Pero, ¿por qué tantas dificultades?

Lamentablemente las presiones de los países industrializados son fuertes y cada vez más bancos prefieren evitar riesgos de multas millonarias o cierre de cuentas en los bancos corresponsales. Si un banco offshore es señalado como sospechoso de blanquear capitales o facilitar operaciones de blanqueo de capitales, u otro delito, puede perder la licencia o le pueden cerrar las cuentas de correspondencia de manera tal que, en la práctica, el banco se encuentra imposibilitado para operar. Si usted fuera el propietario de un banco offshore harían lo mismo: eliminaría los clientes pequeños que dan poca ganancia y exponen el banco a los mismos riesgos que un cliente grande.
  • Sábado, 21 Mayo 2016
S
O
P
O
R
T
E