Abrir en Cuba un negocio por cuenta propia (1)

Valora este artículo
(0 votos)
Abrir en Cuba un negocio por cuenta propia 17Durante más de 50 años, el modelo económico cubano se basó  en lo que algunos economistas nombraron “estadolatría”, o sea, que el  Estado devino responsable de la educación, la salud, la actividad laboral,  etc., de todos sus ciudadanos, generando un denso y complicado aparato  administrativo (mejor dicho, burocrático) que obstaculizaba cualquier cosa  que no estuviera “orientada”. No existía, pues, un equilibrio entre el  pensamiento y la acción, y sabido es que lo que no está bien pensado, muy  pocas veces puede ser bien ejecutado.

Así las cosas, las disposiciones jurídicas para ordenar el trabajo por  cuenta propia (TCP) desataron un flujo legislativo casi continuo, pues  algunas normas jurídicas una vez emitidas, eran sustituidas por otras en un  breve lapso, lo cual, por encima de todo, evidenció la voluntad del Estado  cubano para rectificar sus decisiones en el menor tiempo posible.

La enorme variedad de actividades –que ya se acercan a 200-, como por  ejemplo alquiler de viviendas, artesanos, transportistas, peluqueras y  barberos, paladares, vendedores ambulantes de viandas y frutas, y  “quemadores” de CD musicales o fílmicos, entre otras, implican figuras  laborales diversas aunque dirigidas todas a reducir el presupuesto estatal.  Todo esto conlleva implicaciones sociopolíticas, de gestión de conocimiento  y de desarrollo organizacional; o dicho en otras palabras: no pueden quedar  brechas a la improvisación y la superficialidad.

En tal sentido, todavía hoy persiste la arbitraria manipulación de los  precios, sobre todo entre los distribuidores de productos agropecuarios y  algunos artículos denominados de primera necesidad, así como otras formas  de trato abusivo expresado, por ejemplo, en una suerte de monopolio de  mecánicos de autos particulares y servicios electrodomésticos, que irrita  sobremanera a amplios sectores poblacionales.

Sin embargo, fuentes estatales cubanas confiables admiten que en los  próximos años más de un millón de personas deberán transitar hacia las  áreas de trabajo no estatal. De  ahí la imperiosa necesidad de avanzar hacia nuevas modalidades del TCP,  pues ya hoy algunas dan señales de saturación (alquiler de inmuebles,  gastronómicas o transportistas, fundamentalmente).

En la actualidad, en la capital cubana como en algunas provincias clave – Holguín, Cienfuegos, Villa Clara o Ciego de Ávila- algunos TCP manejan con  soltura conceptos de marketing, recursos humanos y análisis de mercado, y  se valen de Internet y Facebook para contactos internacionales que  contribuyan al desarrollo de sus negocios, asociados generalmente a  familiares residentes en el exterior, algo que resulta impensable en  cualquier entidad estatal.

Contáctenos

Debe escribir su nombre
Debe escribir su correo electrónico
Debe escribir el mensaje
Entrada no válida

S
O
P
O
R
T
E