Internet es el mayor Paraíso Fiscal

internet paraiso fiscalInternet es por naturaleza abierta, con escasas barreras de entrada y, por tanto, en extremo difícil de regular. Internet no permite, o al menos tolera muy mal, los tratamientos burocráticos. Hoy suman centenares de millones los usuarios de Internet, devenida un territorio offshore más y por ello muchos afirman que Internet es el mayor Paraíso Fiscal,  pues a través de su red mueven capitales y realizan transacciones comerciales, monetarias y bursátiles en tiempo real de hemisferio al otro. En los países desarrollados el uso de Internet ha crecido anualmente alrededor de un 50% desde finales de los 90.
Internet es el ejemplo más connotado de la globalización de las finanzas, dotado de una gran libertad en todos los sentidos que ha revolucionado aspectos tradicionales del negocio offshore, como por ejemplo la transferencia de fondos, la banca online, el comercio electrónico y el establecimiento de sociedades. Con el uso de las TIC´s, la proximidad física al centro offshore ha perdido su relevancia. En la actualidad hay centenares de bancos en Internet donde desde su propia PC y por e-mail, es posible abrir cuentas y efectuar todo tipo de transacciones bancarias, incluyendo la solicitud de una tarjeta de crédito.
Que Internet es el mayor Paraíso Fiscal no es mero slogan: en lo que respecta a la tributación, es difícil saber el lugar físico desde donde opera una compañía comercial en la red y, por tanto, establecer técnicamente dónde debe pagar sus impuestos. También lo es determinar cuál es la jurisdicción que tiene que vigilar la red o establecer y recaudar los impuestos. Este último aspecto, o sea, cómo tasar las transacciones en Internet, es uno de los grandes problemas de las autoridades fiscales de los países desarrollados. El crecimiento del comercio electrónico y el ahorro de impuestos sobre las transacciones que genera, han llevado a que algunos centros promuevan el establecimiento en condiciones ventajosas, legales y fiscales, de compañías comerciales basadas en que Internet es el mayor Paraíso Fiscal del mundo.
Paralelo a la distribución y venta de productos en los circuitos comerciales habituales, grandes empresas ofrecen líneas de servicios en Internet, y algunos de estos servicios nacen en jurisdicciones offshore con un ahorro de impuestos notable. Estas empresas venden parte de sus productos a través de la red pero utilizando compañías en Paraísos Fiscales, que pagan regalías a la matriz situada en el país de alta jurisdicción. Es un procedimiento complejo, pero totalmente legal para ahorrar impuestos siempre que se justifique comercialmente y se despejen todas las dudas correspondientes a las operaciones con empresas vinculadas.
Intemet facilita que muchas empresas trasladen su centro de actividades ajenas a sus clientes, el llamado back office, a otras jurisdicciones. También permite el almacenamiento de datos a efectos de seguridad en lugares distantes de la sede o sedes de las empresas.
S
O
P
O
R
T
E