Estos son los paraísos fiscales más temidos en el mundo

paraisos fiscales mas temidos¿Qué paraísos fiscales reciben las mayores críticas en la actualidad? La organización Oxfam identificó a Islas Bermudas, Islas Caimán, Países Bajos, Suiza, Singapur, Irlanda, Luxemburgo, Curazao, Hong Kong, Chipre, Las Bahamas, Jersey, Barbados, Mauricio e Islas Vírgenes Británicas como las jurisdicciones que están en el ojo de la tormenta por el tratamiento tributario que dan a las sociedades offshore que se incorporan allí. En estos momentos estos son los países que se deben evitar para operar offshore, aunque el uso de sus bancos puede ser productivo.

Lea además: ¿Por qué son tan llamativas las sociedades offshore de Panamá?
 
Para elaborar este “ranking” de los peores paraísos fiscales, los expertos de Oxfam se basaron en las políticas tributarias que existen en esos territorios, por ejemplo, la aplicación de un tipo del 0% en el impuesto de sociedades y también valoraron la supuesta falta de compromiso de esas jurisdicciones para implementar iniciativas internacionales contra la evasión y elusión fiscal.
 
De acuerdo con Oxfam, varias de las jurisdicciones incluidas en su lista han quedado envueltas en escándalos, como Irlanda, quen tuvo serios problemas por el bajo tipo impositivo efectivo aplicado a Apple o Islas Vírgenes Británicas, donde se registraron más de la mitad de las sociedades offshore creadas por el bufete jurídico panameño Mossack Fonseca. La información privada de ese bufete fue robada por hackers, pagados por el gobierno de Estados Unidos. Luego, esos datos fueron distribuidos internacionalmente y causaron graves daños a no pocas empresas y personas.
Uno de los puntos esbozados en la campaña mediática internacional en contra de los paraísos fiscales es que estos sitios se utilizan para evadir cargas tributarias; pero dentro de esa campaña no se reconocen los elevadísimos impuestos que imponen los gobiernos, que sirven para acrecentar la corrupción y que no son utilizados para el “bienestar del pueblo”, por lo que resulta una idea falsa que las estrategias fiscales realizadas por empresas y personas sean las causantes de los problemas económicos globales actuales, sino que es la corrupción y la mala administración de los gobiernos la que despilfarra el erario público.
 
Oxfam al menos reconoce en su informe que los paraísos fiscales no son los únicos con baja tributación, sino que ya varias naciones aplican políticas tributarias favorables que buscan atraer inversiones de grandes empresas. De acuerdo con Oxfam, 25 años atrás, el tipo medio del impuesto de sociedades en los países del G20 era del 40%; mientras que en la actualidad está por debajo del 30%.
 
Siempre en estos casos, asegura Oxfam, los gobiernos prefieren bajar los impuestos a las grandes empresas y compensan sus cuentas con una reducción de los gastos sociales o un aumento del IVA.