¿Interesado en obtener una segunda ciudadanía?

Valora este artículo
(0 votos)
segunda ciudadania por inversion 5El mundo cada vez está más convulso. No es una posición catastrofista, es un simple análisis de las noticias que llegan diariamente, sobre todo procedentes de Washington, donde los tambores de la guerra vuelven a sonar y se multiplican los vetos de viaje, por el hecho de ser ciudadano de un determinado “país conflictivo”.

En este contexto, resulta lógico que las personas busquen alternativas para sentirse más seguras, viajar con mayor libertad y administrar de manera más inteligente sus activos y, con ello, disminuir las elevadas cargas tributarias. Una de las opciones más buscadas en la actualidad es obtener una segundad ciudadanía, de un país neutral.

¿Quién ofrece una segunda ciudadanía? Una búsqueda en Internet revelará varios resultados. Tenga cuidado, ya que muchos son estafas, porque prometen un pasaporte rápido y barato. Esto, en realidad, no ocurre. La manera más segura y expedita para obtener una segunda ciudadanía es aplicar a un programa de inversión, en un país caribeño. Existen cuatro programas que llevan años de funcionamiento, cuentan con total reconocimiento internacional y son avalados por sus respectivos gobiernos: el de Antigua y Barbuda, el de San Cristóbal y Nieves, el de Dominica y el de Granada.

Estos programas ofrecen a los interesados dos opciones para obtener la ciudadanía y pasaporte: un donativo a una institución gubernamental o una inversión en bienes raíces. Ninguna de las dos opciones es barata, ya que el donativo no baja de los 100 mil dólares (por persona), mientras que la compra de bienes raíces oscila entre 200 mil y 400 mil dólares. La propiedad (o propiedades) adquiridas no podrán venderse en un plazo que oscila entre 3 y 5 años.

Con estos programas los países caribeños, que no cuentan con grandes recursos naturales, buscan ingresar fondos para su gestión. Los gobiernos son muy cuidadosos con estos programas, así que exigen una amplia documentación, que va desde la presentación de sólidos estados financieros, hasta reportes de salud y se aplica un proceso de debida diligencia. Estos son pasos imprescindibles para impedir que se infiltren delincuentes y así mantener la credibilidad de los programas.

Todos los programas que ofrecen la segunda ciudadanía permiten la inclusión en la aplicación del cónyuge y de hijos dependientes. Todo el proceso, desde la debida diligencia y los pagos, hasta la emisión del pasaporte tarda entre 5 y 9 meses.

Con cualquiera de los pasaportes de los programas de ciudadanía por inversión será posible viajar, sin necesidad de visa, a más de 140 países, entre ellos todos los del espacio europeo Schengen; además, con el segundo pasaporte la persona aumenta su seguridad, ya que puede moverse tranquilamente en regiones donde el hecho de proceder de un determinado país puede ocasionarle problemas. A esto se añade que, con una correcta estrategia de ingeniería fiscal, podrá reducir los pagos de impuestos que realiza en su país de residencia.

Como hemos analizado, los programas de ciudadanía por inversión son seguros, confiables y ofrecen diversas ventajas, pero no son baratos ni tampoco otorgan el pasaporte en un rápido plazo de tiempo.
S
O
P
O
R
T
E