Invertir seguro en Brasil

invertir brasil ventajasCon más de 8 millones y medio de kilómetros ² y de 200 millones de habitantes, Brasil ocupa hoy el sexto lugar en el ranking de las mayores economías del mundo -por delante de España y del Reino Unido-, su PIB equivale a más de la tercera parte del total de América Latina, y deviene país económicamente estable, con una expectativa de crecimiento anual medio superior al 4% durante este decenio. Bastan estos elementos para comprender lo beneficioso de invertir en Brasil.

Lea además: Cómo cambiar de identidad en Brasil
 
A lo anterior se añade su estabilidad política, enorme potencial económico, situación geográfica, riquezas naturales y muchos otros factores y variadas circunstancias, que en la actualidad sirven de gancho para invertir en Brasil. Durante los años de gobierno de los presidentes Lula da Silva y Dirma Rouseff se han creado en el bien nombrado gigante suramericano más de 15 millones de nuevos puestos de trabajo, y alrededor de 30 millones de brasileños pasaron a formar parte de la clase media, cuya capacidad de consumo constituye el motor económico del país. Las exportaciones suponen menos del 10% del PIB brasileño, señal de que el indudable éxito económico del gigante suramericano reside en su mercado interno y le permite cierta inmunidad a la crisis económica mundial.

Lo anterior, junto con la consistencia de políticas económicas y sociales acertadas, equilibradas e innovadoras, llevaron a que las agencias calificadoras de riesgo más importantes del mundo, como Fitch, Standard & Poor’s y Moody’s le concedieran el Investment Grade (grado de inversión) a Brasil, y por segundo año consecutivo ocupó el primer lugar del ranking  A.T. Kearney Global Retail Development Index como el país en desarrollo más atractivo del mundo para los inversionistas extranjeros.

Hoy invertir en Brasil es garantía para los inversionistas extranjeros, quienes por cierto se incrementan sin cesar cada año a año, y no solo para grandes corporaciones sino también para PYMES y autónomos.

Las perspectivas de éxito para los inversionistas extranjeros crecen en el gigante suramericano ante eventos como la Copa de las Confederaciones este año, el  Mundial de Fútbol en el 2014 y los Juegos Olímpicos en el 2016, eventos que beneficiarán a la economía brasileña en general y, en particular, a las empresas vinculadas a la construcción y mantenimiento de infraestructuras, sector inmobiliario, turismo, transporte, servicios y consumo.

El momento histórico es muy favorable para invertir en Brasil, y hay muchas y excelentes oportunidades de negocio tanto para el empresariado local como el foráneo. Eso sí, invertir en Brasil no puede realizarse de cualquier manera, sino que es imprescindible un adecuado asesoramiento previo, y conocer el marco legal y tributario del país en el cual se pretende invertir.

En este contexto, ALTEALEX gestiona desde el previo asesoramiento inicial, hasta la materialización efectiva de la inversión, pasando por la obtención y comprobación de la documentación necesaria para formalizar la inversión, constitución o compra de sociedad mercantil, su registro en el Banco Central de Brasil, obtención de permisos de residencia o trabajo, etcétera.

ALTEALEX facilita a sus clientes el debido asesoramiento legal y la adopción de las medidas convenientes para garantizar que su inversión en Brasil no tenga problemas jurídicos o administrativos, y gracias a un profundo conocimiento de la realidad socio-económica del gigante suramericano, ALTEALEX también puede ayudar a seleccionar la zona del país más adecuada para cada tipo de inversión, así como los socios, directivos o profesionales más idóneos  para la ejecución de la inversión, como por ejemplo, arquitectos, ingenieros, contables, gerentes y administradores.

La intervención de ALTEALEX ahorra costos a sus clientes. La experiencia práctica y el conocimiento de la idiosincrasia local permiten negociar el precio de los bienes o derechos a adquirir y demás condiciones de la inversión de forma óptima, con resultados mucho más favorables que si el propio cliente lo hiciera directamente.