Cambiar de identidad es posible: aquí lo demostramos

cambiar de ident 4ce6f6c5a8552Existen múltiples razones que explican el porqué las personas necesitan obtener nuevos documentos de identidad. Muchos los solicitan por razones financieras o de privacidad; pero, incluso, más urgentes son las razones de seguridad y las políticas. Para algunos sería vital utilizar una nueva identidad si ellos pudieran ser posibles víctimas de un ataque terrorista. Los documentos de identidad le darían a un refugiado político la imprescindible seguridad. Si usted presenció un crimen o se encuentra en una situación en la cual la policía realmente no puede protegerlo, entonces un documento de identidad convincente se convierte en un asunto de vida o muerte.

Lea además: Cambiar de identidad es posible, aquí están las pruebas

Resulta obvio que su apariencia física lo distingue de los otros; pero ¿cómo usted les prueba a los demás quién es? Identificación, en la forma de documentos de identidad, es la vía más rápida, fácil y efectiva de demostrar su identidad a los otros. En Estados Unidos existen múltiples documentos que pudieran ser empleados para mostrar quién es usted y ellos son vitales en diversas situaciones. Si usted necesitara cambiar su identidad y proteger su privacidad o seguridad personal, un primer paso muy importante sería obtener documentos de identidad que fueran confiables.

Algunos son simples de adquirir, como tarjetas de créditos; mientras otros, que son utilizados para propósitos más oficiales, como certificados de nacimiento y números de seguridad social demandan un mayor trabajo para obtenerlos.

Menos, pero también importantes, los Documentos de identidad. En Estados Unidos existe una plétora de documentos de identidad, de acuerdo con sus necesidades. Básicamente es solo un documento que se muestra a los demás para que ellos sepan quién es usted. Muchos de estos documentos de identidad son fáciles de conseguir y pudieran resultar suficientes en una amplia variedad de transacciones que demanden una prueba de identificación.

Comencemos por la Licencia de conducción, la cual, a menudo, es suficiente y siempre accesible a cualquier cambio de identidad. En Estados Unidos para obtener la licencia de conducción todo lo que necesita hacer es recibir un permiso de aprendizaje por seis meses, pasar un examen escrito y luego las pruebas en la carretera. Como un bono adicional, la mayoría de las comprobaciones se centran en los exámenes, así que el foco de atención se aleja de las verificaciones de la identidad del conductor. Un método más convincente y también elaborado es asistir a una Escuela de conducción. Esta es una prueba para tontos, porque ¿quién pensaría que alguien que asiste a este tipo de escuelas estaría falsificando su identidad? Solo asegúrese de lucir como un conductor novicio. Si usted realizara un parqueo paralelo, pues esta acción podría despertar la suspicacia de su examinador.

Las tarjetas de crédito son otros documentos de identidad que pueden ser adquiridos con poco esfuerzo. Ellas son muy útiles, para, digamos, abrir una cuenta bancaria. Para obtener una tarjeta de crédito por lo general se exige un crédito propio, aunque hay dos formas de recibir una tarjeta de crédito, sin ese crédito. La tarjeta de crédito segura es una de las vías – establezca un perfil de crédito como el nuevo “usted” y espere a que una compañía de tarjetas de crédito le envíe una tarjeta segura o llame a una empresa y pídale que le envíen (al nuevo “usted”, por supuesto), una aplicación para su nueva dirección. Asegúrese que en todas estas transacciones no coloque ningún elemento que pueda conectarlo con su pasado. Agregar un titular a una cuenta ya existente es otra forma de obtener un nuevo perfil de crédito y, por tanto, la posibilidad de recibir una tarjeta de crédito con su nueva identidad, tal y como lo deseaba.
Otros documentos de identidad válidos son las facturas utilitarias; aunque ellas no sean empleadas como tales. Teléfono, gas y facturas de electricidad pudieran aparecer con el nuevo nombre y dirección de su nueva identidad, al ofrecer otro documento que pruebe quién es usted. Las facturas utilitarias son muy prácticas porque a menudo se requieren para abrir una cuenta bancaria.

Una tarjeta de seguridad social es otro valioso documento de identidad empleado por los residentes en Estados Unidos. Puede obtenerse con facilidad, una vez que usted tenga un número de Seguridad social (NSS). Por solo unos pequeños honorarios, varias compañías imprimirán su número en una tarjeta. Otra opción es fotocopiar la tarjeta de alguien más y reemplazar el número que allí aparezca por el suyo. Las compañías de seguros de vida también le enviarán sus tarjetas de Seguridad social, cuando se soliciten los paquetes de información.

Existen algunos documentos adicionales que, por lo general, no se emplean para probar la identidad; sin embargo, pudieran funcionar como un excelente toque final; además, lo ayudarían a convencer a quiénes tengan dudas sobre su identidad. Entre esos documentos están las tarjetas de bibliotecas y quizás menos comunes, pero también efectivos: los certificados de bautismo, los documentos de impuestos y joyas y vestimentas en las que aparezcan los monogramas de su nueva identidad.

Certificado de nacimiento: la madre de todos los Documentos de identidad
Los certificados de nacimiento son uno de los documentos más importantes y útiles que usted pudiera obtener, junto con los números de Seguridad social. Definitivamente es un desafío mayor asegurar y emplear un certificado de nacimiento, pero es posible con un poco de creatividad y esfuerzo. Afortunadamente, los certificados de nacimiento en Estados Unidos son récords públicos, así que cualquier persona tiene el derecho de acceder a ellos. Es solo asegurarse de que el que obtenga, pues funcione para el “nuevo usted”. Una vez que reciba este documento, lo pudiera utilizar para aplicar a una variedad de otros documentos de identidad, como tarjetas de bibliotecas, registros de votación, licencias de conducción, tarjetas de crédito e, incluso, pasaportes. Un método para obtener un certificado de nacimiento es el llamado “fantasmal”. Esto significa que usted emplea la identidad de una persona fallecida o de una persona que no tiene documentos de identidad, como un niño. Esta vía fue muy popular en los años sesenta del siglo pasado; aunque ahora, en 2010, en Estados Unidos se ha hecho muy difícil aplicarla. No obstante, todavía pudiera ser efectiva. Este método no es recomendable porque si se realizara una referencia cruzada y se descubriera el engaño, entonces le esperaría una larga sentencia en la cárcel.

Los certificados de nacimiento también pueden ser comprados a un falsificador del bajo mundo que los colecta de otros delincuentes y de personas de la calle. Otras personas incluso pudieran venderle su certificado de nacimiento. Por ejemplo, es posible, en Estados Unidos, encontrar a una persona que no tiene intenciones de viajar al extranjero, por lo que le permitiría a usted utilizar su información de identidad a cambio de un precio. Esta información pudiera ser empleada, para, por ejemplo, aplicar a un segundo pasaporte.

Es fácil lograr una copia certificada de cualquier certificado de nacimiento al ir a las oficinas de estadísticas vitales. Aunque existan en pueblos y oficinas en los condados, es mejor ir a una agencia estatal, porque allí habría menos posibilidades de realmente saber de quién es el certificado de nacimiento que usted está solicitando. Usted no quisiera aproximarse a un administrador de condado quien, sospechosamente, pudiera exclamar, ¿Qué quiere saber sobre el certificado de mi fallecido tío Bob? Entonces, como indica el sentido común de quien está interesado en cambiar de identidad: mientras mayor sea la agencia, pues mejor.

Números de Seguro Social: el punto de referencia de la identidad personal
Como cualquier persona que desee cambiar de identidad conoce, el número de Seguro Social (NSS) es la referencia de la identidad de una persona en Estados Unidos. Un NSS es solicitado para virtualmente cualquier cosa: cuentas bancarias, tarjetas de créditos, chequeos policiales, renta de autos y alquiler de habitaciones en hoteles.

Desde 1935 todos los ciudadanos norteamericanos han sido obligados a tener un NSS. Originalmente esto fue establecido para mantener un récord de las ganancias de los individuos, pero ahora se ha convertido en un elemento identificador en ese país. Por tanto, es esencial poseer un NSS para probar su identidad.

La selección del número debe ser un proceso muy cuidadoso. El NSS fue corregido en 1981, para así convertir en una ofensa criminal cualquier alteración, venta, compra o falsificación de una tarjeta de Seguridad social. Este crimen puede ocasionar una multa de 5 mil dólares o hasta cinco años en prisión, incluso pudieran aplicarse las dos.

Construir un NSS es realmente complicado. Este número está partido en tres partes. Los tres primeros muestran dónde fue emitido el número. La segunda parte, de dos dígitos, indica cuándo fue emitido el número; mientras, la última parte comprime a cuatro números que conforman su propio código personal.

Con el objeto de entender cómo se asignan los NSS, lo mejor es crear su propia base de datos. Esto puede hacerse al utilizar el NSS, edad y tiempo de muerte, tomado de otros certificados encontrados en una oficinal de estadísticas vitales. Estos números le darán una idea general sobre cuál número será válido para planificar su identidad, de acuerdo con la fecha de emisión.

En general, cuando se construye un NSS, es importante concentrase en los siguientes puntos. Primero, el número del área debe ser válido, en apoyo al estado de nacimiento de su nueva identidad. Se necesita tener un número bloqueado que no fuera emitido antes de la fecha de nacimiento propuesta y que no sea más alto que el número mayor del área del NSS. Por último, se necesita tener un número de serie válido, es decir, que no sea 0000.

Además de crear un NSS, otra opción es aplicar para uno por debajo de su identidad. Un problema mayor de esta aproximación es la edad – la persona que desea cambiar su identidad es demasiado vieja para obtener un nuevo NSS. La Administración de Seguridad social verifica todos los certificados de nacimiento para aquellos que sean mayores de 17 años, por lo cual es imposible utilizar falsos certificados de nacimiento. Existen otras formas, no obstante, para pasar sobre esta regla, si se aplicara como persona con edad inferior a los 18.

La primera forma es aplicar empleando un certificado original de nacimiento y otro documento de identidad (licencia de conducción, identificación escolar, o récord médico, por ejemplo). El certificado de nacimiento pudiera ser olvidado o perdido en alguien que haya muerto joven, nunca tuvo un NSS o que actualmente esté entre los 16 o 17 años. Entonces usted aplicaría para un NSS mediante el envío de una carta, junto con los documentos requeridos por el estado, en los que confirma la necesidad de recibir un NSS, por ejemplo, un trabajo.

Otra vía es acudir a la Administración de Seguridad social con su nueva identidad, garantizar que luzca joven y aplicar en persona si usted tuviera 17 años. Si no fuera así, siempre pudiera ir como un “familiar”. Todo lo que necesita es un documento de identidad expedido por el estado que pruebe su paternidad, su propio certificado de nacimiento y el certificado de nacimiento de su “hijo”.

ATENCIÓN: La falsificación de documentos es penada por la Ley en todos los países del mundo.
S
O
P
O
R
T
E