Impone Grecia récord olímpico de desempleo

Grecia desocupaciónAl sur de los Balcanes la pesadilla persiste. Grecia, la cuna de los Juegos Olímpicos, acaba de imponer un récord olímpico de desempleo al marcar en enero último 27,2% de parados, según datos emitidos por la Autoridad Estadística Helena (ELSTAT).

La cifra deviene nuevo techo en las cifras de desempleo de la Eurozona y uno más a la cuenta del gobierno griego, con varias “medallas de oro” en tan negativa carrera, mientras que por la de plata le sigue España, con un 26,3% de desempleo en febrero, de acuerdo con Eurostat. Así, los índices de ambas naciones doblan con creces la media de la Eurozona (12%).

Lea además: Preguntas frecuentes sobre bancos offshore

Paradójicamente, el primer ministro Antonis Samaras había anunciado días atrás tener la certeza de que en el país se está creando “más empleo del que desaparece”. Según él, Grecia está usando un nuevo instrumento llamado Ergani para monitorear las contrataciones en tiempo real y tal artificio habría arrojado un aumento del empleo en marzo (aún por confirmarse), aunque la realidad desmiente a la susodicha herramienta.

Los datos publicados por la ELSTAT -todavía sujetos a cierto ajuste-, arrojan la pérdida de 11.653 empleos en enero. En total, hasta 281.000 personas han visto esfumarse su puesto de trabajo en los últimos doce meses, un récord olímpico de desempleo, con especial énfasis entre los menores de 25 años (el 59,3% en paro) y de quienes tienen de 25 a 35 años (con una tasa del 34,2%). También lo sufren las mujeres, grupo con una tasa de desempleo del 31,4%.

Pero la pesadilla griega tiene otras aristas: remotas, por no decir nulas, son las esperanzas de hallar empleo para quienes lo han perdido en Grecia. La tan buscada recuperación económica no se producirá este año, y probablemente tampoco en el 2014. El país se encuentra en su sexto año consecutivo de recesión (sin duda otro récord olímpico), la economía cayó un 6,4% en el 2012 y la Comisión Europea prevé un retroceso del 4,4% este año, ya revisada por el gobierno griego al 4,5%.

Por el momento los temidos “hombres de negro” (integrantes de la Troika Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) se encuentran en Atenas estos días con el objetivo de cerrar una dura negociación con el gobierno, pero el debate se ha complicado. En principio era llegar a un acuerdo antes de la reunión informal de la Eurozona a celebrarse en Dublín la próxima semana, pero la Troika no ha podido concretarlo.

La Troika pretendía acabar con 25.000 puestos de funcionarios en los próximos meses, y Atenas habría ofrecido solo unos 4.000 despidos inmediatos de servidores públicos (que han infringido el código de conducta) y poner a otros miles de ellos en una especie de reserva con un sueldo inferior por un año. A su término, según la Troika, serían “recolocados o despedidos”… y probablemente esto último sea lo que ocurrirá.