Invertir en Cabo Verde

Invertir en Cabo Verde 2La economía de Cabo Verde
Situada en África occidental, la República de Cabo Verde tiene una superficie de 4.030 Km2 y una población de 504.000 personas (2014), por lo que resulta uno de los países menos poblados del mundo y una densidad de población de 124 habitantes por Km2. Su capital es Praia y su moneda, el Escudo caboverdiano, tiene una paridad fija y oficial con el euro (1 euro=110,265 escudos caboverdianos).
Cabo Verde es la economía número 163 por volumen de PIB (2014), que ascendió a 1.879 millones de euros y una deuda pública de1.392 millones de euros; su deuda per cápita por habitante fue de 2.849€. El PIB per cápita es un muy buen índice de la calidad de vida y en el caso de Cabo Verde, ocupa el puesto 110 de la tabla de Doing Business; así pues sus ciudadanos tienen, según este parámetro, un nivel de vida muy bajo en relación a los restantes 183 países.
En cuanto al Índice de Desarrollo Humano o IDH de Cabo Verde, que elabora las Naciones Unidas para medir el progreso de un país, fue de 0,636 puntos en 2014, con lo que se situó en el puesto 117 de la tabla de 178 países analizados. Si la razón para visitar Cabo Verde son negocios, es útil saber se encuentra en el 122º puesto del Doing Business de los 189 que conforman este ranking, que clasifica los países según la facilidad que ofrecen para hacer negocios. El Índice de Percepción de la Corrupción del sector público en Cabo Verde es de 57 puntos, con el que se coloca en el puesto 42 de los 174 publicados en este ranking, en el que los países en los que hay menor percepción de corrupción ocupan los primeros puestos.
Las islas de Cabo Verde se dividen en dos grupos, las de Barlovento, al Norte (Santo Antao, Sao Vicente, Santa Luzia -deshabitada-, Sao Nicolau, Sal y Boavista) y las de Sotavento, al Sur (Santiago, Fogo, Maio y Brava). La capital del país es Praia, que se encuentra en la isla de Santiago. La población del Archipiélago suma un total de medio millón de habitantes. Alrededor del 70% de la población son criollos y un 28% tienen origen africano. Se calcula que el 60% de la población es urbana y se concentra en la capital, Praia, y en la ciudad de Mindelo, en la isla de San Vicente.
El idioma oficial del país es el idioma portugués, aunque la lengua popular es el criollo caboverdiano (cada isla cuenta con su respectiva modalidad dialectal). La esperanza de vida es de 71 años para los hombres y de 79 años para las mujeres. El promedio de hijos por mujer es de 2.37. El 76.6% de la población esta alfabetizada. Según el censo de 2010, las localidades con más habitantes en el archipiélago son: Praia, la capital (130.271 habitantes), Mindelo (69.904), Espargos (17.081) y Assomada (12.332).
Estas islas han estado vinculadas desde los albores de la Edad Moderna a Portugal que, tras colonizarlas, las utilizó como base de aprovisionamiento y suministro en los viajes transoceánicos hacia América del Sur. Hoy, esta buena posición geoestratégica ya no es tan determinante. El país tampoco destaca por su riqueza en materias primas, ni por las buenas condiciones para la agricultura y la ganadería; más bien al contrario, las fuertes sequías que padece periódicamente reducen mucho sus posibilidades agrícolas.
No obstante, sus principales cultivos son el maíz, la caña de azúcar, el café, la batata y la mandioca. El clima, cálido y seco, agrava la dificultad para desarrollar cultivos de irrigación. A fin de retener el agua se han construido pequeñas presas que, unidas a la repoblación forestal, intentan paliar el problema. La pesca es limitada, pero pudiera devenir posible base para el desarrollo del país si se explota cabalmente el atún y la langosta. En cuanto a la industria y el artesanado, solo ocupan a un 2% de la población activa. El elevado déficit de su balanza comercial favorece que el país dependa en gran parte de la ayuda exterior. La economía de servicios se orienta al comercio, transporte y los servicios públicos. El país importa cerca del 90% de los alimentos que consume. Realmente, los sectores productivos importantes para su economía son tanto la pesca como las actividades relacionadas con el sector terciario.
Sin embargo, en lo que sí sobresale Cabo Verde de manera notoria con respecto a otros países de su área geográfica es en su trayectoria democrática: disfruta de elecciones libres y pacíficas desde 1990, y su sociedad se muestra orgullosa de contar con un amplio respeto a la libertad política y de prensa, y a los derechos civiles.
Su población es relativamente joven: el 61,9% está en la franja de 14 a 64 años y el 54% tiene menos de 25 años, según datos publicados por el Gobierno, y sobre todo destaca su poder adquisitivo, hoy por hoy uno de los mayores de África. Desde un punto de vista económico, aproximadamente el 75% del PIB procede del sector servicios, sobre todo por el peso de las actividades turísticas, que no solo tienen la consideración de prioritarias, sino que, además, están funcionando como un dinamizador de la economía del país.
El Archipiélago caboverdiano no dispone de importantes recursos naturales y sus fuentes de ingresos son el turismo y las remesas de los emigrantes, que componen una diáspora de más de un millón de caboverdianos y generan cerca del 2% del PIB. Las ayudas multilaterales, además, han permitido aplicar medidas para luchar contra la pobreza, acondicionar el territorio, mejorar la productividad agrícola, la competitividad de las exportaciones y, además, invertir en infraestructura terrestre, puertos, aeropuertos y telecomunicaciones.
En la actualidad, la construcción también deviene otro impulsor importante de la economía, gracias a proyectos gubernamentales como una “Casa para Todos”.
Cabo Verde, es un país netamente importador, con un importante déficit comercial. El pescado es el principal producto exportado por el Archipiélago y sus principales socios comerciales son España, primer socio comercial de Cabo Verde y el principal destino de sus exportaciones con el 76.3% del total, así como Portugal y Costa de Marfil. La inversión extranjera directa está relacionada con el turismo y la construcción. La economía caboverdiana ha presentado uno de los mejores comportamientos de África occidental desde 1980, manteniendo una tasa de crecimiento anual del 5% en los últimos 5 años, como resultado de fuertes inversiones en infraestructuras y del fuerte desarrollo comercial. En concreto, la cifra estimada por The Economist Intelligence Unit fue del 4,6% para el 2014.
El progreso económico queda constatado con el abandono del grupo de Países Menos Avanzado (PMA) para adquirir el estatus de País de Renta Media (PRM), desde enero del 2008. Así, Cabo Verde se mantiene como uno de los países de la Comunidad de Estados de África Occidental (CEDEAO) con mayor crecimiento económico.
Por otro lado, ocupa el tercer lugar en el índice de Ibrahim de gobernanza en África, justo detrás de Mauricio y Botswana, y la economía del país ha estado creciendo a una tasa promedio de más de 4,5-5% desde el año 2000. También es el cuarto mejor en África en términos de la información y Tecnologías de la Comunicación y en 2008 fue retirado de la lista de los Países Menos Adelantados para convertirse en un país de renta media. La cuestión ahora está en boca de todo es: ¿Cómo una pequeña isla en el medio del Atlántico, sin recursos naturales, se convirtió en un modelo regional para el desarrollo?
La respuesta es contar con un sistema político y gobierno estables. Cabo Verde obtuvo su independencia en 1975 y después de 15 años de gobierno con un solo partido, se hizo evidente para los líderes del país que su prosperidad futura dependería de su gente. Solo mediante la inversión en educación (por ejemplo, 60.000 jóvenes cursan cada año la educación secundaria) y salud, luchando contra la pobreza y fortaleciendo la democracia, podría un país con apenas medio millón de habitantes y dependiente de las importaciones para prácticamente todas sus necesidades, tomar su lugar entre las naciones modernas.
En diez años, Cabo Verde casi ha duplicado el número de profesores de enseñanza secundaria. El Banco Africano de Desarrollo define ahora a Cabo Verde como un “modelo regional de buen gobierno, derechos políticos y libertades civiles”.
Sin embargo, no todo es color de rosa para este pequeño país. La inversión extranjera ha caído en picada desde el estallido de la crisis financiera en 2008, y el volumen de ayuda internacional recibida, ha disminuido de manera constante desde 1999, poniendo en riesgo las continuidades de las políticas sociales. El desempleo se ubica actualmente en el 16,8% y el 26% de la población sigue viviendo en la pobreza.
Apostando por su posición estratégica entre Europa y América del Sur, y con un ojo en Estados Unidos, el Archipiélago tiene como objetivo convertirse en una puerta de entrada al África Occidental. Las calificaciones de estabilidad y buen gobierno del país por organismos internacionales también deben ayudar a convencer a los inversores de que Cabo Verde es un lugar atractivo para hacer negocios.
Las islas de Sal y Boa Vista son tal vez las más conocidas en Europa, con un turismo centrado en sol y playa, pero Enmanuel Almeida, director del Ministerio de Turismo de Cabo Verde, afirma que el Gobierno quiere potenciar otras islas con un tipo de turismo diferente.
“Queremos diversificar nuestros productos y, así, en las islas que no son tan turísticas, ofrecer otro tipo de turismo como, por ejemplo, rural, náutico o científico”, todo ello sustentado con la protección ambiental. Y parece que los trabajos en este sentido están dando sus frutos pues el crecimiento en número de turistas incrementa año tras año. Para 2014, en Ministerio de Turismo espera que visiten las islas una 500.000 personas (en 2007 fueron algo más de 300.000). Para ello se está llevando una especial inversión en infraestructuras, como en carreteras, y proyectos de construcción de hoteles.
Sobre esa base, las principales oportunidades de negocio se encuentran en las actividades relacionadas con el turismo, tanto en la construcción de planta hotelera o el suministro a hoteles como en servicios relacionados con el ocio (excursiones, deportes náuticos, agencias de viajes…). También existen oportunidades en la industria ligera, la agricultura, la pesca, los transportes o las telecomunicaciones. En concreto: La fragmentación territorial provoca la necesidad de multiplicar las infraestructuras básicas de todo tipo. Con un solo aeropuerto de capacidad internacional y dos puertos habilitados para operar con buques de tamaño medio, el país necesita la inversión extranjera para desarrollar sus infraestructuras y posibilitar el despegue de sus sectores potenciales, al igual que en el transporte en su conjunto, tanto el de personas como el de mercancía, el interurbano, pero sobre todo el interinsular, sector carencial crónico hoy día.
El previsible auge turístico puede actuar como detonante de la demanda interna, así como de la demanda por parte de inversores extranjeros, y por ende uno de los sectores de mayor futuro. Cabo Verde dispone de varios de los elementos claves para desarrollar el turismo de playa: buen clima, variedad paisajística, terreno abundante y a buenos precios. A ello hay que sumar el clima de seguridad general que impera en el país. Hasta el 2014, había más de 50 proyectos en el país, con muchísimo potencial. En este sentido, también cabe resaltar el aumento de la demanda de materiales de construcción y, por tanto, la necesidad de elevar la inversión extranjera para hacerle frente. Cabe recordar que los estimados de la ONU son de 775.000 habitaciones para el año 2025, un 85% más que actualmente.
De hecho, el poder adquisitivo de este país es, según el FMI, de los mayores de la región (3.800 dólares de renta per cápita). El sector servicios representa aproximadamente un 75% del PIB gracias al peso del turismo, con un crecimiento anual de un 17%, esfera clave junto al comercio, el transporte y la banca. Su dependencia exterior le hace potencial comprador en prácticamente todos los sectores, especialmente de productos alimentarios. Desde 1999 el país se encuentra abierto a los productos extranjeros y las importaciones están liberalizadas. Prácticamente todos los artículos que se comercializan, excepto algunos básicos como verduras, legumbres y pescado, se importan. Hoy por hoy el turismo, que concentra la mayor parte de la inversión extranjera, está potenciado con la presencia de grandes cadenas hoteleras. Le sigue la construcción y los materiales de construcción, ligado al notable desarrollo del sector turístico y a la falta de fabricación local de materiales y materias primas. Cabo Verde contempla la ampliación de su infraestructura marítima en puertos, terminales aéreas y carreteras.
Las enormes carencias energéticas de Cabo Verde pueden abrir oportunidades para la IED en el sector energético. El gobierno caboverdiano demuestra un gran interés, sobre todo, en el desarrollo del sector de las energías alternativas. La gestión del agua constituye otra prioridad; de hecho, varias empresas ya trabajan en el sector de la desalinización del agua. Las telecomunicaciones son también un mercado en pleno auge.
No obstante, Cabo Verde se ha visto con poca capacidad para soportar los efectos de la crisis europea debido al leve decrecimiento de años previos, por lo que el gobierno del país está dedicando la acumulación de capital para la mejora de la calidad y eficiencia de las infraestructuras públicas con la esperanza de reducir el déficit. Sin embargo, cabe mencionar que a pesar de tener un alto nivel de desempleo y desigualdad, ha sido capaz de alcanzar la mayoría de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Se estima un crecimiento del 4,1% para el año 2014, dos puntos más que el año anterior, pero que dependerá en gran parte de las relaciones económicas con la Unión Europea, ya que el sector turístico lleva un tiempo afectado por la recesión. Para evitar que esta situación vaya a más, el Gobierno quiere centrarse en una consolidación fiscal a medio plazo, así como en algunas políticas monetarias y fiscales de manera temporal.
Finalmente, algunos datos económicos del 2014: PIB Per Capita [+] 2.849€; Deuda [+]1.392 millones de euros; Deuda (%PIB) [+]99,36%; Deuda Per Capita [+]2.831€; Déficit [+]-126 millones de euros; Déficit (%PIB) [+]-9,02%; Gasto público (M.€) [+]465,8; Exportaciones [+]51,9 M.€; Exportaciones % PIB [+]2,91%; Importaciones [+]546,3 M.€; Importaciones % PIB [+]41,92%; Balanza comercial [+]-494,4 M.€; Balanza comercial % PIB [+]-39,01%. PIB en el 2013: 1.879 millones de euros.
Por qué invertir en Cabo Verde
Cabo Verde es el segundo país con más facilidad para hacer negocios en África occidental (2014), convirtiéndolo en un país muy atractivo para lanzarse a la internacionalización. El proceso de implantación en el país es más rápido y sencillo que la media de África subsahariana. En concreto, Cabo Verde ha mejorado en el proceso de pago de impuestos y apertura de empresas, gracias a la labor de la Casa do Cidadao, que actúa como Ventanilla Única. Por el contrario, la mayor dificultad es el cierre de empresas, ya que no existe una legislación efectiva acerca de quiebras o procesos de suspensión de pagos.
El principio básico que contempla la legislación nacional sobre la inversión es el de no discriminación entre los inversores. Las normas que regulan el régimen de las inversiones son la Ley de Inversiones Extranjeras (nº 90/IV/93), el Decreto Reglamentario (Ley No. 1/92 de 3 de enero de 1994) y el Estatuto del Inversor Extranjero. Estas normas definen la inversión como cualquier participación en una actividad económica, de acuerdo a ley, con contribuciones del exterior que puedan ser contabilizadas.
Las inversiones en el país cuentan con los siguientes beneficios fiscales: Exención de tributación de los dividendos y beneficios distribuidos al inversor extranjero en los primeros cinco años; exención de tributación de dividendos siempre que sean reinvertidos; exención de tributación sobre amortizaciones e intereses; y estabilidad en el régimen fiscal.
Además, esta legislación ofrece al inversor extranjero las siguientes garantías: Protección de los bienes y derechos inherentes a la inversión extranjera; transferencia al exterior de los beneficios y dividendos; apertura de cuenta bancaria en moneda extranjera; y posibilidad de contratación para un 10% de trabajadores extranjeros con relación al total de la plantilla de la empresa.
Por su parte, la Ley de Empresas Francas del año 1993 y el Estatuto de la Empresa Franca regulan las condiciones de las inversiones destinadas a empresas orientadas únicamente a la exportación desde Cabo Verde o a otras empresas francas en el país. En este caso, como incentivos fiscales se contempla la exención tanto de los impuestos indirectos, como los de beneficios y dividendos para los primeros 10 años. Además, la legislación también ha previsto incentivos aduaneros, que van desde las exenciones de derechos de aduana hasta regímenes especiales de importación de materias primas.
Desde una perspectiva sectorial, otras leyes recogen incentivos, fundamentalmente de tipo fiscal, para actividades en el sector turístico (Ley No. 55/VI/2005 de enero de 2005); para la pesca (Decreto Ley No. 25/94 de 18 de abril); y el área de actividad industrial (Decreto Ley No. 108/89 de 30 de diciembre de 1989).
El organismo responsable de la supervisión y el control de la inversión extranjera directa (IED) es Cabo Verde Investimentos, agencia creada en el año 2005 bajo la tutela del primer ministro para convertirse en el primer punto de contacto para los posibles inversores en el país. Sus principales objetivos son: mejora del clima para hacer negocios; promoción del país como destino para la inversión extranjera; búsqueda e identificación de posibles inversores extranjeros; y, también, el seguimiento y la evaluación de los diferentes proyectos de inversión.
En la actualidad, el Gobierno caboverdiano ofrece oportunidades para la inversión extranjera directa (IED) en: Inmobiliaria turística: construcción de complejos turísticos orientados a la venta de apartamentos y prestación de servicios de gestión tales como time-sharing u otros; Construcción de Hoteles Resort (más de 100 habitaciones) en las islas de Sal, Boa Vista, Maio y Santiago (zona de San Francisco); Construcción de hoteles de negocios (50 a 80 habitaciones) en las ciudades de Praia y de Mindelo; Construcción de hoteles especializados (hasta 25 habitaciones) con servicios deportivos relacionados con el windsurf y kitesurf, actividades subacuáticas, pesca deportiva, etc.; pequeños hoteles, pensiones (hasta 30 habitaciones) y casas para el turismo rural,y servicios de senderismo y aventura en islas como Santo Antão, Fogo, Santiago y São Nicolau.
Otras posibilidades brindadas por las autoridades están dirigidas al desarrollo de ofertas complementarias y actividades de ocio turístico, tales como parques temáticos, campos de golf, casinos, restaurantes, snack-bar y discotecas, así como funciones acuáticas como buceo, pesca, windsurf o kitesurf, a llevar a cabo principalmente en las islas de Sal, Boa Vista, Santiago y Maio. Asimismo se potencia la construcción y gestión de marinas en Sal, Boa Vista, Maio, Santiago y São Vicente.
En cuanto a la inmobiliaria turística, el Gobierno fomenta la construcción de complejos turísticos orientados a la venta de apartamentos y prestación de servicios de gestión tales como time-sharing u otros. Destaca la carpintería, actividad muy ligada al incipiente sector turístico y orientado al suministro de mobiliario interior, ventanas, puertas, etc. para casas, hoteles y oficinas.
Otras oportunidades de negocios para la IED se hallan en la floricultura de plantas ornamentales exóticas destinadas al mercado interno y externo y en la fruticultura en general, con acento en tomate, pimiento, pepino y lechuga como una oportunidad para suministrar al incipiente sector turístico la agricultura sin la utilización de sustrato; se trabaja muy fuerte además en la transformación ganadera (carnes y quesos).
En relación al sector pesquero, la inversión extranjera tiene posibilidades de incursionar en la fabricación de 2 embarcaciones de 14-16 metros, para la pesca en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Cabo Verde, o en la de embarcaciones de 22-30 metros para operar en las ZEE de los países con los que Cabo Verde tiene acuerdos de pesca, por ejemplo Guinea-Conakry, Guinea-Bissau, Senegal, Mauritania y Angola; asimismo hay grandes oportunidades de negocios en la exportación de pescado y los correspondientes frigoríficos para su conservación adecuada; servicios vinculados a actividades marítimas (reparación y mantenimiento de barcos). Por otro lado, la IED en la industria alimentaria relativa a bebidas (aguardientes, licores y zumos), dulcería (regional, mermeladas, bizcochos, etc.,) con importación de las materias primas de la CEDEAO y apuntando a la mejoría de la calidad de los productos tradicionales actuales. Otro tanto se precisa para el desarrollo de la industria gráfica, que tiene una gran demanda no resuelta por la escasa oferta interior de baja calidad.
También requiere de la IED la producción de arena, cemento y materiales de construcción similares; construcción de edificios prefabricados (naves industriales y otros); prestación de servicios en la subregión africana y en especial en aquellos de lengua portuguesa; Telecomunicaciones (servicios de datos e informaciones); actividades marítimas (registro internacional de buques); actividades de apoyo al turismo y a la industria; creación de Zonas Francas Comerciales; servicios de marketing y publicidad; Servicios financieros especializados Servicios de salud: clínicas, SPA’S, entre otros.
Un frente que ofrece excelentes oportunidades para la inversión extranjera directa son los servicios de apoyo a eventos (secretariado, traducciones, etc.); de limpieza, lavandería, canalizaciones, electricidad, y otros; prestación de servicios en la subregión africana, en especial en los países africanos de lengua portuguesa; transportes aéreos y marítimos interinsular (pasajeros y carga); transporte rápido interinsular (catamaranes Sal-Boa Vista, São Vicente- São Antão, Santiago-Fogo, Santiago-Maio); y shipping desde Cabo Verde en dirección a África Occidental en las actividades de cabotaje, servicios “feeders” y “Tremp”.
La República de Cabo Verde, con una población de medio millón de personas, recibió en 2013 cerca de 650.000 turistas, 77.000 más que el año anterior, en que se alcanzó la cifra de 573.000 viajeros internacionales. Las islas de Cabo Verde reciben, fundamentalmente, turistas del continente europeo, con especial importancia de Reino Unido y de España.
La creación de Cabo Verde Investimentos, la nueva Agencia de Promoción de Inversiones, dependiente del Ministerio de Economía, Crecimiento y Competitividad, que sustituye a los dos organismos que se hacían cargo de la IDE y de la inversión privada (PROMEX y el Instituto de Apoyo al Desarrollo Empresarial), viene a ser un nuevo punto de apoyo para el inversor, que pretende realizar una labor de promoción no exclusivamente enfocada al sector turismo, como hasta la fecha.
En los últimos años, la República de Cabo Verde ha privatizado prácticamente todas sus empresas. Para el futuro tiene intención de privatizar: La compañía aérea (TACV); la Empresa Nacional de Administración de Puertos (Enapor); Astilleros Navales de Cabo Verde; Empresa nacional de Productos Farmacéuticos; Inpharma (empresa distribuidora de productos farmacéuticos); y Electra (Aguas y Electricidad de Cabo Verde). El desarrollo del sector de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC) depende, asimismo, de las importaciones de material proveniente, en su mayor parte, de Europa.
Solicitud de visado
El empresario que desee hacer negocios en la República de Cabo Verde necesita cumplir con los siguientes requisitos: Pasaporte original y fotocopia del DNI (con todos los datos claramente legibles) y validez mínima de 3 meses. Debe tener una página en blanco disponible para el visado y estar en buen estado; 1 fotografía del rostro, tamaño carnet, actual, con fondo blanco y papel fotográfico, así como presentar un formulario consular de solicitud de visado y rellenar la solicitud consular de visado adjunta.
El impreso debe estar íntegramente respondido, no contener tachones ni correcciones y estar cumplimentado a ordenador o en letra de imprenta negra. La firma del solicitante es obligatoria. También debe presentar copia de la reserva de los vuelos (con vuelos de ida y vuelta) y una copia de la última nómina o documento que acredite solvencia económica.
De ser posible, adjunte la carta de presentación original de la empresa firmada y sellada solicitando el visado e indicando motivo, lugar y tiempo de la estancia. La carta pierde su validez transcurridos más de 30 días desde su emisión.
El tiempo de tramitación normal de un visado en la embajada de Cabo Verde es de 6 días laborables. (Consultar tiempos y precios de tramitación urgente). El precio de tramitación de visado por parte de Zertifica es de 40€ + IVA (por visado y pasaporte) a lo que hay que sumar el coste de los suplidos consulares. Los suplidos consulares tienen los siguientes costes: Visado de una entrada, 45€; visado de múltiples entradas, 87€. (Importante: El consulado no reembolsa el coste de los suplidos consulares en caso de denegar el visado así como tampoco será reembolsado el coste de servicio de Zertifica).
Sistema bancario
De acuerdo con la Ley y No.03/V/96 de 1 de julio, que regula el ejercicio de la actividad bancaria y de crédito, el sistema bancario caboverdano está conformado de la siguiente manera: Instituciones de Crédito, designadamente Bancos e Instituciones Especiais de Crédito; Instituciones Parabancarias; Instituciones Financieras Internacionales (I.F.I.); e Instituciones de Crédito Bancario, así como por empresas cuya actividad consiste en recibir del público depósitos u otros fondos reembolsables y de conceder créditos por su propia cuenta.
El sistema financiero caboverdiano contempla actualmente las siguientes entidadas bancarias: Banco Angolano de Inversiones (BAI) de Cabo Verde, con social 9,07 millones de euros repartidos entre el BAI (71%), Sonangol (19%) y la empresa caborverdiana Sogei, con el 10%;
El Banco Comercial del Atlántico (BCA), también con capital social de 9,07 millone de euros y que consta de 33 agencias en el país. Su estructura accionista la conforman el consorcio Caja General de Depósitos (52,65%), la aseguradora Garantía (12,52%), el Estado (10%) y trabajadores y otros accionistas, con el 24.83%;
Banco Caboverdiano de Negocios, con capital de 8,16 millones de euros, cuyos principales socios son la Sociedad de Emprendimientos y Promoción de Inversiones (SEPI), con el 43,8%, y el Banif-Banco Internacional de Funchal, con 51,8%;
Banco Interatlántico (BI), con capital social de 9,07 millones de euros, y que tiene como accionista principal a la Caja General de Depósitos, con el 70%; -Banco Espírito Santo Cabo Verde (BESCV), con un capital de 13 millones de euros;
Caja Económica de Cabo Verde (CECV), asociado a Correos de Cabo Verde, con un capital social de 3,16 millones de euros, y que opera 30 agencias en todas las islas de la República y 12 delegaciones de correos;
Ecobank, que inició sus actividades en el 2010;
Nuevo Banco, com capital de 2,72 millones de euros), en sociedad con el Estado (5%) y varias instituciosones caboverdianas; y el Banco Espíritu Santo de Cabo Verde (BESCV), con capital de 13 millones de euros.
Asimismo, la Ley No. 3/V/96 de 1 de Julio clasica como instituciones parabancarias a las siguientes: Sociedad de Inversiones, cuya función básica es realizar operaciones financieras y servicios afines; Sociedades de Capital de Riesgo, en apoyo y la promoción de inversiones, la innovación tecnológica y protección de las empresas a través de una participación con respecto al capital social; Sociedades de Leasing Financiero, dedicada a localizar capital financiero y a la vez, apoyar las operaciones mobiliarias e inmobiliarias; Sociedades de Desarrollo Regional, que tiene como objetivo la promoción de inversiones productivas en áreas geográficas poco desarrolladas socialmente; Agencias de Cambios, especializadas en la compra y venta de moneda y bonos extranjeros, cheques de viaje y compra y venta de todo lo concerniente a la numismática; y Sociedades Emisoras o Gestoras de Cartas de Crédito, dedicadas a todo lo relacionado con esta actividad financiera en Cabo Verde, en la que sobresale la Soeicedad Intercambiaria y Sistemas de Pagos (SISP), vinculada a Cabo Verde Telecom.
Sistema impositivo en Cabo Verde
La Ley No.127/IV/95 de 26 de junio, aprueba las bases del Impuesto Único sobre los Rendimientos (IUR), y el Decreto Ley No. 1/96 de 15 de enero, contiene el reglamento del mismo. El IUR se aplica a los rendimientos obtenidos en territorio caboverdiano por los sujetos pasivos (residentes o no residentes).
Se consideran sujetos pasivos del IUR: Todas las empresas nacionales o extranjeras sea cual sea su forma de constitución, cooperativas y empresas públicas que tengan su sede en territorio caboverdiano; personas físicas cuyas actividades estén relacionadas con el comercio internacional (import-export) y su volumen de ventas anual supere los 5 millones de ESCV; Empresas y compañías no colectivas; todas las empresas que no tengan su sede social en Cabo Verde pero que obtengan cualquier tipo de beneficio del país; y las administraciones públicas, centrales o locales, las instituciones sociales, el banco central y las asociaciones sin ánimo de lucro no son sujetos pasivos de este impuesto.
Sobre el rendimiento de las empresas y sociedades se aplica un tipo impositivo proporcional. Sobre el rendimiento de las personas físicas se aplica un tipo progresivo. Las sociedades se someten a un tipo del 35% sobre su rendimiento. Los intereses producidos por depósitos a plazo están gravados con un 20%, cualquier otro rendimiento de capital mobiliario está gravado con un 15% y los beneficios de los no residentes se someten al tipo del 20%.
El Impuesto sobre el Patrimonio (IUP) se aplica sobre el valor patrimonial de los edificios y sobre los actos sujetos a escritura pública. El tipo es del 2 %. Por su parte, los impuestos sobre mercancías destinadas al consumo, tanto si son importadas como si son producidas localmente, van desde el 5% al 50%. En septiembre de 2001, el Consejo de Ministros adoptó la sustitución del impuesto de consumo por un impuesto sobre el valor añadido con un único tipo del 15% y que entró en vigor a principios de 2003.
Una de las prioridades del actual gobierno ha sido la introducción del IVA, lo que supone la reforma fiscal más importante que se ha llevado a cabo en el país. La estrategia empleada para no aumentar la presión fiscal y conservar los precios finales, se ha basado en: la reducción de tasas arancelarias, la sustitución del impuesto sobre el consumo y la eliminación de otros impuestos. Además, se aplican exenciones del impuesto en diversos productos de primera necesidad (arroz, mijo, carne, pescado y aceite alimentario entre otros).
Asimismo, el impuesto sobre el Turismo se aplica a las ventas o transacciones de hoteles, campamentos, agencias de viajes, empresas de animación turística, empresas de alquiler de automóviles y empresas de embarcaciones de recreo. El tipo del impuesto es del 3%. Además, existen también los siguientes impuestos indirectos: impuesto del sello, impuesto especial sobre el tabaco y bebidas alcohólicas, impuesto sobre productos petrolíferos.
El tipo medio de los derechos de Aduana es del 26% y el tipo máximo del 50%. A este porcentaje se le añade un 8% de impuesto general. Además, todos los productos que entren en el país en envases no biodegradables están gravados con una tasa ecológica del 1% sobre su valor CIF.
La Ley de Inversiones Extranjeras No. 13/VIII/2012 del 11 de julio es el texto legal que fija las condiciones generales para el tratamiento fiscal de la inversión extranjera en Cabo Verde. Esta ley se aplica a cualquier inversión realizada en territorio caboverdiano. Entre los derechos y garantías recogidas en la misma se encuentran: La no discriminación entre inversores extranjeros y caboverdianos con respecto a sus obligaciones, deberes y derechos; Seguridad y protección jurídica contra medidas de embargo, nacionalización o expropiación de la propiedad privada; Derecho a la conversión en cualquier moneda y de transferencia al exterior de todos los rendimientos provenientes de la inversión efectuada por los inversores extranjeros (dividendos, royalties, rendimientos de venta de acciones, prestación referente a las amortizaciones e intereses asociados a la inversión); y Tenencia de cuentas en moneda convertible para inversores extranjeros.
Todas las operaciones de inversión extranjera están sujetas a una autorización previa. La solicitud del Estatuto de Inversor Extranjero debe solicitarse a través de la agencia de promoción de inversiones, Cabo Verde Investimentos (CI). La solicitud se presenta en tres ejemplares y tiene que constar de un formulario facilitado al efecto, un resumen descriptivo de las actividades, los datos de identificación de la empresa. Si se concede la solicitud se emite un certificado de inversor extranjero que permitirá a dicho inversor tener acceso a los incentivos previstos a tal efecto en la Ley de Inversión Extranjera. Este documento deja de ser válido si el inversor no realiza inversión alguna en el plazo establecido a tal efecto. Asimismo, las operaciones de inversión extranjera se tienen que registrar en el Banco de Cabo Verde.
Los incentivos fiscales para inversiones extranjeras se encuentran recogidos en el nuevo Código de Beneficios Fiscales-Ley No. 26/VIII/2013: Crédito fiscal por deducción del Impuesto Único sobre Rendimiento (IUR) del 50% para inversores en áreas de turismo, transporte aéreo y marítimo, energías renovables, investigación científica y desarrollo de tecnologías de la información y comunicación y 30% para inversores en las áreas restantes; Exención del Impuesto Único sobre Patrimonio en adquisición de bienes inmuebles destinados a la instalación del proyecto de inversión; Exención del Impuesto de Timbre (IS) para operaciones de contratación de financiación destinada a la inversión; y Exención del pago de derechos de aduana para las siguientes mercancías: equipos, maquinaria, herramientas y utensilios para el proyecto, vehículos de transporte colectivo y de mercancías, mobiliario y equipamiento científico, antenas y postes de telecomunicación y estudios móviles para emisiones de TV.
Se concederán beneficios fiscales excepcionales por el Consejo de Ministros si la inversión cumple con las siguientes condiciones: Valor de la inversión superior a 90 millones de euros; Inversión relevante para el desarrollo de la economía caboverdiana; y la creación de al menos 100 puestos de trabajo directos en un plazo de 3 años.
El principio básico que contempla la legislación nacional sobre la inversión es el de no discriminación entre los inversores. Las normas que regulan el régimen de las inversiones son la Ley de Inversiones Extranjeras (No.90/IV/93), el Decreto Reglamentario (Ley No. 1/92 de 3 de enero de 1994) y el Estatuto del Inversor Extranjero. Estas normas definen la inversión como cualquier participación en una actividad económica, de acuerdo a ley, con contribuciones del exterior que puedan ser contabilizadas.
Las inversiones en el país cuentan con los siguientes beneficios fiscales: Exención de tributación de los dividendos y beneficios distribuidos al inversor extranjero en los primeros cinco años; exención de tributación de dividendos siempre que sean reinvertidos; exención de tributación sobre amortizaciones e intereses; y estabilidad en el régimen fiscal.
Además, esta legislación ofrece al inversor extranjero las siguientes garantías: Protección de los bienes y derechos inherentes a la inversión extranjera; transferencia al exterior de los beneficios y dividendos; apertura de cuenta bancaria en moneda extranjera; y posibilidad de contratación para un 10% de trabajadores extranjeros con relación al total de la plantilla de la empresa.
Por su parte, la Ley de Empresas Francas del año 1993 y el Estatuto de la Empresa Franca regulan las condiciones de las inversiones destinadas a empresas orientadas únicamente a la exportación desde Cabo Verde o a otras empresas francas en el país. En este caso, como incentivos fiscales se contempla la exención tanto de los impuestos indirectos, como los de beneficios y dividendos para los primeros 10 años. Además, la legislación también ha previsto incentivos aduaneros, que van desde las exenciones de derechos de aduana hasta regímenes especiales de importación de materias primas.
Desde una perspectiva sectorial, otras leyes recogen incentivos, fundamentalmente de tipo fiscal, para actividades en el sector turístico (Ley No. 55/VI/2005 de enero de 2005); para la pesca (Decreto Ley No. 25/94 de 18 de abril); y el área de actividad industrial (Decreto Ley No.108/89 de 30 de diciembre de 1989).
El organismo responsable de la supervisión y el control de la inversión extranjera directa (IED) es Cabo Verde Investimentos, agencia que nació en el año 2005 bajo la tutela del primer ministro para convertirse en el primer punto de contacto para los posibles inversores en el país. Sus principales objetivos son: mejora del clima para hacer negocios; promoción del país como destino para la inversión extranjera; búsqueda e identificación de posibles inversores extranjeros; y, también, el seguimiento y la evaluación de los diferentes proyectos de inversión.
Datos de interés general
Sin duda, el lugar de mayor interés histórico-artístico de Cabo Verde es Ribeira Grande de Santiago (más conocida popularmente como “Cidade Velha”). Cabo Verde nació en Cidade Velha, cuando el genovés Antonio de Noli, en nombre de la Corona de Portugal, escogió su bahía para establecer el primer lugar habitado de todo el archipiélago en 1462.
En 1999, la AECI puso en marcha un proyecto de gran envergadura dirigido a recuperar el rico patrimonio histórico-artístico de Cidade Velha. Tras la conclusión de las obras, el patrimonio recuperado fue visitado por S.M. la Reina y la Secretaria de Estado de Cooperación Internacional en 2006. Como colofón, Cidade Velha fue declarada en junio de 2009 por la UNESCO Ciudad Patrimonio de la Humanidad.
Como lugar de interés cultural, cabe citar también el enclave de Porto Madeira, situado en el interior de la isla de Santiago, a 25 kms. de Praia aproximadamente, en un paraje montañoso de gran belleza. En este enclave, la AECID ha dado su apoyo al Proyecto de Desarrollo del Turismo Rural y Ecológico a través del Arte en Porto Madeira, impulsado por la artista caboverdiana Misá, dirigido a convertir el enclave rural de Porto Madeira, situado en una zona de gran valor ecológico y paisajístico, en un espacio en el que el turismo rural y cultural sean motores de desarrollo de la comunidad.
Praia, la capital de Cabo Verde, es tal vez la ciudad más africana del archipiélago y posee un centro histórico-colonial (barrio de Plateau) relativamente bien conservado. En Praia puede visitarse el Museo de la Avenida 5 de Julio (fecha de la independencia del país), en el barrio de Plateau, que ocupa un edificio colonial del siglo XVIII y que expone una muestra de la artesanía caboverdiana (en la que destaca el tejido confeccionado a mano y estampado de “panho di terra”) y del modo de vida tradicional de las islas. En la capital también puede visitarse el Museo Arqueológico nacional, de pequeñas dimensiones, y el Museo Arqueológico se encuentra en la Rua da Alfandega 3 (zona de Chã da Areia), frente a la playa de Gamboa, detrás del Archivo Nacional.
Dos lugares de visita obligada en Cabo Verde por su belleza y espectacularidad son Chã das Caldeiras, la gran meseta ocultada por un circo de roca al pie del monumental volcán de Fogo y la isla de Santo Antao, en particular los valles o “ribeiras” de Paúl y de Torre, y la costa norte (de altos acantilados), desde Janela a Ponta do Sol, en especial Vila das Pombas.
Cabe destacar también por su belleza las playas de Sal, Boavista y Maio (extensas, de arena blanca y agua cristalina y color esmeralda). Otra playa de gran belleza es Praia Grande, al este de la isla de Sao Vicente, junto al pueblo pescador de Calhau. Las islas de Sau Nicolau y Brava destacan por su carácter apartado y sus bellos pueblos (Vila da Ribeira Brava en S. Nicolau, Vila Nova de Sintra en Brava) y paisajes. En Brava puede conocerse la casa donde el padre de la poesía caboverdiana, Eugenio Tavares, se retiró al final de su vida, situada en un paraje aislado, frente al mar.
Las estructuras turísticas más desarrolladas de Cabo Verde se localizan en la isla de Sal y de Boavista. Ambas cuentan con kilómetros de tranquilas y excelentes playas. La presencia empresarial española es visible en el sector hotelero destacando los complejos de las cadenas RIU, Iberostar y Meliá.
En la isla de Maio, de menor desarrollo turístico, y que posee también excelentes playas, están comenzando a surgir algunos pequeños establecimientos hoteleros.
Por último, cabe señalar que las dos ciudades más importantes del país, Praia y Mindelo, cuentan con dos hoteles de cuatro estrellas cada una, en líneas generales equiparables a los occidentales: en Praia, el Hotel Pestana Trópico y el Hotel Oasis Atlántico Praiamar; y en Mindelo, el Hotel Oasis Atlántico Porto Grande y el Mindelo Hotel.
En la cocina caboverdiana tiene una presencia destacada el pescado, junto con el maíz, el arroz, las alubias y distintas verduras (zanahoria, col) y tubérculos (patata, mandioca, boniato), sin olvidar frutas autóctonas como el plátano, la papaya o el mango.
El plato nacional de Cabo Verde es la “cachupa”, un alimento muy nutritivo, de origen rural y alto valor calórico, antaño reservado a las reuniones familiares o festivas. Se trata de un cocido elaborado con carne de cerdo, alubias, maíz, mandioca, boniato, zanahoria y col, aunque puede contener otras hortalizas diferentes y, en algunas ocasiones, sustituir la carne por el pescado. Otros platos caboverdianos populares son la “feijoada”, que emplea diferentes tipos de habas o judías, el arroz (preparado de las más diversas formas) y un cus-cus distinto al árabe, que consiste en un bizcocho untado con miel de caña.
Entre los pescados, destaca el atún. Suele prepararse en filetes a la plancha (“atum grelhado”). Otros pescados de gran calidad y sabor son la garopa, el pez serra, la bica, el goraz o el esmoregal. Se consumen habitualmente a la plancha, acompañados de una salsa de “molho verde” (mezcla
de aceite, vinagre, cebolla, ajo y perejil) o de “malagueta” (una salsa picante muy apreciada por los caboverdianos). Otros productos del mar con presencia destacada en la gastronomía de Cabo Verde son el buzio (caracoles de mar de gran tamaño), guisado o cocido, el pulpo, normalmente preparado a la plancha, y la langosta.
La cocina caboverdiana también sobresale por los arroces de marisco, los asados de cabrito (especialmente en las islas de Boavista y Santiago) y una especialidad de bacalao con huevo y patata (“bacalhau a braz”). Cabe destacar también los quesos de cabra elaborados en las islas de Fogo y Santo Antao.
Entre los postres, ocupan un lugar importante las frutas tropicales: el plátano (de tamaño normal y tamaño más pequeño, éstos últimos de excelente sabor), la papaya (muy valorada por sus propiedades digestivas) y el mango. Suelen también prepararse dulces (confituras) de papaya acompañadas de queso de cabra y pudines de coco, queso y leche merengada.
El licor nacional de Cabo Verde es el “grogue”, un aguardiente de azúcar de caña, muy apreciado por los caboverdianos. En algunos pueblos pueden encontrarse ingenios o “trapiches”, que elaboran el grogue siguiendo el método tradicional de torno. También se produce de modo industrial, pero se recomienda consumir el grogue elaborado tradicionalmente. Los grogues más afamados son los de Santo Antao y Sau Nicolau.
Cabe destacar, además, el vino blanco producido en la meseta volcánica de Chã das Caldeiras, al pie del volcán de Fogo, fresco y afrutado. Este vino es elaborado por una cooperativa local de agricultores, junto con otros vinos y licores
Finalmente, la oferta de restaurantes recomendados en Praia sería: “Beiramar” “O Poeta”, restaurante “Alex” del Hotel Trópico, “O Pescador”, el “Gelmar Gamboa”. De especialidades portuguesas, el “Paparokas”. Tres italianos, “Speed Pizza”, “Punto di Encontro” y “Leonardo”, así como carnes y pizzas en el “Kappa” (Quebra canela). También hay lugares populares donde comer comida y por supuesto, las churrasquerías, donde se prepara carne a la brasa, sobre todo pollo. “Dragoeira” y “Benfica” son las más famosas de la ciudad
Fuera de Praia, destacar en Rui Vaz la “Quinta de Montanha”, pequeño hotel, donde también y con magníficas vistas sobre toda la isla, ofrecen comida caboverdiana.
S
O
P
O
R
T
E