Colombianos en Panamá apuestan por invertir en el Istmo

Ninos ColombianosColombianos en Panamá apuestan por invertir en el Istmo

Con una cifra que podría rondar los 2.000 millones de dólares, los inversionistas colombianos están a la conquista del territorio panameño en las áreas industrial, comercial, financiera e incluso educativa. En números conservadores, se puede afirmar que las 600 empresas más grandes de Panamá están en manos colombianas o son dirigidas por colombianos. A modo de ejemplos pueden citarse la Cervecería Nacional, adquirida por el Grupo Bavaria; Cemento Panamá, por Cementos del Caribe; la Pascual, por Casa Luker; Blue Ribbon Products, S.A. del Grupo Tagarópulos, por la compañía frigorífica más grande de Colombia, Grupo Nacional de Chocolates, S.A., a través de su filial Empresas de Alimentos Zenú. La historia de los colombianos en Panamá se divide en dos etapas: antes y después del 2000. Antes del 2000 se cuentan aquellos colombianos que vinieron a "colonizar" la Zona Libre de Colón, detrás de los cuales llegaron los árabes y judíos también procedentes de Colombia. Durante largo tiempo muchos colombianos veían a Panamá como algo que perdieron frente a Estados Unidos, y después, durante el gobierno del general Noriega, por los casos de narcotraficantes. A partir de 1999 el gobierno panameño comienza a remodelar su nación, Estados Unidos le entrega el Canal a los panameños, a lo que se añade que España y Costa Rica le exigen visados a los colombianos: entonces toda esa migración que escapa en busca de una mejoría económica (sobre todo mano de obra y empresarios) solo requiere cruzar la frontera y depositar su dinero, poco o mucho, para incrementarlo, principal motivación de los colombianos en Panamá.  A partir del 1 de enero de 2000, Panamá entró en una moderada recesión, porque unas 300.000 personas, la mayoría estadounidenses, lo abandonaron. Sin embargo, Panamá les brindó a sus vecinos colombianos, y en general a todos los inversores, ventajas tales como la circulación del dólar, legislación de estímulos especiales con más de 40 leyes y decretos que ofrecen incentivos fiscales y tributarios a los inversionistas, en casi todos los rubros de la economía. Esa combinación de factores originada entre 1999 y el 2000 -la devolución del cruce transoceánico, el espacio que dejan los americanos en Panamá, la compraventa de dos grandes industrias por colombianos, Cervecería Nacional y Cementos Panamá-, devino notición en Colombia, lo que se tradujo en que “si se fueron los gringos, entones hay espacio para que otros lleguen", expresión muy socorrida por esos días. Luego llegaron los ganaderos para invertir en Panamá y encontraron tierras baratas, y los industriales, animados por un bajo producto industrial panameño, menos del 8%. Otras empresas con fuerte inversión de colombianos en Panamá son: Publicar; Grupo Carvajal; Editorial Norma; Fesajet (formas continuas); World Trade Center; Hotel Sheraton, Multicentro; Provivienda; Arquitectos e Ingenieros Asociados de Colombia -AIA-; Conconcretos; Conalvías; Empresas Públicas de Medellín; Redes y Montajes; Eléctricas de Medellín de William Vélez; ETESA, asociada con ISA; Girag, compañía carguera; Canada Food Suply; Universidad del Istmo, Universidad Metropolitana de Ciencia y Tenología-UMECyT. Ciertamente la lista es casi interminable, pero aún quedan espacios por llenar y para invertir en Panamá.
S
O
P
O
R
T
E