Las ventajas de una visa Schengen

Valora este artículo
(0 votos)
Visa SchengenViajar por gran parte de Europa es hoy un proceso muy sencillo, gracias a la visa Schengen. Con una visa de este tipo existe la posibilidad de ingresar a 30 países diferentes y, para cruzar de uno a otro, solo se aplican controles muy limitados y, en ocasiones, ningún chequeo.

Schengen y la Unión Europea son dos acuerdos diferentes; no obstante, la gran mayoría de las naciones de Schengen también son miembros de la UE. Al tener una visa Schengen podría viajar únicamente a países de Schengen y no importaría si estas naciones son o no miembros de la UE. Los países que aplican en su totalidad el acuerdo de Schengen constituyen un territorio denominado espacio Schengen que abarca a los Estados miembros de la Unión, excepto algunos de ellos, y a determinados terceros países (Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein).  

Lea además: Preguntas frecuentes sobre pasaportes y residencias

Un primer paso imprescindible para solicitar una visa de este tipo es conocer el máximo período de tiempo de estancia que ofrece el país que desea visitar. Para eso lo ideal es contactar a la Embajada o Consulado de esa nación. Por ejemplo, algunas naciones reciben muchas más aplicaciones para visas Schengen, como Francia o Bélgica, por tanto, las embajadas se tardan un tanto más en procesar las aplicaciones, por lo que, incluso, algunas personas optan por cancelar su aplicación.
S
O
P
O
R
T
E