¿Guerra contra los Bancos offshore?

banke-dobitLa satanización de los Bancos offshore ha devenido para algunos periodistas suerte de modus vivendi muy rentable y, sobre todo, carente de riesgo. Basta plasmar en el primer párrafo del escrito, por ejemplo, “que en aras de limitar al máximo las pérdidas de recaudación de impuestos que supone la evasión fiscal hay que erradicar los Bancos offshore allí donde se encuentren”, para echar la ración previamente negociada de combustible en vez de agua a un incendio previsible y por tanto evitable.

Lea además: Preguntas frecuentes sobre los bancos offshore

A diario se leen informaciones que reiteran hasta la saciedad que “los Bancos offshore son sociedades mercantiles con estatus bancario, que captan fondos de depositantes de forma absolutamente opaca para las autoridades de los Estados de sus clientes. Los paraísos fiscales son los territorios que proporcionan el hospedaje a esos Bancos offshore, ya que cuentan con una legislación bancaria, tributaria y mercantil en general que permiten la opacidad buscada…”

Cualquier actividad económica fuera del país propio de residencia (cuentas bancarias, pólizas de seguros, inversiones inmobiliarias, sociedades extranjeras, fondos de inversión, etc.) realizada en territorios de baja o nula tributación y que imponen poco o ningún impuesto a las personas físicas y empresas, resulta beneficiosa, pues su régimen fiscal atrae a clientes de las principales potencias mundiales con el valor añadido de que tienen un alto grado de seguridad jurídica y financiera.

Los Bancos offshore sobresalen, valga reiterar, porque entre sus principales ventajas figuran estar menos sometidos a la intervención gubernamental y la exención de cumplir con regulaciones sobre el capital (controles de cambio sobre transacciones exteriores o sobre política de inversiones, entre otros). Esto se traduce en mayor flexibilidad de movimientos para sus clientes y, en muchas ocasiones, una reducción de costos que favorece los pagos de intereses más elevados.

Por lo general los depósitos en cuentas de Bancos offshore, así como sus rendimientos, están exentos de cualquier impuesto y casi siempre asentados en territorios con estrictas leyes de secreto bancario y privacidad. Los Bancos offshore están situados en paraísos fiscales con centros financieros relevantes de notable estabilidad política y monetaria.

Ahora bien, operar con Bancos offshore ubicados en paraísos fiscales no resulta para nada una patente de corso. También la prensa mundial da cuenta de cómo la justicia actúa contra los Bancos offshore que comenten delitos tales como blanqueo de dinero o cuentas bancarias al servicio de narcotraficantes y terroristas.

Baste saber que las transacciones procedentes o con destino a tales sitios suelen disparar las alertas y atraer una mayor inspección de las autoridades tributarias y policiales, lo que denota que sí puede existir transparencia en las operaciones realizadas a través de estos Bancos offshore en paraísos fiscales.
Si necesita ayuda para abrir una cuenta bancaria offshore consúltenos o visite el directorio más completo de bancos offshore del mundo.
S
O
P
O
R
T
E