, y aprovechando todas las oportunidades en el extranjero vinculadas con el principio de la compañía separada o subsidiaria, instaladas de forma permanente.
En la esfera de la propiedad intelectual, el verdadero problema subsiste en valorar adecuadamente el concepto intangible, que pretende ser el precio concreto de valor de mercado. En busca de una fuente de ingresos, hoy día los diferentes Estados ven este proceder como un problema importante y que puede crecer, por lo cual se precisa de una buena optimización fiscal internacional para controlarlo.
 
Ahora bien, la legislación fiscal internacional reconoce el principio de que la unidad económica de una multinacional es muy diversificada y se ramifica en múltiples entidades jurídicas autónomas que, en conjunto, crean una sociedad o Grupo. Por lo tanto, en sus relaciones mutuas, las empresas del Grupo deben actuar como partes y no de forma independiente. De esta manera se puede crear un operativo de duplicidad, o sea, transferencias internacionales intraempresariales en los Estados de baja tributación, lo que también puede dar origen a cierta manipulación de los precios de transferencia en las transacciones entre la empresa extranjera y la nacional. Sobre la base de estos comportamientos se ha desarrollado una red mundial de tratados bilaterales, fundamento estructural de la optimización fiscal internacional.
Por otro lado, tal como está formulado en la actualidad, la tributación global no tiende a cancelar las unidades de empresas multinacionales en infinidad de empresas vinculadas; por el contrario, ve a la corporación como una entidad jurídica y le exige presentar estados financieros consolidados a nivel mundial en cualquier Estado, para luego distribuir el ingreso logrado por completo entre los diversos Estados, de acuerdo con una política que concilie la presencia económica real de la empresa extranjera en cualquier territorio en el que opera.
 
Tal actitud es sinónimo de la realidad económica de las multinacionales, que de hecho, frecuentemente son centros de negocios dotados de tecnologías específicas con características únicas. Estos enfoques son regulados de una manera particular por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y están encaminados al perfeccionamiento de los métodos aplicables dentro del concepto de enfoque por separado para cada Estado y la legislación fiscal internacional, con vistas a mejorar su eficacia y respetar la soberanía nacional.