Razones para invertir en Colombia

Invertir en la República de Colombia 2
La República de Colombia está situada en la región noroccidental de América Latina, constituida en un estado social y democrático de derecho cuya forma de gobierno es presidencialista. La capital de la república es Bogotá. Colombia tiene una superficie total de 2´070,480 Km.², distribuidos en 1.141.748 Km.² de área terrestre y 928.660 Km.² de zona marítima. Es un país tropical con temperaturas estables. Cuenta con 1.600 kilómetros de litoral en el Mar Caribe y 1.300 kilómetros en el Océano Pacífico. Los ríos se ubican dentro de cinco vertientes hidrográficas: Caribe, Pacífico, Amazonas, Orinoco y Catatumbo, en donde los principales ríos tienen una extensión de más de 9.000 kilómetros.
 
 
Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), entre los principales productores de caña de azúcar, Colombia tiene la mayor tasa de rendimiento (119,6 ton/ha), superando a Brasil (76,4 ton/ha), India (69,2 ton/ha) y China (66,5 ton/ha). Colombia tiene una de las mayores productividades de etanol con 9.000 Lt/ha/año, superando en un 50% a Brasil y en un 55% a Ecuador.
 
Colombia es una potencia económica de la región latinoamericana y forma parte del bloque de países emergentes CIVETS. Su PBI / PPA ocupa el cuarto puesto en América Latina detrás de Argentina, México y Brasil, y el 28 a nivel global. El sector financiero en Colombia ha crecido un 6,7% durante los últimos años, debido a la liquidez favorable de su economía. Colombia es la tercera economía en América Latina y uno de los países con mayor estabilidad económica en la región. En los últimos seis años la economía del país creció en promedio por encima del 4%.
Durante 2013, la economía creció por encima del total de América Latina y el Caribe; mientras que el país creció 4,3%, la región lo hizo en 2,6%. La clase media aumentó, pasando a representar aproximadamente 25% de la población colombiana. Se espera que la clase media colombiana sea el 44% de la población en 2020 y el 60% en 2025.
 
Es un país con grado de inversión, otorgado por Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch sobre la deuda soberana de Colombia. En julio de 2014 Moody's subió la calificación del país de Baa3 a Baa2. De acuerdo con Doing Business 2014 del Banco Mundial, Colombia es el sexto país a nivel mundial y el primero en América Latina en proteger a los inversionistas. Adicionalmente, el ranking ubica al país en el tercer lugar como el destino más “amigable” para hacer negocios en la región.
 
Colombia tiene 13 acuerdos comerciales vigentes permitiéndole al país tener acceso preferencial a cerca de 1.500 millones de consumidores en mercados como Estados Unidos, la Unión Europea, Brasil, México, Chile o Perú. Además, tiene una infraestructura tecnológica soportada por nueve cables submarinos que garantizan la conectividad nacional aumentando la competitividad del país. Y, en general, fácil acceso a mercados globales, gracias a una ubicación geográfica privilegiada e infraestructura logística desarrollada.
 
Según el ranking IMD del año 2013, Colombia tiene la mano de obra más calificada de Suramérica. Colombia supera a países como Brasil, Chile, Perú, Argentina y Venezuela, entre otros de la región, y está apostando a la innovación como componente transversal para la transformación de productos y servicios, que generen valor agregado y empleo calificado.
Colombia se mantiene como el referente en América Latina por las reformas implementadas para facilitar los negocios: desde 2005, el país ha implementado 27 reformas (Doing Business 2014, Banco Mundial). Asimismo, un fuerte compromiso gubernamental en la oferta de incentivos para la inversión y estabilidad para los inversionistas.
 
Colombia cuenta con un Plan Nacional de Desarrollo que aborda las necesidades primarias del país y diseña y ejecuta un plan de acción para lograr el crecimiento continuo y la competitividad. La paz, la educación y la equidad social son los pilares fundamentales del gobierno.
 
De igual forma, el Programa de Transformación Productiva–PTP, fomenta la productividad y la competitividad de 22 sectores de la economía con elevado potencial exportador, por medio de una coordinación más eficiente entre el sector público y privado.
 
El principal producto de exportación de Colombia es el petróleo, cuyas reservas estimadas son 3.000 millones de barriles en 2014, de acuerdo con la empresa Ecopetrol; en marzo de ese año se produjeron 1.013.481 barriles diarios.
 
Así mismo se destaca la industria textil, alimenticia, automotriz y la petroquímica, como también el procesamiento de alimentos, la producción de café, aceite, bebidas, cemento, oro, carbón, esmeraldas, níquel, floricultura y bananas, entre otros. Las exportaciones de Colombia ascendieron a más de 65.000 millones de dólares en 2013.
 
El sistema aeroportuario colombiano cuenta con más de 1.100 aeropuertos y aeródromos entre públicos y privados, de los cuales trece son internacionales. La principal terminal aérea del país es El Dorado, en Bogotá, la capital, que atiende alrededor de 20 millones de pasajeros anualmente y es uno de los aeropuertos de mayor dinámica en América Latina.
 
Por otro lado, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), asegura que Colombia, concentrando el 10,5%, es el tercer país latinoamericano con mayor número de hectáreas cultivadas con frutales. En este campo también es el quinto productor de la región con una participación del 7,2%. (7,5 millones de toneladas). Durante la última década, las exportaciones colombianas de frutales se duplicaron, alcanzando los 800 millones de dólares y más de 1.800 toneladas. Cuenta con más de 100.000 hectáreas que producen cerca de 1,7 millones de toneladas de hortalizas, lo que posiciona al país como el séptimo productor en Latinoamérica en este segmento.
 
Colombia es el tercer país de Latinoamérica con la mayor tasa de precipitación anual (2.612 mm/año). El sector acuícola colombiano es considerado como una de las industrias más organizadas y respetuosas de las normativas ambientales y sanitarias del país; razón por la cual, los camarones colombianos tienen acceso a casi todos los países, exportando más del 80% de la producción nacional a Estados Unidos y Europa. Y algo muy importante: está libre de huracanes, tifones y otros fenómenos naturales que han diezmado la producción en países asiáticos y centroamericanos. Debido a su ubicación tropical y el clima la temperatura de las aguas muestra pocas variaciones, permitiendo producción durante todo el año.
 
Por qué invertir en Colombia
Entre los mecanismos que facilitan invertir en Colombia figura Proexport Colombia, la agencia oficial para la promoción del turismo, la inversión y las exportaciones, que brinda una asesoría profesional y detallada para aquellos inversionistas que encuentran en Colombia oportunidades de negocios en diferentes sectores económicos.
Asimismo le ofrece tanto al inversionista extranjero directo (IED) como al local, información sobre necesidades específicas que atañen al sector público y privado, así como la organización de agendas y acompañamiento durante la visita a Colombia del inversionista extranjero y atención a la IED instalada en el país, siempre de forma gratuita y sobre la base de que la información suministrada durante el proceso se rige por una absoluta confidencialidad.
 
En el 2014, Proexport Colombia presentó dos nuevas herramientas digitales que invitan a los inversores extranjeros a pensar en invertir en Colombia como destinos de sus capitales. Se trata de una aplicación y una revista digital que pueden ser descargadas gratuitamente y en varios idiomas para conocer las ventajas competitivas de cada región del país, la evolución económica de la última década y la presencia colombiana en los mercados del mundo a través del libre comercio.
 
La aplicación dispone de mapas interactivos, galerías de fotos y vídeos, y se encuentra disponible en las tiendas virtuales como "Invest in Colombia docs", y de la revista "Invest in Colombia" con versiones en inglés, francés y español, que deviene guía para los empresarios internacionales, con una explicación de las apuestas de desarrollo en cada región y sus principales atractivos para invertir en Colombia.
 
Según Proexport Colombia, las nuevas herramientas digitales dedican un aparte al por qué los empresarios españoles deben invertir en Colombia, otro que explica por qué Medellín fue declarada en 2013 la ciudad más innovadora del mundo y qué beneficios conlleva la Alianza del Pacífico, integrada por Colombia, Perú, México y Chile.
Desde agosto de 2010, Proexport Colombia desarrolla una estrategia para atraer al capital extranjero a invertir en Colombia, lo que hasta octubre de 2013 se traduce en 239 proyectos de inversión extranjera directa provenientes de 27 países y 38 sectores estratégicos diferentes a los minero-energéticos.
 
Mediante las nuevas herramientas digitales, los inversionistas conocerán más acerca del dinamismo de la economía colombiana, las razones por las cuales la clase media va en aumento, los procesos de integración comercial y los casos de éxito de empresas extranjeras instaladas en el país, entre otros tópicos.
 
Invertir en Colombia hoy es ventajoso por ofrecer un ambiente de negocios propicio, el talento humano calificado, el soporte ideal para las exportaciones, los incentivos y la calidad de vida.
 
Luego de un análisis practicado con el apoyo de la consultora estratégica global McKinsey & Company, Inc., especializada en resolver problemas concernientes a la administración estratégica, se identificaron los sectores que desde el 2014 y por los próximos años, representan oportunidades para la IED, amén de contar con el apoyo del Gobierno para su desarrollo: Tercerización de Procesos de Negocio (BPO); Software y Servicios de TI; Cosméticos; Exportación de Servicios de Salud; Automotor; Textil; Industria de la Comunicación Gráfica; Energía Eléctrica, Bienes y Servicios, son algunos de los aspectos que ubican a Colombia en el radar de la inversión extranjera directa. A estos le siguen otros sectores como la agroindustria, infraestructura, manufacturas, servicios y turismo.
 
Colombia es un país amigable para hacer negocios, lo cual ha sido ratificado varias veces por Doing Business, publicación especializada del Banco Mundial. Los procedimientos para invertir contemplan una serie de condiciones que se deben cumplir en aras de garantizar el correcto ejercicio de las operaciones, a saber: Pasos para instalarse en el territorio; sistema de impuestos y deducciones atractivas para los inversionistas; posibilidad para contratar trabajadores; visas; compra de inmuebles, y cómo importar. El portal de Proexport para inversionistas lo guía en los pasos necesarios para invertir en Colombia.
 
Como ejemplo de exitosa IED mencionemos dos casos. Con fondo de capital privado chileno, Americas Energy Fund compró la empresa de generación térmica Termoyopal, a través de un consorcio internacional conformado por las empresas Mercantil Colpatria y Altra Investments. Desde 2010 a la fecha sus negocios en Colombia son beneficiosos para todas las partes.
 
Otro tanto sucede con la empresa china Aigo, especializada en la producción y comercialización de dispositivos tecnológicos, que también desde el 2010 incursiona desde Colombia en el mercado centro y suramericano y está viendo coronados sus objetivos.
 
Una de las principales aspiraciones del Gobierno es llegar a los cuatro millones de turistas para el año 2014, y para esto hay varias leyes de protección y promoción para invertir en Colombia en turismo, algunas de las cuales, dependiendo del sector, abarcan el 100% de exención de impuestos.
 
Joan Vivas, asesora de inversión de Proexport, dijo que invertir en Colombia en turismo “si se quiere construir un hotel, por ejemplo, el inversionista tiene 30 años de exoneración de todo tipo de impuestos desde el comienzo mismo de la operación. Eso es valedero no solo para fabricar un hotel, sino remodelar alguno ya existente”. A partir del 2012, Proexport incentiva invertir en Colombia en turismo, tomando en cuenta que ese año el país recibió casi dos millones de viajeros por vía aérea y otro millón más vía terrestre.
 
La funcionaria de Proexport informó que el crecimiento del turismo en el mundo fue de 3,5%, mientras que en Colombia alcanzó 10,4%, “un verdadero boom en materia de recibir turismo”, y agregó que el crecimiento obedece a la mejora del clima de seguridad, inversión en infraestructura, incentivos para extranjeros, capacitación en servicios, incremento de cruceros (27 compañías llegan a los puertos colombianos) y poderosos planes promocionales internacionales segmentados.
 
“Por todo esto –aseguró Joan Vivas-, es un buen momento para invertir en Colombia en turismo”
Asimismo el turismo corporativo también resultó favorecido cuando el país mejoró su posicionamiento como receptor de eventos empresariales, transitando del puesto 32 al 29 en el último año. “Este es un reconocimiento más al compromiso del actual Gobierno con la inclusión financiera”, expresó Mauricio Cárdenas, Ministro de Hacienda de Colombia, al conocer que el reporte Microscopio Global 2014 elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), situó a Colombia en el segundo puesto entre 55 economías emergentes, sobre la base del favorable entorno para la inclusión financiera.
 
Lo anterior, que representa una mejora de cinco puestos frente al reporte del 2013, obedece en buena parte al lanzamiento de la Estrategia Nacional de Inclusión Financiera y la conformación de la Comisión Interinstitucional de Educación Financiera, quienes en conjunto permitieron coordinar con efectividad las iniciativas tanto del sector público como del privado, encaminadas a facilitar el acceso y uso a servicios financieros por parte de la población antes excluida.
 
Según Cárdenas, el hecho de situar a Colombia en el segundo puesto entre 55 economías emergentes, deviene segundo reconocimiento recibido en los últimos días, luego del formidable avance que presentó el país en el ranking de facilidad de hacer negocios del Banco Mundial, asociado fundamentalmente a la mejora de acceso al crédito tras la aprobación y posterior reglamentación de la Ley de Garantías Mobiliarias y de la Estrategia Nacional de Inclusión Financiera.
 
El reporte del BID evidencia el favorable ambiente de Colombia en cuanto a protección al consumidor, sobre todo en factores relacionados con la transparencia en tarifas e información hacia los consumidores financieros, así como en la resolución de disputas y controversias. En este sentido, el BID destaca a Colombia como uno de los países con la regulación prudencial más favorable para la inclusión financiera, dado que el marco normativo reconoce las características propias de los productos que tienen como objeto atender a la población de la base de la pirámide, tales como el trámite de apertura simplificada para ciertos productos, canales livianos para atención de clientes (corresponsales) y la canalización del pago de subsidios del Gobierno a través de productos del sector financiero formal.
 
“Estamos comprometidos en seguir avanzando en la profundización de la inclusión financiera en el país, por lo cual hemos venido trabajando en decretos que reglamentan las recientemente creadas Sociedades Especializadas en Depósitos y Pagos Electrónicos y la autorización para la utilización de corresponsales por parte de las compañías de seguros”, aseguró Mauricio Cárdenas.
 
El titular de Finanzas reconoció que el hecho de ubicar a Colombia en el segundo puesto entre 55 economías emergentes también es un reto relacionado con el sobreendeudamiento y el poco uso de los productos financieros. Sobre este último punto, Cárdenas considero que “estamos muy cerca de garantizar el acceso en todos los municipios del país a los productos y servicios del sistema financiero. El reto hacia adelante será incrementar el uso que los clientes hagan de estos productos, para que puedan sacar provecho de toda su potencialidad. Este es el eje de la Estrategia Nacional de Inclusión Financiera”.
 
Por su parte, la primera edición de los FDI Awards (Foreign Direct Investment Association) seleccionó como destino futuro a Colombia entre los mejores para invertir, hecho en que ha desempeñado un rol vital el sostenido trabajo de Proexport Colombia para la atracción de la Inversión Extranjera Directa (IED).
 
FDI Awards es una organización dedicada a promover la inversión entre países, que conecta a líderes corporativos con las agencias de promoción de inversión, como Proexport Colombia, y otras instituciones privadas y públicas del mundo para facilitar el entorno de negocios.
 
En la categoría de destino de inversión del futuro, Colombia fue la única nación del continente seleccionada. Además, los jurados exaltaron a Proexport Colombia como un ejemplo para organizaciones de promoción similares. En su comunicación oficial, FDI Awards, hace una mención especial al trabajo de las agencias de promoción y su papel fundamental para la atracción de la Inversión Extranjera Directa (IED). “Trabajan duro y logran grandes cosas, generalmente con presupuestos limitados. Cuando una empresa realiza una inversión considerable los titulares de prensa se centran en la compañía, en el monto y la creación de empleos. Si una agencia de promoción jugó algún papel en esa inversión, su trabajo es discreto, e incluso invisible. Estos reconocimientos buscan destacar el profesionalismo y creatividad del trabajo que realizan".
 
En esta versión de FDI Awards el primer lugar como destino de Inversión Extranjera Directa (IED) fue para la ciudad de Birmingham, en Reino Unido; y el tercero, para República Checa, que junto a Colombia fueron galardonados durante el World Forum for Foreign Direct Investment en Shangai, China.
 
Entre las ciudades sobresalientes para la IED, Empresas Públicas de Medellín (EPM) encontró en la figura de los fondos de capital privado, otra manera de invertir en un futuro promisorio. Se trata de un vehículo para convertirse en socio estratégico de empresas locales, nacionales y extranjeras que desarrollen soluciones de punta y con alto contenido de innovación, ciencia y tecnología, en línea con sus negocios de aguas, energía, gas, residuos sólidos y tecnologías de la información y las comunicaciones. Así, Colombia invierte por un futuro promisorio y este año (2014) debe invertir unos 20.000 millones de pesos colombianos (COB) de los 100.000 millones con los que el 12 de abril de 2013 se creó en Medellín un fondo que administra Credicorp Capital Colombia (antes Correval) y cuyos inversionistas iniciales son EPM y su filial EPM Inversiones.
 
En apenas 10 meses ya se han identificado un centenar de empresas en Colombia y otros nueve países, con predominio en número de las nacionales y 24 de ellas de Medellín. En total, suman requerimientos de inversión cercanos a los 136.000 millones de pesos colombianos, hecho que avala que el país invierte por un futuro promisorio.
 
Sin embargo, como en cualquier fondo de capital privado, el filtro es muy riguroso y se priorizó a ocho empresas susceptibles de capitalización, de las cuales solo cuatro han llegado al Comité de Inversiones del Fondo para ser analizadas con mayor detalle.
 
"Este no es un fondo de capital de riesgo, ni de etapa temprana, ni opera como un ángel inversionista. Buscamos oportunidades en empresas con una tecnología o producto madurado, que esté operando, viable comercialmente y alto potencial de crecimiento", explica el gerente del fondo, Felipe Zárate Gutiérrez.
 
Según Zárate, ingeniero con alta experiencia en gestión de capitales de inversión en Estados Unidos, mediante el fondo se podrán hacer inyecciones que oscilarían entre los 2.000 millones de pesos y los 22.000 millones, con la expectativa de que los recursos disponibles puedan apalancar empresas con una propuesta clara de valor, equipos idóneos y soluciones diferenciadas que hagan más eficiente las infraestructuras actuales de EPM.
 
En este sentido vale recordar que durante 2013, los mercados en Latinoamérica sufrieron una afectación por la salida de inversionistas internacionales a mercados de países desarrollados, efecto al que no escapó Colombia. Sin embargo, a partir del 2014 se espera una recuperación económica de sectores como el industrial, consumo discrecional y financiero creciendo, lo cual se traducirá en confianza para los inversionistas que están interesados en exponerse en esta infraestructura bursátil y que quieren obtener rentabilidad de su dinero.
 
En Colombia, este 2014 las mayores perspectivas para invertir y obtener rentabilidad están en los sectores petrolero y financiero. Sobre este último, los analistas distinguen con mejores perspectivas para invertir y obtener rentabilidad a Davivienda, tercer banco más importante de Colombia luego de la adquisición de HSBC en Centroamérica, donde ya se empieza a reflejar un comportamiento en los resultados financieros consolidados.
 
En tal sentido, las perspectivas para invertir y obtener rentabilidad apuntan al Grupo Sura, holding de empresas de seguros y fondos de pensiones con inversiones estratégicas en Nutresa y Bancolombia, que han sido favorables para la misma. En los países latinoamericanos donde tiene presencia, el Grupo Sura puede generar más consumo en la clase media y eso redunda en más cotización de pensiones, lo que reforzaría los resultados económicos de la compañía.
 
Por último, analistas indican que otras perspectivas para invertir y obtener rentabilidad este año en Colombia se encuentran en Nutresa, compañía con presencia en Chile, Estados Unidos y que da los primeros pasos en México, lo que le asegura una posición importante a Nutresa, así como el Grupo Argos, cuyos sólidos resultados corporativos, impulsados por las inversiones del grupo en los segmentos de cementos y energía, brindan por sí solas muy buenas expectativas.
 
Potencia en biocombustibles
Colombia tiene una gran disponibilidad de tierras, 7,4 millones de hectáreas, todas aptas para el desarrollo de agro-carburantes pues no afectan bosques naturales. Incluso la disponibilidad de tierra para la agricultura es cinco veces mayor a la que existe en Malasia, que es el segundo productor mundial de palma de aceite. Colombia ha centrado su producción de etanol y biodiesel en los insumos agrícolas con la más alta eficiencia energética del mercado: caña de azúcar y palma de aceite. De este último, es el principal productor de Latinoamérica y quinto en el mundo con más de 411.000 hectáreas. La oferta local aun no suple la demanda interna de etanol y biodiesel. Para el 2020 se espera que el mercado interno demande 1.400 millones de litros de etanol y 1.200 de biodiesel anualmente.
Los proyectos para desarrollar biocumbustibles en Colombia contemplan el montaje de plantas para producir biocombustibles de segunda generación a partir de biomasa, así como proyectos para la producción y distribución de oleoquímicos y la producción de glicerina, con el fin de dinamizar y generar mayor valor agregado a la cadena. En conjunto, la IED tiene aquí un campo excelente para posesionarse con perspectivas harto beneficiosas.
Ahora bien, la palma de aceite y caña de azúcar utilizados en Colombia para elaborar biocombustibles han probado tener mayor rendimiento entre otras materias primas usadas en el mundo. Una vez la demanda doméstica de biocombustibles sea cubierta, el excedente podrá ser destinado a la exportación.
Hoy día, las exportaciones de biocombustibles a Estados Unidos y la Unión Europea, bajo acuerdos de libre comercio, son vistas como un desafío y una enorme oportunidad. Se espera que la demanda futura de biocombustibles en Colombia sea mayor en los próximos años en la medida en que las políticas de mezclas se incrementen. En consecuencia es necesario poder cubrir la demanda local con un aumento en la producción de etanol y biodiésel, donde también la IED puede desempeñar un rol ventajoso para ambas partes. Hoy funcionan las siguientes plantas de biodiésel: Oleoflores, Biocombustibles Sostenibles del Caribe, BioD, Ecodiesel de Colombia y Aceites Manuelita. También operan 13 ingenios azucareros y más de 50 plantas de extracción de palma de aceite. Entre tanto, en la actualidad hay cinco plantas de etanol en producción: Incauca, Ingenio Providencia, Manuelita (Palmira), Manuelita (Candelaria) e Ingenio Risaralda and GPC.
Puede resultar de mucho interés para la inversión extranjera directa (IED) que la creciente producción de palma de aceite y caña de azúcar, demanda la construcción de nuevas biorefinerías, plantas de biomasa y desarrollo de transesterificación, que permitan la transformación de caña de azúcar y palma de aceite en biodiésel. El suelo colombiano puede ser usado para siembras de cultivos destinados a la producción de biocombustibles, previo estudio de las tierras.
Paralelo a lo anterior en el 2014 se conoció el multimillonario programa en la infraestructura vial que despliega Colombia con el esquema de contratación de las concesiones y del financiamiento dentro del denominado plan de Cuarta Generación, que demanda inversiones por unos 25.000 millones de dólares y abarca 40 proyectos con fecha de culminación en el 2020.
Por ahora se ha pensado en invertir –con ayuda de la IED y el negocio privado de pensiones liderado por Colfondos- en la fase ya operativa en unos bonos de infraestructura cuyos subyacentes van a ser en un principio los peajes de las carreteras. Colfondos es propiedad de Scotiabank, y se le sumarían Porvenir, de Luis Carlos Sarmiento; Protección, del holding de inversiones GrupoSura, y Skandia de Old Mutual, firmas que administran recursos por casi 79.000 millones de dólares.
El multimillonario programa para el inicio de las inversiones será gradual y gran parte se cubrirá con el crecimiento de las rentabilidades de las firmas y la vinculación de nuevos afiliados al sistema, por lo que no será necesario desinvertir en otros activos. Entre los proyectos previstos dentro del programa de concesiones está la construcción de dobles calzadas, puentes y túneles, en busca de mejorar la competitividad Colombia, lo que aportaría un crecimiento adicional de 1,5% en el Producto Interno Bruto de la cuarta mayor economía de América Latina a partir del 2015.
También la inversión extranjera tiene amplio campo en el sector automotor colombiano. Es un mercado apropiado para desarrollar una plataforma de fabricación y ensamble de vehículos, camiones, buses y autopartes destinados a abastecer el mercado nacional y regional.
Esta industria en Colombia comprende la actividad de ensamblaje (vehículos ligeros, camiones, buses y motocicletas) y la fabricación de partes y piezas utilizadas en el ensamblaje para OEM y mercado de reposición, lo que involucra a proveedores de insumos de otras industrias como metalmecánica, petroquímicos (plásticos y cauchos) y textiles.
Actualmente, Colombia tiene un parque automotor de alrededor de 3,5 millones de unidades de vehículos, de los cuales el 57% son importados. Se prevé que en el 2020 el total del número de vehículos en las vías nacionales se duplique.
Las exportaciones de vehículos desde Colombia, en términos del número de unidades, se han quintuplicado desde 2009. Los principales destinos son México, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Venezuela, Guatemala y Panamá.
Hoy, Colombia es el cuarto mayor productor de vehículos en Latinoamérica con más 125.000 unidades ensambladas por año, y ocupa el segundo lugar en la producción de motocicletas en la región, después de Brasil, con una fabricación anual de 625 000 motos (ACOLFA, 2014).
Las ventas anuales de vehículos en el país superan las 300 000 unidades, lo que ha permitido que la industria registre un récord en ventas, producción y generación de empleo. Los salarios del sector industrial en Colombia son los segundos más bajos de América (IMD Competitiveness Book, 2013). El país mantiene salarios que son 27% más bajos que el promedio latinoamericano y 61,6% menores que los del continente. Brinda además beneficios tributarios e incentivos como depósitos habilitados de transformación y ensamble.
“Colombia tiene todas las condiciones para ser un jugador importante en la producción mundial de vehículos y el país puede tener una industria automotriz sólida, eficiente, que genere empleos de alta calidad”, aseguró el presidente de la República, Juan Manuel Santos.
En la actualidad, es el cuarto mayor productor de vehículos en Latinoamérica, con más de 140.000 unidades ensambladas por año. (ACOLFA, 2014). De acuerdo con el Banco Mundial, en Colombia hay 84 automóviles por cada mil habitantes. Cuenta con la presencia de reconocidas ensambladoras, como por ejemplo Renault, General Motors, Mazda, Toyota-Hino, Busscar y Superpolo. El país tiene un parque automotor con aproximadamente 4 millones de unidades.
La producción en el sector de autopartes se ha duplicado en los últimos diez años. La mayor parte de la producción nacional corresponde a las partes y accesorios no clasificados para cajas de velocidad, “rin” para automóviles y los ejes o trenes de vehículos. Las exportaciones de autopartes han crecido con envíos a Ecuador, Perú, Chile, Argentina y Panamá. El principal destino de las exportaciones de las autopartes colombianas es Ecuador con aproximadamente el 27,7% del total de exportaciones. Las importaciones de autopartes en el país han crecido 9,8% por año, en particular las importaciones desde las zonas francas, que se triplicaron en los últimos 10 años. Mientras que en 2003 las importaciones de autopartes representaban 10,4% del total de importaciones del país, en 2012 alcanzaron el 26,8%. Por otro lado, las exportaciones se han mantenido en niveles cercanos a los 500.000 millones de dólares en los últimos cinco años.
La industria automotriz y sus autopartes cuentan con 23.076 graduados entre técnicos y profesionales. Colombia se encuentra por debajo de Brasil, México y Chile en salario por hora trabajado en la industria manufacturera con 3.2 dólares, 5.3 dólares, 3.8 y 3.00 dólares, respectivamente.
El Centro de Desarrollo Tecnológico de la Industria Automotriz (CDTIA-TECNNA), es una organización sin ánimo de lucro especializada en la cadena productiva del Sector Automotor. Fue promovida por el Gobierno colombiano
(Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, PTP y Colciencias) y creada por empresas asociadas a la ANDI y ACOLFA; con el fin de consolidar la industria nacional de vehículos y como un competidor de clase mundial y regional en determinados segmentos.
Las exportaciones de vehículos desde Colombia, en términos del número de unidades, se han sextuplicado desde 2009. Las exportaciones de vehículos en 2013 crecieron 65% con respecto a 2012. (ACOLFA, 2014). Las ventas lograron superar por tercer año consecutivo las 290.000 unidades (ANDI, 2014). Así, Chevrolet, Renault, Hyundai, Kia y Nissan generaron 64,6% del total de ventas de vehículos en el país durante 2013, con 190.141 unidades (ANDI 2014). Se pronostica un crecimiento constante de consumo en el mediano plazo, logrando alcanzar en los próximos años un mercado anual de 400.000 unidades en promedio.
Por otro lado, expertos coinciden en que Colombia es hoy uno de los pocos países de Latinoamérica que tiene sus tasas de crecimiento en ascenso, atribuido al buen estado político, la construcción, la inversión extranjera directa (IED), el control de la inflación, los acuerdos comerciales y la vivienda. Invertir en Colombia, pues, presenta magníficos índices para que las personas inviertan sin temor a pérdidas y recojan rentabilidades sustanciosas.
El gerente de Investigaciones Económicas de Credicorp Capital Colombia, Daniel Velandia, considera que las tres esferas más atractivos para invertir en Colombia ahora son el mercado accionario, los fondos de inversión colectiva y en viviendas. Los analistas tienen buenas proyecciones en cuanto al crecimiento de la economía nacional y a la volatilidad de las acciones locales, y aunque en 2013 éstas tuvieron una caída del 12,35%, al siguiente año se prevé un crecimiento del 4,57%. De ahí que Velandia recomienda invertir en el mercado accionario y, sobre todo, en acciones de las empresas de los sectores financieros, consumo, petrolero y de construcción.
Al adquirir una acción en el mercado accionario usted forma parte de una empresa, y por ende puede participar de las utilidades mediante el pago de dividendos, obtener una rentabilidad a partir de la valorización del título en el mercado público de valores, e incluso en algunos casos participar en la toma de decisiones de la compañía según el tipo de acción que posea.
En cuanto a fondos de inversión colectiva, el gerente de Investigaciones Económicas recomienda a las personas carentes de altos ingresos, invertir en una de estas esferas desde 500.000 pesos colombianos hasta un millón de pesos, y, dependiendo de su perfil, escoger el mejor fondo, o sea, acciones, bonos, TES, divisas, inmuebles o materias primas.
Por último, Velandia reconoce que invertir en Colombia ahora en finca raíz seguirá estando en la lista de las inversiones con expectativa de valorización. “Aunque cada ciudad tiene sus particularidades respecto a la demanda y precios, como por ejemplo Bogotá -admite-, no deja de ser un atractivo, pues lo que se espera es que el valor de la vivienda suba pero moderadamente, entonces no implicará pérdidas de valores”. No obstante, asegura que las ciudades más atractivas para invertir en Colombia hoy son Cali, Santa Marta, Barranquilla y Medellín.
Ante empresarios, diplomáticos y periodistas asistentes en Madrid al Foro Nueva Economía el vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, explicó las posibilidades invertir en Colombia, nación perteneciente a la Alianza del Pacífico junto a México, Perú y Chile, un bloque para la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas que cuenta con 212,6 millones de habitantes y un Producto Interno Bruto (PIB) de 2.041.747 millones de dólares, según estimados recientes del Fondo Monetario Internacional (FMI). El dirigente hizo énfasis en la inversión extranjera en el transporte ferroviario para unir las ciudades, luego de valorar la seguridad jurídica y política de su país y la evolución positiva de los indicadores económicos.
Colombia tiene una frontera agrícola de 14 millones de hectáreas, un acceso a 1.500 millones de consumidores a través de tratados de libre comercio, una ubicación privilegiada para el comercio y una capacidad productiva importante en rubros como biocombustibles, forestales, cacao, caucho, frutas y ganadería, lo que convierte en una prioridad sacarle provecho a los recursos para ser competitivos.
Colombia es un país tropical con variedad de ecosistemas en donde se siembran más de 95 tipos de frutales y alrededor de 42 especies de hortalizas, entre los que se encuentran especies nativas, así como otras traídas de zonas ecuatoriales de otros continentes. Las características organolépticas, principalmente de color, sabor, aroma, mayor contenido de sólidos solubles y grados Brix, hace que las frutas y hortalizas colombianas, comparadas con otros países del subtrópico, sean de mejor calidad. Como es natural, la IED tiene en este nicho inmensas posibilidades de potenciar el desarrollo automotor del país.
En cacao, por ejemplo, el país cuenta con 2 millones de hectáreas aptas para el desarrollo de este cultivo. Con una posición geográfica estratégica, en su condición de país tropical, el territorio nacional se beneficia de luminosidad permanente y disponibilidad de recursos hídricos durante todo el año. Adicionalmente figura el material genético definido para su utilización de acuerdo a cada zona agroecológica del país. El cacao colombiano recibió distinción por su sabor dulce, durante la segunda edición de los premios internacionales del cacao en el “Salon du Chocolat” de París.
El sector de chocolatería y confitería forma parte del Programa de Transformación Productiva (PTP) del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, que busca mejorar la competitividad sectorial mediante alianzas público-privadas y planes de negocios.
La ley otorga una exención al impuesto de renta para cultivos de tardío rendimiento. Entre el 2004 y 2014 los nuevos cultivos de cacao están exentos del impuesto a la renta líquida por un plazo de 10 años contados a partir del inicio de la producción. Vale recordar que Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela producen el 70% de la clasificación del Cacao Fino de Aroma del mundo.
Al contar con 14 millones de hectáreas, Colombia es uno de los países con mayor potencial de expansión de tierras para uso agrícola en el mundo. Del total 4,4 millones de hectáreas están siendo debidamente utilizadas. Colombia es uno de los países con mayor oferta de suelos y variedad de climas del mundo para el cultivo de frutas y hortalizas.
En sintonía con fomentar la inversión extranjera en proyectos inmobiliarios, el país estudia la Ley de Segunda Vivienda. Para Jorge Enrique Gómez, presidente de la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá, “es un mercado con gran potencial que estaría mejor si la Ley de Segunda Vivienda reviviera, que de hecho quedó frenada en el Congreso de la República”.
Colombia podría atraer a pensionados de alto poder adquisitivo interesados, sobre todo, en Cartagena y el Caribe, tal y como lo hacen en Costa Rica, Panamá y otros lugares de Centroamérica, tomando en cuenta que hay más demanda de condominios destinados a una segunda vivienda, especialmente entre compradores estadounidenses.
“Según nuestros afiliados, deviene negocio con muchas posibilidades, que le caería muy bien a las firmas inmobiliarias especializadas en la administración de este tipo de bienes, pues las personas compran, lo ocupan un tiempo al año y luego necesitan quién se los administre”, apuntó Gómez. Insistió que este boom de extranjeros interesados en invertir en proyectos inmobiliarios en Colombia hay que aprovecharlo, y por tanto “es imprescindible -apostilló- en dotar a Colombia de la Ley de Segunda Vivienda.
A finales del 2014 se conoció que Colombia ocupaba el 8vo puesto entre los 10 mejores lugares del mundo donde retirarse, sobre todo para los jubilados norteamericanos, quienes la ven como una opción más viable para residir, pues cuenta con un costo de vida bastante económico, en el cual con solo 1.200 dólares mensuales una pareja puede vivir cómodamente. Colombia es urbanísticamente hablando, uno de los países mejor planeados en América Latina. Sus servicios de salud son de excelente calidad y baratos, y es el segundo país con mayor biodiversidad en el mundo.
Ahora bien, mención aparte merece invertir hoy en minería en Colombia, país que desde la época precolombina ha tenido una importante tradición minera. Las reservas medidas de carbón son del orden de 6.900 millones de toneladas, que al ritmo actual de producción dará para 95 años, mientras que las reservas de níquel son de 1.600 millones de toneladas, cifra bastante importante.
El país tiene un significativo potencial de recursos carboníferos, tanto térmico como metalúrgico, ascendente a 16.092 millones de toneladas, y reservas comprobadas por 7.062 millones de toneladas, que a la tasa anual productiva actual hay carbón para 95 años aproximadamente. La producción de ferroníquel asciende a 50.000 toneladas anuales, y las reservas actuales prevén existencias para 32 años. Desde el punto de vista económico, el níquel es el segundo mineral más importante para el país.
La Cámara Asomineros de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) destaca que para el periodo 2010-2020 se proyecta una inversión extranjera directa (IED) en minería por 24.000 millones de dólares, y en particular para el carbón 12.500 millones de dólares hacia el 2020, mientras que el segmento del oro debe atraer otros 5.000 millones de dólares en IED.
Dicha fuente reconoció que en el 2012 la inversión extranjera directa en petróleo y minería, aumentó un 22%, a 7.683 millones de dólares, con respecto al mismo lapso del 2011, mientras el Banco de la República señaló que de los 16.684 millones de dólares que Colombia obtuvo en IED en 2012, el 80% lo asimiló el sector minero-energético con 13.352 millones de dólares.
En el 2013, Colombia subastó un área de 20,5 millones de hectáreas para exploración minera, concentrado en la producción carbonífera, oro y níquel, con intención de incrementar las de plata, platino, zinc, cobre, hierro, coltán, uranio y magnesio. En tal sentido, la inversión extranjera directa está liderada por Chile, China, India, Brasil, Europa, Canadá y Estados Unidos.
Colombia espera que en el 2014, la producción de carbón llegue a un histórico de 95 millones de toneladas y, entre 2015 y 2016, a 105 millones. Para ello, la IED deberá contribuir a acelerar, al menos, seis proyectos estratégicos por 7.000 millones de dólares que le darán más competitividad a la minería y permitirán alcanzar los objetivos. Según lo previsto, el valor presente de las inversiones asciende a 7.299 millones de dólares, mientras que el valor de las regalías y el impuesto de renta por inversiones a realizar en nuevos proyectos y expansiones, es de 4.063 millones de dólares.
En cuanto a la inversión extranjera en biotecnología, para el 2032, Colombia busca ser reconocida como líder en el desarrollo, producción, comercialización y exportación de productos de alto valor agregado derivados del uso sostenible de la biodiversidad. Para ello el Gobierno Nacional ha diseñado una política para crear las condiciones económicas, técnicas, institucionales y legales que permitan atraer recursos públicos y privados para el desarrollo de empresas y productos comerciales basados en el uso sostenible y en la aplicación de la biotecnología.
Colombia es uno de los países con mayor biodiversidad en el mundo. Alberga el 10% de las diferentes formas de vida conocida en solo el 0.7% de la superficie del planeta. La ubicación en el trópico y la diversidad de pisos térmicos del país, con alturas sobre el nivel del mar que van desde >24 C° y <6 C°, favorecen la existencia de un gran número de ecosistemas (bosques naturales, áreas de sabanas, zonas áridas, humedales, picos de nieve, entre otros). Asimismo, primer país a nivel mundial en diversidad de aves y orquídeas; segundo en plantas, anfibios, peces dulceacuícolas y mariposas; tercero en reptiles y palmas; y cuarto en mamíferos. Es el segundo país con mayor diversidad en flora, con más de 50.000 especies vegetales conocidas, de las cuáles el 36% son endémicas.
Los cuatro principales objetivos para ofrecer a la IED son: Desarrollar instrumentos financieros para atraer inversiones en el desarrollo de empresas de base biotecnológica. Y estudiar la posibilidad de crear la Empresa Nacional de Bioprospección. De igual forma, adecuar y revisar el marco normativo existente relacionado con el acceso a los recursos genéticos, el desarrollo de medicamentos biotecnológicos y productos fitoterapéuticos.
Un incentivo para la IED es la deducción sobre el impuesto a la renta equivalente al 175% del valor invertido en I+D. Los recursos recibidos para financiar proyectos científicos, tecnológicos o de innovación son ingresos no constitutivos de renta. El país cuenta con incentivos e instrumentos para el desarrollo de la I+D, y con proyectos de ciencia, tecnología e innovación que benefician a una o varias empresas, y son ejecutados en conjunto con centros de desarrollo reconocidos por Colciencias. Además, exención del impuesto sobre las ventas (IVA) a la importación de equipos y elementos destinados a centros de investigación y desarrollo tecnológico.
En cuanto al sector el sector Infraestructura de Hotelería y Turismo en Colombia, la IED en Comercio, Restaurantes y Hoteles ha crecido en promedio 235% en los últimos cuatro años. Al reportar recursos extranjeros por 1.402 millones de dólares, de acuerdo con el Banco de la República, la participación de dichos sectores fue del 16,6% del total de IED (sin contar petróleo y minería), que llegó al país en 2013.
Entre los beneficios para la inversión en este sector, se destaca la exención del impuesto a la renta por un período de 30 años, la cual entra en vigencia a partir del inicio de la operación para servicios hoteleros prestados en nuevos proyectos, pero también para los que se remodelen y/o amplíen desde el año 2003 hasta diciembre de 2017.
Turismo es un sector dinámico y de alto crecimiento. La llegada de viajeros extranjeros a Colombia pasó de 1,59 millones en el año 2012 a 1,73 millones en 2013, con un crecimiento promedio anual del 8,5%. Este valor representa más de dos veces el promedio mundial y es uno de los más altos en la región. (Migración Colombia–Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, 2013).
Destacado comportamiento de la economía colombiana. El crecimiento del turismo internacional que llega a Colombia está por encima del promedio mundial. Atractivos incentivos para la inversión en hotelería. Ubicación estratégica y conectividad aérea favorable. Demanda y oferta hotelera en crecimiento. Trabajadores con excelente formación y vocación de servicio. Los destinos turísticos en Colombia están siendo reconocidos mundialmente y permiten vivir experiencias únicas. Inversión creciente en hotelería, debido a que cada vez más empresas multinacionales están llegando al país.
Entre los atractivos para la inversión en esta esfera está la exención del impuesto a la renta por un periodo de 30 años: la exención entra en vigencia a partir del inicio de la operación para servicios hoteleros prestados en nuevas instalaciones o que se remodelen y/o amplíen desde el año 2003 hasta diciembre de 2017.
Asimismo, la exención del impuesto a la renta por un periodo de 20 años y de renta exenta proveniente de los servicios de ecoturismo por un término de 20 años a partir del año gravable 2003 son otros atractivos, al igual que los beneficios tributarios y aduaneros, en bienes de capital utilizados para exportaciones de turismo.
Sistema bancario de Colombia
El sistema bancario colombiano está conformado por el Banco de la República, el cual se desempeña como Banco Central del país y órgano de dirección y control de las políticas monetarias, cambiarias y crediticias. Entre sus funciones está emitir la moneda y billetes, controlar la inflación y administrar las reservas internacionales. Además, entre sus funciones clave están las de captar recursos legales de los particulares y convertirlos en depósitos a la vista como las cuentas de ahorro o a termino como los CDT, para colocarlos en el mercado a través de instrumentos como los préstamos, descuentos, anticipos o cualquier operación de crédito.
La estructura del sistema financiero está basada en las entidades bancarias privadas, corporaciones, instituciones financieras, fiduciarias, compañías de Financiamiento Comercial, Financieras CF, Sociedades Comisionistas de Bolsa y Compañías de Seguro.
Los bancos colombianos más representativos figuran Banagrario, S.A. (Banco Agrario de Colombia); Bancolombia; Davivienda; BCSC; Grupo Helm; Citibank; Colpatria; Bancamia; BBVA Banco Popular; Banco de Bogotá; Banco de Occidente; Megabanco; Procredit; HSBC; Royal Bank; Banco Santander de Colombia; Bancamia; BBVA (Banco Ganadero); Banco Popular; y el Banco de Occidente.
Sistema impositivo de Colombia
Colombia es el séptimo país más desigual del mundo. Incomodo con esta situación, el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos está tomando una serie de medidas para reducirla, incluida la propuesta de reforma fiscal reciente.
Pocos empleadores contratan a un nuevo trabajador si las ganancias adicionales esperadas de hacerlo son inferiores al salario. Contratar trabajadores formales en Colombia es muy costoso por dos razones: en primer lugar, existe un salario mínimo equivalente a más del 70% del salario promedio, y en segundo lugar, debido a que existen altos costos no salariales que el empleador debe asumir (asciende al 45% del costo de mano de obra). Según la Ocde, tanto el salario mínimo como los sobrecostos a la nomina están entre los más altos del mundo.
Reducir el costo de la mano de obra formal, tal como se propone en la reforma fiscal en curso, debería ayudar a reducir la informalidad y el desempleo, y por lo tanto la desigualdad. Las contribuciones del empleador al Sena, el Icbf y el seguro de salud ahora se financiará con un nuevo impuesto al patrimonio (conocido como Cree) que grava los beneficios empresa. Adicionalmente, el Gobierno ha garantizado la plena financiación de estos programas.
Sin embargo, reducir el costo de mano de obra formal no es el único remedio necesario. La productividad de los trabajadores es igualmente importante ya que trabajadores altamente cualificados son más atractivos para las empresas en la medida en que su contratación puede aumentar los beneficios a futuro. Otro gran reto, por lo tanto, tiene que ver con la mejora en calidad de la educación en Colombia y los sistemas de formación profesional ya que estos garantizan aumentos en la productividad laboral.
El impuesto sobre la renta personal en Colombia es regresivo. Esto significa que cuanto más rico se es, más baja es la tasa de impuestos efectiva pagada. El Gobierno propone superar este problema mediante la introducción de un sistema fiscal progresivo, es decir, para que los hogares más ricos paguen una mayor tasa de impuestos efectiva.
El impuesto sobre la renta personal en Colombia es regresivo. Esto significa que cuanto más rico se es, más baja es la tasa de impuestos efectiva pagada. El Gobierno propone superar este problema mediante la introducción de un sistema fiscal progresivo, es decir, para que los hogares más ricos paguen una mayor tasa de impuestos efectiva. El Banco Mundial estima que esta intervención (conocido como el Iman, o el Impuesto Mínimo Alternativo Nacional) podría reducir el coeficiente de Gini hasta 2 puntos. Esto podría reducir la desigualdad en Colombia al nivel de Brasil - un país que solía ser bastante desigual, pero que ha reducido la desigualdad sustancialmente durante la última década.
Sin lugar a dudas, Colombia tiene un largo camino por recorrer si quiere alcanzar los niveles de desigualdad de la Ocde. Sin ser un requisito para su adhesión, el nivel de desigualdad es un punto de referencia relevante. La experiencia muestra que la desigualdad es un indicador social muy difícil de mejorar, así que las expectativas deben ser administradas en consecuencia. Por otro lado, no hay duda de que el gobierno colombiano ha dado un gran paso en la dirección correcta al tratar de abordar la desigualdad a través de una reforma fiscal. Para los millones de colombianos preocupados por la alta desigualdad, esto representa un avance positivo.
Es importante resaltar que Colombia presenta grandes oportunidades para mejorar en materia de reducción del número de exenciones, deducciones y descuentos existentes en el Ordenamiento Jurídico actual. La existencia de beneficios tributarios selectivos, diferenciados y múltiples, genera altos costos fiscales y gran complejidad al sistema, sin producir incentivos significativos a la inversión.
Otro de los aspectos en los que se pone de presente la alta complejidad de sistema tributario colombiano es en la existencia de una duplicidad de regímenes amplios y difíciles de manejar en el Impuesto al Valor Agregado (el régimen común y el régimen simplificado). Esto hace que se debilite la administración del sistema, de genera confusión respecto a sus procedimientos e incentiva a la evasión.
Para contar con un régimen tributario más competitivo y que cumpla con los principios constitucionales, es necesario avanzar en varios frentes. A continuación se presentan algunas propuestas para alcanzar dicho objetivo: la eliminación de exenciones, deducciones y descuentos tributarios; la ampliación de la base de tributación a través del incremento del número de personas naturales contribuyentes; el establecimiento de una tarifa del IVA del 12% para los bienes y servicios actualmente exentos, cuya exención no responde a una lógica económica o social; y que los efectos dinámicos generados por el aumento de la inversión y del crecimiento económico del país se darían por la disminución de los efectos distorsionantes de los impuestos en cuestión.
El Ministerio de Hacienda y Crédito Público recomienda que incluyan en la reforma tributaria estructural la reducción del número de tarifas del IVA de las trece existentes en la actualidad a tres (0%, 12% y 16%); 0% para los bienes y servicios que por su función económica y social deban estar exentos; 12% para los bienes y servicios que en la actualidad se encuentran exentos, pero cuya exención no responde a una lógica económica o social; y 16% para todos los demás bienes y servicios.
Finalmente, hay un hecho que queda muy claro al leer los estudios serios que se han hecho al respecto: la única forma válida de lograr una mayor estabilidad en el recaudo del sector público es ampliando la base de tributación. El sistema tributario actual tiene inmensos problemas, como por ejemplo el hecho de que menos de un millón de personas declaran renta, cuando el número de empleados supera los 20 millones. También los datos muestran que más del 80% del total del impuesto de renta lo pagan solo 9.000 contribuyentes, y Ecopetrol, por ejemplo, paga 7% del total del recaudo de renta de Colombia. Y si se incluyen los dividendos de Ecopetrol, que en 2013 alcanzaron 13,1 billones, más o menos 3% del total del recaudo del Gobierno central, pues se denota aún más la gran dependencia fiscal de Colombia para con las grandes empresas que operan en el país.
Por lo tanto, la reforma tributaria estructural tiene que lograr que mucha más gente pague impuestos, para que, por ejemplo, el país no se vea subyugado a los vaivenes de los precios internacionales de los “commodities”. Colombia tiene que avanzar en la idea de que la clase media baja comience a declarar renta y a pagar algo de renta, obviamente a tasas marginales (5% del ingreso, por ejemplo).
Inmobiliarias
De acuerdo con datos de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), sólo en la zona de Bogotá y Cundinamarca se vendieron 69.941 viviendas nuevas en 2014. Para el país cafetero, la entidad gremial espera un crecimiento de 9,7% para las ventas de casas y departamentos en 2015.
"Las oportunidades están asociadas a la extensa necesidad habitacional que experimenta Colombia. Con un 1,3 millones de hogares en déficit cuantitativo, se hace evidente un aumento en la producción de vivienda, donde más del 60% corresponde a vivienda de interés social", destacan en Camacol.
Señala además que hay exagerados crecimientos de los precios de la vivienda en Bogotá, actualmente 40% por encima de su promedio histórico, y esto se explica en parte por un choque proveniente del costo elevado de la tierra, como consecuencia de restricciones legales que generan escasez. De acuerdo con el informe, se estima que el costo de los terrenos ya incide hasta en un 20%-25% en el precio final de la vivienda.
Veamos lo siguiente. El precio del metro cuadrado en el país llegaba a 608 dólares en el año 2005, pero dicho valor alcanzó 1.653 dólares al cierre de 2013. En el caso de la vivienda de lujo en Bogotá se elevaron de casi 2.000 dólares a cerca de 8.500 dólares el metro cuadrado, multiplicándose en más de cuatro veces. Especialistas aseguran que estos valores ya se acercan a los preocupantes precios de las exclusivas zonas de Leblon en Río de Janeiro (donde el metro cuadrado llega a 9.500 dólares) y no están muy distantes de los de Maniatan, que frisan los 12.200 dólares por metro ².
Se evidencia el ascenso de precios de los activos hipotecarios y, en consecuencia, la menor asequibilidad de compra de los hogares. Mientras que en 2005 se necesitaban 366 Salarios Mínimos Legales Mensuales (Smlm) para adquirir 100 metros cuadrados de vivienda, a precios promedio de la época (cifra equivalente a 30 años de trabajo), al cierre de 2013 se requerían 504 smlm, necesitándose ahora 42 años de trabajo. Existe un desbalance elevado entre los niveles de ingreso de los hogares y los precios de la vivienda, superándose en Bogotá el esfuerzo que tendrían que hacer sus trabajadores respecto del esfuerzo relativo en el propio Nueva York.
Aunque muchas son las especulaciones alrededor del tema, abundan las razones para descartar una posible burbuja. Así, aunque el valor de los inmuebles tenga un alza en los últimos años cerca de 6,6%, según los expertos esto no es un signo de una posible burbuja inmobiliaria. Lo anterior se afianza en que si bien los precios de los inmuebles han crecido, la población no tiene un nivel de endeudamiento muy alto lo que significa que es menor el riesgo de que los nuevos propietarios queden sin respaldo para solventar sus obligaciones crediticias.
Según la presidenta de Fedelonjas, Nadia Morales Hoyos, “el tema de la burbuja inmobiliaria puede analizarse a la luz de indicadores fundamentales como son la calidad de la cartera hipotecaria y el riesgo crediticio” En Colombia la calidad de la cartera históricamente ha tenido un buen comportamiento y actualmente está alrededor del 3% y a su vez la calificación de riesgo crediticio hipotecario es bajo frente al que tienen otros como el de consumo.
“Dichos indicadores -según Morales Hoyos- reflejan que las personas si están logrando pagar sus deudas, con lo cual no se está poniendo en riesgo el sistema financiero dado que éste maneja un esquema de diversificación de sus créditos, que es el tema complejo cuando se presenta una burbuja inmobiliaria.
“Otro indicador vital que hay que analizar es que la cartera hipotecaria de vivienda solo representa el 3% del PIB, un porcentaje pequeño en comparación con otros países de la región como Brasil que es del 7%, México 9%, Chile 17%, lo que quiere decir que se puede crecer mucho más. Al no tener un peso tan fuerte sobre el PIB y al contar con un sistema financiero altamente regulado hay un menor riesgo que por inconvenientes de pago de los créditos hipotecarios éste se desestabilice”, explicó Morales Hoyos.
Datos interesantes de Colombia
El nombre de Colombia fue concebido en homenaje al descubridor de América, Cristóbal Colón. El 15 de febrero de 1819, durante el Congreso de Angostura, fue proclamado el Estado que adoptó el nombre de República de Colombia, conocido hoy como Gran Colombia para evitar confusiones con la Colombia actual, con soberanía sobre los territorios de los hasta entonces Virreinato de Nueva Granada, Quito y Capitanía General de Venezuela. El nombre fue propuesto por Simón Bolívar en la Carta de Jamaica.
Entre 1810 y 1819 se desarrolló la campaña independentista, la cual partía desde los Llanos Orientales y su meta era la provincia de Tunja, atravesando la cordillera que los separa. Fue comandada por Simón Bolívar, el cual dentro de su plan libertaría primero a la Nueva Granada y luego a Venezuela, Quito y Lima.
El Ejército Libertador, contaba con 1.300 hombres de infantería y 800 de caballería, y con el apoyo del gobierno de Inglaterra. El 25 de julio se llevó a cabo la Batalla del Pantano de Vargas. El Ejército Patriota se tomó a Tunja el 4 de agosto. Después, José María Barreiro Manjón en su retirada hacia Santa Fe, fue sorprendido por Simón Bolívar en el puente de Boyacá, donde ocurrió la batalla homónima el 7 de agosto de 1819. Su triunfo significó el fin de la dominación de España.
En Colombia, aproximadamente el 75% de la población vive en zonas urbanas, un porcentaje por encima de la media mundial. Bogotá es la ciudad más poblada y el principal centro económico del país. Una característica del país es que presenta grandes aglomeraciones urbanas a lo largo de su territorio; por ejemplo, Medellín y Cali poseen una población de más de 2.000.000 de habitantes, y Barranquilla superior a 1.000.000. Otras 25 ciudades están por encima de 200.000 habitantes.
El transporte en Colombia está regulado por el Ministerio de Transporte. Por su parte, el Instituto Nacional de Vías (INVÍAS) es el encargado de atender a la Red Nacional de Vías, que en Colombia suman más de 13.000 kilómetros; figuran además el Instituto Nacional Aerocivil, encargado del transporte aéreo civil y de los aeropuertos, y la Dirección General Marítima (DIMAR), encargada de la vigilancia de la Superintendencia de Puertos y Transporte, entre otras dependencias.
El sistema portuario colombiano, privatizado en la década de 1990, está conformado por aproximadamente 122 instalaciones. Hoy están en activo y a plena capacidad las sociedades portuarias regionales de Buenaventura (principal puerto marítimo de Colombia), Barranquilla, Tumaco, Cartagena y Santa Marta. Hay otras nueve sociedades portuarias para el servicio público, siete sociedades portuarias privadas, 44 muelles homologados y 10 embarcaderos para pequeñas embarcaciones, fundamentalmente.
Entre los lugares de interés turístico están el histórico barrio de la Candelaria en Bogotá, la ciudad amurallada y las playas de Cartagena de Indias, las islas del Rosario, las playas y el centro histórico de Santa Marta, el Parque nacional Tayrona, el desierto y las playas de la Guajira, las ciudades coloniales de Santa Fe de Antioquia, Popayán, Tunja, Villa de Leyva y especialmente durante la Semana Santa, la ciudad Santa Cruz de Mompox, la catedral de Las Lajas en Nariño y la catedral de Sal de Zipaquirá.
Los turistas visitan el país durante numerosos festivales, ferias y carnavales como la Feria de las Flores en Medellín, el Festival Nacional del Folclor de Ibague, el Carnaval de Barranquilla, la Feria de Cali, la Feria de Manizales, el Carnaval de Negros y Blancos de Pasto, el Festival de la Leyenda Vallenata de Valledupar, las Fiestas del 20 de enero de Sincelejo, las Fiestas del Mar de Santa Marta, el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, el Reinado Nacional de la Belleza en Cartagena, por mencionar solo algunos.
La gran variedad de la geografía, la flora y la fauna de Colombia ha dado lugar al desarrollo de una industria ecoturística que se concentra en los parques nacionales del país. Dentro de los destinos ecoturísticos más importantes están el parque Tayrona y el Cabo de la Vela en la península de La Guajira, situada en la costa del Caribe, el volcán Nevado del Ruiz, el cañón del Chicamocha y en la región andina el desierto de la Tatacoa; el parque nacional Amacayacu en la cuenca del río Amazonas, y las islas de Malpelo y Gorgona en el Pacífico. Colombia cuenta con siete sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En el 2006, Lonely Planeta, sin duda una de las mejores editoras de viajes en el mundo, escogió a Colombia como uno de sus destinos top 10 mundiales. Las mejoras en la seguridad del país fueron reconocidos en noviembre de 2008 con una revisión de los consejos de viajes sobre Colombia emitidos por la Oficina de Relaciones Exteriores británico. En el 2013 ingresaron al país 3.747.945 turistas, la mayoría provenientes de países de América y Europa.
Mención aparte merece Cartagena de Indias, oficialmente Distrito Turístico y Cultural del mismo nombre, perteneciente al Departamento Bolívar, fundada el 1º de junio de 1533 por Pedro de Heredia. Desde 1991, Cartagena es un Distrito Turístico y Cultural. La ciudad está localizada a orillas del Mar Caribe. A partir de su fundación en el siglo XVI y durante toda la época colonial española, Cartagena de Indias fue uno de los puertos más importantes de América.
En la actualidad la población capitalina se aproxima al millón de habitantes. Su centro histórico, la Ciudad Amurallada, fue declarado Patrimonio Nacional de Colombia en 1959, y en 1984 la Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad. En el año 2007 su arquitectura militar fue galardonada como la cuarta maravilla de Colombia.
Cartagena de Indias es uno de los destinos turísticos más importantes de Colombia y América Latina. El turismo se convirtió en un factor potencial de la ciudad gracias a sus atractivos naturales y su rica historia, de manifiesto en la variedad de estilos arquitectónicos. En Cartagena se dan cita el barroco español, la arquitectura colonial española y el estilo neoclásico, entre otros.
El hecho de ser considerada Patrimonio de la Humanidad, la fortaleció como una potencia turística de la región. La ciudad ha tomado reconocimiento a partir de diferentes visitantes ilustres, como presidentes, actores y diferentes celebridades del mundo, y posee dentro de sus principales destinos lugares históricos como el Castillo de San Felipe, el Palacio de la Inquisición, la Torre del Reloj, las murallas, las calles coloniales, y también bellezas naturales como las playas de la Boquilla, Bocagrande, Castillo Grande, El Laguito y las cercanas islas del Rosario y de Barú. Debido a su arquitectura, Cartagena ha sido sede de rodajes de diferentes telenovelas y películas.
S
O
P
O
R
T
E