Qué es un Convenio de Doble Imposición

La doble imposición se origina cuando un mismo hecho imponible que afecta a una misma persona es gravado en dos países diferentes en el mismo ejercicio fiscal. A fin de promover la inversión extranjera, los países establecen convenios contra la doble imposición, que evita ese doble gravamen y regula la fiscalidad de los rendimientos obtenidos.
El funcionamiento del convenio de doble imposición establece una serie de reglas que determinan cómo declarar los beneficios obtenidos en función de su origen y pretenden evitar el doble gravamen sobre una misma persona, una misma renta o un mismo bien. Para corregir la doble imposición se puede utilizar un método de exención, por el que el Estado de residencia del perceptor de la renta renuncia a gravar las rentas obtenidas en otro Estado, o el método de imputación, por el que la renta percibida en un Estado es incluida en la base imponible del perceptor al objeto de su gravamen por el Estado de residencia. En este último se deducirá de la cuota obtenida el impuesto satisfecho en el Estado de origen (imputación total) o el impuesto que habría de satisfacer en el Estado de residencia si la renta se hubiera obtenido en el mismo (imputación parcial).
En el caso de los dividendos, el convenio de doble imposición establece un régimen de tributación compartida, que pueden gravarse en el Estado de residencia del perceptor y en el Estado de donde los dividendos proceden, si bien en este último se establece un límite que generalmente es del 15%. Lo mismo ocurre con la tributación de los intereses, si bien el límite en estos casos se fija en el 10%.
Si se tratan de ganancias patrimoniales hay que distinguir el caso de los inmuebles del resto. Las ganancias obtenidas por un residente de un Estado por la venta de inmuebles situados en el otro Estado se gravarán en el lugar donde esté situado el bien. En el resto de los casos (acciones, etc.) se someterá a imposición en el Estado en que resida el vendedor.
Los rendimientos por actividades artísticas o deportivas realizadas en el territorio de un Estado son gravados por el mismo. En el caso de trabajadores desplazados al o desde el extranjero, el Estado de residencia del perceptor de los rendimientos del trabajo es el que tiene derecho para gravar las retribuciones percibidas, salvo que el empleo se ejerza en otro Estado, en cuyo caso también podrán ser gravados en este último.
  • Lunes, 20 Enero 2014
S
O
P
O
R
T
E