Europa vs. Paraísos fiscales, ¿quién ganará la guerra?

europa vs paraisos fiscalesEn la Unión Europea se aplican impuestos fortísimos, por lo que no resulta extraño que los gobiernos del Bloque comunitario han emprendido una campaña en contra de los paraísos fiscales, a los que acusan de privar a las arcas públicas de entre 50 mil y 70 mil millones cada año por una supuesta “evasión fiscal”. En lugar de autocriticarse por sus problemas de gestión y los casos de corrupción, los gobiernos prefieren desviar la atención y culpar a las grandes empresas, futbolistas y empresarios de pagar menos impuestos a través de estructuras como las sociedades offshore, incorporadas en los paraísos fiscales.
 
Lea además: Estos son los paraísos fiscales más temidos en el mundo
 
Con los datos sobre las pérdidas multimillonarios por evasión como pretexto, el Bloque comunitario elaboró un nuevo paquete de medidas, entre ellas la actualización de aquellas jurisdicciones que la Unión Europea considera “paraísos fiscales”. Todas aquellas empresas y personas de esos “paraísos fiscales” enfrentarían controles más estrictos en el momento de establecer negocios en la Unión Europea.
 
En la lista negra de los paraísos fiscales aparecen, entre otros, Afganistán, Irak, Bosnia Herzegovina y Siria, ya que el Bloque comunitario considera que estas jurisdicciones no han sido activas en la lucha contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo.
 
En los últimos tiempos, el Bloque presionó a varios de sus miembros, en una supuesta “lucha contra el fraude fiscal”. De esta forma, Austria y Luxemburgo accedieron a levantar el secretario bancario que existía en ambas naciones. Pero estos pasos fueron considerados insuficientes por el Bloque, que, a través de la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, emitió una propuesta de reforma de la Directiva contra la elusión fiscal, sobre las llamadas “asimetrías híbridas con terceros países”.
 
El objetivo vuelve a ser “la lucha contra la elusión fiscal” y apunta directamente a las grandes empresas que, dice la Comisión, aprovechan las asimetrías híbridas existentes entre los sistemas fiscales de los Estados miembros de la UE y de terceros países para pagar menos impuestos.
¿Quién ganará la guerra? Los gobiernos europeos de seguro intensificarán el cerco sobre las pequeñas jurisdicciones. Quieren a toda costa la información privada de sus ciudadanos, para así cobrar más impuestos y tener nuevos fondos en las arcas públicas que luego invierten en armas, guerras o caen en manos de corruptos. Las jurisdicciones que utilizan sistemas tributarios avanzados no la pasan fácil, porque con la amenaza de incluirlos en la lista negra no son pocos los que han preferido pactar y dejar a un lado el secretario bancario. Otros territorios resisten la presión, aunque no se sabe por cuánto tiempo más.