Ventajas al invertir en las Zonas Francas de República Dominicana

Zona Franca Rep Dominicana2La inversión extranjera directa (IED) en República Dominicana está signada por un compromiso financiero medio-alto (más de 100.000 dólares USA) y por un compromiso financiero bajo (menos de 100.000 dólares); estas últimas no necesitan un cuadro económico introductivo y pueden dirigirse directamente al servicio de asistencia personalizado que brinda el Gobierno.

Hoy República Dominicana tiene el ambiente de negocio de los sectores más interesantes y a todos los niveles para la IED, pero el de invertir en las Zonas Francas es el más ventajoso.

Lea además: Compre la guía más completa sobre vivir e invertir en República Dominicana

Las Zonas Francas del país cuentan con alrededor de 40 parques industriales y cerca de 500 empresas. La inversión extranjera directa también tiene acceso preferencial al mercado de Estados Unidos mediante el Sistema Generalizado de Preferencias para la Cuenca del Caribe, mientras que la Convención de Lomé garantiza un acceso preferencial para el mercado europeo.

Las Zonas Francas entendidas como entes jurídicos son autorizadas por el gobierno y manejadas por los operadores de Zonas Francas. Pueden ser personas físicas o compañías, las cuales deben adquirir o rentar el terreno donde operarán, desarrollar la infraestructura y rentar o vender las edificaciones o naves industriales donde funcionarán las empresas, así como ofrecer las mayores facilidades necesarias para que las empresas puedan desempeñares correctamente.

La Ley No. 8-90 regula lo relativo a las Zonas Francas, y el Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación se encarga de velar por la correcta aplicación de la misma. En República Dominicana la IED puede enfocarse hacia cuatro tipos de Zonas Francas: las Industriales (ZFI), las Fronterizas (ZFF), las Especiales (ZFE) y las Digitales (ZFD).

Las ZFI favorecen la manufactura de bienes y prestación de servicios como prendas de vestir, calzados, instrumentos y equipos médicos, joyas, cigarros y ciertos artículos eléctricos y electrónicos, así como también manufacturas diversas; las ZFF similares bienes que las ZFI, pero al radicar en áreas poco ventajosas se les confieren incentivos especiales, como la exoneración de impuestos por un período de 20 años, reducción en la tarifa de alquiler de las instalaciones; trato preferencial para productos sometidos a cuotas de importación en ciertos países; aplicación de un trato y de tasas preferenciales al momento del otorgamiento de fondos para financiamientos; y un período de aprendizaje para los empleados aumentado a seis meses.

Las IED también tienen amplias perspectivas en las Zonas Francas Especiales (ZFE), aunque en estas solo se acepta la inversión en casos donde la naturaleza de su producción o proceso requiera de la explotación de recursos inamovibles, cuya transformación se dificultaría si las compañías no estuvieran establecidas cerca de las fuentes de materia prima. Por su parte, en las Zonas Francas Digitales (ZFD), o sea, los centros tecnológicos, el Gobierno dominicano y empresarios locales demandan la IED que ofrezca todos los servicios necesarios como infraestructura física, sistema de telecomunicación, escuelas técnicas, área residencial y comercial, etc., para la realización de software, hardware, servicios de telecomunicación (call centers, telemarketing, etc.) negocios de Internet y servicios de traducción, entre otros.

Tanto las ZFE como las ZFD se benefician con incentivos aduanales y fiscales, los que alcanzan exenciones de 100% en los siguientes impuestos: sobre la renta o sobre las utilidades; de construcción, inscripciones hipotecarias, transferencias de inmuebles; por constitución de compañías o por el aumento de capital de las mismas; de importación, municipales y tarifas aduanales; por exportación o reexportación, licencias y facturas consulares; y por importación de maquinarias, equipos y Sobre la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS).

S
O
P
O
R
T
E