Después de los contribuyentes, ¿también los bancos europeos van al exilio?

Valora este artículo
(0 votos)
BancaCentraleEuropeaUno de los grandes dolores de cabeza de los gobiernos europeos es que consideran que sus ciudadanos utilizan, cada vez con más frecuencia, las jurisdicciones offshore para así pagar menos impuestos. De acuerdo con los políticos, estas estrategias fiscales causan daños a la economía de los países que son los de más alta carga fiscal en el mundo; sin embargo, en sus andanadas de críticas parecen olvidar los casos de corrupción, la elevación del gasto militar, la privatización de los servicios públicos como causantes reales de los problemas económicos. Ahora, los gobiernos de la Unión Europea tienen otra preocupación y es que han comprobado que sus principales bancos prefieren ir al “exilio”, o sea, hacia otras jurisdicciones que sean más amigables en temas de impuestos. Antes, los dividendos de los bancos iban hacia supuestos “paraísos fiscales” en el Caribe, como Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas y Bermudas; pero, en la actualidad, los bancos más importantes del llamado “Viejo Continente” también trabajan, con mucha fuerza, en dos países europeos: Irlanda y Luxemburgo, porque ambos han incorporado políticas fiscales que resultan favorables para las grandes empresas.

Las cifras, aportadas por diferentes estudios, entre ellos uno muy crítico de Oxfam, son concluyentes: hoy los 20 principales bancos europeos obtienen el 26% de sus beneficios en sociedades offshore incorporadas en jurisdicciones de bajos impuestos. Estos bancos, al ser empresas multinacionales, aprovechan los marcos legales de esos países para mover hacia allí los dividendos obtenidos en diferentes partes del mundo y, como en esas jurisdicciones el pago de impuestos por ingresos obtenidos fuera de ese país es muy bajo, pues entonces crece la rentabilidad de los bancos. No hay nada ilegal en esto.

Al utilizar sociedades offshore en jurisdicciones de bajos impuestos, los 20 bancos más importantes de Europa lograron dividendos valorados en 25.000 millones de euros. Su partida hacia el exilio es tan evidente que, tan solo en 2015, los bancos europeos obtuvieron al menos 628 millones de euros en beneficios en países de bajos impuestos en los que ni siquiera tenían un empleado. Las bajas cargas fiscales han funcionado como incentivos que han utilizado, por ejemplo, Irlanda y Luxemburgo para atraer a grandes empresas. Un claro ejemplo es el de Barclays, considerado el quinto banco más grande de Europa, que reportó 557 millones de euros en beneficios en Luxemburgo, el año pasado, y por ellos pagó un impuesto efectivo de solo el 0,2%.

Esta realidad contrasta con lo que sucede en Europa, donde no pocos bancos han reportado pérdidas económicas, a partir de los altísimos impuestos que fijan los gobiernos, como le sucedió al Deutsche Bank, que tuvo pérdidas en Alemania; sin embargo, generó beneficios de 1897 millones de euros en jurisdicciones offshore.

Otro detalle interesante y que muestra el éxodo de los bancos y su predilección por jurisdicciones de bajos impuestos es que el 59% de las filiales en Estados Unidos de bancos en la Unión Europea han establecido su domicilio legal en Delaware, que es el Estado con políticas fiscales más favorables.

Antes no pocos acusaban a los bancos de ocultar información fiscal, para así evadir impuestos; sin embargo, desde 2013 está en vigor una directiva de la Unión Europea, conocida como CBCR (por sus siglas, country-by-country) que establece que los grandes bancos que actúan en la Unión deben publicar toda la información (país por país) relacionada con sus actividades financieras, incluidas sus obligaciones fiscales. De esta forma, aunque persisten las críticas hacia los bancos, este sector dio un paso al frente, en pos de la transparencia y mostró dónde pagaban más y menos impuestos. No es casualidad que exista una diferencia abismal entre los impuestos que pagan en países europeos (con la excepción de Irlanda y Luxemburgo) y los que pagan en otras jurisdicciones, fuera de Europa, con políticas fiscales más inteligentes y que buscan atraer a grandes empresas, como los bancos.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

S
O
P
O
R
T
E